NASCAR

Nicola Romeo

Deidad Alfista

William Byron se estrena en la Xfinity Series

Héctor Sagués | 27 de Junio de 2017


La Xfinity Series continúa en su marcha particular consecutiva, una ininterrumpida sesión contínua de carreras que finalizará en octubre antes del asalto final al título. Este pasado fin de semana tuvo lugar la primera de las populares citas de Iowa, una de las pocas rondas en las que la Xfinity no acompaña a la Monster Energy Cup Series. No decepcionó la visita al estado central, que deparó un vencedor nuevo con billete asegurado para el play-off y una carrera emocionante a muchos niveles.

Christopher Bell salió desde la pole position y dominó buena parte del evento desde la cabeza. Un trompo de Dexter Bean fue la única interrupción al dominio de Bell en el primer segmento, en el que Sam Hornish Jr. se convirtió en el único rival que pudo seguir su ritmo. Hornish Jr. regresó en su papel bianual en Iowa y realizó una buena actuación mientras se mantuvo en pista. William Byron acabó tercero ese primer segmento y tomó el liderato en las paradas bajo caution. Justin Allgaier se puso segundo al pasar a Hornish Jr. y a Bell, que tuvieron un encontronazo en la vuelta 79.

Hornish tomó la línea exterior para defenderse de Bell pero pinchó su neumático y ambos chocaron antes de irse Hornish al muro de la curva 1. Bell siguió en pista y de hecho volvió a ponerse líder tras pasar al trío de Jr. Motorsports formado por Byron, Allgaier y Elliott Sadler. Un trompo de Kyle Benjamin seguido de un choque con Ty Majeski provocó otra interrupción a falta de solo ocho vueltas para el final del segundo segmento. Ocho pilotos decidieron no parar y tomar los posibles puntos de la etapa, siendo Brendan Gaughan el principal beneficiado al ganar el segmento. Le siguieron Byron, Bell, Sadler y Jeremy Clements (uno de los que no paró, cayó de 3º a 5º).

Byron y Bell mantuvieron su duelo en posteriores resalidas, con una mayor utilidad de la línea exterior a pesar de que Byron asumió la primera posición por el interior en una ocasión. Dos accidentes solitarios de Majeski y de Spencer Gallagher trajeron sendas banderas amarillas que no afectaron demasiado al orden de carrera. Pero una larga bandera verde provocaría el caos definitivo. Sadler decidió ser el primero de los punteros en pasar por boxes, quejándose de la posible pérdida de un cilindro. Otros hombres de top 10 también pararon y en pleno ciclo de pit lane, Ryan Reed chocó con Brennan Poole en la recta trasera. Reed y Poole tocaron al líder Bell, que iba a doblarles y recibió algunos daños.

No había pasado Byron por boxes y ganó una parada gratuita que le catapultó desde más allá del top 5 a una victoria casi segura. Se quitó Byron de en medio a todos los rivales extraños que le rodeaban y ni siquiera un pinchazo de Reed impidió que ganase su primera carrera en la Xfinity Series. Le siguieron Ryan Sieg, Tyler Reddick, Ross Chastain y Dakoda Armstrong, un grupo de pilotos que lograron sus mejores resultados hasta la fecha gracias a la perfecta medición de la caution de Bell, Reed y Poole. Sadler y Allgaier fueron los únicos pilotos punteros que acabaron en el top 10 (8º y 9º respectivamente). Bell fue 16º, Reed 19º y otros protagonistas como Hemric, Poole, Brandon Jones, Matt Tifft y Cole Custer acabaron doblados.

(.............)​
 

Nicola Romeo

Deidad Alfista

John Hunter Nemechek roba otra victoria en los instantes finales

Héctor Sagués | 28 de Junio de 2017


Iowa fue el escenario de una extraña cita de la Camping World Truck Series. Mientras la Xfinity Series tuvo una carrera emocionante con alternancia masiva al final, los pick-up disfrutaron de un evento tranquilo que también se puso tenso en su parte decisiva y que volvió a ver a John Hunter Nemechek en lo más alto para asegurarse del todo su pase al play-off por el título.

Noah Gragson salió desde la pole position pero al nuevo joven piloto del equipo de Kyle Busch parece faltarle un poco de paciencia en los primeros metros, ya que volvió a dejarse los neumáticos demasiado pronto. Christopher Bell le adelantó tras 16 vueltas y lideró el primer segmento sin más complicaciones, por delante de Gragson, Johnny Sauter, Chase Briscoe y Ben Rhodes.

Bell siguió arriba en el segundo segmento, en el que Briscoe y Ryan Truex tuvieron sus encontronazos en la lucha por el segundo puesto. Ambos mantuvieron sus posiciones y también dejaron atrás a Rhodes, que fue superado por un Sauter que había perdido tiempo en boxes. Un extraño trompo del invitado Mike Senica dio paso a una caution a falta de 12 vueltas para el final de la segunda parte revolucionó la estrategia de algunos equipos. Bell y Grant Enfinger siguieron en pista, movimiento que fue un error, que se subsanó en parte.

Y es que Bell pasó de primero a cuarto pero no perdió más posiciones gracias a un accidente grupal. Cody Coughlin se tocó con Kaz Grala en plena recta trasera. El Chevrolet de Grala se desvió hacia Rhodes y su choque posterior le envió hacia el camino de Austin Wayne Self. La bandera amarilla del incidente significó también el final del segundo segmento, cuyo top 5 ocuparon Sauter, Briscoe, Nemechek, Bell y Gragson. Enfinger cayó del segundo al undécimo lugar, mientras salía la bandera roja para que los operarios limpiaran parte del aceite que Self dejó en el asfalto después del golpe de Grala.

Sauter se escapó al frente de la carrera, sacando casi dos segundos a Briscoe cuando más importaba. Bell pasó por boxes con la caution de final de segmento y remontó de la 12ª a la 3ª posición. Truex reventó motor y Rhodes rozó el muro de la curva 2 durante esas vueltas pero la caution no hizo acto de presencia hasta a falta de 14 giros, cuando Enfinger pasó a Brandon Jones e intentó conseguir la machada haciendo lo propio con Crafton segundos después. Los dos ThorSport chocaron y Crafton se fue al muro de la curva 3.

Briscoe había pasado a Sauter justo antes de esa caution y el vigente campeón decidió no parar en boxes y seguir la estrategia de aguante que le funcionó en Dover. No fue el caso en Iowa, dónde sus neumáticos viejos le dejaron vendido ante los demás. Briscoe le volvió a pasar pero solo puso dos neumáticos y a ambos les superó Nemechek, que puso 4 y robó una segunda victoria consecutiva en las últimas vueltas. Bell y Briscoe chocaron entre sí en la penúltima vuelta luchando por el tercer puesto, cayendo al quinto y al séptimo respectivamente, con un último accidente en el último giro entre Justin Haley y Harrison Burton en la pelea por cerrar el top 10.

(.............)​
 

Nicola Romeo

Deidad Alfista

Ricky Stenhouse Jr. sale indemne de una carrera de récord

Héctor Sagués | 2 de Julio de 2017


Daytona es un escenario mágico para NASCAR, en el que la historia corre por la rapidez y el extremismo de sus carreras. Mientras las 500 millas abren la temporada y dan comienzo a un nuevo año, la carrera de verano suele deparar finales estrechos y emoción bajo la noche. La Coke Zero 400 de 2017 presenció la intervención de 14 cautions, lo que significa un récord en la carrera veraniega de Daytona y la segunda carrera con más banderas amarillas en la historia de la Cup Series en el óvalo de Florida, además de 16 líderes distintos de los cuales el más listo acabó siendo Ricky Stenhouse Jr. por segunda vez en una pista de restrictor plate.

Dale Earnhardt Jr. y Chase Elliott salían en primera fila pero ambos pilotos de Hendrick se molestaron entre ellos y cedieron el liderato inicial a Brad Keselowski. Elliott intentó atacar a Keselowski cuando hizo acto de presencia la primera bandera amarilla por culpa del reventón de motor de Cole Whitt en el noveno giro. A Reed Sorenson se le incendió el coche en la vuelta 14 y forzó la competition caution que iba a producirse en la vuelta 20. La mitad de la parrilla pasó por boxes y la otra mitad no lo hizo en esa segunda caution.

El resto del primer segmento transcurrió con mayor calma a pesar de que Kevin Harvick convirtió un ataque al líder Keselowski en un three-wide gracias a Earnhardt Jr. y Elliott. Ryan Blaney empujó a Earnhardt Jr. en un momento dado pero acabó dejando al #88 durante el tiempo suficiente para que Keselowski ganara cómodamente esa primera parte de carrera, por delante de Earnhardt, Blaney, Clint Bowyer y Joey Logano. Harvick cayó a la zona trasera de ese grupo de cabeza después de quitarle algunas vueltas de liderato a Keselowski.

Kyle Larson, Kasey Kahne y Daniel Suárez pusieron dos neumáticos en su parada y salieron por delante de Earnhardt Jr., Keselowski y una mayoría de líderes que prefirieron las cuatro gomas. Sin embargo, Erik Jones y Denny Hamlin (que había parado con anterioridad por no poner las tuercas necesarias en una rueda) no pasaron por el pit lane y lideraron en la resalida. Earnhardt Jr. tocó ligeramente a Suárez, que pasó por el pit lane a toda velocidad junto a Michael McDowell para evitar un accidente. Paul Menard envió a un pinchado Earnhardt Jr. al muro en la vuelta 52, en una maniobra extraña que dañó al Hendrick pero sorprendentemente no generó ninguna caution.

Hamlin tenía a Kahne detrás con un grupo extenso a la espera de más acción en pista, que llegó gracias al problema de motor de Jeffrey Earnhardt. Poco después tuvo lugar el primer accidente masivo de la noche: Kyle Busch trompeó en medio del grupo por un posible pinchazo tras un empujón de su hermano Kurt, chocando con Logano, Martin Truex Jr., Austin Dillon y Jamie McMurray a la vez que Larson evitó el incidente a pesar de ir descontrolado. Hamlin intentó aguantar el liderato pero no pudo con su compañero Kenseth, que venció el segundo segmento formando un doblete Toyota con el #11. Les siguieron Jimmie Johnson, Kurt Busch y David Ragan.



McMurray añadió incertidumbre al no poner neumáticos nuevos en su detención al final del segmento, saliendo por delante de un pelotón de dos neumáticos liderado por Keselowski, Blaney y Elliott. Los Roush tomaron la cabeza de carrera, con Ricky Stenhouse Jr. y Bayne en la parte delantera, aunque la tranquilidad no duró demasiado después del doble golpe de Brendan Gaughan contra los muros exteriores de Daytona. McMurray intentó pelear sin éxito con los Gibbs de Suárez y Kenseth, a pesar de tener un morro dañado tras verse involucrado en el accidente de Kyle Busch 25 vueltas antes.

Apenas duró la resalida tres giros, los que tardó Elliott en colisionar con McDowell e irse contra Bayne y la hierba de la recta trasera. Suárez y Kenseth se molestaron y cometieron el mismo error que Earnhardt Jr. y Elliott al principio de carrera, siendo adelantados por Johnson. Un nuevo accidente fue la tercera caution en 25 vueltas: Harvick pinchó un neumático cuando iba quinto, trompeando en medio del grupo y contra un abatido Earnhardt Jr. que había recuperado las dos vueltas perdidas por su pinchazo. Kahne, Keselowski y Matt DiBenedetto se vieron a obligados a esquivar el choque con sus propios trompos.

Le tocaba el turno a Stenhouse Jr. y a Bowyer, que formaron una fila de a uno ante el miedo a quedarse sin gasolina por poco tiempo, hasta que Keselowski reventó un neumático que ya rozaba la parte trasera de su Ford. Kahne trompeó en la resalida siguiente al recibir un pequeño golpe de Ragan, ocupante de un extraño top 10 junto a Ty Dillon, Corey LaJoie, Elliott Sadler y Darrell Wallace Jr. entre otros. Poco tiempo pasó hasta la siguiente caution, la 12ª, causada por un pinchazo y posterior golpe contra el muro de DiBenedetto.

Blaney adelantó a Kenseth y mantuvo la cabeza fría en la primera posición, relanzando a falta de 28 vueltas del final con un grupo tenso detrás suyo. La alegría le duró poco ante la alternancia en el liderato de Suárez, Stenhouse Jr. y Kahne, que le dejaron fuera del grupo. Pelearon duramente Suárez y Kahne, en busca de un primer triunfo para el mexicano y de una victoria de redención para el de Hendrick Motorsports. Se puso líder el #5 en la recta trasera y formó una fila individual de cinco coches, en la que le acompañaban Kenseth, Suárez, Bowyer y Jones.

Stenhouse Jr. y Ty Dillon hicieron funcionar la fila interior y revolucionaron el pelotón de nuevo, pasando el de Roush al liderato a falta de 12 giros. Dillon llegó a ponerse líder a falta de 9 para el final gracias a la ayuda de un revolucionado Larson que recuperó dos vueltas perdidas. Pero Stenhouse Jr. se llevó al Ganassi en la recta de meta y Larson se levantó ligeramente del asfalto, perdiendo el control antes de chocar contra Blaney y Kenseth. Wallace Jr. colisionó contra Kurt Busch en la recta de meta en plena maniobra evasiva. Era la decimotercera caution, a la que siguió la bandera roja. Ragan tomó el liderato tras la interrupción hasta la aparición de otra bandera amarilla, cortesía de los trompos separados de Jones y Hamlin.

Batallaron Ragan y Ty Dillon en el Overtime pero a ambos les sorprendió Stenhouse Jr., que pasó al de Front Row en la curva 3 a falta de vuelta y media. Menard y Bowyer intimidaron al de Roush en el último giro, dónde aguantó perfectamente para sumar su segunda victoria y bloquear el paso al play-off de cualquier piloto sorprendente. McDowell, Ragan y Gaughan lograron meritorios top 10 sobreviviendo a varios incidentes, mientras Corey LaJoie finalizaba 11º y Ty Dillon era 16º después de verse apartado en la parte final de una carrera llena de emociones y digna para el recuerdo.


[youtube]http://www.youtube.com/watch?v=m_rIadK_SYU[/youtube]


(.............)​
 

Nicola Romeo

Deidad Alfista

NASCAR vuelve a cambiar su calendario en busca de un beneficio desconocido

Héctor Sagués | 3 de Julio de 2017


NASCAR sigue en su particular camino de búsqueda de emociones. En un nuevo intento de seducción que devuelva a los aficionados al televisor/circuito, la organización de automovilismo más conocida de Estados Unidos ha cambiado parte del calendario de 2018 a pesar del supuesto acuerdo que tenía para mantener fechas con todos los circuitos hasta 2020. Ningún trazado se cae de los calendarios, pero sí que se ven movimientos de fechas y de un escenario clave en los play-off.

La Monster Energy NASCAR Cup Series comenzará una semana antes, con la disputa de la Daytona 500 en la penúltima semana de febrero en lugar de en la última. Esto ayudará a introducir una tercera semana de descanso a mediados de junio, que se añadirá a las habituales de Semana Santa y de mediados de agosto. Ese cambio genera un movimiento nuevo respecto a la carrera primaveral de Dover, que sufre otro cambio de fecha y regresa al mes de mayo después de haber vuelto este año a su fecha habitual en junio.

Pero el principal cambio viene con las carreras del play-off. La segunda prueba rumoreada para Las Vegas ya es una realidad y tendrá lugar en septiembre, en el momento habitual de la prueba de Trucks del óvalo de Nevada. Sustituirá a la segunda ronda de New Hampshire, que queda eliminada y deja al trazado norteño con la única cita en julio. La carrera de Las Vegas será la primera puntuable para el play-off, sustituyendo a la ronda de Chicagoland, que pasará a disputarse en julio y no puntuará para la postemporada.

No es la única modificación, ya que la Brickyard 400 de Indianápolis pasa de julio a septiembre y será la última carrera antes del play-off por el título. La Brickyard reemplazará a la prueba de Richmond, que se avanza dos semanas y formará parte del play-off en lugar de ser la cita previa. También hay un pequeño intercambio de fechas entre la segunda ronda de Dover y la segunda de Charlotte, que toman el lugar opuesto en el play-off. Charlotte será la última cita de la primera ronda y usará el circuito rutero interior, mientras que Dover pasará a ser la primera carrera de la segunda ronda del play-off decisivo.



Hay que pensar que NASCAR se encuentra en un periodo cambiante. Las audiencias del campeonato siguen en descenso y la popularidad de los gerentes y de la familia France está a niveles bíblicamente bajos. La contribución al calendario no es más que otro intento de reflotar un cuerpo que no ha muerto pero que está pasando un resfriado demasiado prolongado, fruto tanto de la adaptación excesiva a los tiempos como de los constantes cambios en el concepto de un certamen que apenas había sufrido movimientos durante tres décadas.

Los cambios deportivos en sí no son del todo malos. Empezar antes supone un desgaste añadido para pilotos y equipos que quizá habría que evaluar en un calendario de menos de 36 carreras. Las Vegas gana una doble tripleheader, convirtiéndose de paso en el gran circuito bianual de NASCAR en su expansión hacia el oeste del país. Chicagoland regresa así a su antigua ubicación veraniega, a la espera de que el mareo del cambio de fechas no les afecte como a Dover, que ya lleva unos años alternando su primera cita entre mayo y junio.

Richmond gana una entretenida carrera de play-off a costa de la mayor importancia de la Brickyard 400, que entra forzosamente en la rueda del mediatismo previo al play-off después de años de bajísima popularidad por culpa de la falta de público en Indianápolis y de las poco espectaculares competiciones de stock cars vistas allí. También se presenta bien el hecho de disponer de un rutero en la parte decisiva de la temporada, cumpliendo una petición popular de varios años aunque sea a costa de usar el trazado interior de Charlotte, el jardín de NASCAR.

Las otras categorías nacionales sufren modificaciones menores, además de las obligadas por las fechas distintas en la Cup Series: la ronda de Las Vegas en septiembre elimina una segunda que Kentucky tenía en la Xfinity Series y que había perdido lustre al ir en solitario, mientras que la carrera de Road America pasará a disputarse en sábado. Por su parte, la Camping World Truck Series mantiene buena parte de su estructura intacta, cambiando solo la carrera en el Canadian Tire Motorsport Park y convirtiéndola en ronda de play-off sin cambiar de fecha.

(.............)​
 

Nicola Romeo

Deidad Alfista

William Byron gana una carrera atrasada con final polémico

Héctor Sagués | 4 de Julio de 2017


La Coca-Cola Firecracker 250 es el último desafío anual para los pilotos de la Xfinity Series en un trazado de restrictor plate. Aunque la temporada veraniega supone el final de los grandes accidentes y las peleas multitudinarias, Daytona supuso un nuevo capítulo de interrupciones y acción a raudales que además se resolvió un día después de lo previsto y en una situación comprometida para NASCAR.

Brennan Poole cedió el liderato inicial a Ben Kennedy y a Blake Koch desde la pole position hasta que la lluvia intervino en la octava vuelta, forzando a posponer el evento que había comenzado la noche del viernes a la mañana del sábado. Daniel Suárez intentó ponerse arriba pero solo consiguió perder al grupo delantero, una poderosa fila de 11 coches comandada por Koch, Kennedy, Poole, Daniel Hemric y Elliott Sadler al final del primer segmento. Kennedy y Poole pelearon arriba en apenas dos vueltas de un segundo segmento interrumpido por una nueva tormenta que paró los acontecimientos durante dos horas y media.

Al volver a la acción, Poole recibió el empujón de Tyler Reddick mientras que a Ty Dillon le ayudó Kennedy en plena lucha por la supremacía entre Ganassi y Childress. Erik Jones golpeó a Cole Custer a mitad de carrera, provocando un efecto acordeón que obligó a Custer a aflojar y al trompo de Suárez detrás de Jones, llevándose consigo a Koch, a Josh Williams y a Brandon Brown. Varios pilotos no pasaron por boxes ante el inminente final del segundo segmento, que se adjudicó Sadler por delante de William Byron y de Dakoda Armstrong.

La parte final se tomó como una batalla a largo plazo que se decidió en los últimos giros, como es habitual. Byron lideró una fila que llegó a ser de 15 pilotos hasta que Joey Logano hizo funcionar la línea exterior y ayudó al liderato de Ty Dillon. Poco después, Jeremy Clements trompeó en la parte trasera del grupo y chocó con Chris Cockrum, generando la primera de las varias interrupciones que llegarían en los instantes posteriores. Byron siguió arriba y empujó a Poole en trompo hacia Ty Dillon a falta de ocho vueltas, forzando otra caution más.

Logano cerró el hueco a Byron, que respondió enviándole a la hierba de la recta trasera en la resalida a falta de tres giros. El accidente grande no llegó hasta la penúltima vuelta, cuando Justin Allgaier hizo perder el control a Brandon Jones, que golpeó a un Michael Annett que a su vez chocó con Allgaier. El carril quedó bloqueado y hasta 11 coches se vieron involucrados, incluyendo un extraño Ryan Reed que se desvió de la segunda posición solo para colisionar con Erik Jones y Sadler, todos ellos lejos del gran desastre grupal.

La polémica llegaría en el Overtime, dónde otro accidente finalizó la carrera antes de tiempo: Scott Lagasse Jr. se llevó por delante Garrett Smithley, provocando una colisión final de cuatro coches antes de la línea de Overtime. NASCAR esperó unos segundos para sacar la caution después de que la cabeza del pelotón pasara por dicha línea, finalizando el evento bajo caution. Byron aguantó al frente y ganó su segunda carrera consecutiva, por delante de Sadler, Armstrong, Jeb Burton y David Starr.

(.............)​
 

Nicola Romeo

Deidad Alfista

Martin Truex Jr. vuelve a rozar la perfección en todas las etapas de una carrera

Héctor Sagués | 9 de Julio de 2017


Kentucky volvió a su cita anual con la Monster Energy NASCAR Cup Series, en una carrera que acabó tomando un guion inverso al habitual. Lo que normalmente es una ronda con una buena parte final y un comienzo dificultoso fue al revés, un inicio apretado y accidentado con un final demasiado tranquilo. En estas aguas de calma se movió bien Martin Truex Jr., que sumó su tercera victoria de la temporada y volvió a dominar todos los segmentos igual que hizo en Las Vegas.

Kyle Busch defendió su pole position mientras Jamie McMurray pasaba de quinto a tercero al adelantar a Matt Kenseth y a Denny Hamlin en un tempranero 3-wide. Daniel Suárez ejecutaba un buen comienzo de carrera, subiendo de la novena a la sexta posición y siguiendo el ritmo de los Toyota al frente. Ty Dillon sufrió un golpe que le hizo pasar por boxes y arreglar desperfectos en su parte delantera, dejándose ocho vueltas en el proceso antes de la aparición de la competition caution en la vuelta 30.

Busch y Truex Jr. lucharon brevemente por el liderato antes de la caution pero McMurray se les coló entre medio para ponerse segundo. Poco le duró la alegría al de Ganassi, ya que Truex Jr. le volvió a adelantar poco después para ir a la caza de Kyle Busch, a quien rebasó a falta de doce vueltas para el final del primer segmento que se adjudicó. Un letal Kyle Larson acabó tercero el segmento después de salir último al no tomar parte en la sesión de clasificación del viernes, adelantando a casi todos sus rivales incluyendo a Kevin Harvick y a McMurray, que cerraron el top 5.

Larson perdía parte de su remontada al pasarse de velocidad en el pit lane, mientras Brad Keselowski chocaba con Clint Bowyer en la resalida y Jimmie Johnson se veía involucrado en el accidente. Kasey Kahne y Trevor Bayne colisionaron en un segundo incidente casi consecutivo, yéndose el de Hendrick al muro y el de Roush en un costoso trompo. Volvió Bayne a perder el control de su Ford 20 giros después, acabando su noche en el garaje.


Los accidentes no frenaron a Busch y a Truex Jr., que mantuvieron su pelea por la cabeza de carrera. El de Gibbs gestionó mal el tráfico de los pilotos doblados dos veces, perdiendo la primera posición con el de Furniture Row en ambas ocasiones. Un accidente de Joey Gase no cambió demasiado los acontecimientos en el resto del segundo segmento, en el que también se impuso Truex Jr. por delante de Kyle Busch, Kenseth, Harvick y Erik Jones.

Hamlin, Ricky Stenhouse Jr. y Paul Menard pusieron dos neumáticos en su parada en boxes y Suárez no puso ninguno, buscando todos ellos la estrategia distinta que les diera un resultado adecuado. Joey Logano y Ryan Blaney no pararon y tomaron las dos primeras posiciones aunque Truex Jr. les adelantó en apenas cinco vueltas. Kyle Busch sufrió más en el grupo y se descolgó después de rozar el muro en la curva 2. Logano y Blaney hicieron sus últimas detenciones a falta de 60 vueltas, a la espera de que los demás líderes les siguieran.

Las paradas en boxes del pelotón variaron poco el orden establecido, dejando a Truex Jr. en cabeza una vez más. Logano cayó al cuarto puesto detrás de Kyle Busch y Larson, de nuevo en la parte delantera. Llegó Truex Jr. a disponer de 17 segundos de ventaja sobre Larson pero Kurt Busch reventó su motor a falta de solo dos vueltas para el final, forzando el Overtime en el último momento posible. El líder se escapó de nuevo con neumáticos viejos ante las nuevas gomas de Kyle Busch y Kyle Larson.

En el mismo Overtime, Kenseth trompeó al irse largo en la curva 4 en pleno duelo con Darrell Wallace Jr. Suárez y Austin Dillon chocaron con el #20 y los tres se fueron a la hierba interor de la recta de meta. Venció Truex Jr. bajo caution en una carrera que dominó con mano de hierro y en la que llegó a doblar a parte del top 10. Larson, Chase Elliott, Hamlin y Kyle Busch completaron las cinco primeras posiciones

(.............)​
 

Nicola Romeo

Deidad Alfista

Kyle Busch y los Toyota dominan en Kentucky

Héctor Sagués | 11 de Julio de 2017


Kentucky organiza una de las citas más populares del calendario veraniego de NASCAR, un trío de carreras que suele dar bastante juego en un óvalo peculiar. Sin embargo, la Xfinity Series desembocó en una habitualidad cada vez más extraña que no le libró de ver a seis pilotos de la Cup Series copando los seis primeros puestos al final de un evento descafeinado, lejos de lo que prometía el comienzo de una ronda que se aplazó a la mañana del sábado después de las lluvias de la noche del viernes.

Y es que un accidente inicial fruto de la lentitud de la primera fila dejó a la parrilla un poco mermada. Kyle Busch reaccionó lentamente a una bandera verde tardía y el efecto acordeón que siguió hizo que Blake Koch se llevara a Brendan Gaughan, que a su vez chocó con Brandon Jones. Jones abandonó de inmediato mientras Koch y Ryan Reed sufrían desperfectos en sus coches. Gaughan intentó seguir en pista pero se accidentó apenas dos vueltas después, dando paso a la segunda caution rápida en apenas diez giros.

Una competition caution necesaria por las previas lluvias fue la única interrupción de los dos primeros segmentos, más calmados que de costumbre. Erik Jones lideró la primera parte y Ryan Blaney se adjudicó la segunda al no pasar por boxes al final de la sección inicial. Jones, Blaney y Busch pelearon por el liderato en varias ocasiones, interrumpidas por el accidente solitario de un buen Paul Menard y un reventón de motor de Joey Gase. Los equipos tomaron distintas estrategias bajo la bandera amarilla de Gase, optando Jones y Blaney por poner dos neumáticos en su parada. Kyle Busch puso cuatro gomas y pasó de séptimo a tercero en la resalida.

El trompo de Ray Black Jr. fue el artífice de la última caution a falta de 32 vueltas para el final y generó una parte final interesante. Kyle Busch y Kevin Harvick no pararon y decidieron seguir en pista, a la vez que Blaney resalió en la cola de la parrilla al pasarse de velocidad en el pit lane. Erik Jones pasó rápidamente a Harvick pero no pudo con su compañero Busch, que aguantó con neumáticos viejos. Blaney remontó de 20º a segundo en un estratosférico segmento final, birlándole la segunda posición a Jones en la última curva. Harvick, Ty Dillon y Joey Logano completaron el sexteto de pilotos de la Cup Series, en una carrera anónima para los regulares de la Xfinity Series.

(.............)​
 

Nicola Romeo

Deidad Alfista

Erik Jones será el sustituto de Matt Kenseth en 2018

Humberto Gutiérrez | 12 de Julio de 2017


El Toyota Camry número 20 de Joe Gibbs Racing cambiará de piloto la próxima temporada ya que Matt Kenseth reveló, este fin de semana en Kentucky, que no renovará con el equipo. En tal sentido, Joe Gibbs indicó que el piloto Erik Jones, quien actualmente lleva el Toyota 77 de Furniture Row Racing, se hará cargo del coche.

Erik Jones es un novato en la Monster Energy NASCAR cup Series, pero antes de llegar a la división superior de la categoría de stock car norteamericana fue campeón de la NASCAR Camping Truck Series en 2015. Jones también participa a tiempo parcial en la Xfinity Series, justamente con el Toyota Camry número 20 de Joe Gibbs Racing. En la NASCAR es el equipo y no el piloto el que conserva los números, en este caso, el dorsal número 20 que ostenta Joe Gibbs es icónico por llevar al campeonato a Tony Stewart, cuando estaba con Chevrolet. Posteriormente fue asignado a Joey Logano y luego a Kenseth.

Vía | Racer
 

Nicola Romeo

Deidad Alfista

Christopher Bell logra su tercera victoria en 2017

Héctor Sagués | 12 de Julio de 2017


La Camping World Truck Series llegó a Kentucky en medio de una igualdad grupal que se agravó en el trazado de milla y media. No cambiaron demasiado las caras en la parte delantera de la parrilla y se produjeron accidentes clave en algunos nombres de la zona alta, incluyendo participantes y candidatos al play-off, en una carrera que empezó tres horas más tarde de lo previsto por culpa de las lluvias y una niebla baja.

Johnny Sauter tomó una pequeña ventaja desde la pole position, manteniéndose delante de Christopher Bell y de Grant Enfinger. Matt Mills trompeó al ir por el exterior de la trazada mientras se dejaba pasar por Sauter y la consiguiente resalida cambió el orden delantero: Bell perdió el control de su camión sin llegar a chocar con nadie y Sauter paró en boxes antes de tiempo por un pinchazo. Ben Rhodes había pasado a Enfinger y Sauter en 3-wide y se mantuvo al frente al final del primer segmento, por delante de un revolucionado Ryan Truex y de Matt Crafton.

Todos los líderes pusieron neumáticos nuevos en boxes, generando así una estrecha resalida que no salió bien. Rhodes golpeó a T.J. Bell y se fue contra el muro de la curva 3 y Enfinger no pudo evitarle, a la vez que Crafton se llevó daños del incidente, en lo que acabó siendo en un desastre de ThorSport Racing. Noah Gragson y Kyle Busch tomaron la delantera y lideraron la totalidad del segundo segmento después de haber pasado por boxes con anterioridad.

Gragson lideró el pelotón de los que pusieron cuatro neumáticos en boxes pero trompeó en plena recta de meta al final de la primera vuelta de la resalida, controlando su camión con un perfecto giro de 360º. Christopher Bell era uno de los que instaló dos gomas, recuperando su posición al frente de la carrera. John Hunter Nemechek pasó al de Toyota a pesar de no haber cambiado neumáticos y fue líder hasta que el trompo de Myatt Snider dio paso a las últimas paradas en boxes, tras las cuales llegó el accidente entre Kaz Grala y Ryan Truex.

Christopher Bell siguió en cabeza y aguantó treinta vueltas delante de Brandon Jones, llegando a evitar darle el rebufo en la recta trasera para conseguir su tercera victoria de la temporada. Justin Haley, Austin Cindric y Noah Gragson completaron el top 5 y se beneficiaron de las bajas de Truex, Enfinger y Rhodes por accidente para apretar mínimamente la lucha de acceso al play-off por puntos.

(.............)​
 

Nicola Romeo

Deidad Alfista

Denny Hamlin rompe la mala racha de Joe Gibbs Racing

Héctor Sagués | 17 de Julio de 2017


El New Hampshire Motor Speedway es uno de los circuitos más particulares de NASCAR. De apenas una milla de longitud y sin apenas peralte, supone un desafío distinto al de sus hermanos one-milers de Dover y Phoenix y aunque la carrera de este domingo no fue demasiado interesante sí que dio un nuevo vencedor en la temporada. Denny Hamlin aguantó la presión final de Kyle Larson para lograr la primera victoria de Joe Gibbs Racing en 2017, su primera del año y 30ª en la Cup Series, que además le mantiene en el círculo de ganadores por 12ª temporada consecutiva. Y todo ello con un segundo coche, ya que dejó el primero accidentado en los entrenamientos del viernes.

Jimmie Johnson se puso en paralelo con Martin Truex Jr. en el comienzo, hasta el punto de ser penalizado por saltarse la salida al pasar por la línea de meta antes que el de Furniture Row. Asumió Truex Jr. la cabeza de carrera, sacando un segundo y medio a Matt Kenseth mientras Larson se ponía décimo en solo treinta vueltas, en otra remontada espectacular del piloto de Ganassi antes de la reglamentaria competition caution por reparaciones en las dañadas curvas del circuito de New Hampshire. En pleno contraste con su compañero Truex Jr., Erik Jones se iba al muro en la resalida después de tocarse con Hamlin y Kasey Kahne en su parada en boxes.

Larson y Jamie McMurray se ponían en las posiciones delanteras, robándole la tercera posición a Kenseth aunque lejos de Truex Jr. y Kyle Busch. Cole Whitt reventó el motor de su Chevrolet a falta de ocho vueltas para el final del primer segmento, provocando así una pequeña revolución del pelotón en busca de mejores neumáticos. Kyle Busch fue el primero de los que tomó esas ruedas pero subió de duodécimo a quinto, permitiendo otra victoria de Truex Jr. en una Stage.

El comienzo del segundo segmento se vio afectado por una breve bandera roja, fruto de un agujero en la curva 3 que los operarios del circuito taparon en cinco minutos. Austin Dillon trompeó en la curva 4 al tocarse con Ricky Stenhouse Jr. sin mayores complicaciones. Kyle Busch tomó la directa en la siguiente resalida, escapándose de Kevin Harvick a la vez que Truex Jr., Kenseth y Larson representaban los principales hombres en remontada después de parar en boxes al final de la primera etapa.

La parte final del top 10 era la única que merecía la pena ver en esos instantes, con un tapón de Joey Logano que juntaba a nombres tan variados como Daniel Suárez, Dale Earnhardt Jr., Clint Bowyer, Chase Elliott, Jamie McMurray y Danica Patrick. Logano acabaría lejos de ese grupo, con Kyle Busch venciendo cómodamente el segundo segmento por delante de Hamlin, Harvick, Kurt Busch y Johnson.


Hamlin tomó el primer puesto en boxes y lo mantuvo ante Kyle Busch y Truex Jr., hambrientos por el liderato en la resalida. El #78 acabó logrando su objetivo tras 20 vueltas de presión sobre Hamlin, que después cedió la segunda posición ante su compañero Busch. Entraba la carrera en una etapa de calma extrema, con Johnson perdiendo posiciones en el top 10 ante Kenseth, Larson y Bowyer gracias a un derrape masivo a la salida de la curva 4, justo después de que le adelantara el Stewart-Haas.

Larson se puso cuarto al pasar a Harvick en el último tercio del evento, en una pista que empezaba a perder agarre al marcharse el efecto de una sustancia que mejoraba el grip. Esa sustancia se dipositó en el medio de la trazada y en la parte interior, rozando la línea amarilla y la zona plana del New Hampshire Motor Speedway. Kenseth y Bowyer pasaron a Harvick, que empezaba a sufrir el desgaste en sus neumáticos con el paso de las vueltas en la lucha por entrar en el top 5.

Truex Jr. y Suárez efectuaron una parada en bandera verde en la vuelta 219, con un oportuno pinchazo para el líder del campeonato, que cambió el neumático en un momento adecuado por las cercanas paradas en boxes. Bowyer perdió diez segundos en su detención, parando a la vez que Harvick, Elliott, Hamlin y demás líderes. Larson y Kyle Busch pasaron por boxes poco después, siendo Busch penalizado por pasarse de velocidad en el pit lane y perdiendo sus opciones de victoria.

Earnhardt Jr. y Keselowski hicieron su parada unas vueltas después, abandonando una posible estrategia de ahorro de gasolina y siendo doblados por Truex Jr., que volvía a ser líder. Kyle Busch caía a la duodécima posición tras su penalización pero recuperaba el top 10 rápidamente, sobrepasando a su hermano Kurt y a Patrick. Las miradas se centraban en Kenseth, segundo clasificado que le recortaba tiempo a un sufrido Truex Jr. El líder había parado en la vuelta 219 por culpa del pinchazo previo. Kenseth entró en la 236 y su diferencia de neumáticos se vio reflejada en el adelantamiento fácil del piloto de Gibbs al de Furniture Row.

Nada más pasar Kenseth a Truex Jr., Ryan Newman trompeó en la curva 2 y dio paso a la primera bandera amarilla en 110 giros. Earnhardt Jr. no paró y Kenseth puso dos neumáticos en boxes, siendo ambos adelantados en pocas vueltas. Hamlin se puso líder ante el declive de Kenseth, con Earnhardt Jr. perdiendo ante Larson, Truex Jr. y Harvick. Larson tardó en rebasar a Kenseth pero cuando lo hizo ya se había dejado dos segundos con Hamlin. No se quedó ahí la distancia, que siguió aumentando en los siguientes giros inmediatos a favor del #11.

El intento final fue mucho más emocionante, ya que Larson recortó los casi 3 segundos que adquirió Hamlin y llegó a ponerse a medio segundo del de Toyota antes de encontrarse varios doblados. McMurray chocó con el muro de la curva 4 pero su accidente no dio paso a una caution que no le hizo falta a Hamlin, ganador de su primera carrera desde septiembre de 2016. Gibbs y Stewart-Haas lograban poner a tres de sus cuatro coches en el top 10, incluyendo a dos pacientes Daniel Suárez y Clint Bowyer. Uno de los pocos perdedores de la jornada fue Joey Logano, que pasó por el garaje y acabó a 31 vueltas después de romper el eje de su Ford.

(.............)​
 

Nicola Romeo

Deidad Alfista

Kyle Busch vence de nuevo y se marca un límite de victorias

Héctor Sagués | 18 de Julio de 2017


Kyle Busch es el monarca de la Xfinity Series. El piloto de Joe Gibbs Racing es uno de los pocos conocidos de la Cup Series que sigue usando la Xfinity como patio de entrenamiento en su rutina carrerística y logró su enésima victoria en New Hampshire (en éste caso es la 89ª). Por lo menos, ha tenido el detalle de anunciar su posible marcha de la categoría cuando alcance el centenar de triunfos, la mayoría de los cuales han tenido el mismo denominador común de dominio sin oposición.

Brad Keselowski y Kyle Larson estuvieron junto a Busch en la parte alta de la parrilla, alternándose la lucha entre las tres primeras posiciones en los primeros instantes. Se les unió Ryan Preece, habitual piloto de Modifieds experto en circuitos de una milla que iba con Joe Gibbs Racing y se desenvolvía bien en un terreno habitual. Keselowski adelantó a Busch en 20 vueltas gracias a su mayor habilidad con los doblados, pero al poco apareció la caution ante una breve lluvia en la que David Starr se quedó a un paso de empotrar su Chevrolet contra el muro.

Justin Allgaier y Elliott Sadler fueron dos de los nueve pilotos que no pasaron por boxes con tan solo 10 vueltas para el final del primer segmento. Ambos contendientes del Jr. Motorsports se enzarzaron durante unos giros intensos en los que se mantuvieron en paralelo pero dejaron que les alcanzasen los líderes previos. Larson les pasó a ambos y se impuso a Preece y a Busch en ese primer segmento. Sadler acabó cuarto y Allgaier sexto, con Keselowski interponiéndose entre ambos.

Keselowski y Busch retomaron su pelea en el segundo segmento, en el que el de Penske se impuso al de Gibbs. Allgaier se mantuvo en la parte alta hasta que se le rompió la segunda marcha del cambio y tuvo que irse al garaje, perdiendo 26 vueltas en el proceso. Preece siguió con su gran actuación justo detrás de los líderes, aunque fue adelantado por un ascendente William Byron. La carrera se calmó tanto que se llegaron a ver pit stops en bandera verde.

Y en esas paradas fue dónde se decidió el evento, ya que Keselowski se llevó un stop and go por arrastrar su lata de gasolina más allá de su pit stall. Perdía así el de Penske un liderato sólido y le cedía la victoria a Busch, que sacaba 10 segundos a un estelar Preece. Byron, Larson, Keselowski y Ben Kennedy fueron los únicos que evitaron ser doblados por un líder que marcó un ritmo sideral junto al perjudicado Keselowski.

(.............)​
 

Nicola Romeo

Deidad Alfista

Matt Crafton se reencuentra con la victoria en un escenario poco habitual

Héctor Sagués | 21 de Julio de 2017


Eldora Speedway es uno de tantos óvalos de tierra que existen en Estados Unidos, de apenas media milla de longitud y con un cargado calendario de late models y sprint cars. El tricampeón de la Monster Energy NASCAR Cup Series Tony Stewart compró el circuito en 2004 y poco a poco lo ha llenado de eventos reconocibles y cada vez más relacionados con NASCAR. Primero fue el Prelude to the Dream, una carrera benéfica de late models a la que siguió en 2013 la primera disputa del Eldora Dirt Derby.

Puntuable para la Camping World Truck Series, el Dirt Derby es una de las carreras más populares del año ya no tan solo en la propia Truck Series sino en todo NASCAR (que no organizó una carrera en tierra entre 1971 y 2012). Las posiciones de salida para el evento principal se organizan en pequeñas carreras de 10 vueltas cuyos cinco primeros clasificados entran directamente a la principal. Una carrera de eliminación supone el esfuerzo definitivo para aquellos que no lograron su acceso anteriormente. Con una pobre inscripción de apenas 33 pick-up, solo Tommy Regan se quedó fuera, sin suerte después de su debut en la reciente cita de la Cup Series en Sonoma.

El poleman era Stewart Friesen, piloto de la categoría a tiempo completo y con experiencia en óvalos de tierra que hizo su debut en Trucks el año pasado en Eldora. El primer incidente fue un trompo de J.J. Yeley hacia Bobby Pierce. Le siguieron un grupo de siete camiones empotrados en dos accidentes simultáneos en la vuelta 20 (entre los cuales se encontraba el vigente campeón Johnny Sauter, que acabó a siete vueltas) y un choque de Kaz Grala con Christopher Bell. Sorprendentemente, solo Grala tuvo que abandonar en un comienzo alocado con victoria de Matt Crafton en el primer segmento, por delante de Friesen y de John Hunter Nemechek.

Nada más comenzar el segundo segmento, el australiano Max Johnston trompeó en la curva 3 y provocó el choque de Ben Rhodes y Korbin Forrister. El bicampeón de la Speed Energy Formula Off-Road Sheldon Creed destacó bastante menos que en la categoría de camiones organizada por Robby Gordon, formando parte del gran accidente de la vuelta 20 y protagonizando dos incidentes más, incluyendo un trompo propio y un golpe a Ray Ciccarelli. Friesen venció el segundo segmento seguido de Austin Cindric, Nemechek y un peleón Ty Dillon que era el único piloto de la Cup Series que se asomó por Eldora.

Christopher Bell se puso líder en una buena remontada estratégica a pesar de tener un lateral muy dañado tras el golpe de Kaz Grala. Chase Briscoe se puso detrás de Bell pero empezó a perder tiempo y posiciones con un intenso subviraje en su Ford, siendo rebasado por Friesen, Ty Dillon y Grant Enfinger. Friesen tardó apenas 20 vueltas en ponerse líder de nuevo, gracias en parte a la mala gestión de los doblados por parte de Bell, hasta que un pinchazo de Dillon provocó una nueva caution.

Bell tuvo un pinchazo en la siguiente resalida y fue absorbido por el resto del grupo, en el que empezó a subir Crafton. Ni siquiera dos trompos solitarios de Ciccarelli impidieron al de ThorSport adelantar a Friesen a falta de 17 giros para el final y mantener su Toyota en primera posición, camino a su primera victoria desde mayo de 2016. Friesen se impuso a Briscoe por la segunda posición, con Enfinger y Nemechek completando el top 5. Bobby Pierce y Bell lograron un valioso top 10 después de verse en varios de los incidentes de la carrera, mientras Ty Dillon acabó 12º justo por delante de Norm Benning, piloto de equipo propio y mucho carisma muy valorado en el campeonato.


(.............)​
 

Nicola Romeo

Deidad Alfista

El público abandona a la NASCAR en Indianápolis

Eloy Entrambasaguas | @eloy_eg | 23 de Julio de 2017


La NASCAR tiene un problema en Indianápolis. Por muy importante que sea a nivel de prestigio que el mayor campeonato de carreras de los Estados Unidos dispute una cita en el trazado más famoso del país, el Indianapolis Motor Speedway, la Brickyard 400 ha visto caer en picado su público desde que en 1994 se disputara la primera carrera de stock cars allí. Y este fin de semana amenaza con marcar registros negativos históricos. Ya durante la jornada del sábado, cuando se disputó la prueba de Xfinity Series, las gradas parecían totalmente vacías.

Ni siquiera la presencia de The Chainsmokers o Major Lazer en el festival de música anexo evitó que las gradas presentaran un aspecto realmente pobre. Y las altas temperaturas que se esperan el domingo hacen que la previsión de público no vaya más allá de los 40.000 espectadores en un recinto con capacidad para más de 250.000. Para que os hagáis una idea aquellos que no sigáis de cerca el automovilismo estadounidense, cuando la NASCAR acudió por primera vez a Indianápolis para un test en 1993 aparecieron 50.000 espectadores.





NASCAR ✔
@NASCAR

One year before the first #Brickyard400, a star-studded lineup of #NASCAR drivers took part in an open test at @IMS. #FlashbackFriday
8:30 PM - Jul 21, 2017



Para 2018 la NASCAR ha previsto un cambio de fechas de la Brickyard 400, que pasará de julio a septiembre como última carrera de su temporada regular. Y si no, la última alternativa parece pasar de competir en el mítico óvalo a su trazado rutero, como ya han decidido hacer con la segunda carrera en Charlotte. Pero parece complicado que la NASCAR remonte el vuelo en un territorio cada vez más hostil.
 

Nicola Romeo

Deidad Alfista

Kasey Kahne regresa a la senda de la victoria en un festival de accidentesl

Héctor Sagués | 24 de Julio de 2017


Ya es oportuno que nuestro compañero Eloy Entrambasaguas muestre una verdad innegable en cuanto a la ausencia de público en Indianápolis con la Brickyard 400 para que la Monster Energy NASCAR Cup Series dé allí una de las carreras más locas y variadas de la temporada. Una masacre de 14 cautions y menos de la mitad de coches en meta es lo que se vio en Indy, dónde Kasey Kahne rompió otra mala racha en 2017 al conseguir su décimo octava victoria (su primera desde agosto de 2014).

Kyle Busch logró sacarle un cuarto de segundo a la competencia en la sesión de clasificación y extendió su dominio en las primeras diez vueltas, llegando a sacar tres segundos a Martin Truex Jr. Jimmie Johnson subió de la última a la 24ª posición tras reemplazar su palanca de cambios y Kyle Larson también ascendió en el pelotón antes de la aparición de la primera caution, fruto del accidente de Corey LaJoie en la vuelta 10. Al poco se desplegó la bandera roja por culpa de la aparición de truenos seguida de una intensa lluvia que paró el evento durante casi dos horas.

Chase Elliott sufrió problemas mecánicos justo antes de la competition caution prevista para la vuelta 30, retirándose poco después con el motor sin vida útil. Kyle Busch ganó el primer segmento con Truex Jr. pegado en el enésimo doblete de Toyotas. Les siguieron los Ford de Ryan Blaney, Kevin Harvick y Joey Logano. Larson era 8º tras salir 25º y Johnson acabó 9º después de partir en la última posición, con los pilotos de Ganassi y Hendrick en ascenso continuo en un circuito propicio para las remontadas a corto y largo plazo.

J.J. Yeley y David Ragan se tocaron en la resalida del comienzo del segundo segmento, dejándose Ragan su participación en la carrera en el muro interior de la curva 2. Durante esa caution, algunos pilotos de la zona media entraron en boxes y llenaron sus depósitos con gasolina suficiente para acabar el segmento, un problema que en teoría afectaría a los punteros. Yeley pincharía un neumático diez giros después, retirándose a su vez de la cita del Brickyard y provocando una nueva bandera amarilla.


Dale Earnhardt Jr. volvió a abandonar una cita de la Cup Series en la siguiente resalida, al golpear a Trevor Bayne y reventar el motor de su Chevrolet en medio de un grupo agitado. Erik Jones y Ryan Blaney encabezaron un pelotón de ocho coches que siguió en pista pero ambos serían rebasados por Kyle Busch y Truex Jr., dominadores del evento y los dos primeros clasificados del segundo segmento. Blaney y Jones acabaron tercero y cuarto respectivamente, aunque fueron cazados por Harvick y Matt Kenseth en la parte final de esa segunda etapa.

Truex Jr. tomó el liderato en la parada en boxes del final del segundo segmento, intercambiando los roles con Kyle Busch pero ambos un paso por delante del resto hasta que Ricky Stenhouse Jr. se fue al muro en la salida de la curva 2 al intentar pasar a Johnson. La ventaja de los líderes era tal que asumieron un riesgo innecesario: Busch tomó el exterior de Truex Jr. en la resalida y el de Furniture Row patinó al intentar mantenerse por delante. Se tocaron ambos en dirección al muro de la primera curva, quedando Busch sin la parte trasera de su Camry y Truex Jr. con el suyo incendiado.

Harvick y Kenseth se pusieron líderes ante la retirada de los principales contendientes del evento, pasando el de Gibbs por el interior al de Stewart-Haas al mantenerse en paralelo en las curvas 1 y 2. Blaney y Logano fueron los primeros de los líderes en pasar por boxes, a falta de 29 vueltas. Les siguieron Clint Bowyer y Denny Hamlin, que sirvieron de referencia un giro antes de las detenciones de los líderes Kenseth y Harvick. La mayoría del pelotón de cabeza pasó por el pit lane pero aún quedaban 14 coches por realizar su última parada.

Brad Keselowski, Johnson y Kahne alargaron al máximo sus paradas en un intento fútil al haberse detenido en la vuelta 102, al final del segundo segmento. Trevor Bayne, Michael McDowell y Aric Almirola eran los tres primeros que pararon en la caution del accidente de Busch y Truex Jr. y optaban a la victoria si podían ahorrar gasolina de forma adecuada y veloz ante el empuje de Kenseth y Harvick. Kenseth adelantó a todos los rivales por posición en 15 vueltas a la vez que Bayne aguantó el chaparrón de recorte de tiempo.


La estrategia de Bayne, McDowell, Almirola y demás pilotos se fue al garete a falta de 12 giros, con un fuerte accidente grupal: Paul Menard patinó en el interior de la curva 4 intentando adelantar a Danica Patrick. Bowyer perdió el control ligeramente detrás de ellos, con la mala suerte de chocar con un Jones que iba a su lado. Kurt Busch colisionó a altas velocidades con el descontrolado Bowyer y con Jamie McMurray. El choque bloqueó la recta de meta y forzó la aparición de la bandera roja.

Todos los líderes decidieron pasar por boxes después, incluyendo los principales favoritos como Kenseth, Hamlin y Harvick. Kahne y Newman siguieron en pista buscando el milagro a falta de siete vueltas aunque se vieron interrumpidos por el accidente de Larson, que chocó con Ty Dillon y con Blaney en plena recta de meta. Keselowski atacó a Kahne en la resalida, manteniendo un nuevo paralelo en el que se les coló Johnson. Pero el heptacampeón perdió el control por el interior de la curva 3 y se empotró contra el muro, dando paso al Overtime.

De nuevo, apareció el descontrol. Nada más darse la resalida Kahne aceleró de forma lenta, organizando una mayor agrupación de los coches y dando paso a una nueva montonera en la recta de meta. Bayne chocó con McDowell y llevó al accidente a Blaney, Austin Dillon, Aric Almirola, Joey Gase y Gray Gaulding. Llegó así una tercera bandera roja que alargó una agonía de seis horas, durante la cual el sol empezó a desaparecer en una búsqueda contrarreloj de un ganador.

Keselowski había pasado a Kahne justo antes del accidente de Bayne, McDowell y compañía, pero el de Hendrick le devolvió la moneda en la primera curva y pasó por el interior. Poco después, Ty Dillon colisionó con un lento Hamlin en la recta trasera y Menard no pudo esquivarles, finalizando la carrera bajo la decimocuarta caution de la tarde. Logró así Kahne el triunfo y un improbable pase al play-off, seguido de Keselowski, Newman, Logano y Kenseth. Matt DiBenedetto y los JTG lograron colarse en el top 10 justo por delante de Danica Patrick (11ª), Cole Whitt (12º), Aric Almirola (13º) y Timmy Hill (14º), supervivientes de una carnicería de récord que acabó siendo una Brickyard 400 más que recordable.

[youtube]http://www.youtube.com/watch?v=gV5rtGH5bjs[/youtube]​

(.............)​
[
 

Nicola Romeo

Deidad Alfista

William Byron aguanta en una carrera alocada

Héctor Sagués | 25 de Julio de 2017


NASCAR tiene una extraña relación con Indianápolis. El Brickyard no ha dado mucha acción al mundo del stock car, forzando el cambio de las curvas de un óvalo hecho para monoplazas en busca de un beneficio casi inexistente. El pasado sábado cambió parte de esa percepción ya que la Xfinity Series disputó al fin una buena carrera en Indy, con cambios de liderato mucho más constantes y una acción en pista mucho más tensa incluso desde el punto de vista estratégico.

Elliott Sadler logró su primera pole position desde 2014 y tomó el liderato en el comienzo de una carrera entretenida gracias al pack de baja carga aerodinámica que agrupó a los pilotos en distinto número. Los cuartetos empezaron a ser protagonistas en la primera parte, destacando Sadler, William Byron, Kyle Busch y Justin Allgaier antes de la competition caution de la vuelta 15. Busch y Paul Menard tomaron la cabeza de carrera en boxes, dónde Brennan Poole hizo trompear a Erik Jones en un malentendido. Byron hizo un gran uso del pack aerodinámico pasando a Kyle Busch poco después de la resalida y ganándole el apretado primer segmento.

Byron puso cuatro neumáticos en su parada y se dejó nueve posiciones ante los que pusieron dos gomas. Ryan Sieg formó un lío por el exterior de la curva 4 al tocar a Spencer Gallagher y recibir el empujón de Blake Koch, para después chocar con Tyler Reddick mientras trompeaba. Mario Gosselin se vio en una situación parecida en la curva 2, provocando el trompo de Garrett Smithley. Los tándems se convirtieron en armas muy útiles en las resalidas, como demostró Allgaier empujando a Joey Logano al liderato en la recta trasera para adelantarle en la curva 3 a falta de ocho vueltas para el final del segundo segmento.

No acabó ahí la pelea, ya que Kyle Busch le tomó el interior a Allgaier y perdió la posición cuando todo indicaba que se pondría líder. Byron, Erik Jones y Logano siguieron el ritmo hasta que a falta de tres vueltas todo se revolucionó: Byron, Allgaier y Logano fueron a boxes para poner neumáticos y gasolina que les ayudasen a llegar al final, sacrificando los puntos de la Stage. Allgaier tuvo una combinación de hechos desastrosos, pasándose de su pit stall y llevándose el cable de una pistola neumática que acabó por partirle la rueda. Sadler, Poole y Daniel Hemric fueron los tres primeros clasificados de un segmento aún más alocado.

Busch volvió a ser el líder en la parte final mientras los 3-wide se convertían en algo habitual en una pista extraña para ello, incluyendo un trío de Byron, Logano y Jones por la segunda posición. El joven de Jr. Motorsports salió vencedor de ese duelo y se fue a por Busch, que le cerró por el exterior en la curva 1 y dejó a Byron vendido ante el grupo de Jones, Logano, Poole, Sadler y compañía. Byron se puso cuarto, aunque ya a dos segundos de unos Busch y Jones escapados que acabaron entrando en boxes para llegar sin problemas de gasolina. A los mecánicos de Jones se les escapó un neumático, costándole un drive-through que le dejaría sin opciones.

Byron y Logano pasaron a Sadler y dirimieron su duelo en cabeza durante unas vueltas. Cuando el de Penske pareció aflojar salió un peleón Menard, que adelantó a los rivales con un ritmo meteórico basado en la conservación adecuada de los neumáticos. Byron aguantó a Menard las últimas cinco vueltas, llegando a hacer zig-zag en las rectas para quitarle el apoyo aerodinámico y logró su tercera victoria de la temporada por apenas una décima. Les siguieron Logano, Sadler y un inteligente Cole Custer.

(.............)​
 

Nicola Romeo

Deidad Alfista

Target no estará con Chip Ganassi en la NASCAR 2018

Héctor Sagués | 29 de Julio de 2017


A lo largo de 28 años, la popular cadena de almacenes Target ha sido el principal patrocinador del equipo Chip Ganassi Racing, tanto en la IndyCar, coches deportivos y NASCAR, en la serie de Stock Car han permanecido juntos por 16 años. Pero esta semana, los propietarios de la firma comercial decidieron salir de la NASCAR al finalizar esta temporada para concentrarse en la Major League Soccer.

La decoración rojiblanca con el círculo a modo de diana es una de las más icónicas dentro del automovilismo norteamericano, por ello sorprende un tanto que decidan apartarse de la categoría con más seguidores en Estados Unidos. Tal movimiento dejaría al Chevrolet número 42 de Kyle Larson sin patrocinador para 2018, situación que tendrá que revertir rápidamente Chip Ganassi, aunque ya pasó por eso en la IndyCar con el coche de Scott Dixon. Sin embargo, es obvia que la relación simbólica entre Chip Ganassi y Target seguramente permanecerá en el subconsciente de muchos fanáticos.

Vía | ESPN
 

Nicola Romeo

Deidad Alfista

Kyle Busch vence en la Cup Series por primera vez en un año

Héctor Sagués | 31 de Julio de 2017


Pocono volvió a la Monster Energy NASCAR Cup Series en poco tiempo, apenas un mes y medio después de su última visita. Ryan Blaney ganó en junio y se llevó al pase al play-off después de adelantar a Kyle Busch en la parte final. Pero al fin los mecánicos y estrategas del #18 actuaron de forma conjunta en el momento oportuno, permitiendo al de Gibbs ganar su primera carrera en 2017 tras varios intentos fallidos. Busch logró su primera victoria en Pocono, la 39ª en la Cup Series y rompió su peor racha de falta de victorias, que se remontaba a la Brickyard 400 del año pasado.

Ya se vio un accidente grupal en la primera vuelta, cuando Matt Kenseth trompeó en la curva 3 intentando pasar a Jimmie Johnson. Ocho coches intentaron esquivar el incidente con relativo éxito, no así Aric Almirola (que se llevó a Michael McDowell), Paul Menard (que arrolló a un Austin Dillon que a su vez chocó con Chris Buescher) y Danica Patrick. Solo Almirola y Matt DiBenedetto sufrieron daños terminales. Kevin Harvick, Joey Logano, Clint Boywer, Jamie McMurray y Chase Elliott entraban en boxes en la vuelta 19, en busca de una primera estrategia más calmada, aunque los líderes Kyle Busch y Martin Truex Jr. seguían sus pasos poco después.

Erik Jones lideró tres giros y le cedió el liderato a Ricky Stenhouse Jr., que aguantó varias vueltas en cabeza hasta que decidió pasar por boxes. Kenseth intentó también mantenerse en pista pero fue rebasado por Kyle Busch y por Truex Jr., que acabaron encabezando el primer segmento en un movimiento habitual. Los Ford de Kevin Harvick, Brad Keselowski y Ryan Blaney siguieron al dúo de Toyota, dividido por una veloz parada de Harvick en boxes que le permitió pasar a Truex Jr.

Un Kenseth con sed de victoria siguió en pista por su estrategia tardía pero fue adelantado por el ciclón Kyle Busch por el exterior de la curva 3 poco antes del choque entre Kasey Kahne y Johnson que envió al heptacampeón al muro de la misma curva. Ryan Blaney tuvo entrar en boxes tras la resalida por un roce severo entre neumático y coche, siendo doblado por los líderes Kyle Busch y Harvick. El de Gibbs y el de Stewart-Haas se mantuvieron al frente hasta que Kyle Larson soltó trozos de su coche en el asfalto del circuito por culpa de problemas en la transmisión, forzando así la aparición de otra caution.

Austin Dillon y Denny Hamlin relanzaron al frente sin neumáticos nuevos por delante de Keselowski y Dale Earnhardt Jr., que pusieron dos gomas en su parada. Kyle Busch intentó superar rápidamente a esos pilotos pero perdió posiciones en una pequeña escaramuza con Keselowski. Hamlin se quedó como líder hasta que empezó a ahorrar gasolina ante un velocísimo Truex Jr., aunque ambos se fueron a boxes a falta de solo cuatro vueltas para el final del segundo segmento. Muchos pilotos prefirieron parar, no así un Clint Bowyer necesitado de puntos que ganó la Stage por delante de Keselowski, Danica Patrick, Kurt Busch y Ryan Newman.


Truex Jr., Hamlin y Kyle Busch tomaron las tres primeras posiciones y se escaparon de los demás, con Bowyer, Earnhardt Jr. y Newman arañando un valioso top 10 para los tres gracias a la diferencia de paradas. Harvick era el perseguidor del trío de cabeza pero prefirió ser uno de los primeros en realizar su última detención por gasolina, junto a Kenseth, Suárez y Bowyer. Logano y Earnhardt Jr. intentaron parar pronto pero no solo fueron doblados por Truex Jr. sino que tuvieron que volver a pasar por boxes, al ser penalizados por pasarse de velocidad en el pit lane.

El líder Truex Jr. decidió hacer su última parada en la vuelta 127, sin embargo solo se encontró complicaciones. Hamlin pasó al de Furniture Row al haber entrado dos giros antes y Harvick también adelantó a Truex Jr. al tener que frenar el #78 en plena curva 3 con otros pilotos que entraron en boxes. Kyle Busch siguió delante y entró en la vuelta 136, buscando la diferencia con los demás en un neumático más nuevo y menos desgastado. Keselowski, Jones, Kahne y Chase Elliott siguieron en pista, buscando alargar su stint hasta que llegó la decisiva detención del Penske y el Furniture Row en la vuelta 142.

Se llegaba así a una pelea a cuatro bandas que duró poco. Hamlin seguía con Harvick y Truex Jr. a su espalda, con Kyle Busch recortando su distancia de cinco segundos gracias a los neumáticos más nuevos instalados en su Camry. Hamlin mantuvo a raya a Harvick hasta que el campeón de 2014 le adelantó en la vuelta 144, a falta de 17 para el final. Kyle Busch ya había pasado a Truex Jr. y se enganchó a los hombres de cabeza, consiguiendo que el liderato de Harvick durara apenas dos curvas. Busch empujó a Harvick en plena curva 3 y apartó al de Stewart-Haas de un liderato que agarró con solvencia; Hamlin también aprovechó la situación y se puso segundo.

La mejor goma del piloto de Gibbs hizo el resto y para cuando Harvick volvió a adelantar a Hamlin, Busch tenía un colchón de tres segundos que no hizo más que aumentar. Logró así Kyle Busch su primera victoria en un año y su primera en Pocono, uno de los dos circuitos en los que el piloto de Las Vegas no había triunfado en una cita de la Monster Energy NASCAR Cup Series. Harvick, Truex Jr., Hamlin y Keselowski completaron el top 5 delante de un meritorio Bowyer en la primera carrera en la que los seis Toyota punteros lograron estar entre el top 10.

(................)​
 

Nicola Romeo

Deidad Alfista

Target no estará con Chip Ganassi en la NASCAR 2018

Humberto Gutiérrez | 29 de Julio de 2017


A lo largo de 28 años, la popular cadena de almacenes Target ha sido el principal patrocinador del equipo Chip Ganassi Racing, tanto en la IndyCar, coches deportivos y NASCAR, en la serie de Stock Car han permanecido juntos por 16 años. Pero esta semana, los propietarios de la firma comercial decidieron salir de la NASCAR al finalizar esta temporada para concentrarse en la Major League Soccer.

La decoración rojiblanca con el círculo a modo de diana es una de las más icónicas dentro del automovilismo norteamericano, por ello sorprende un tanto que decidan apartarse de la categoría con más seguidores en Estados Unidos. Tal movimiento dejaría al Chevrolet número 42 de Kyle Larson sin patrocinador para 2018, situación que tendrá que revertir rápidamente Chip Ganassi, aunque ya pasó por eso en la IndyCar con el coche de Scott Dixon. Sin embargo, es obvia que la relación simbólica entre Chip Ganassi y Target seguramente permanecerá en el subconsciente de muchos fanáticos.

Vía | ESPN
 
Arriba