Raids / TT

Nicola Romeo

Deidad Alfista

El dolor obliga a Joan Barreda a abandonar el Dakar 2018

[size=8pt]Iván Fernández | @fernischumi | 17 de enero de 2018


Finalmente se confirmó el abandono de Joan Barreda. El Dakar 2018 ha pasado mucha factura al piloto de Honda, el cual llegaba recuperándose de una lesión de muñeca que se vio agravada durante las primeras jornadas. Jugándose la victoria dentro de la categoría de motos, el motard de Torreblanca sufría el pasado sábado una fuerte caída en la que llegó incluso a temer por la rotura de los ligamentos de su rodilla izquierda. Finalmente podría reengancharse a la carrera para probar sus condiciones.

Después de una etapa de contención de daños durante el domingo y el descanso forzado por la cancelada etapa del lunes, Barreda afrontaba la jornada de ayer con la incertidumbre de si su físico sería capaz de aguantar una especial tan técnica. A poco del final de la primera parte, ‘Bang Bang’ sufría una caída y quedaba completamente desorientado. A partir de ese momento, el castellonense se limitaría a seguir las marcas de sus rivales y completar la etapa también cediendo mucho tiempo en el fatídico WP7.

Muy tocado físicamente, Fiambalá ha sido demasiado para Joan Barreda, el cual se desviaba de la ruta después de haber superado el segundo Waypoint, confirmando la organización que había cambiado su rumbo y se había trasladado hasta la localidad de Medanitos. Según la información de ASO, Barreda llegó incluso a pulsar el botón rojo para solicitar asistencia médica. Sólo unos instantes después, los responsables del Dakar confirmaban su abandono definitivo que se suma al de Stefan Svitko tras su caída de ayer, o a los de Adrien Van Beveren y Luciano Benavides.

Tampoco tomaría la salida hoy Rosa Romero, la cual sufrió ayer una grave herida tras caerse en la especial y cortarse con el borde metálico del soporte del GPS. Tras recorrer más de 140 kilómetros con una importante herida abierta próxima a la vena femoral, la piloto de Himoinsa lograba llegar a meta, pero los médicos le aconsejaban que no tomará la salida de la 11ª etapa que une Belén con Chilecito.
 

Nicola Romeo

Deidad Alfista

Carlos Sainz y Lucas Cruz superan la temida Súper Fiambalá con 10 segundos más de margen

Iván Fernández | @fernischumi | 17 de enero de 2018


Súper Fiambalá, quizás las dos palabras más repetidas cuando se hacía referencia a las trampas que se podían encontrar los competidores en esta segunda semana del Rally Dakar 2018. El cansancio acumulado, las mecánicas al limite, el calor y la dureza de la arena argentina prometían terminar de definir una carrera que empezaba a tener claros favoritos en casi todas las categorías salvo en camiones, en la que Federico Villagra ha sacado provecho del conocimiento del terreno para atacar a un indefenso Eduard Nikolaev que ha cedido el primer puesto de la general.

En coches, Stéphane Peterhansel era el encargado de abrir pista en esta nueva variante de salida de mixta en la que los pilotos de motos, los de coches y posteriormente, los de camiones en menor medida, han ido incorporándose a la competición. El francés se veía desde los primeros puntos de paso superado por Carlos Sainz, el cual salía cuarto a la etapa por detrás de Matthias Walkner, líder en motos, y de Giniel De Villiers, segundo en coches en la jornada de ayer.


Ninguno de los Peugeot parecía lanzarse al ataque, dejando que fueran Bernhard Ten Brinke, Nasser Al-Attiyah o Mikko Hirvonen los que dominaran el paso por los primeros controles de paso del tramo que unía las localidades de Belén y Chilecito, con 280 kilómetros cronometrados y un final distinto para motos/quads y coches/camiones ya que mañana los primeros afrontarán su segunda etapa maratón. El finlandés sería el primero en caer de esa lista de ‘actores secundarios’ que optaban hoy al triunfo parcial, con su MINI JCW Buggy de nuevo experimentando problemas mecánicos.

Sería Ten Brinke, piloto oficial de Toyota GAZOO Racing South Africa en sustitución de Leeroy Poulter el que se anotaría la victoria de etapa por delante de los Peugeot oficiales de Cyril Despres, Carlos Sainz y Stéphane Peterhansel, estos últimos separados por apenas 10 segundos. Dicha diferencia se suma a los 50 minutos y 35 segundos de renta con los que el madrileño y su copiloto, Lucas Cruz, terminaron la jornada de ayer.
[size=24pt]“ ”

Fiambalá es una de las etapas clásicas de este rally, en la que siempre pasan cosas, por lo que sí, muy contento de haberla pasado sin problemas. Lo importante era no perder tiempo, aunque nos hubiera gustado terminar por detrás de Stéphane para salir en la etapa de mañana detrás suyo. No estoy nervioso… tengo el pelo ya blanco y unos cuantos rallyes encima. Si me pongo nervioso es que algo no va bien.

Por delante restan tres etapas, siendo las jornadas del jueves y del viernes las grandes ‘trampas’ que le esperan a la pareja española en su camino hacia el segundo Dakar después del conseguido en 2010. A su llegada a meta, Stéphane Peterhansel realizaba unas declaraciones que en otros casos se diría que está tirando la toalla, no al menos en el caso de Monsieur Dakar:
“ ”
No hicimos una navegación perfecta. Sospechamos que sería complicado abrir pista. Compartimos la navegación entre Matthias Walkner y nosotros, fue lo suficientemente agradable rodar con los mejores motards. Así es Fiambalá. Hay años en los que hicimos grandes diferencias, y otros donde terminamos cinco en diez minutos. Ya ha habido muchos golpes de teatro, con líderes que han tenido su parte de problemas. Carlos pasó entre los problemas y eso es genial para Peugeot. Nosotros también tuvimos que hacerlo, cometimos un gran error que nos costó 1:45', y hoy lo extrañamos, inevitablemente. Si pierdes demasiado, te arriesgas a ser segundo. Así que no sé si habrá órdenes de equipo, pero aún tenemos que pilotar para defender nuestra posición

En cuanto a los españoles, tanto Isidre Esteve, como Óscar Fuertes y Cristina Gutiérrez no han llegado a meta (20:30h peninsulares). Especialmente los dos últimos tuvieron una jornada muy dura ayer, en el caso de los hombres de SsangYong, con hasta 18 horas en el coche que obviamente pasaron factura a sus posibilidades de ser los mejores rookies clasificados.

(................)


En camiones, el Dakar daba un vuelco cuando ya en el primer punto de paso, Eduard Nikolaev se dejaba gran parte de los 24 minutos que le restaban de ventaja. Tras haber liderado la carrera por más de 50 minutos, el ruso de KAMAZ entregaba la primera posición al local, Federico Villagra, el cual se encuentra realizando una segunda semana completamente al ataque al volante del IVECO patrocinado por la petrolera YPF.

Después de encabezar los primeros Waypoints, finalmente, ‘El Coyote’ le dejaría el honor de lograr el triunfo parcial a Siarhei Viazovich, el piloto de MAZ, después de que el cordobés estuviera detenido durante algunos minutos en la especial que limitaron su ganancia total en la jornada de hoy. De sacar 55 minutos en el WP5 a Nikolaev, Villagra llegaría a meta con un liderato en la general de más de 16 minutos.

(................)​
 

Nicola Romeo

Deidad Alfista

Los comisarios retiran la penalización de 10 minutos a Carlos Sainz

Iván Fernández | @fernischumi | 17 de enero de 2018


Estaban los medios convocados a partir de las 13:40h locales en Argentina, las 17:40h en la España peninsular. Peugeot había anunciado durante la jornada de ayer que tenía nuevas pruebas que aportar en lo que respecta al incidente entre Kees Koolen y Carlos Sainz, el cual había desembocado en una penalización de 10 minutos para el Peugeot 3008 DKR Maxi #303 ocupado por el madrileño y su copiloto de confianza en el Dakar, Lucas Cruz.

Tras escuchar las nuevas evidencias aportadas por el equipo francés, los comisarios han decidido finalmente retirar la penalización de 10 minutos que había aplicado a los actuales líderes de la carrera, por lo que sumado a los 10 segundos de ventaja conseguidos en la etapa número 11 disputada hoy entre Belén y Chilecito, Sainz y Cruz cuentan de nuevo con una ventaja superior a la hora respecto a sus más inmediatos perseguidores: el Peugeot 3008 DKR Maxi de Stéphane Peterhansel y Jean-Paul Cottret.

La penalización, que había sido impuesta por “comportamiento potencialmente peligroso” por parte de Carlos Sainz, había sido anunciada durante la jornada del lunes y hacía referencia a un incidente sucedido en la séptima jornada de carrera, todo ello a pesar de que en el documento de 5 páginas en el que Koolen denunciaba este supuesto comportamiento antideportivo rezaba la “cuarta etapa”, hecho por el cual muchos quisieron retirar dicha reclamación por defectos de forma.

Sólo dos días después de interponer la sanción, Sainz recupera los 10 minutos de ventaja perdidos y luce una diferencia de 1 hora y 45 segundos respecto al segundo clasificado, aunque el propio Kees Koolen aseguró que comenzará con un contencioso legal contra el piloto y el equipo tan pronto regrese a Holanda después de la carrera. En MARCA recogían las declaraciones de Bruno Famin acerca de las nuevas pruebas presentadas por el equipo:
[size=24pt]“ ”

Carlos avisó cuatro veces a Koolen con el sentinel, redujo bruscamente la velocidad y durante 12 segundos siguió al quad a una velocidad de entre 50 y 60 km/h. Por último, bajó hasta 37 km/h antes de adelantar al quad. Todo eso ha quedado probado por los datos de telemetría

Las imágenes del comunicado oficial del colegio de comisarios son las siguientes (vía @rallymaniacs)




 

Nicola Romeo

Deidad Alfista

Matthias Walkner retiene el liderato en motos, Toby Price gana a la desesperada

Iván Fernández | @fernischumi | 17 de enero de 2018


Marcada por el gran número de abandonos de favoritos en las últimas 24 horas, el desierto de Fiambalá, con las que son consideradas como las dunas más altas del mundo, estaba lista para seguir poniendo la carrera patas arriba aprovechando que los pilotos que ayer no encontraron a la primera el famoso Waypoint número 7 de Salta-Belén, salían muy retrasados. Las malas noticias comenzarían pronto con la confirmación de los abandonos de Stefan Svitko, Rosa Romero y del segundo clasificado de la general, Joan Barreda.

El piloto de Honda recorrería 100 kilómetros, pero no podía aguantar más el cansancio y el dolor y decidía pulsar el botón rojo para ser atendido por el personal médico de la organización. La carrera se quedaba sin el hombre de Honda y a la espera de ver de qué era capaz un Matthias Walkner que hoy tenía la obligación de navegar el primero, compartiendo dichas tareas con un Stéphane Peterhansel que salía inmediatamente por delante de él. El austriaco, que terminaba líder después de la etapa del martes, afirmaba que sabía que no tenía la velocidad de los Van Beveren, Benavides o Barrera, pero que estaba seriamente decidido a cambiar de estrategia para darle a KTM el 17º Dakar consecutivo y el primero en su cuenta personal.
[size=24pt]“ ”

Pasé la mayor parte del tiempo con Stéphane Peterhansel hoy. Lo pasé por las dunas, pero en las zonas rápidas él me adelantaba. Todos los días puedo cambiar todo. Tengo que concentrarme día tras día. Por supuesto, estoy un poco nervioso. Solo saltarme un Waypoint me puede costar 20 minutos.



Sin grandes errores, Walkner era el primero en llegar a meta, mientras que la verdadera revolución llegaba desde muy atrás, con Toby Price acelerando la carrera mientras rodaba sólo, en un intento desesperado por acercarse a posiciones de honor, mientras que Kevin Benavides, única esperanza de Honda con opciones serias (Brabec pierde más de una hora y cuarto) trataba de seguir los parciales del australiano y Antoine Méo se quedaba sin gas para copiar el ritmo de su compañero de equipo.

Mientras tanto, Johnny Aubert, uno de los más rápidos en el inicio comenzaba a ceder terreno y en el caso de Pablo Quintanilla, nuevos problemas mecánicos en su Husqvarna le obligaban a detener su ataque y parar a tratar de solucionar la parte mecánica de su montura. Price no daría opciones a nadie, confirmando la tercera victoria consecutiva de la firma austriaca, todas ellas con tres pilotos distintos, algo que permite que el fabricante de Mattighofen no eche demasiado de menos al que iba a ser su punta de lanza, el ganador del Dakar 2017, Sam Sunderland.

La primera victoria de Price en la edición 2018 le permitía escalar hasta el tercer escalón de la clasificación general tras adelantar a Gerard Farrés, a casi 40 minutos de Walkner y a más de 7 minutos de la segunda plaza ocupada por Kevin Benavides. Destacar que no ha habido modificaciones en los resultados de la etapa de ayer a pesar de las quejas de Honda y el escueto comunicado de prensa realizado por la firma del ala dorada en la que no se hizo mención al WP7 y en la que no se adjuntaron declaraciones de sus pilotos.


Recordemos que los pilotos no recibirán asistencia mecánica esta noche, por lo que deberán reparar ellos mismos sus motos después de 280 kilómetros de especial y preparar todo el equipamiento y sus físicos para la segunda parte de la etapa maratón que se disputará mañana. Entre los españoles, con Nandu Jubany ya en meta, sólo resta por llegar Iván Cervantes (con problemas en el último WP) y el gallego Francisco José Gómez Pallas. Por su parte, Laia Sanz confirmaba una segunda consecutiva tras la sufrida ayer, en este caso influida por el cansancio:
“ ”
Ha sido un día muy malo porque salir detrás de coches y camiones lo he encontrado muy peligroso, al menos eso pienso yo. La pista estaba llena de piedras escondidas bajo el polvo… tampoco era un tipo de etapa que me gustara. Seguramente, se ha juntado eso con el calor que hacía, la caída de ayer, el dolor en la espalda, pero el caso es que no he podido correr nada y he perdido tiempo. A unos 20 kilómetros de la meta, estaba en una zona de arena y he tenido una caída un poco fuerte que ha sido por cansancio. A ver si mañana estoy un poco mejor, porque ahora mismo me duele todo. Lo que más me fastidia es que los de delante se me están yendo y los de detrás se están acercando.


(...............)​

En quads, la carrera sigue contando con el dominio de los pilotos locales. Cavigliasso conseguía su segunda victoria de etapa consecutiva (tercera en lo que llevamos de Dakar 2018), escoltado por Ignacio Casale a casi 15 minutos del cuadriciclo argentino. A pesar de este recorte de tiempo, el chileno sigue manteniendo una ventaja cómoda de más de hora y media que le permitirá especular durante las próximas tres jornadas hasta la llegada de la carrera a las calles de Córdoba. El ya famoso Kees Koolen ha terminado la jornada en décima posición, lo que le permite mantener su séptimo puesto en la general a cinco horas del vencedor provisional de la general.

(...............)​
 

Nicola Romeo

Deidad Alfista

Dakar 2018: cancelada la 12ª etapa para motos y quads

Iván Fernández | @fernischumi | 18 de enero de 2018


Bien entrada la madrugada en España, llegaba la confirmación desde Chilecito, Argentina, de la decisión tomada por la organización del Rally Dakar de anular el tramo competitivo que se iba a disputar durante el jueves 18 de enero entre las localidades de Fiambalá y San Juan, en este caso sólo para motos y quads. Ambas categorías debían disputar mañana la segunda mitad de la etapa maratón comenzada hoy entre Belén y Chilecito, sin embargo, por motivos de seguridad, ASO ha informado que partirán en un tramo de enlace hasta el siguiente vivac ya en San Juan. Camiones, coches y UTV disputarán la especial tal y como estaba previsto.

La decisión viene después de haber tratado de hacer modificaciones en el itinerario de la 12ª etapa, haciendo que los pilotos de motos y quads compartieran la misma salida de los coches, saliendo tras ellos y disputando una primera mitad idéntica a la de estos últimos. Sin embargo, tras las quejas recibidas por parte de los competidores en motos y quads al respecto de salir tras los coches y camiones ante el riesgo de lluvia, finalmente la organización tomó la decisión de cancelar la etapa.

Supone un importante varapalo para las opciones de hombres como Kevin Benavides o Toby Price, ambos a más de media hora del actual líder de la carrera, Matthias Walkner. El austriaco resta así una jornada más y tan sólo le restan dos para conseguir su ansiada primera victoria absoluta en el Dakar, siguiendo en este caso los pasos del propio Price y de Sam Sunderland, algo que completaría el círculo en KTM, consiguiendo que todos los pilotos herederos de Marc Coma hayan logrado vencer el rally-raid más duro del planeta.
[size=24pt]“ ”

Tras haber estudiado detenidamente las condiciones de seguridad de la carrera de motos y quads de mañana, y a pesar de las modificaciones ya anunciadas esta tarde, tras haber escuchado la opinión de los participantes reunidos en el bivouac maratón de Fiambalá, la Dirección de Carrera ha decidido anular el tramo especial de motos y quads de la etapa 12. La primera moto partirá en enlace desde Fiambalá hasta el bivouac de San Juan a las 6:00h. La carrera de coches y camiones se desarrollará con total normalidad.
 

Nicola Romeo

Deidad Alfista

Nasser Al-Attiyah vuelve a ganar en la 12ª etapa del Dakar 2018

[size=8pt]Iván Fernández | @fernischumi | 18 de enero de 2018


Con la cancelación de la especial del día para motos y quads, toda la atención del Dakar 2018 se centraba hoy en coches y camiones. Y diez días después llegó al fin la tercera victoria para Nasser Al-Attiyah y Matthieu Baumel, la segunda consecutiva para un Toyota Hilux. Más allá de la falta de tiempos oficiales en la segunda mitad de la especial, la jornada fue muy tranquila entre los primeros puestos, manteniendo el liderato Carlos Sainz y Lucas Cruz pese a ceder 18 minutos en meta.

Aunque tanto Bernhard Ten Brinke, vencedor en la jornada de ayer, como Orlando Terranova tuvieron sus opciones en la pugna por la victoria de etapa, la parte final de la prueba dejó todo en duelo directo entre Nasser Al-Attiyah y Stéphane Peterhansel en el que el catarí terminó imponiéndose por 2:03. El cuarto de hora que Peterhansel endosa a Carlos Sainz, en parte debido a un pinchazo y problemas de caja de cambios en el Peugeot 3008 DKR del madrileño, apenas cambia las cosas en la general de la carrera: se queda a 44:41 del líder de la carrera, siendo tercero Nasser Al-Attiyah a 1:05:55.

No fue una buena etapa para el resto de españoles dentro de la categoría de coches. Tanto Isidre Esteve como Cristina Gutiérrez tomaron la salida con retraso. Esteve ya ha llegado a meta en 26ª posición y ronda el Top 20 de la general, mientras que Óscar Fuertes y Gutiérrez completaron la especial ya en la mañana del viernes.

(................)​

En camiones la cosa es imposible que estuviera más apretada, pues un solo segundo separa a las dos primeros de la general. Eduard Nikolaev logró recuperar este jueves el liderato de la prueba, relegando a la segunda posición a Federico Villagra tras hacerse con el tercer puesto en la etapa de hoy. La victoria acabó en manos del compañero de Villagra en el equipo De Rooy, Ton van Genugten. Desgraciadamente hoy hemos asistido al abandono del camión de Alberto Herrero.

Y entre los SXS el líder Reinaldo Varela amplió su ventaja al imponerse en esta etapa, que ya ha completado José Luis Peña.

Foto | Red Bull Content Pool
 

Nicola Romeo

Deidad Alfista

Dakar 2018: la etapa 13ª también será recortada para motos y quads

[size=8pt]Iván Fernández | @fernischumi | 18 de enero de 2018


Tras muchas quejas después de la suspensión de la jornada de hoy después de que una amplia mayoría de pilotos de motos y quads afirmaran lo peligroso que hubiera sido durante la 12ª etapa volver a salir detrás de coches y camiones tras una jornada de miércoles en las que ya hubo muchas caídas por piedras tapadas por el polvo de estos mismos. La decisión llegó después de una primera comunicación de ASO en la que se pretendía recortar la segunda parte de la etapa maratón para motos/quads a sólo 288 kilómetros.

Hoy la organización se ha visto obligada también a anunciar un nuevo recorte para motos y quads en la que será la penúltima jornada del Dakar 2018. Según el comunicado oficial, se prescinde de 55 kilómetros que inicialmente estaban programadas, igualando el recorrido para estos participantes al que iban a realizar los camiones y coches, el cual constaba de 369 kilómetros contra el cronometro. Esta decisión ha venido propiciada por la gran cantidad de barro que había en ese sector después de las intensas lluvias caídas durante las últimas horas.

La jornada de mañana, entre San Juan y Córdoba será a la postre la última gran oportunidad para que los perseguidores de caza a los pilotos que le preceden en la clasificación general. Kevin Benavides, Toby Price o Gerard Farrés han visto como sus oportunidades para recortar tiempo se han reducido prácticamente a la mitad. Motos y quads han visto eliminados en total 925 kilómetros competitivos de los 4.500 inicialmente programados. En cuanto a los coches, Stéphane Peterhansel ha admitido que salvo problema mayor de Carlos Sainz (hoy se le ha quedado la caja de cambios bloqueada en tercera durante 15 kilómetros), la carrera está decidida.
 

Nicola Romeo

Deidad Alfista

Dakar 2018: Nikolaev y Villagra se juegan la gloria en camiones separados por 1 segundo

Iván Fernández | @fernischumi | 19 de enero de 2018


Restan menos de 500 kilómetros cronometrados para finalizar el Dakar 2018. La diferencia actualmente entre Carlos Sainz y Stéphane Peterhansel se mantiene por encima de los 44 minutos, en SxS, Reinaldo Varela está a punto de conseguir otro triunfo brasileño en la categoría, manteniendo 1 hora de renta sobre Patrice Garrouste, mientras que Ignacio Casale y Matthias Walkner tienen respectivamente 32 minutos y más de hora y media de ventaja respectivamente al frente de las motos y quads. Todas las categorías parecen tener un candidato claro para la victoria salvo en camiones, en la que Eduard Nikolaev y Federico Villagra mantienen una diferencia de sólo un segundo entre ambos después de más de 3.500 km competitivos.

Tras ponerse líder de la carrera el pasado miércoles, todo parecía preparado para que Córdoba se convierta en toda una fiesta con la primera victoria de un equipo argentino en la categoría de camiones. Sin embargo, la prueba tenía reservado un golpe de teatro aún mayor. Primero una de las eslingas del IVECO de Villagra se soltaba, por lo que su camión tenía más recorrido de suspensión que el permitido por reglamento (tiene un límite de 300 mm). Algo que no le daba específicamente un beneficio competitivo, pero que finalmente le reportaba 15 minutos de penalización que hacían que su ventaja pasara a ser de apenas un minuto y 7 segundos frente al jefe de filas de KAMAZ y ganador del Dakar 2017.


Con todo ello, Federico, Adrián Chino Yacopini y Ricardo Torlaschi salían a dar un puñetazo sobre la mesa a la carrera en la especial entre Chilecito y San Juan. Las pistas tipo rally parecían jugar a favor para los argentinos, muy cerca ya de la tierra natal de “El Coyote” (sus navegantes son mendocinos). Sin embargo, la carrera no quería definirse antes de tiempo. Nuevos problemas mecánicos retrasaban al argentino y le obligaban a ceder el liderato por la exigua diferencia de un segundo respecto a Eduard Nikolaev.

[size=24pt]“ ”

Me siento bien. Hoy ha sido una etapa muy difícil para nosotros, con muchos problemas. Hemos roto una cubierta, se nos ha cortado un caño de aire que hemos tardado mucho en reparar y durante los últimos 25 kilómetros el motor no respondía bien así que hemos rodado al ralentí. Ahora vamos a tratar de terminar con fuerza y pelear por la victoria. Sería fantástico ganar el Dakar, pero veremos qué pasa. Quedan dos días. Ayer estábamos en lo alto de la tabla… No estoy nervioso. Cuando empecé a competir en la categoría de camiones nunca pensé que lograría pelear por los puestos de honor tan rápido.



Un solo segundo después de haber completado 11 etapas (disputados 3.431 kilómetros cronometrados) y tras tener Nikolaev una ventaja que llegó a rondar la hora. ¿Cómo llegó el ruso a desperdiciar una ventaja así? Especialmente en las tres últimas jornadas de competición, primero en Catamarca, una región que tradicionalmente ha sido muy negativa para el equipo KAMAZ Master. En el caso de Eduard, problemas con la reductora, sumado a dos pinchazos y un error en el cauce de un río seco le hicieron dejarse aproximadamente 20 minutos el martes.

Sin embargo, la situación parecía controlada. Nikolaev y el resto de la tripulación del KAMAZ #500 mantenía 24 minutos de ventaja sobre Villagra, una renta que se esfumaba a mitad de etapa del miércoles cuando un grave problema con la transmisión (se dobla el cardán) obliga al ruso a detenerse, e incluso requerir la ayuda de Airat Mardeev y de su camión, el cual hace de donante para solucionar ese momento de apuro. Afortunadamente, todos ellos son unos expertos mecánicos, trabajando la mayoría como técnicos e ingenieros de la planta en la que se construyen las unidades de competición.


Ahora, a falta de dos etapas, sólo hay un segundo de diferencia entre el ídolo local y el piloto ruso, precisamente en una edición en la que parecía que KAMAZ Master tenía todas las cartas para repetir triunfo después de que Gerard De Rooy, el gran rival del equipo en los últimos años, decidiera renunciar a competir en Sudamérica para afrontar la Africa Eco Race donde terminaría cuarto en la general compartida de coches/camiones.

Lo que no ha tenido mucho recorrido es que Villagra deberá tener especial cuidado en las dos jornadas restantes, ya que está advertido de penalización después de ser denunciado por Stéphane Peterhansel por comportamiento incorrecto al adelantar. Si repite infracción, recibirá esa sanción de 10 minutos que puede dar al traste con las opciones del argentino de ganar. La otra gran ventaja para la armada azul es que cuenta con la inestimable ayuda de la familia… En cuanto a lo negativo, la presión de saber que detrás hay todo un país (es impresionante ver cómo los resúmenes diarios del equipo superan las 100.000 visitas habitualmente) y el haber desperdiciado una ventaja numérica claramente favorable.

[youtube]http://www.youtube.com/watch?v=Bb7tvWy-bZo[/youtube]​
 

Nicola Romeo

Deidad Alfista

Stéphane Peterhansel tira la toalla: “la victoria será una bonita forma de recompensar el trabajo de Sainz”

Iván Fernández | @fernischumi | 19 de enero de 2018


Afrontábamos el antepenúltimo día del Dakar 2018. Todo parecía estar preparado para ver un nuevo ataque desaforado por parte de Stéphane Peterhansel, tratando no sólo de recortar la desventaja que mantenía con el líder de la general, sino también para forzar un posible error de la pareja española que persigue conseguir su segundo tuareg junto ocho años después del logrado con Volkswagen Motorsport. Esperábamos ese último gran arrebato de Monsieur, ese golpe sobre la mesa que complicara aún más la carrera, pero finalmente no llegó y según el propio Peterhansel, este ha sido el final.

Ocasiones tuvo sin duda. Sainz tuvo una de esas jornadas en las que se pudo haber dejado mucho tiempo, no sólo con el pinchazo inicial, sino también por los problemas con la caja de cambios que acompañaron a él y a Lucas Cruz durante los últimos 15 kilómetros de carrera, no pudiendo engranar otra relación que no fuera la tercera. Finalmente obtuvo 16 minutos de descuento para dejar la diferencia entre amos de sólo 44. Muchos esperaban las declaraciones de Stéphane a final de la etapa, unas palabras que dejaban sentenciadas por completo la batalla por la primera plaza de la general.
[size=24pt]“ ”

Es el final y por supuesto trataremos de aguantar la segunda posición. Nos hemos asegurado de gestionar la diferencia con Nasser hoy. Hemos hecho una buena etapa, la especial era parecida a las pistas del Mundial de Rallyes, muy limpia, por lo que daba gusto conducir por ella. Nunca se sabe. Cruzo los dedos por mí, pero también los cruzo por Carlos, porque en las carreras nunca se sabe. Segundo es un buen puesto para nosotros después del gran daño que tuvimos en la primera parte de la etapa maratón. Desafortunadamente, 1 hora y 45 minutos son demasiados, por lo que estar de nuevo en segunda posición está bien.



Peterhansel se había dedicado a mantener detrás de sí a Nasser Al-Attiyah, el cual salía justo por detrás del 13 veces ganador de la carrera. El objetivo pasaba a ser el de sufrir una pérdida menos a los 3 minutos de diferencia que les separaba en su respectivo orden de salida, dando prácticamente por sentenciada la batalla por el segundo puesto que será, salvo debacle, para Stéphane. En las palabras del francés de 52 años se deja entrever que la decisión del equipo ya está tomada: no habrá más ataques y Peterhansel se asegurará de terminar en segunda plaza para completar el doblete en la despedida de Peugeot Sport a los Rally-Raids.
“ ”
En lo que se refiere a los paisajes, hemos podido contemplar unos cañones preciosos, ha sido fantástico. A nivel de pilotaje, con la excepción de algunos tramos rotos, ha sido muy agradable. No nos hemos estresado en el coche porque Nasser ha salido tres minutos por detrás de nosotros y no nos ha alcanzado. Para controlarlo, teníamos que evitar que nos adelantara y lo hemos conseguido, así que misión cumplida. Si conseguimos salvar este segundo puesto después de todo lo que nos pasó en Uyuni, ni tan mal… Estoy contento porque Carlos ha hecho una bonita carrera y tiene más que merecida la victoria. Es también una bonita forma de recompensar todo el trabajo que ha hecho los últimos cuatro años en Peugeot.



Si hace menos de una semana hablábamos del deseo de poder ver un mano a mano entre Peterhansel y Sainz cuando sólo les separaba media hora en la clasificación general, está claro que ahora hay un pacto entre caballeros para que, si no ocurre un accidente o una avería grave, sea Carlos Sainz el encargado de cerrar el hat-trick de la firma del león, agradeciéndole así todo el trabajo realizado para el equipo y el desarrollo realizado en el buggy desde el fallido 2008 DKR del primer año.

Recordemos que el madrileño era el único con experiencia en este tipo de 4×2 y que el proyecto evolucionó a pasos agigantados bajo su batuta después del desastre del Dakar 2015. Cuando Monsieur Dakar te dice estas palabras después de todo lo conseguido en su carrera deportiva y con los antecedentes en este tipo de situaciones (muchos seguimos recordando su enfrentamiento con Nani en 2014), da una buena muestra del respeto que profesa por Carlos el piloto francés y el resto del equipo. Posiblemente el broche de oro para la carrera de “El Matador”.

 

Nicola Romeo

Deidad Alfista

Un nuevo accidente de Stéphane Peterhansel complica el doblete de Peugeot

[size=8pt]Iván Fernández | @fernischumi | 19 de enero de 2018


La carrera parece seriamente decantada a favor de Carlos Sainz. En el equipo Peugeot Sport todos están de acuerdo en que el madrileño, junto a Lucas Cruz, eran los merecidos ganadores de la edición de este año, una prueba, marcada claramente por la famosa penalización interpuesta por Kees Koolen y por el accidente en esa 7ª etapa de Stéphane Peterhansel. Aunque muchos desconfiaban de un posible ataque de Monsieur Dakar aprovechando la penúltima jornada, recordando en parte a lo ocurrido en MINI en la edición de 2014.

La etapa entre San Juan y Córdoba no empezaba bien para el galo. Pasado el kilómetro 50 de la especial cronometrada, Peterhansel era una de las victimas de la zona de fesh-fesh en la que también se quedaban varados Mikko Hirvonen, Nasser Al-Attiyah o Boris Garafulic. Con más de siete minutos perdidos respecto al mejor tiempo realizado por un desatado Bernhard Ten Brinke en el WP1, la organización confirmaba el accidente de Stéphane Peterhansel en el kilómetro 78.

Peterhansel, junto a su copiloto, Jean-Paul Cottret, debían detenerse a reparar la dirección de su Peugeot 3008 DKR Maxi, cediendo minutos muy importantes en su objetivo de retener el doblete de la firma del león. En total, Peugeot Sport confirmaba que la pareja francesa había estado detenida durante 40 minutos, desde las 10:29 hasta las 11:10h, algo que le permite a Nasser Al-Attiyah neutralizar la desventaja de 21 minutos con la que partía en la general.
 

Nicola Romeo

Deidad Alfista

KAMAZ acusa de repostaje ilegal a Federico Villagra en la 12ª etapa

Iván Fernández | @fernischumi | 19 de enero de 2018


No podíamos terminar la edición 2018 del Rally Dakar sin una polémica acerca de los repostajes en zonas no permitidas. Si en los dos últimos años fueron el equipo Peugeot y Honda los que la protagonizaron, ahora es el turno de Federico Villagra y el equipo YPF Infinia Diésel. Según una denuncia presentada por el equipo KAMAZ Master, la formación argentina habría repostado en una zona no permitida y ha aportado pruebas para demostrarlo.

Recordemos que el argentino parecía que iba a dilatar su ventaja al frente de la general de camiones después de tener Novikov problemas con el regulador de presión neumática y tener que esperar a Dmitry Sotnikov para que este le prestara el de su camión (Shibalov no sigue en carrera por lo que Dmitry pasa a ser la asistencia rápida de Eduard). Sin embargo, “El Coyote” también sufrió muchos quebraderos de cabeza con su IVECO, primero con un pinchazo y después con un fallo electrónico que le obligó a bajar el ritmo en la recta final de la etapa.

Sólo 1 segundo de diferencia separaba a Nikolaev de Villagra en lo que prometía ser una espectacular final de carrera teniendo en cuenta que sólo restaban 500 kilómetros cronometrados antes de llegar a la meta de Córdoba, sin embargo, la denuncia de KAMAZ contra el equipo sudamericano promete empañarlo. Junto a la denuncia, la estructura rusa ha hecho público un vídeo en el que se puede ver al equipo de Villagra repostando en un lateral de la carretera y los momentos de tensión al ser descubiertos por miembros de la formación rival. Comunicado oficial de KAMAZ Master:
[size=24pt]“ ”

O un error de cálculo por ignorancia, o una decisión intencional: el argentino hoy repostó con el equipo técnico en la zona de neutralización, algo que está prohibido por las reglas de la carrera. La ventaja se obtuvo de manera ilegítima en el hecho de que el camión argentino en la primera mitad de la etapa 12ª era casi media tonelada más ligero y, correspondientemente, más rápido que otros camiones que portaban el máximo combustible desde el principio de la ruta. Veamos cómo los comisionados deportivos de la prueba reaccionan ante esta ilegalidad.


[facebook]https://www.facebook.com/KamazMasterTeam/videos/1395095457284727/[/facebook]​
 

Nicola Romeo

Deidad Alfista

Joan Barreda: el Rally Dakar no hace distinciones entre héroes y caídos

Iván Fernández | @fernischumi | 19 de enero de 2018


No pudo aguantar más el tormento. Joan Barreda dijo basta el pasado miércoles cuando el dolor en su rodilla izquierda superó el umbral y le hizo incluso solicitar atención médica a través del botón rojo del Iritrack. El castellonense, desesperado, se apartó de la ruta y llegó incluso hasta una localidad de apenas 1.000 habitantes en busca de asistencia antes de tratar de regresar a la especial. Sin embargo, el dolor que sentía en su castigada pierna era insoportable tras completar unos 100 kilómetros de especial, muy técnica y de mucho pilotaje de motocross, de llevar la pierna al suelo para ayudar a estabilizar y girar la moto… Una de esas especiales que habría gustado mucho al propio ‘dinamita’ Barreda en otras condiciones.

Había decidido no obsesionarse. Sabía que llegaba con su muñeca izquierda dañada desde la caída en unos entrenamientos previos al Desafío Ruta 40 el pasado verano e incluso negó operarse para no jugar con unos plazos de recuperación que apuntaban a que llegaría muy justo para el Dakar 2018 de haber pasado por el quirófano. Llegó a la etapa de descanso con muchas opciones. Infiltrado, después de forzar la muñeca en los compases iniciales, pero sabedor de que tenía ritmo y velocidad para estar con los Van Beveren o Benavides, mientras que el defensor del triunfo, Sam Sunderland, ya estaba fuera de la ecuación.

Tras el día de descanso, Joan estaba preparado para meter una marcha más a la carrera. Decidió aprovechar la primera parte de la etapa maratón para atacar y lo cierto es que la estrategia le estaba saliendo muy bien, llegando a aventajar en el paso por los WP intermedios en más de 20 minutos a sus rivales directos. Sin embargo, en medio de la tormenta, una caída y el golpe de la moto le hicieron lesionarse de gravedad su rodilla izquierda. Temió habérsela roto, tener una lesión de ligamentos y finalmente, con un fuerte vendaje y mucha fuerza de voluntad, logró seguir en carrera.


Se probó durante el primer día y a pesar de que le cayó algo más de tiempo durante la jornada del domingo, la etapa cancelada del lunes le dio esperanzas de poder seguir peleando por su ansiado primer tuareg. Sin embargo, la caída antes de llegar a la meta parcial del martes fue demasiado. Barreda perdía por unos momentos la consciencia, llegando completamente exhausto al control de paso. Allí, preguntado por los medios locales, Barreda se mostraba completamente desorientado, incluso con dificultades para responder a las preguntas. Completaría la etapa siguiendo las trazas de sus rivales, algo que le llevaría también a no encontrar el problemático WP7 de la 10ª etapa.

El calor, los cauces secos de los ríos, el ritmo de la carrera, las alturas de la competición y el cansancio provocado por haber luchado contra el dolor y por buscar una posición sobre la moto alternativa que le permitiera seguir a pesar de los problemas con la rodilla… Todo ello había pasado factura a un Joan ‘Bang Bang’ Barreda que decidió parar en el momento en el que vio que su seguridad corría serio peligro. Allí, en una tumbona de Fiambalá, el castellonense encontró el descanso del guerrero herido. Tocaba pensar en cómo recuperarse de sus lesiones para llegar preparado en 2019.


[size=16pt]La comparación con la ‘maldición’ de Arcarons:


Desde su debut en 2011, Barreda había mostrado su gran velocidad. Sus primeras participaciones estuvieron marcadas por grandes actuaciones parciales, pero también por numerosas caídas fruto de ir al límite en cada metro. Su ritmo, más propio del motocross y del enduro le permitían ser uno de los grandes candidatos a relevar a Marc Coma y Cyril Despres, aunque seguía teniendo una gran cuenta pendiente en la navegación. Su primera participación se acabó dos etapas más tarde de la ceremonia de salida, mientras que en la segunda ya lograría su primera victoria de etapa.

A partir de ahí, han sido muchos los triunfos parciales conseguidos, alcanzado durante el pasado 7 de enero, tras la segunda etapa, la que era la 20ª victoria en su carrera deportiva dentro del Rally Dakar, la misma que le permitía colocarse líder. El de Torreblanca conseguiría dos triunfos más en la edición de este año, quedándose con 22 ganadas, muy cerca de las 24 de Auriol, las 25 de Coma o las 27 de Arcarons (Despres y Peterhansel encabezan la tabla con 33 ambos).
“ ”
¡Veinte son muchas victorias, la verdad! Llevamos ahí unos cuantos años persiguiéndolas. Este año también hemos trabajado mucho para llegar aquí. Vamos a intentar seguir esta línea. Los rivales son muy fuertes. En este tipo de terreno hay gente que va muy rápido, pero bueno, después en Bolivia y en Argentina va a ser diferente y hay que intentar mantenerse en el grupo de delante. Ese es el objetivo, y ya que pasen los días



Pero pasaron los días y la carrera volvió a ser cruel con Barreda. En 2015 y 2016 fue la mecánica y el Salar de Uyuni, mientras que, en la edición de 2017, la penalización por repostaje ilegal del equipo Honda daba al traste con todas sus opciones. A pesar de presentar una apelación y quedarse a rango de ‘poder ganar su primer Dakar’ en el caso de que echaran marcha atrás en la sanción, la posterior retirada del recurso dejó las cosas como estaban, con Sam Sunderland como ganador.

Precisamente, esa crueldad de la carrera ha comenzado a despertar el recuerdo de muchos ante lo vivido por otros motards españoles en el rally-raid más duro del planeta. Nani Roma y, especialmente, Jordi Arcarons, vivieron en sus propias carnes lo esquiva que puede ser la victoria. En el caso del ahora piloto de X-Raid, finalmente consiguió el triunfo después de un inicio de siglo muy complejo, mientras que el actual director deportivo de Yamaha, Arcarons, compitió en 16 ocasiones (debutó en 1989), terminando segundo de la categoría en 1994, 1995, 1996 y 2001 y dos veces en tercera posición (1992 y 1993), con la mala fortuna de coincidir en el tiempo y espacio con Monsieur Stéphane Peterhansel. Eso sí, se quitaría la espinita siendo la mano derecha de Nani y Marc Coma en algunas de sus victorias con el Repsol KTM.

Muchos son los que han empezado a compararar a Barreda con Jordi, no sólo por ese golpe de suerte esquivo con ambos, sino porque ambos provenían de una disciplina distinta y tuvieron que aprender a navegar… la odiosa e inevitable comparación. En 2019 tendrá una nueva oportunidad para terminar con ella.






 

Nicola Romeo

Deidad Alfista

Toby Price gana la penúltima etapa y Matthias Walkner deja el Dakar 2018 visto para sentencia

Iván Fernández | @fernischumi | 19 de enero de 2018


Tras ver cancelada la etapa de ayer y con recortes en la penúltima jornada, no quedaba demasiado espacio para la remontada de los perseguidores, especialmente para aquellos que buscaban arrebatar la primera posición de Matthias Walkner en la categoría de motos. Toby Price se lanzaría al ataque desde el primer instante de la especial, en este caso acompañado por Antoine Méo y Kevin Benavides y con el austriaco de KTM realizando una estrategia de control desde la lejanía, sabedor de que no tenía el ritmo del resto de competidores de punta.

Partida en dos partes, la especial entre San Juan y Córdoba contaba con un prime tramo de 124 km cronometrados, un agotador enlace neutralizado de 384 km antes de volver a dar gas a fondo para otros 244 km competitivos. Ya en la primera mitad, el equipo Monster Energy Honda recibía un nuevo varapalo: el estadounidense Ricky Brabec tenía que abandonar la prueba después de haber sufrido un conato de incendio en su CRF 450. Con Benavides en una posición similar a la del año pasado con Barreda, cuando tuvo que atacar durante los últimos días y las cancelaciones dejaron al castellonense sin tiempo ni espacio para completar la renovada, la marca del ala dorada comenzaba a asumir que tendrán que esperar otro año más para arrebatarle el cetro a KTM.

Era una etapa con mucho fesh-fesh, algunas dunas y pistas muy bacheadas en las que los pilotos venidos del motocross se han encontrado muy cómodos. Con el desarrollo de una etapa de transición, no ha habido grandes sobresaltos entre los hombres de cabeza, manteniendo las distancias Price sobre sus perseguidores hasta el final. El australiano ha mostrado un gran rendimiento durante esta segunda semana de carrera, pero el error en la búsqueda del WP7 el pasado martes arruinó sus opciones de conseguir su segunda victoria absoluta en el Dakar.
[size=24pt]“ ”

No, no había nada especial, solo intenté no hacer ninguna locura. Sé que fue un día muy, muy largo y los muchachos atrás estaban presionando muy duro. Tenía un buen rumbo y no quería ponerme demasiado nervioso. Solo traté de enfocarme en el recorrido y dar lo mejor de mí. Hay una diferencia bastante grande, pero puede cambiar tan rápido… Pero por el momento no se ve tan mal para mí. Al final, la carrera son 14 días y no etapa por etapa. Es el más rápido de la general el que ganará, así que no quería arriesgar tanto, porque fue un día bastante largo y un día peligroso para ir rápido porque había grandes rocas laterales. Todavía queda un día más por delante, es realmente loco pensar lo contrario. Veinte minutos en el último día es lo mismo que veinte minutos en el segundo o tercer día. Nos quedan 120 kilómetros por recorrer, así que me concentraré en ello y daré lo mejor de mí.

En cuanto a la victoria final, Walkner gestionaba su ventaja y ya tiene pie y medio para el que será, si no ocurre nada extraño, su primer triunfo en el rally-raid sudamericano. Los 11 minutos y 32 segundos perdidos (9 y medio respecto al argentino de Honda) en esta jornada le permiten afrontar los 120 km competitivos de mañana con un colchón superior a los 22 minutos. Con Kevin Benavides terminando a espaldas de Price con 2 minutos y 3 segundos, la desventaja entre ambos se establece en apenas 5 minutos, diferencia que separa a KTM Factory del doblete en la edición en la que conseguirá la 17ª victoria consecutiva en el Rally Dakar. El mayor de los Benavides tuvo una caída a 60 km de meta sin consecuencias.
“ ”
En la segunda parte he salido a acortar un poco y me he mantenido, así que contento, porque en la primera parte Toby me hizo una diferencia, más de dos minutos. He sufrido una pequeña caída, a unos 60 kilómetros de la meta, pero no ha pasado nada. Estamos juntos en la general, así que hay que cuidar mucho, hay que vigilarlo

Entre los españoles, gran etapa de Joan Pedrero al manillar de la Sherco, consiguiendo meterse entre los cinco primeros a pesar del cansancio acumulado, mientras que Monleón, Mena, Barragán y Farrés han cerrado el Top10 de la jornada. En el caso del hombre de Himoinsa, malas noticias, ya que el tiempo cedido hoy respecto al piloto de KTM, Antoine Méo, le ha hecho despedirse de la cuarta plaza de la general, ya a 11 minutos del motard galo. La batalla también será muy interesante por terminar dentro de los 10 primeros, con los pilotos del 9º al 15º separados por sólo 25 minutos, con Laia Sanz de nuevo en posiciones de honor.

(...............)


En quads, Jeremías González Ferioli seguía con su racha imparable en su país, en este caso seguido muy de cerca por el paraguayo Sanabria e Ignacio Casale que ha vuelto a pisar el podio parcial del día. El chileno ha sido claramente el hombre de esta edición y mañana sólo debe certificar los 120 kilómetros competitivos restantes para llevarse una de las victorias más contundentes dentro de esta categoría desde que cuenta clasificación propia. La hora y 37 minutos que cuenta de ventaja sobre Cavlgiasso es un fiel reflejo del margen de seguridad con el que ha jugado “el perro” Casale durante estas dos semanas.
“ ”
Fue un día muy largo, pero me lo pasé increíble, un disfrute total. Me siento bien físicamente, mi quad viene impecable y ahora tengo ganas sobre todo de disfrutar el día de mañana. Ha sido un Dakar perfecto, aunque probablemente haya sido el Dakar más duro de todos los que he corrido.


(...............)​
 

Nicola Romeo

Deidad Alfista

Sólo 120 kilómetros separan a Carlos Sainz y Lucas Cruz de su segundo Dakar

Iván Fernández | @fernischumi | 20 de enero de 2018


Parecía una etapa menos problemática que la de ayer, al menos sobre el papel, pero el San Juan-Córdoba ha puesto contra las cuerdas a los participantes, especialmente por la gran cantidad de fesh-fesh presente en la primera parte de la especial cronometrada. Stéphane Peterhansel, Mikko Hirvonen o Nasser Al-Attiyah veían cómo sus monturas se quedaban atascadas en una nube de polvo. En cuanto al qatarí, parecía el más perjudicado tras atascarse su Toyota Hilux V8 4×4 con el quad de uno de los competidores, Hernán Paredes. Lo que parecía ser un golpe para las aspiraciones de Toyota, se convirtió en el inicio de una etapa cargada de sorpresas.

Peterhansel tendría aún más problemas que Nasser, golpeando un árbol con el frontal, dañando la dirección y los tirantes de la suspensión delantera. El francés pasaba más de 40 minutos detenido, aunque conseguiría reparar el Peugeot 3008 DKR Maxi para llegar al final de la primera parte del recorrido. Allí, el equipo Peugeot terminaba por solucionar los inconvenientes que tenía la mecánica de Monsieur Dakar, pero también se certificaba el dolor que tenía el galo en uno de los pulgares de su mano por el fuerte impacto en el accidente.

El segundo de la general se encontraba en esos momentos contra las cuerdas. a su llegada a la neutralización, Peterhansel cedía casi una hora, algo que le relegaba a la cuarta posición provisional de la general. Sin embargo había más movimientos por detrás. La organización hacía oficial el abandono de Bernhard Ten Brinke, el segundo mejor Toyota clasificado que se quedaba a las puertas de un podio más que merecido después de aceptar la responsabilidad de sustituir a Leeroy Poulter en el equipo sudafricano. El motor estaba roto y con él todas las opciones de llegar a Córdoba escoltando a un Nasser que pasaba ser segundo.


Sin Ten Brinke, la victoria para la etapa sería para otra de las Toyota, en este caso la del propio Al-Attiyah que conseguía su segunda victoria consecutiva, la cuarta en un Dakar 2018 que ha tenido menos dominio por parte de Peugeot en lo que respecta a victorias parciales. Por fortuna para el equipo francés, se encuentran muy cerca de su tercer triunfo en coches consecutivo a pesar de ser un año repleto de inconvenientes y de problemas para la mayoría de sus pilotos.

El único que ha conseguido librarse hasta el momento ha sido el Peugeot 3008 DKR Maxi #303 de Carlos Sainz y Lucas Cruz, los cuales llegaban hoy a meta a más de 19 minutos de Nasser Al-Attiyah con el que mantiene una ventaja de más de 46 minutos a falta de los 120 kilómetros cronometrados y 166 km de enlace que se disputarán mañana en los alrededores de la ciudad argentina de Córdoba. Allí, la pareja española (siempre y cuando no ocurra nada inesperado) alzará al cielo su segundo tuareg, precisamente ocho años después del conseguido en la edición de 2010. No podrá celebrar el equipo un doblete que había sido muy trabajado después del primer accidente de Peterhansel en la séptima etapa, jornada en la que Sainz tomó el liderato y no lo soltó hasta ahora.
[size=24pt]“ ”

La primera parte ha sido muy difícil. Pienso que muchos de los que me siguen van a tener problemas. He intentado avanzar con calma, aunque había muchos lugares complicados. Desde el inicio, hemos visto cambios continuos en esta carrera y no se puede dar nada por ganado hasta que no se cruce la meta final. No es un Dakar de locos, pero es muy difícil. Espero que todo vaya bien mañana.

Stéphane Peterhansel llegaba a meta con 1 hora y 3 minutos perdidos, algo que lo relega a la cuarta posición, ocho minutos por detrás de un Giniel De Villiers que sin hacer mucho ruido, como es habitual en él, vuelve a estar en posiciones de podio al final de la prueba. El sudafricano, no ha conseguido victorias de etapa como sí lo han hecho sus compañeros en Toyota GAZOO Racing South Africa, pero su rendimiento diésel lo ha vuelto a situar a las puertas de un gran resultado a falta de un día.

Los españoles, siguen en carrera, con Óscar Fuertes y Cristina Gutiérrez superando grandes adversidades y el cansancio acumulado, mientras que Isidre Esteve tontea con las 20 primeras posiciones de la general en una actuación que debería llamar a proyectos de mayor entidad.



(................)


En camiones, los competidores todavía se encuentran en la neutralización hacia la segunda mitad de la etapa (1:18h peninsulares), pero ya se ha podido confirmar el abandono del gran rival por el triunfo de Eduar Nikolaev. Federico Villagra esquivaba la polémica sobre su repostaje ilegal de la jornada de ayer con la mala noticia de su abandono justo unos kilómetros antes de llegar a su tierra natal, Córdoba. La caja de cambios del IVECO se rompía, dejando el triunfo en manos del ganador de la edición 2017 y facilitando que el sufrido Airat Mardeev escale hasta la tercera plaza tras el MAZ del bielorruso Siarhei Viazovich que está haciendo el rally de su vida.
 

Nicola Romeo

Deidad Alfista

Llegó el día: Carlos Sainz y Lucas Cruz preparados para ser eternos

Iván Fernández | @fernischumi | 20 de enero de 2018


Nadie nos hubiera dicho hace una semana que estaríamos ante una jornada así. El Dakar 2018 llegaba a su jornada de descanso en La Paz, Capital de Bolivia, con Carlos Sainz y Lucas Cruz a más de media hora de Stéphane Peterhansel y Jean-Paul Cottret. En esos momentos, Peugeot Sport ya había perdido a dos de sus pilotos, aunque en el caso de Cyril Despres, pudo seguir en carrera realizando una labor muy importante para la estructura de Bruno Famin en forma de asistencia rápida.

Siete días han pasado desde que muchos nos preguntáramos si la carrera ya estaba decidida, si con las Toyota a más de una hora y con un brillante doblete, Peugeot Sport ejecutaría órdenes de equipo para completar el trabajo de un lustro con un hat-trick indiscutible más allá de la polémica acerca del desequilibrio reglamentario entre 4×4 y buggies. No hizo falta que Famin se sentara frente a sus pilotos con una moneda de 10 francos para que la diosa fortuna tomara la decisión, la propia carrera eligió quién quería que fuera su vencedor… ayudada por la irresponsable actuación de Kees Koolen.

Con la corta etapa de hoy se cierran dos semanas impecables por parte de la pareja española, sin errores de bulto, sin perder los nervios y adaptándose continuamente a las circunstancias que marcaba la carrera en cada momento. Puede parecer que Sainz y Cruz han tenido dos semanas tranquilas y sin grandes complicaciones, pero por el camino han sido muchas las trampas y pruebas que la 40ª edición del Rally Dakar les ha puesto por el camino. Ellos también se quedaron enganchados en la etapa en que Loeb abandonó, el semivuelco que pudo ser más si no es por la desinteresada ayuda de cuatro motoristas, la polémica penalización, y los problemas en la caja de cambios del jueves… Sin duda unos buenos ejemplos de la “buena suerte” de Carlos Sainz.


[size=16pt]__________________________________________________________

Carlos Sainz y Lucas Cruz ya son leyendas del Rally Dakar, hoy, si no ocurre nada extraño, se convertirán también en eternos por mérito propio.
__________________________________________________________

Hoy, 20 de enero de 2018 es el momento de cerrar un ciclo, de despedirse de Peugeot una vez más, de decir adiós (esperemos que provisionalmente) a esa maravilla técnica en la que se ha convertido el Peugeot 3008 DKR Maxi, sin lugar a dudas, el mejor buggy que veremos competir en rally-raids, y también es la oportunidad perfecta de poner el broche de oro a la 40ª edición del Rally Dakar y la 10ª sobre suelo sudamericano, año en el que muchos han quedado prendidos de nuevo por el embrujo de esta carrera.

Pero sin duda, los que se merecen una ovación cerrada son Carlos Sainz y Lucas Cruz por su trabajo incansable durante los últimos años con el fin de volver a subirse al podio final de la prueba y ofrecer al cielo de las calles de Córdoba su segundo tuareg. Para el piloto madrileño no será nada nuevo. Sus calles, sus habitantes y sus incondicionales amantes de los fierros todavía recuerdan las victorias del “gallego” en el Mundial de Rallyes. Allí logró su último triunfo como uno de los pilotos del WRC, su última rubrica en el campeonato que le encumbró.

En apenas dos horas, los coches saldrán a retumbar en el bucle de 120 km que se ha preparado en las pistas montañosas de la provincia de Córdoba. Sólo 120 minutos para volver a ver a un piloto y un copiloto español escribir las últimas líneas de una victoria histórica. El Dakar es caprichoso, inmisericorde y en ocasiones injusto, hoy, Carlos Sainz y Lucas Cruz están un poco más cerca de recibir el fruto de todo el trabajo, esfuerzo, talento, sangre, sudor y lágrimas que han invertido en esta carrera. Ya son leyendas, hoy se convertirán en eternos.



Fotos | Peugeot Sport y BFGoodrich
 

Nicola Romeo

Deidad Alfista

Dakar 2018: ¿Ha tenido la categoría de Camiones el mejor desenlace posible?

Eloy Entrambasaguas | @eloy_eg | 20 de enero de 2018


Hasta dos días antes de la finalización del Dakar 2018 la categoría más apretada de cuantas conforman la prueba de ASO era sin duda alguna la de Camiones. Un solo segundo separaba a Eduard Nikolaev, dos veces vencedor de la prueba y defensor del honor de los KAMAZ, del ídolo local, Federico Villagra. El Coyote conoce como la palma de su mano los caminos cercanos a Córdoba y ello le daba una teórica ventaja, pero todo acabó abruptamente al romper la caja de cambios de su Iveco en la penúltima etapa, lo cual le abocó al abandono.

Sé que estas palabras sentarán como un puñetazo en la boca del estómago a muchos aficionados argentinos, yo mismo quería también ver a Villagra ganar en casa, pero probablemente éste haya sido el mejor desenlace posible. Y es que aunque un abandono cuando ves la gloria tan cerca sea duro de asimilar, no podemos olvidar que todo quedaba pendiente de que los comisarios emitieran un veredicto sobre las acusaciones de repostaje ilegal del argentino y su equipo, el de la familia De Rooy. Hay que puntualizar que estos aseguran que actuaron tal y como se ve en el vídeo al sospechar de una posible fuga de carburante pero finalmente no repostaron.

¿A alguien le hubiera gustado tener que esperar durante meses para conocer el ganador definitivo, como ocurrió con Stéphane Peterhansel hace un par de años o en motos el año pasado? Por no hablar de las implicaciones políticas, al formar parte Federico Villagra de un equipo con claras desavenencias con ASO. La claridad de las pruebas hipotéticamente aportadas por KAMAZ hubiera pasado a un segundo plano ante los recuerdos de que Gerard de Rooy ha preferido disputar este año el Africa Eco Race o que en 2006 los camiones del equipo neerlandés no pasaron satisfactoriamente las verificaciones previas a la salida.

En España sabemos mucho de tragedias deportivas de este estilo. Que se lo digan a Carlos Sainz, con la archiconocida rotura en el RAC de 1998 o el accidente en el Dakar 2009 cuando ya acariciaba el triunfo. Sin embargo no creo que alguien pueda negar que ello ha contribuido a acrecentar su leyenda y popularizar aún más su figura. Las derrotas también hacen afición y sabiendo que lo ha tenido tan cerca Federico Villagra, Ricardo Torlaschi y Adrián Yacopini sólo tendrán ganas de volverlo a intentar el año que viene.

Via | Clarín
Foto | Red Bull Content Pool
 

Nicola Romeo

Deidad Alfista

Matthias Walkner es el primer austríaco en ganar el Dakar en motos. KTM ya lleva 17 consecutivos

[size=8pt]Iván Fernández | @fernischumi | 20 de enero de 2018


El Campeón del Mundo FIM de Rallyes Cross-Country de 2015 llegaba tras una temporada tranquila. Tercero en la edición de 2017 del torneo intercontinental tras Pablo Quintanilla y Kevin Benavides, Matthias Walkner no llegaba como el hombre más rápido de KTM Factory. Ese papel lo jugaban un Toby Price con la pólvora mojada durante la primera semana y un Sam Sunderland que comenzaba arrasando en la defensa de su título de ganador del Dakar 2017.

Los dos fallaron a KTM, mientras que Antoine Méo demostraba todavía no estar del todo preparado para asaltar la victoria a pesar de sus dos triunfos parciales. El hito de llegar a las 17 victorias consecutivas quedaba en manos entonces de un Walkner que simplemente no cometió errores cuando el resto sí lo hizo. Al igual que Van Beveren, tomó el camino correcto hacia el WP7 en la décima etapa, y mientras que el francés de Yamaha caía en el cauce de un río seco, él llevaba su KTM 450 Factory hasta la meta.

En aquel momento, la sonrisa del piloto austriaco no ocultaba lo que sentía. Acababa de dar un golpe casi definitivo a la carrera y al igual que lo hecho por Carlos Sainz en la categoría de coches, sólo debía ser inteligente, dejar pasar las etapas y llevar cada día la moto al vivac sin grandes daños. Eran Benavides y Price los que deberían asumir riesgos y eso es algo que Walkner supo hacer a la perfección, aprovechando la cancelación de la 12ª etapa (en parte por la presión de los pilotos KTM) y siendo consciente de que no salía beneficiado de un enfrentamiento directo con sus perseguidores.


El triunfo de Matthias cierra el círculo con la victoria de un austriaco en la carrera off-road de motociclismo más importante del mundo, completando la aventura iniciada por Heinz Kinigadner (su mentor competitivo) y manteniendo al fabricante de Mattighofen desde que Fabrizio Meoni impusiera la KTM LC4 660R en el Rally París-Dakar de 2001. Los tres ‘mosqueteros’ de Marc Coma han completado la tercera victoria consecutiva desde la retirada del motard español.

KTM tiene asegurado el relevo generacional y una estructura mucho más estable y completa que Honda, algo que ha quedado más que patente con los triunfos de Price, Sunderland y Walkner, los herederos de Coma. Completando el podio, Kevin Benavides, que se quitaba parte del amargor de ser segundo con una nueva victoria de etapa, mientras que Toby Price se quedaba con el tercer escalón, justo por delante de Antoine Méo.

Entre los españoles, Laia Sanz conseguía aguantar a Daniel Nosiglia y retener la 12ª posición de la general que ocupaba, su segundo mejor resultado después del noveno cosechado en 2015. La catalana ha terminado los ocho Dakar en los que ha competido, en este caso superando incluso alguna fuerte caída que le obligó a disputar las últimas etapas con mucho dolor en la espalda. Por su parte, Gerard Farrés cierra su carrera deportiva sobre dos ruedas con una quinta posición que le hace terminar con muy buen sabor de boca al clasificarse como la mejor moto privada. Tras él, Oriol Mena y Dani Oliveras han completado un Dakar excelente entre los 10 primeros.

(...............)


En quads, Ignacio Casale certificó su segundo triunfo en el Rally Dakar después del conseguido en 2014. El chileno ha dominado con mano de hierro una edición que se le puso muy pronto de cara con los principales rivales abandonando o retrasándose. Tras él finalizaron los argentinos Cavigliasso y Ferioli que prometen ser el relevo en una categoría que poco a poco está perdiendo a los protagonistas de años anteriores, la mayoría realizando un trasvase hacia los Side-by-Side, categoría en la que Nelson Sanabria, Alejandro Patronelli o Sergey Karyakin ya han anunciado estar evaluando proyectos para el año que viene.

(...............)​
 

Nicola Romeo

Deidad Alfista

Carlos Sainz y Lucas Cruz consiguen su segundo Dakar ocho años después

[size=8pt]Iván Fernández | @fernischumi | 20 de enero de 2018


Lo lograron. El 20 de enero de 2018 pasará a la historia como el día en que Carlos Sainz y Lucas Cruz consiguieron su segundo triunfo en el Rally Dakar después de la que sin duda ha sido la edición más dura de la carrera desde que se disputa sobre suelo sudamericano. La pareja española de Peugeot Sport consiguió superar una primera parte de la competición con grandes cantidades de arena, desierto y trampas, muchas trampas y llegó a un terreno mucho más favorable para un hombre que forjó su leyenda en los tramos del WRC. Como él decía hace unos días: “no se me ha olvidado conducir en pistas”.

Y lo hicieron como decíamos hace unas horas, adaptándose a las circunstancias de carrera. Corrieron cuando tuvieron que hacerlo, con los Toyota muy retrasados y cuando Stéphane Peterhansel amenazaba con marcharse sólo en cabeza. Ha pasado una semana desde que Monsieur Dakar cometiera el primero de los dos grandes errores que ha cometido en esta edición, la que podía haber sido su 14ª victoria en el rally-raid más duro del planeta, el tercero consecutivo con Peugeot.

A partir de ese día, y a pesar de toda la polémica suscitada con la reclamación ‘falsa’ realizada por el piloto de quads holandés, Carlos Sainz y Lucas Cruz supieron mantener la calma basándose en su experiencia. Tras superar Bolivia sin demasiados problemas, en gran parte por la cancelación de la última etapa, la carrera del Peugeot 3008 DKR Maxi #303 se disputó sobre suelo argentino ya sin incidencias y ya sobre un terreno más favorable, marcándose la intención clara de terminar cada día sin asumir grandes riesgos para luchar por las victorias de etapa, pero también sin conceder demasiados minutos.


Una estrategia que también se ha llevado a cabo en esta última etapa en la que el propio Sainz reconocía que tenía que acelerar el ritmo en la parte final para no perder la concentración. Finalmente, Carlos y Lucas se subían al techo del 3008 junto a Bruno Famin para celebrar su victoria en el adiós de Peugeot, con el piloto madrileño muy emocionada en unas semanas muy intensas que se cierran con la victoria y la gran noticia de la recuperación de Luis Moya. Por su parte, Giniel De Villiers aceleraba con el objetivo de mantener su tercera posición de la general por detrás de Nasser Al-Attiyah, algo que llevaría al sudafricano a conseguir la victoria en la última etapa con 40 segundos de margen sobre Stéphane Peterhansel.

Nasser Al-Attiyah completaba el podio de la etapa y confirmaba el segundo escalón de la general asegurando sentirse muy contento por la victoria de Carlos Sainz. El qatarí bromeaba una vez más con Bruno Famin acerca de la posibilidad de hacerse con una unidad de los Peugeot 3008 DKR Maxi que a partir de estos momentos están oficialmente en venta. Toyota completaba una gran edición en el Dakar con dos coches en el podio y con sus tres pilotos consiguiendo al menos un triunfo de etapa. Entre los españoles, Isidre Esteve con Txema Villalobos, Óscar Fuertes y Diego Vallejo, así como Cristina Gutiérrez y Gabi Moiset conseguían terminar un Dakar 2018 durísimo para todos ellos.

(................)


En camiones, la carrera ya estaba sentenciada desde ayer con el problema mecánico que dejó fuera de carrera al equipo YPF Infinia Diésel. Con Villagra retirado, Eduard Nikolaev se concentró en llevar a KAMAZ hasta su 15º triunfo en el Rally Dakar, escoltado en este caso por una muy merecida segunda posición de Siarhei Viazovich y su MAZ y por el gran escudero en esta ocasión, Airat Mardeev, el cual jugó un papel muy importante en el que es el tercer triunfo de Nikolaev en la carrera sudamericana. Por su parte, Pep Sabaté ha completado la aventura con su propio equipo, alcanzando la meta en 18ª posición a más de 149 horas del líder pero con la sensación de satisfacción que genera el terminar el Dakar más duro de la historia sobre suelo sudamericano con un proyecto recién nacido.

(................)​
 

Nicola Romeo

Deidad Alfista

Los bielorrusos ya están aquí, MAZ conquista su primer podio en el Dakar

Eloy Entrambasaguas | @eloy_eg | 20 de enero de 2018


Hay muchas historias entre los vencedores del Dakar 2018 que quizá pase inadvertido para muchos, pero hace tiempo ya que disfruto siguiendo los pasos de los MAZ bielorrusos en la categoría de Camiones. Y aunque sus opciones de triunfo absoluto se esfumaron muy pronto ante la masacre que fue la carrera en sus primeras etapas, Siarhei Viazovich ha terminado completando un Dakar de ensueño para el fabricante de Minsk, emparentado con la alemana MAN.

Tras dar más de una sorpresa en años anteriores pero ver cómo las victorias de etapa le eran esquivas y la regularidad escaseaba, Viazovich, acompañado por Pavel Haranin y Andrei Zhihulin, ha logrado que MAZ alcance el podio absoluto por primera vez en su historia. Y además de acabar segundos (a casi cuatro horas del KAMAZ de Eduard Nikolaev) conquistaron también su primer triunfo de etapa en la 11ª jornada de competición.

El excelente Dakar de MAZ se completa con el 11º puesto del veterano Aleksandr Valisevski (sexto en 2017) y el 13º del joven Aliaksei Vishneuski, que llegó a rodar puntualmente en tercera posición de la general. Y por ello creo que no es nada exagerado asegurar que hay que contar con los bielorrusos en el futuro, en especial en una categoría tan querida por los participantes eslavos. A los checos y los rusos se suman ahora ellos.

Foto | MAZ – Vkontakte
 

Nicola Romeo

Deidad Alfista

Carlos Sainz: 55 años, dos Dakar, dos títulos del WRC y la misma ambición del primer día

Iván Fernández | @fernischumi | 20 de enero de 2018


Han pasado ocho años desde que Carlos Sainz y Lucas Cruz consiguieran su primer Dakar juntos. Se trataba de la segunda edición en Sudamérica, cuando todavía se disputaba en un recorrido con inicio y final en Buenos Aires en lugar del formato lineal por el que ha apostado ASO en las últimas ediciones. En aquel momento, Sainz buscaba una persona de confianza, responsable, con experiencia en rally-raids y a poder ser con una mentalidad similar a la suya, un cerebro que busca de forma incansable la victoria, el mismo que, a sus 55 años le mantiene en la élite del deporte de competición y preparándose físicamente durante todo un año para rendir al máximo durante dos semanas.

La asociación entre Sainz y Lucas encajó desde el primer momento. Hubo errores, momentos de tensión e indecisiones por parte de ambos, sin embargo, los dos hablaban el mismo idioma dentro del coche. Y es que el madrileño había visto algo en el catalán que le gustaba desde que pasó a formar parte de su programa de jóvenes talentos de rallyes, en este caso haciendo las labores de copiloto de un malabarista del volante como Txus Jaio. Hasta tal punto fue la conexión, que después del bache ‘deportivo’ de Carlos entre 2012 y 2014, Sainz volvió a confiar en él para afrontar quizás el proyecto que más ilusión le hacía al bicampeón del WRC: construir y desarrollar un buggy desde cero con el apoyo de un equipo de fábrica.

Hasta ahora se había mantenido muy comedido. Siempre repetía las mismas declaraciones “voy con la intención de luchar por la victoria”, “sigo estando motivado”, “no he pensado en si será el último”… Prácticamente se había convertido en un mantra ante las incesantes y repetitivas preguntas por parte de nosotros, los medios de comunicación. Sin embargo, no ha sido hasta hoy, una vez que el trabajo estaba hecho, que Carlos Sainz ha abierto su corazón y ha revelado lo realmente importante que era para él conseguir este triunfo con un proyecto que él considera suyo y que el resto del equipo es consciente que no hubiera sido igual de competitivo de no contar con la colaboración del piloto español, tal y como evidenció la declaración de Peterhansel tras la etapa del jueves. Incluso Nasser Al-Attiyah se ha deshecho hoy en elogios hacia la figura del que un día fue su compañero.


[size=24pt]“ ”

Estoy muy contento por la victoria porque ha sido un Dakar, de los que yo he hecho, desde luego el más duro. Incluidos los dos en África. Dar las gracias a Lucas, al equipo Peugeot y a toda la gente que me ha apoyado. Empezamos este proyecto hace cuatro años con un dos ruedas motrices con el objetivo de intentar hacerlo ganador. Ya habían ganado ellos y yo creo que me merecía esta victoria después de todo el trabajo que hemos puesto, era de justicia que ganara yo. El equipo ha estado fantástico y el coche una pasada, impresionante su trabajo y agradecido con ellos.

Se dejó atrás la coletilla de la “mala suerte”, hoy Carlos Sainz es uno de los deportistas más afortunados del planeta. No sólo por haber sobrevivido a dos semanas de carrera con una caja de cambios bloqueada en 3ª durante 15 kilómetros como mayor inconveniente. Sino también porque ha sido capaz de sortear todas y cada una de las trampas que se ha encontrado en el camino con la “brújula” de Lucas Cruz a su derecha y con un talento innato para saber cuál era el momento de atacar.

Podríamos estar hablando de una historia muy distinta si esos cuatro motoristas no deciden aparcar sus motos para ayudar a poner otra vez sobre cuatro ruedas el buggy de la pareja española. Eso también es suerte. Pero sin duda, la diosa fortuna le ha sonreído con la noticia de la salida del hospital de su inseparable Luis Moya, tras superar este por completo las aneurismas sufridas el mismo viernes anterior al inicio del Dakar 2018.


No es el momento de hablar de su futuro. Obviamente el propio Carlos Sainz todavía no tiene decidido si este ha sido su último Dakar. De haberlo sido y tenerlo 100% claro, estoy seguro de que hubiera aprovechado hoy para anunciarlo. Hace tiempo que se ha ganado el poder evitar esa pregunta con una frase prefabricada o con un monosílabo. Llegado el momento, será difícil escribir e informar de su retirada sin sentir nostalgia de una vida repleta de éxitos personales y contribuyendo al desarrollo del automovilismo en España, por el momento, seguirá siendo un placer escribir de las victorias de Carlos y Lucas, Lucas y Carlos.

Suelo contar que fue aquella tarde gris de 1998 en el Rally de Gran Bretaña la que afianzó mi incipiente amor por los rallyes cuando sólo era un niño de primaria, hoy, estoy seguro que muchos niños han abierto un pedazo de sus corazones a esta disciplina de los rally-raids de una forma mucho menos desgarradora que la que experimenté yo hace veinte años.
 
Arriba