NASCAR

Nicola Romeo

Deidad Alfista

Ricky Stenhouse Jr. es el mejor al final del día

Héctor Sagués | 8 de Mayo de 2017


Por una vez, el titular no es una ironía y se convierte en una verdad inapelable: Ricky Stenhouse Jr. es al fin ganador de una carrera de la Monster Energy NASCAR Cup Series. El bicampeón de la Xfinity Series era uno de los nombres más encallados en los últimos años, siempre en busca del desquite de una reputación llena de accidentes y coches de nivel medio. Sin embargo, el mediático piloto de Roush Fenway Racing ha dejado de ser solo la accidentada pareja de Danica Patrick y consiguió en Talladega su primera victoria en el máximo campeonato de stock car a nivel mundial. De paso rompió la racha negativa de su equipo, que no vencía desde junio de 2014.

Stenhouse Jr. logró una sorprendente pole position el viernes y salió al frente de una carrera que no fue tan cómoda como pueda parecer para sus intereses. El grupo llegó a colocarse en cuatro filas durante varias vueltas, aunque no todos los pilotos punteros se pusieron en la parte alta. Denny Hamlin, Clint Bowyer y Ryan Newman se fueron hacia atrás y dejaron un cómodo liderato al cuarteto de Ford formado por Stenhouse Jr., Brad Keselowski, Kevin Harvick y Joey Logano. Stenhouse Jr. se dejó pasar para quitar una bolsa que se le había colado en el radiador y provocó un pequeño desorden que casi desembocó en accidente tras un choque entre los Ganassi de Kyle Larson y Jamie McMurray. Sería Larson el causante de la primera caution al rozar el muro con un pinchazo provocado en el toque con McMurray.

Bowyer no puso neumáticos en su parada y salió primero de boxes, controlando a Harvick y a Kyle Busch desde la parte interior del circuito. Siguieron los Toyota buscando su momento, con Busch recibiendo la ayuda de Martin Truex Jr. para ponerse primero y Bowyer en los alrededores del top 10. Keselowski era el único Ford que aguantaba el empuje de los coches nipones y se puso líder en la vuelta 34, solo para llevarse una bolsa por el camino. Ryan Blaney y Kurt Busch acudieron al rescate de Keselowski, que no cedió la cabeza de carrera y ganó el primer segmento por delante de Stenhouse Jr., Kyle Busch, Truex Jr. y Trevor Bayne.

Realizó Hamlin su parada antes del final de la primera parte para liderar con una estrategia que no les funcionó a sus compañeros Matt Kenseth y Daniel Suárez, sancionados por parar en boxes demasiado tarde. Kyle Busch y Truex Jr. mantuvieron a los Camry en las tres primeras posiciones hasta que Reed Sorenson pinchó un neumático y se fue al muro del triovalo de Talladega. Bayne, Ryan Newman, David Ragan y Ty Dillon no pasaron por boxes y el de Childress tomó la punta, siendo rápidamente desplazado por Hamlin, Harvick y un incombustible Dale Earnhardt Jr. El ídolo de la afición perdería su posición de privilegio, no así Hamlin y Harvick, primero y segundo respectivamente al final de la segunda parte. Blaney, Truex Jr y Johnson completaron el top 5.


Hamlin, Erik Jones y Keselowski pusieron dos neumáticos en su paso por el pit lane, a diferencia de los cuatro habituales. Kenseth hizo la misma estrategia que Hamlin tras el primer segmento y paró antes de la finalización del segundo, tomando el liderato ante las paradas de sus rivales. Harvick y Jimmie Johnson atacaron al comienzo del último segmento, en una carrera dominada en buena medida por los Ford. Los Hendrick y los Ganassi hicieron sus paradas definitivas en bandera verde en la vuelta 145. Los Furniture Row y Suárez entraron en la 146, mientras que los otros tres Gibbs lo hicieron en la 147. Se formó así un pelotón de 12 Ford comandado por Logano y Keselowski, que decidió entrar en boxes en la vuelta 150.

La estrategia de los coches del óvalo no funcionó y la parada tardía de los Ford les hizo perder tiempo, saliendo por detrás del top 10. Kyle Busch pasó a ser el líder del quinteto Toyota al frente, por delante de Hamlin, Truex Jr., Jones y Kenseth. Chase Elliott y Logano ascendieron en el grupo de cabeza hasta el primer trompo de la carrera, cortesía de Ryan Blaney. El de Wood Brothers se vio arrinconado por Keselowski y el doblado Gray Gaulding, y al levantar el pie para evitar daños mayores chocó con Stenhouse Jr. Algunos pilotos pasaron por boxes en esa caution a falta de 26 vueltas para el final, en una arriesgada decisión estratégica.

[youtube]http://www.youtube.com/watch?v=o0VJUzNGtzk[/youtube]​

Kyle Busch resalió bien desde el primer puesto con la presión de Elliott encima, pero nadie contaba con la súbita aparición de A.J. Allmendinger, que pasó de octavo a tercero gracias a los empujones de Earnhardt Jr. Allmendinger pasó a presionar a Elliott e hizo trompear al #24 en medio del grupo, provocando el Big One. 18 coches se vieron involucrados en el gran accidente, entre ellos Harvick, Keselowski, Truex Jr., Jones, Bayne, Kurt Busch, Danica Patrick y Austin Dillon, además de los mencionados Elliott y Allmendinger. Kyle Busch mantuvo la calma con dos cautions más: Landon Cassill se apartó en la resalida de las 10 últimas vueltas por un problema mecánico y aparcó su Ford en un acceso de la curva 4. Un malentendido posterior a 3 giros del final envió a Newman al muro de la recta trasera y forzó el Overtime.

En el decisivo periodo de dos vueltas la buena resalida de Busch no fue suficiente. El pequeño hueco que abrió el de Gibbs generó un mayor rebufo que aprovechó Stenhouse Jr. para adelantarle en la entrada de la curva 3. El Toyota y el Ford siguieron en paralelo hasta que el #17 logró escapar de los demás y cerró todos las puertas que se les abrieron a Busch y un rapidísimo McMurray. Stenhouse Jr. logró así su primera victoria por delante de McMurray, Busch, Aric Almirola y Kasey Kahne. Kurt Busch y Keselowski fueron sexto y séptimo respectivamente al salir casi ilesos del Big One, con top 10 sorpresivos para Paul Menard y David Ragan. Lograron acabar en el top 20 nombres poco habituales como Cole Whitt, Matt DiBenedetto, Gray Gaulding y un invitado Elliott Sadler.

(.............)​
 

Nicola Romeo

Deidad Alfista

Aric Almirola gana una loca carrera de Xfinity en Talladega

Héctor Sagués | 10 de Mayo de 2017


Talladega es el gran circuito de limpieza de NASCAR. El trazado de Alabama es el más largo y probablemente peligroso de los campeonatos de stock car, pero sus carrera dejan emoción y un par de accidentes que suelen rozar la comicidad y la tragedia al mismo tiempo. La Xfinity Series solo va una vez al año a Talladega aunque el desarrollo de la acción suele bastar para ver una competición entretenida y con vencedores más variados que en la Cup Series (aunque no podemos decir lo mismo de este pasado fin de semana).

Blake Koch logró la pole position pero fue absorbido rápidamente por el hambriento pelotón. Ben Kennedy y Kasey Kahne se alternaron el liderato en las primeras vueltas, en las que Elliott Sadler tocó el muro de la recta trasera después de un mal empujón de Joey Logano. Ray Black Jr. fue el causante de la primera caution al romper su motor tras tan solo 8 giros, aunque eso no impidió ver el primer Big One al final del segmento: Brennan Poole chocó con Matt Tifft y con Daniel Suárez. El choque entre el mexicano y William Byron desembocó en un accidente múltiple en la recta trasera en el que se quedaron Daniel Hemric y Brandon Jones.

[youtube]http://www.youtube.com/watch?v=UUHhL62kjUgk[/youtube]​

Aric Almirola ganó el primer segmento y se mostró muy fuerte en la pista de Alabama. El paso por boxes bajo bandera amarilla puso en el liderato a Michael Annett, que fue consiguientemente desplazado en la resalida. Logano y Ty Dillon pelearon por el primer puesto antes de la aparición tardía y efectiva de Justin Allgaier, que acabó ganando ese segundo segmento por delante de Dillon y de Kasey Kahne. Almirola acabó provocando el segundo Big One de la tarde, al empujar a Ryan Reed y hacerle trompear en la curva 1. Brendan Gaughan no pudo evitar a Reed y Cole Custer se despistó intentando esquivar a los coches trompeados, haciendo que se accidentaran Chris Cockrum y un desafortunado invitado en Scott Lagasse Jr.

[youtube]http://www.youtube.com/watch?v=IrM4ORXFzec[/youtube]​

Las estrategias en boxes vieron más variedad de la prevista, ya que Allgaier mantuvo el liderato sin cambiar neumáticos. Erik Jones, Kennedy y Ty Dillon decidieron poner 2, mientras que Logano, Almirola y Kahne instalaron los 4 habituales. Allgaier, Jones y Almirola lucharon durante cinco giros hasta que Kahne se puso líder y estableció la temida y aburrida fila de a uno. Kahne, Allgaier y Logano decidieron pasar por boxes en la vuelta 71, pensando en un posible final apretado en cuanto a consumo de gasolina. Jones y Almirola entraron en la 72 y cedieron el liderato a un particular grupo encabezado por el ex campeón de Xfinity Jeff Green, Suárez, J.J. Yeley y Wallace Jr.

Suárez y Wallace Jr. se habían descolgado tras verse involucrados en el accidente de la vuelta 20, mientras que Green buscaba un top 10 milagroso con un coche de circuitos ruteros, para nada adaptado a las necesidades de un circuito restrictor plate como Talladega. Ese grupo paró en la vuelta 90, dejando en cabeza a Allgaier, Jones, Annett y Sadler. Los antaño líderes Almirola y Kahne se habían descolgado y tenían que ir juntos para evitar ser doblados. Logano se apartó de la primera posición para quitarse un trozo que se le había quedado en la parte delantera y no pudo reengancharse, mientras que Ty Dillon perdió todas sus opciones al pinchar un neumático y pasar por boxes otra vez.

Pero la concepción de la carrera cambió por completo en la vuelta 98, cuando salió la caution por un trozo de coche situado en la recta de meta. Allgaier y Sadler se ayudaron mutuamente en la resalida, mientras Logano y Almirola pararon en boxes y subieron con ayuda y un neumático más fresco (hecho poco importante en Daytona y Talladega). Logano se puso líder en solitario hasta que Almirola empujó lo suficiente a Erik Jones para que el de Toyota tomara la punta. Logano y Jones acabarían relegados en lo que acabó siendo un ataque prontío de los pilotos de Penske y Gibbs y Almirola tomó un liderato que no soltó. Sadler acabó segundo tras su golpe inicial, mientras que Logano, Kennedy y Jones completaron el top 5. Annett y Allgaier perdieron posiciones en el loco final, mientras Jeff Green arañó un valioso top 10.

(.............)​
 

Nicola Romeo

Deidad Alfista

Martin Truex Jr. gana la carrera más caótica del año hasta la fecha

Héctor Sagués | 16 de Mayo de 2017


La Go Bowling 400 de Kansas fue la perfecta metáfora de la temporada de la Monster Energy NASCAR Cup Series. 15 caution iluminaron la primera carrera nocturna de 2017, en una caótica mezcla de pinchazos, accidentes y algunos pilotos con errores repetidos. Martin Truex Jr. y Ryan Blaney dominaron el fin de semana, llevándose el #78 su segunda victoria del año y mostrando una vez más su candidatura a luchar por la victoria en prácitcamente cualquier fin de semana. Truex Jr. garantiza su pase al play-off por el título y sigue siendo el mejor Toyota.

Blaney hizo historia al salir desde la pole position, logrando la primera pole de Wood Brothers desde 2004 (Ricky Rudd en Talladega) y la primera en un circuito no restrictor plate desde 1984 (Buddy Baker en Atlanta). Blaney aguantó el exterior a Joey Logano, que perdió seis posiciones en el arranque de la carrera. Pero la alegría del liderato le duraría poco al de Ford, relegado tras apenas 10 vueltas ante un Truex Jr. que sigue siendo uno de los mejores pilotos en los circuitos de milla y media. El de Furniture Row pasó al #21 por el exterior de la curva 2 y se distanció un segundo en apenas tres giros.

Landon Cassill golpeó el muro en tres ocasiones durante el primer segmento, dos de ellas motivo de caution y alteró un poco las estrategias de los hombres de cabeza. Kevin Harvick y Ty Dillon no pararon en boxes en la segunda bandera amarilla, con resultados opuestos: Harvick aguantó en primera posición, mientras Dillon fue absorbido por el pelotón y trompeó tres vueltas después de la resalida. Cayó en picado Harvick en el siguiente relanzamiento, acabando esa primera parte en séptima posición. Kyle Busch hizo valer sus buenas resalidas para ganar el primer segmento, por delante de Truex Jr., Blaney, Kyle Larson y Brad Keselowski.

Truex Jr. retomó el liderato en boxes y se escapó de nuevo en el comienzo del segundo segmento, en el que su compañero Erik Jones trompeó desde un digno top 10. Jimmie Johnson provocó otra caution al tocarse con Kurt Busch, pinchando y dejando un trozo de su frontal en la pista de Kansas. Los problemas de neumáticos y de agarre seguían con las paradas prontías de Ricky Stenhouse Jr., Keselowski (que además fue penalizado al pasar por demasiados pit stalls) y de Kurt Busch tras un toque con el muro de la curva 4.

Dos accidentes separados de Corey LaJoie y Gray Gaulding dieron más movimiento a la carrera, ya disputada de noche después de comenzar con la puesta de sol. Gaulding volvió a golpear el muro a la vez que Ryan Newman rompía el motor de su Chevrolet, aunque ninguno de sus problemas dio paso a una caution y el caótico segundo segmento finalizó sin más interrupciones. Blaney venció la segunda parte, aprovechando su pole position para ponerse líder en boxes en un par de ocasiones (el poleman tiene la prioridad de elegir su pit stall y casi todos seleccionan el primer puesto). Le siguieron Larson, Truex Jr., Jamie McMurray y Kyle Busch.


Blaney siguió en primera posición pero no tardó en ser adelantado por Truex Jr. en solo diez vueltas de bandera verde, en una situación exactamente igual a la del comienzo de la carrera. El de Furniture Row volvió a mandar con mano de hierro, sacando dos segundos al de Wood Brothers en poco tiempo, hasta que llegó el choque entre Paul Menard y A.J. Allmendinger, que forzó la décima caution en un circuito ya de por sí conflictivo. La resalida de la vuelta 200 vio uno de los accidentes más graves del año: Joey Logano perdió el control de su Ford al romper un disco de freno y chocó con Danica Patrick, impactando ambos contra el muro de la curva 1. Aric Almirola no pudo reducir la velocidad lo suficiente e impactó contra el coche de Logano, rompiéndose una vértebra. La bandera roja permitió al equipo de asistencias sacar a Almirola de su coche y trasladarle a un hospital.

La competición se reanudó con Blaney como líder, seguido de Truex Jr. y de Larson. El piloto de Ganassi perdió posiciones con Kyle Busch y con un renacido Harvick. Un segundo trompo de Jones originó un nuevo lío estratégico, ya que Dale Earnhardt Jr., Trevor Bayne, Michael McDowell y Chris Buescher decidieron no pasar por boxes en esa caution. Bayne aguantó un poco en resalida con neumáticos viejos, pero su esfuerzo no tuvo recompensa ante el empuje de Blaney, Kyle Busch, Truex Jr. y Harvick. Truex Jr. resalió noveno tras una mala parada y adelantó a todos los que intentaron buscar una estrategia distinta para presionar a Blaney.

Se estableció un tercer duelo entre los dominadores de la carrera, que volvió a vencer Truex Jr. con un adelantamiento a falta de 25 giros para el final. Corey LaJoie se accidentó delante de los líderes poco después, en lo que fue la decimotercera caution de la noche. Jones tomó el liderato al no hacer su parada, siendo adelantado sin problemas por los demás pilotos y trompeando a falta de 9 vueltas tras un empujón de Ty Dillon; era el tercer trompo en un evento de pesadilla para el #77. No sería el último incidente en pista, ya que Denny Hamlin chocó con Kurt Busch en la siguiente resalida y ambos enviaron a Johnson al apron en pleno trompo. Los pilotos de Hendrick y Stewart-Haas arruinaron así un día con muchos adelantamientos y un par de penalizaciones para Johnson y un posible top 10 que consolidase la mejora de Busch.

Ninguno de esos accidentes afectó a Martin Truex Jr., que aprovechó la pelea final entre Keselowski, Blaney y Harvick para sacar unos metros decisivos y ganar su segunda carrera de la temporada. Segundo fue el de Penske, en una reseñable remontada y constante remontada. Harvick, Blaney y Kyle Busch completaron el top 5. Destacable actuación de Daniel Suárez, que acabó séptimo y se mantuvo en pelea por el top 10 durante buena parte del evento, y los top 20 de Michael McDowell (13º) y David Ragan (17º), que fueron los que mejor sortearon la multitud de caos general que se volvió a vivir en Kansas.

(.............)​
 

Nicola Romeo

Deidad Alfista

Kyle Busch intenta encarar su temporada venciendo la All-Star Race

Héctor Sagués | 23 de Mayo de 2017


Kyle Busch ya ha despertado de su letargo invernal. Si en 2015 una lesión dejó al piloto de Joe Gibbs Racing fuera de combate durante tres meses, el comienzo de 2017 no ha sido mucho mejor tras varias victorias perdidas. La All-Star Race se convirtió de forma involuntaria en una carrera de desahogo y de consolidación del producto, y Busch aprovechó la oportunidad de una gran resalida final para vencer el evento de las estrellas por primera vez y adjudicarse un millón de dólares. Es además la primera victoria del de Las Vegas en el circuito de Charlotte, uno de los dos trazados dónde nunca había ganado en la Cup Series.

El Monster Energy Open fue el evento de apertura, en el que cuatro pilotos (los tres ganadores de segmentos más el favorito del público) pasarían a la All-Star Race tras 50 giros y se unirían a los 16 ya clasificados. Clint Bowyer ganó el primer segmento de forma contundente, mientras que Ryan Blaney aguantó a Chase Elliott para vencer el segundo. Todos los pilotos pasaban por boxes al finalizar los pequeños stint de 20 vueltas, pero Landon Cassill no lo hizo buscando el milagro final y su mala resalida hizo que Elliott se lo llevase por delante.

No sería el último incidente, ya que Elliott buscó la victoria en la tercera y definitiva parte. Daniel Suárez se mantuvo como líder con un coche mucho más suelto que el de Hendrick, hecho que les dejó a merced de Erik Jones hasta que el de Furniture Row intentó el imposible y pisó la hierba interior del trióvalo. Jones dañó el frontal de su Toyota y acabó trompeando. Suárez ganó a Elliott, adelantando por Austin Dillon en los últimos compases, aunque el #24 acabaría entrando en la All-Star gracias al voto de los aficionados. Destacables top 5 de Regan Smith como sustituto del lesionado Aric Almirola y de Danica Patrick tras un toque con Trevor Bayne.

[youtube]http://www.youtube.com/watch?v=pb_9Qp1BsBs[/youtube]​

Llegaba pues la All-Star Race con su enésimo cambio de formato anual: se dejaban las más de 100 vueltas y todo se comprimía a 70 giros, con tres etapas de 20 vueltas y una última de tan solo 10. Kyle Larson salía desde la pole position y dominó los dos primeros segmentos sin demasiada oposición. Kyle Busch, Kevin Harvick y Jimmie Johnson parecían los únicos con la capacidad de detener al Ganassi, llegando Johnson y Denny Hamlin a poner los neumáticos blandos experimentales de color verde que Goodyear llevó al evento. Johnson pasó de cuarto a segundo, pero acabó perdiendo más tiempo del que ganó con respecto a Larson. Fueron dos partes calmadas que vieron el único abandono de Matt Kenseth por culpa de una fuga de aceite.

Bowyer y Blaney habían ganado dos de las etapas del Open y solo pusieron dos neumáticos para intentar ir a la fase final de la All-Star (dónde solo podían competir los diez mejores pilotos, mediante la suma de sus posiciones en los tres primeros segmentos). La jugada no les salió bien, ya que Bowyer fue rápidamente adelantado a pesar de poner gomas blandas y Blaney solo aguantó el liderato dos vueltas ante el empuje de Johnson. El #48 se llevó la tercera parte por delante de los peleones Stewart-Haas de Harvick y Kurt Busch. Ryan Newman supuso el segundo y último abandono después de chocar con Hamlin.

Brad Keselowski pasó a la parte final de forma anónima y fue el único piloto que no pasó por boxes. También se equivocó el de Penske, sobrepasado por todos sus rivales y chocándose con Larson y Hamlin. Kyle Busch le juzgó la resalida a la perfección y saltó de la tercera a la primera posición que no soltaría. Larson se quedó sin tiempo para luchar por la victoria, aunque ejecutó un gran adelantamiento sobre Johnson en la última vuelta para ser segundo. Kurt Busch y Jamie McMurray completaron el top 5 de una carrera que hizo a Kyle Busch un poco más rico, y quizá más motivado de cara a futuras competiciones.

(.............)​
 

Nicola Romeo

Deidad Alfista

Kyle Busch recupera sensaciones en la Camping World Truck Series

Héctor Sagués | 25 de Mayo de 2017


Kyle Busch ha empezado su proceso de recuperación en 2017. La victoria en la All-Star Race puede suponer un punto de inflexión para el piloto estrella de Toyota, aunque la victoria en el evento de los mejores pilotos se vio complementada con anterioridad por dos triunfos en las dos últimas citas de la Camping World Truck Series. El campeonato de pick-ups regresó a los circuitos después de su largo parón mensual con dos carreras llenas de incidentes, que afectaron incluso a algunos de los principales protagonistas del campeonato.

El renovado asfalto de Kansas lleva dando emoción desde hace años y no cedió en su carrera de Trucks anual. Un reventón de Wendell Chavous vio una primera caution en cuya resalida trompeó Grant Enfinger. No tardó ni una vuelta en volver la caution por el trompo de Stewart Friesen y su posterior choque con Jordan Anderson, antes de un segundo accidente definitivo de Chavous y de la detención mecánica de Travis Miller. Cinco cautions en total en un primer segmento repleto de problemas que lideró Kyle Busch seguido de Christopher Bell y de Johnny Sauter.

Cinco pilotos no pararon al final del segmento al haber pasado por boxes en cautions anteriores, tomando Enfinger el liderato junto a Brett Moffitt. Noah Gragson reventó un neumático y éste se despegó para caer en el asfalto, provocando otra bandera amarilla justo cuando Bell intentaba pasar al líder Enfinger. Consiguió Bell su objetivo en la resalida, escapándose junto a su jefe Busch y un sorprendente Ben Rhodes. Busch acabó pasando a su pupilo y ganó también el segundo segmento.

Rhodes peleó intensamente con Busch por la primera posición, con un trompo de Travis Miller, un accidente de Ross Chastain y un trompo del bicampeón Matt Crafton como breves interrupciones. Bell paró en boxes antes de la caution de Chastain y tuvo que tomar el wave-around, perdiendo así sus opciones de victoria. Rhodes mantuvo a Busch en paralelo durante tres giros y le pasó limpiamente. Parecía que el de ThorSport iba encaminado hacia su primer triunfo en NASCAR, pero su motor cedió a falta de solo ocho vueltas para el final. Busch se acabó imponiendo a Sauter, John Hunter Nemechek, un recuperado Bell y un irregular Chase Briscoe.


Bell y Busch tomaron un cómodo doblete en los primeros metros de la cita de Charlotte, la semana siguiente, aunque a Bell le duró poco la alegría por culpa de un pinchazo. Un trompo de Austin Hill fue el único incidente de un segmento cómodo hasta el reventón de Austin Cindric. Busch mandó por delante de Chase Briscoe, que acabó cayendo de la segunda a la quinta posición al ser relegado por Johnny Sauter, John Hunter Nemechek y Matt Crafton. Nemechek, Grant Enfinger y Brett Moffitt no pusieron neumáticos nuevos en su parada y asumieron los puestos de cabeza del grupo, ya que seis pilotos más siguieron en pista.

La estrategia les aguantó 14 vueltas, en las que Parker Kligerman adelantó a Ross Chastain antes de ser pasado a su vez por Sauter, el mejor de los que acababan de parar en boxes. Poco después, la caution salía por el peculiar incidente de Kaz Grala, a quien se le despegó la parte trasera de su vehículo, encallada en el pequeño alerón de su Chevrolet, tras un choque con Brandon Jones. Busch acabó venciendo igualmente el segundo segmento, al aprovechar una intensa pelea por el primer puesto entre Sauter y Crafton, todo ello después de un segundo accidente de Grala.

Bell ya iba segundo en la parte final, en una gran remontada ayudada por buenas resalidas y múltiples accidentes, como el paso por la hierba con pinchazo incluido de Norm Benning o el toque entre Austin Wayne Self y Regan Smith que envió a éste último al muro de la recta de meta. Busch siguió en cabeza ante Bell, con Crafton y Sauter luchando por el tercer puesto hasta que Matt Mills trompeó a falta de siete vueltas para el final. Nada de eso cambió al líder, que venció por segunda semana consecutiva. Le siguieron Sauter, Bell, un peleón Ryan Truex y un Timothy Peters de despedida.

La Camping World Trucks Series volvió con su dosis habitual de accidentes y constante emoción que dejan una baja sensible, la de Red Horse Racing. El equipo de Peters y Moffitt cierra sus puertas por falta de patrocinio y no correrá en las próximas carreras a la espera de quitarse a la mayoría de sus empleados y de un posible inversor. No estará pues este equipo en el ocupado mes de junio, en el que la Trucks tendrá cuatro carreras consecutivas en Dover, Texas, Gateway y Iowa, cuatro circuitos diferentes entre sí.

(.............)​
 

Nicola Romeo

Deidad Alfista

Will Power piensa en la NASCAR y en el Double Duty

Humberto Gutiérrez | 26 de Mayo de 2017


El piloto australiano del Team Penske asomó la posibilidad de afrontar el reto de competir en la NASCAR en un futuro cercano, con la opción de realizar el Double Duty, que sería competir el mismo día en las 500 Millas de Indianápolis, en la IndyCar, y la Coca Cola 600 en la NASCAR, proeza que solo ha completado Tony Stewart en el año 2001. Reciéntemente, año 2014, Kurt Busch lo intentó, finalizó sexto en la Indy 500, pero no pudo terminar la carrera en Charlotte. John Andretti y Robby Gordon también quisieron realizar la hazaña mas no la completaron.

Power considera que puede aprovechar la conexión entre la IndyCar y la NASCAR que le pudiera facilitar el Team Penske para hacer una transición sin mayores problemas. Además, pilotos como Dario Franchitti y Juan Pablo Montoya han demostrado que se puede ser competitivo en monoplazas y en stock car de un año para otro. En sus declaraciones, el australiano indicó que ya le había planteado a Roger Penske participar en algunas carreras de la NASCAR, a lo que el dueño del equipo respondió que una vez que fuera campeón de la IndyCar y ganara las 500 Millas de Indianápolis entonces se sentaría a hablar con él sobre tal posibilidad. Power ya fue campeón de la Serie de monoplazas en 2014, queda pendiente entonces ganar en Indianápolis.

“ ”
Estoy enfocado en la IndyCar, pero sí he pensado en la NASCAR, sería genial, me encanta pilotar coches stock. De ir allá tiene que ser con el equipo correcto. Ya he hablado con Roger Penske para tener esa oportunidad. Ya veremos.

Vía | Racer
 

Nicola Romeo

Deidad Alfista

Austin Dillon devuelve el #3 al Victory Lane

Héctor Sagués | 29 de Mayo de 2017


Regresó la Monster Energy NASCAR Cup Series a la carrera más larga del año, una Coca-Cola 600 cuyos duelos en pista se convirtieron en una decisión estratégica que volvió a ver el apuro del ahorro de gasolina. Y al igual que en Phoenix, el equipo de Richard Childress fue el que se benefició para conseguir la victoria, en este caso con Austin Dillon. El piloto de Carolina del Norte enmendó su mal comienzo de temporada con una inteligente actuación final en su carrera de casa, consiguiendo su primera victoria en la Cup Series, la primera del #3 desde octubre del año 2000 (con Dale Earnhardt sénior) y convirtiendo 2017 en el primer año con triunfos de más de un piloto de Childress desde 2011.

Kyle Busch le robó el liderato al poleman Kevin Harvick en la salida, antes de una competition caution que llegó antes de tiempo por el reventón de motor de Jeffrey Earnhardt. Nada más salir la caution, Chase Elliott tuvo que aflojar por culpa de un incendio en su Chevrolet y Brad Keselowski no le vio a tiempo, acabando la acción en un violento choque entre el Hendrick y el Penske. Harvick pasó a Busch en la parada en boxes que siguió y aguantó los ataques del de Gibbs hasta que decidió pasar por boxes en bandera verde 40 vueltas después.

No contaban los hombres de cabeza con la presencia de Martin Truex Jr. El de Furniture Row lideró 392 de las 400 vueltas en la Coca-Cola 600 de 2016 y asumió el liderato al parar bastante pronto y ejecutar unas grandes vueltas de salida de boxes. Pero no fueron las suficientes para impedir el avance de un Kyle Busch que ganó el primer segmento por delante de Truex Jr., Harvick, Jimmie Johnson y Matt Kenseth. Kyle Larson salía penúltimo y no tardó en escalar posiciones en el ocupado pelotón, finalizando sexto en esa primera parte.

Truex Jr. se escapó en la resalida siguiente, asumiendo un cómodo liderato sobre un Harvick lento que fue adelantado por Johnson y acabó pinchando un neumático. Poco después, Matt DiBenedetto se fue al muro en la curva 2 y provocó una caution durante la cual llegó la temida lluvia que amenazó durante la jornada. Pasó por Charlotte una tormenta que detuvo la carrera durante una hora y 40 minutos. Tras el parón se estableció un interesante duelo por la cabeza entre Truex Jr. y Johnson, los dos mejores pilotos en circuitos de milla y media como Charlotte.

Danica Patrick chocó contra el muro y dio salida a una nueva caution en la que Paul Menard no paró y decidió ponerse líder, solo para ser adelantado rápidamente por Truex Jr., Johnson, Kenseth y el resto del pelotón hasta quedarse aún más lejos de lo que estaba. Mantuvo Truex Jr. la primera posición al final del segundo segmento, en el que acabó por delante de Johnson, Kenseth y los hermanos Busch. La rotura del eje de Ryan Blaney dejó al de Wood Brothers a cinco vueltas de los líderes y sin la posibilidad de lograr un más que factible top 10.


Johnson resalió mal y cayó del segundo al sexto puesto aunque no tardó en ascender adelantando a los Busch y a Jamie McMurray. La ronda de paradas bajo bandera verde iba a producirse sin incidentes hasta que Ty Dillon rompió el motor de su Chevrolet en plena curva 3 y dejó aceite en el que trompeó Harvick. Kyle Larson chocó dos veces con el muro en la vuelta 292, provocando otra caution que alteró parte del orden: Ricky Stenhouse Jr. no paró y perdió muchas posiciones, dejándo la victoria del novedoso tercer segmento a Hamlin, que salió primero del pit lane y encabezó el quinteto Toyota ante Kyle Busch, Kenseth, Truex Jr. y Jones.

Busch pasó en la resalida a un Hamlin que perdió seis puestos. Truex Jr. se enganchó a la parte trasera de su compañero de marca, aunque no pudo pasarle en pista y debió esperar al golpe de Danica Patrick a falta de 71 vueltas para el final. El #78 se impuso al regresar la bandera verde y en pocos giros sacó un segundo y medio a Kyle Busch, que debía defenderse de la presión de su hermano Kurt y de Kenseth. La parte final de carrera se presentaba apretada por el posible ahorro de gasolina y algún intento de intentar llegar hasta el final sin pasar por boxes.

El cambio estratégico generaba movimientos, con McMurray, Hamlin, Truex Jr., Kyle Busch, Kenseth, Kurt Busch y Harvick parando a más de 30 vueltas para el final. Solo ocho pilotos no pararon en ese intervalo, tomando Johnson el liderato por delante de Austin Dillon y Joey Logano. Truex Jr. rodaba muy rápido y remontaba posiciones en medio de un pelotón revolucionado. Johnson gestionaba bien el liderato, pero se vio obligado a aflojar más para intentar llegar a meta; Dillon le recortaba la distancia en busca de su primer triunfo en la Cup Series.

Logano se rindió y paró a falta de seis vueltas, mientras Landon Cassill se accidentaba a cuatro del final sin intervención de la caution. Johnson se quedó sin gasolina a falta de una vuelta y media y le cedió la primera posición a Dillon, que aguantó con el suficiente ritmo para imponerse al grupo Toyota de Kyle Busch, Truex Jr., Kenseth y Hamlin. Erik Jones y Daniel Suárez fueron séptimo y undécimo respectivamente, cuajando ambos una carrera sólida, mientras que Johnson finalizó decimoséptimo después de su fallido intento final.

(.............)​
 

Nicola Romeo

Deidad Alfista

Ryan Blaney vence de nuevo en la Xfinity Series

Héctor Sagués | 1 de Junio de 2017


No es normal que un campeonato de NASCAR se tome un prolongado descanso, pero la Xfinity Series siempre suele calmarse un poco en primavera antes de afrontar un ocupado verano. Igual que sus vecinos de la Camping World Truck Series solo compiten tres veces entre febrero y abril, la segunda categoría tiene un parón más corto en mayo finalizado con la cita de Charlotte, mucho más interesante de lo que se podía preveer vistas las circunstancias.

Cuatro cautions coronaron el primer segmento. Ryan Reed chocó dos veces con el debutante Christopher Bell, Cale Conley trompeó en solitario y Carl Long pinchó un neumático y se fue al muro en la resalida del incidente de Conley. Kevin Harvick lideró esa primera parte al pasar a un Justin Allgaier que no tuvo ritmo desde la pole position. Ryan Blaney ganó el segundo segmento, mucho más calmado, por delante de Denny Hamlin y de los hermanos Austin y Ty Dillon. Brad Keselowski llegó pronto al top 10 después de salir penúltimo (39º).

Blaney siguió en cabeza en la segunda mitad de carrera, en la que recibió los ataques de Harvick y de un sorprendente Darrell Wallace Jr. que buscaba dar un golpe de efecto en su buena temporada. Wallace Jr. llegó a ser líder durante tres vueltas en la resalida del trompo de Spencer Gallagher hasta que le pasaron Blaney y Harvick. Los dos dominadores se pondrían en paralelo en la resalida del trompo de Brandon Jones, siempre con ventaja para Blaney. Pero la carrera tomaría un nuevo camino ante el golpe de Hamlin a Brennan Poole, que provocó otra bandera amarilla.

Austin Dillon salió líder de boxes y aguantó dos resalidas más, un trompo solitario de Brendan Gaughan y un pinchazo de Michael Annett. Harvick acabó por pasar a Dillon a la vez que el líder de la clasificación por puntos, Elliott Sadler, sufría su segundo abandono del año tras tocarse con Tyler Reddick e irse al duro muro interior de la curva 4. Harvick parecía escaparse hacia la victoria después de dos resalidas con caution inmediata, pero Wallace Jr. arruinó su buen día a falta de seis vueltas, chocando en la misma curva 4 y domando su dañado Ford hasta que perdió el control.

Solo quedaban tres vueltas para el final de la carrera y Blaney aprovechó al máximo la situación, manteniendo el interior ante Harvick en la recta trasera y pasando al de Stewart-Haas de cara a su primera victoria en año y medio en la Xfinity Series. Austin Dillon, un excelente Bell en su debut y Hamlin completaron el top 5. Keselowski acabó sexto sin opciones de pelear por nada significativo, mientras que Poole y Gaughan salvaron sendos top 10 en actuaciones de mérito después de recuperarse de un golpe y un trompo respectivamente.

(.............)​
 

Nicola Romeo

Deidad Alfista

NASCAR vuelve a cambiar su calendario en busca de un beneficio desconocido

Héctor Sagués | 3 de Junio de 2017


NASCAR sigue en su particular camino de búsqueda de emociones. En un nuevo intento de seducción que devuelva a los aficionados al televisor/circuito, la organización de automovilismo más conocida de Estados Unidos ha cambiado parte del calendario de 2018 a pesar del supuesto acuerdo que tenía para mantener fechas con todos los circuitos hasta 2020. Ningún trazado se cae de los calendarios, pero sí que se ven movimientos de fechas y de un escenario clave en los play-off.

La Monster Energy NASCAR Cup Series comenzará una semana antes, con la disputa de la Daytona 500 en la penúltima semana de febrero en lugar de en la última. Esto ayudará a introducir una tercera semana de descanso a mediados de junio, que se añadirá a las habituales de Semana Santa y de mediados de agosto. Ese cambio genera un movimiento nuevo respecto a la carrera primaveral de Dover, que sufre otro cambio de fecha y regresa al mes de mayo después de haber vuelto este año a su fecha habitual en junio.

Pero el principal cambio viene con las carreras del play-off. La segunda prueba rumoreada para Las Vegas ya es una realidad y tendrá lugar en septiembre, en el momento habitual de la prueba de Trucks del óvalo de Nevada. Sustituirá a la segunda ronda de New Hampshire, que queda eliminada y deja al trazado norteño con la única cita en julio. La carrera de Las Vegas será la primera puntuable para el play-off, sustituyendo a la ronda de Chicagoland, que pasará a disputarse en julio y no puntuará para la postemporada.

No es la única modificación, ya que la Brickyard 400 de Indianápolis pasa de julio a septiembre y será la última carrera antes del play-off por el título. La Brickyard reemplazará a la prueba de Richmond, que se avanza dos semanas y formará parte del play-off en lugar de ser la cita previa. También hay un pequeño intercambio de fechas entre la segunda ronda de Dover y la segunda de Charlotte, que toman el lugar opuesto en el play-off. Charlotte será la última cita de la primera ronda y usará el circuito rutero interior
, mientras que Dover pasará a ser la primera carrera de la segunda ronda del play-off decisivo.


Hay que pensar que NASCAR se encuentra en un periodo cambiante. Las audiencias del campeonato siguen en descenso y la popularidad de los gerentes y de la familia France está a niveles bíblicamente bajos. La contribución al calendario no es más que otro intento de reflotar un cuerpo que no ha muerto pero que está pasando un resfriado demasiado prolongado, fruto tanto de la adaptación excesiva a los tiempos como de los constantes cambios en el concepto de un certamen que apenas había sufrido movimientos durante tres décadas.

Los cambios deportivos en sí no son del todo malos. Empezar antes supone un desgaste añadido para pilotos y equipos que quizá habría que evaluar en un calendario de menos de 36 carreras. Las Vegas gana una doble tripleheader, convirtiéndose de paso en el gran circuito bianual de NASCAR en su expansión hacia el oeste del país. Chicagoland regresa así a su antigua ubicación veraniega, a la espera de que el mareo del cambio de fechas no les afecte como a Dover, que ya lleva unos años alternando su primera cita entre mayo y junio.

Richmond gana una entretenida carrera de play-off a costa de la mayor importancia de la Brickyard 400, que entra forzosamente en la rueda del mediatismo previo al play-off después de años de bajísima popularidad por culpa de la falta de público en Indianápolis y de las poco espectaculares competiciones de stock cars vistas allí. También se presenta bien el hecho de disponer de un rutero en la parte decisiva de la temporada, cumpliendo una petición popular de varios años aunque sea a costa de usar el trazado interior de Charlotte, el jardín de NASCAR.

Las otras categorías nacionales sufren modificaciones menores, además de las obligadas por las fechas distintas en la Cup Series: la ronda de Las Vegas en septiembre elimina una segunda que Kentucky tenía en la Xfinity Series y que había perdido lustre al ir en solitario, mientras que la carrera de Road America pasará a disputarse en sábado. Por su parte, la Camping World Truck Series mantiene buena parte de su estructura intacta, cambiando solo la carrera en el Canadian Tire Motorsport Park y convirtiéndola en ronda de play-off sin cambiar de fecha.

(.............)​
 

Nicola Romeo

Deidad Alfista

Jimmie Johnson sigue haciendo historia en Dover

Héctor Sagués | 5 de Junio de 2017


No decepciona Dover cuando NASCAR realiza su visita bianual al circuito de cemento, uno de los más duros del calendario. 15 cautions asolaron la carrera dominical, que ganó Jimmie Johnson al liderar apenas siete vueltas y birlándole el triunfo a un dominador Kyle Larson. Es la undécima victoria de Johnson en Dover y la 83ª de su palmarés en la Monster Energy NASCAR Cup Series, que le iguala con el tricampeón Cale Yarborough en la sexta posición histórica de victorias del campeonato.

Kyle Busch comandó en los primeros metros al frente de un grupo de Toyotas pero una caution interrumpía los acontecimientos tras solo 15 vueltas gracias al trompo de Ryan Sieg, piloto de Xfinity que debutaba en la Cup Series. El día cómodo de Busch se iba por la borda al perder la rueda trasera izquierda de su Camry, en una mala coordinación entre equipo y piloto. El de Gibbs se fue a la cola y le cedió el liderato a Martin Truex Jr. que aguantó los dos pinchazos consecutivos de Ricky Stenhouse Jr., protagonista involuntario del evento con su doble caution y su abandono prematuro.

Los incidentes seguían con el toque entre Kurt Busch y el nuevo líder Kyle Larson (con solo dos neumáticos nuevos) en la siguiente resalida, que envió a Busch a un violento choque con Brad Keselowski. Truex Jr. se las vio con Larson en un corto periodo de bandera verde y acabó pasando al Ganassi después de empujarle en la entrada de la curva 3. Kurt Busch acabó pronto su controvertida tarde pinchando en la vuelta 95, provocando la quinta caution de un primer segmento que se convirtió en peligroso.

Ocho pilotos siguieron en pista bajo esa caution, entre ellos Landon Cassill, David Ragan y Chris Buescher, que intentaban el milagro de forma infructuosa y perdían más terreno del que tenían con anterioridad. Truex Jr. ganó el primer segmento sin muchas complicaciones por su parte, seguido de un revolucionado Larson que ascendía posiciones por el exterior del trazado después de pasar por boxes. Kevin Harvick, Matt Kenseth y Jimmie Johnson completaban el top 5.

Larson amplió su distancia en la resalida posterior, llegando a obtener tres segundos de ventaja sobre Kenseth. Truex Jr., Kyle Busch y otros pilotos que habían entrado en boxes remontaban con la ayuda del ritmo superior de sus nuevas gomas, hasta que Danica Patrick trompeó y dio paso a una nueva bandera amarilla. Los problemas de neumáticos seguían con el pinchazo de Joey Logano, causante de otra caution. También pincharon los dos Front Row, con la diferencia de que Ragan llegó a boxes a tiempo y su compañero Cassill no lo hizo.

Siguió mandando Larson en una actuación sólida, consolidando su estrategia alternativa hasta que Truex Jr. le adelantó en la vuelta 211. Larson fue el único piloto del pelotón delantero que pasó por boxes en la caution de Cassill, a falta de 22 vueltas para el final de la segunda parte. Cassill volvió a pinchar poco después, aunque no provocó ninguna bandera amarilla, en un segmento más calmado que venció Truex Jr. por delante de Johnson, Kenseth, Kyle Busch y un meteórico Larson que subía del 19º al quinto puesto en apenas 17 giros.

[youtube]http://www.youtube.com/watch?v=LGSz37GrDdA[/youtube]​

Todos los pilotos pasaron de nuevo por boxes bajo caution, incluyendo Larson, que salió líder de nuevo al poner solo dos neumáticos nuevos. Intentó Truex Jr. pasar a Larson, aunque en el proceso estuvo a punto de llevárselo por delante y perdió la segunda posición con Johnson. Kenseth cometió dos infracciones simultáneas al parar por un posible pinchazo: no solo pisó el límite de la línea sino que se pasó de velocidad en el pit lane, perdiendo así una buena tercera posición ganada al pasar a Truex Jr.

Johnson presionó a Larson durante la segunda mitad de carrera hasta que el #42 empezó a escaparse poco a poco entre doblados. Perdió ritmo y posiciones Johnson con Truex Jr. y un revoltoso Chase Elliott que ascendía con calma. Erik Jones y Trevor Bayne se unieron al grupo de los pinchazos pero ambos los sufrieron en un momento oportuno, poco antes de las últimas paradas obligatorias. Johnson era el único piloto puntero que no había parado cuando Regan Smith chocó con el muro y forzó otra caution, dejando a casi todos los hombres destacados de la carrera a una vuelta al haber pasado por boxes. Pero el equipo #48 no fue rápido en el pit lane, ya que salieron por detrás de Ty Dillon y de Ryan Newman.

La alegría de ver a un nieto y a un coche propio en cabeza le duró poco a Richard Childress por culpa del incidente entre Chris Buescher y Paul Menard. Johnson y Larson peleaban por la tercera posición mientras intentaban dar cuenta de los líderes. Ambos pasaron a Newman a falta de 48 vueltas para el final y se fueron a la caza del menor de los Dillon. Larson adelantó a Johnson a falta de 42 con un gran exterior en las curvas 3 y 4, tardando apenas dos giros más en rebasar a Ty Dillon y recuperar su preciado liderato. El californiano iba camino de obtener de la victoria hasta que David Ragan pinchó y se fue al muro de la curva 1, incendiando su Ford.

El choque se produjo a falta de solo cuatro vueltas y provocaba un Overtime en el que Larson se equivocó al elegir la parte exterior del circuito. Johnson le pasó por el interior y logró la victoria bajo caution, tras un multitudinario choque final que provocó Newman al intentar pasar a Ty Dillon en la lucha por la cuarta posición. Entre los beneficiados del accidente estuvieron Daniel Suárez, que logró su mejor resultado en la Cup Series, Danica Patrick (primer top 10 en dos años) y un resistente Ross Chastain que compitió en las tres carreras del fin de semana y logró ser vigésimo en su debut en la máxima categoría, sobreviviendo a todos los accidentes.

(.............)​
 

Nicola Romeo

Deidad Alfista

Kyle Larson sigue imponiendo su ritmo en la Xfinity Series

Héctor Sagués | 6 de Junio de 2017


La Xfinity Series sigue su camino particular telonero. La visita de la segunda categoría de los stock cars a Dover volvió a ser una sucesión de banderas amarillas e incidentes, que sorprendentemente no afectaron a la parte final de la carrera. Las estrategias alternativas funcionaron en algunas posiciones, pero no en la parte delantera, dónde Kyle Larson comandó con cierta autoridad. El piloto de Ganassi logró su tercer triunfo este año en la Xfinity Series, a pesar de aguantar a un veloz Ryan Blaney que parecía tener un mejor coche durante gran parte del evento.

Larson mantuvo su pole position sin muchas complicaciones, escapándose rápidamente de Blaney a pesar de las tempranas cautions de Ryan Sieg (trompo al esquivar al descontrolado Brendan Gaughan) y Brandon Jones (empujado por Ryan Reed). Dos accidentes solitarios de Austin Dillon y Timmy Hill complementaron un comienzo revolucionado en el que Blaney llegó a ponerse en paralelo con Larson, que venció en el primer segmento por apenas milésimas. Daniel Suárez y Matt Tifft fueron algunos de los que intentaron plantar cara en la parte delantera pero ambos pincharon en la última resalida del segmento y perdieron dos vueltas con los líderes.

Austin Dillon se puso líder al comienzo del segundo segmento al no parar bajo la caution reglamentaria, pero fue absorbido por buena parte de sus rivales gracias a sus neumáticos viejos. Blaney siguió encima de Larson hasta que le adelantó en la vuelta 87, en una situación de carrera apretada por el accidente de Spencer Gallagher y el reventón de motor de Harrison Rhodes. Los problemas de los Toyota seguían con el reventón de Erik Jones, que provocaba otra neutralización al dejar una pequeña pieza en la pista. Darrell Wallace Jr. aprovechó la resalida tardía para ganar el segundo segmento por delante de Blaney y Elliott Sadler.

La última parte vio mucha variedad en el top 10, con los líderes parando y otros buscando el milagro estratégico ante la gran cantidad de cautions previas. Suárez se ponía líder delante de Reed y Tifft, mientras Wallace Jr. perdía posiciones en el grupo al tocarse con Brandon Brown. Blake Koch trompeó intentando seguir a Brennan Poole y a Daniel Hemric, que tuvieron un pequeño choque en la salida de la curva 4. El golpe de Koch suponía la décima y última bandera amarilla de la tarde.

Ejecutó Larson dos buenas resalidas en el segmento decisivo y ascendió posiciones hasta situarse detrás de Suárez, superando al mexicano a falta de 54 vueltas para el final. El de Ganassi mantuvo una distancia de entre siete décimas y 1,2 segundos sobre Blaney para sumar su tercera victoria en la Xfintiy Series en 2017. Suárez, Custer y Reed completaron el top 5, por delante de un tranquilo William Byron que se adjudicaría los 100000 dólares del último Dash 4 Cash del año.

(.............)​
 

Nicola Romeo

Deidad Alfista

Darrell Wallace Jr. será el sustituto de Aric Almirola

Humberto Gutiérrez | 6 de Junio de 2017


Aric Almirola sufrió en Kansas un grave accidente que le dejará varias semanas fuera de acción. Por tal razón, el equipo Richard Petty Motorsport comunicó que su Ford número 43 será concedido a Darrell Wallace Jr. mientras Almirola se recupera. Así que este fin de semana, en el circuito Pocono Raceway, el emblemático número 43 será defendido por un piloto interino.

Este llamado de emergencia significará el debut de Wallace Jr. en la NASCAR Sprint Cup Series, tras acumular experiencia de 83 carreras en la Xfinity Series, con un segundo lugar como mejor resultado. Tras su nombramiento como reemplazo de Almirola, Wallace Jr. no ocultó su emoción al unirse al legendario Richard Petty y correr con el número que le identificó a lo largo de su trayectoria en la NASCAR.

“ ”
Pilotar el famoso coche 43 es algo increíble para cualquier piloto de carreras. Estoy honrado por debutar en la división mayor con este equipo. Estoy increíblemente agradecido con Ford, con Richard Petty Motorsports y con todos aquellos que me han dado la confianza para correr mientras Aric [Almirola] se recupere completamente.

Vía | Nascar
 

Nicola Romeo

Deidad Alfista

Johnny Sauter activa la defensa del título de Trucks con su primera victoria del año

Héctor Sagués | 7 de Junio de 2017


El poco habitual tripleheader ya empieza a ser más habitual en NASCAR. El comienzo de la temporada de carreras ve poca acción de más de dos categorías en un mismo circuito, pero la llegada de la primavera y el verano permiten al público disfrutar de tres días de competición en los trazados más característicos de Norteamérica. La Truck Series vio en Dover lo mismo que sus categorías superiores, mucho caos agravado por la intervención de los nuevos segmentos. 15 cautions en la Cup Series y 10 más en la Xfinity Series se vieron complementadas con otras 8 en el campeonato de pick-ups, en lo que aun así podría considerarse una cifra baja.

Chase Briscoe salía desde la pole position, pero fue rápidamente adelantado por Ryan Truex, que ya sorprendió al salir segundo y lideró los primeros compases del evento. Mandó el hermano pequeño de Martin Truex Jr. durante todo el primer segmento, por delante de Briscoe y Jesse Little. Solo dos incidentes interrumpieron los acontecimientos: un trompo de Wendell Chavous tras chocar con el muro de la curva 2 y cruzarse la pista, llevándose a Cody Coughlin, Austin Hill y Stewart Friesen; y un trompo tras pinchazo de Christopher Bell, que no tuvo apenas tiempo de luchar por nada.

Hasta 11 pilotos decidieron seguir en pista al haber parado con las cautions previas, hecho que cambió por completo el pelotón. Matt Crafton tomó el liderato, en busca de su primera victoria en un año y empezó a distanciarse del grupo liderado por Justin Haley y Todd Gilliland, invitado por el equipo de Kyle Busch. Haley trompeó tras un pequeño golpe de Gilliland y Jordan Anderson rompió el motor de su Chevrolet antes del accidente que cerró el segmento en su última vuelta, en el que John Hunter Nemechek se cruzó de forma extraña en la recta de meta y colisionó con Parker Kligerman y T.J. Bell. Los tres se retiraron, mientras Crafton se imponía por delante de Truex y de Ben Rhodes en la segunda parte.

La segunda mitad de carrera fue más tranquila, en una continuidad del guion que se vería en Xfinity y en la Cup Series los días posteriores. Ben Rhodes pasó a Crafton en boxes y fue líder durante más de 70 vueltas, con el pinchazo de Gilliland como única pausa a su sólida actuación. Jesse Little iba segundo y aguantaba los ataques de Chase Briscoe, pero caló su camión en boxes al intentar salir rápidamente de su última parada por gasolina. En el desorden de las paradas, los mecánicos de Briscoe cometieron un error al no apretarle adecuadamente la rueda delantera izquierda, soltándose ésta al regresar el de Ford a la pista y provocando una decisiva caution.

Truex, Crafton, Noah Gragson (que iba en top 5) y el propio Briscoe fueron algunos de los que quedaron encallados por la caution, a una vuelta de los líderes que no habían pasado por boxes. Todos los vehículos que no habían entrado lo hicieron bajo bandera amarilla excepto el líder, Johnny Sauter, que decidió seguir con ruedas viejas. La táctica le funcionó, ya que aguantó los ataques de Kaz Grala para sumar su primera victoria del año y asegurar la defensa de su título de 2016 en el play-off. Tras ellos llegaron Grant Enfinger, un rápido Rhodes que se quedó sin recompensa y Austin Cindric en su primer top 5. Librarán los Trucks una nueva batalla este fin de semana en Texas, dónde serán teloneros de la IndyCar Series.

(.............)​
 

Nicola Romeo

Deidad Alfista

Ryan Blaney se apunta al grupo de los nuevos ganadores

Héctor Sagués | 12 de Junio de 2017


La Monster Energy NASCAR Cup Series dio una carrera estratégica y variada en cuanto a posiciones y segmentos en Pocono. El circuito situado en las cordilleras de Pennsylvania no fue precisamente una montaña rusa de emociones, sino más bien un evento tranquilo que acabó ganando un invitado inesperado. Ryan Blaney obtuvo su primer triunfo en la Cup Series, el primero de Wood Brothers Racing desde el que logró Trevor Bayne en la Daytona 500 de 2011, peleando con Kevin Harvick y con un dominante Kyle Busch en la parte final y convirtiéndose de paso en el 29º piloto que suma victorias en los tres campeonatos nacionales de NASCAR.

No es que Blaney brillara mucho al comienzo de la carrera, que lideró Kyle Busch con comodidad desde la pole. Matt Kenseth salió mal tras su compañero de equipo, después de heredar la posición de un Martin Truex Jr. que salió en la parte trasera al cambiar el motor de su Furniture Row. Joey Logano pinchó en el sexto giro y se vio obligado a irse a boxes, aunque tampoco es que tardaran mucho más en aparecer las paradas reglamentarias por gasolina. Kenseth era el primero en la vuelta 16, seguido entre otros por Kyle Busch en la 18. Erik Jones decidió seguir el ejemplo inverso y siguió en pista hasta la vuelta 34, en la que pasó por boxes y le cedió la primera posición a Busch, que ganó el segmento inicial por delante de Kevin Harvick, Brad Keselowski, Kyle Larson y Jimmie Johnson.

Ricky Stenhouse Jr. se puso líder al no parar bajo la caution de final de segmento (ya había hecho su detención anteriormente), pero su estrategia quedó rápidamente relegada en la resalida ante un buen Jones que solo había puesto dos neumáticos nuevos. Kyle Busch pasó poco después a Jones con 4 neumáticos frescos, mientras Dale Earnhardt Jr. sumaba otro abandono a su nefasta temporada de despedida, al romper el motor tras equivocarse engranando una marcha. Larson paró en la vuelta 69 y se puso líder en la 93, después de pasar a Suárez antes de la detención del mexicano, previo paso por boxes de favoritos como Kyle Busch, Blaney y Jones.

Tendría lugar en la vuelta 96 un accidente que cambiaría parte de la carrera. Johnson y Jamie McMurray se accidentaron en la curva 1, dos incidentes separados provocados por el mismo problema: sobrecalentamiento de frenos. Los pilotos de Hendrick y Ganassi salieron ilesos pero mareados tras dos golpes fuertes. Se estableció una resalida a una vuelta para el final del segundo segmento, que Larson aguantó por delante de Kyle Busch, Martin Truex Jr. y un despistado Harvick que cometió el mismo error que Earnhardt Jr. y quedó a poco de romper el motor de su Stewart-Haas.


11 pilotos decidieron no pasar por boxes bajo caution, entre ellos Kyle Busch, Jones, Denny Hamlin y Blaney. La mayoría de los que no pasaron por el pit lane fueron convenientemente adelantados por los que sí habían parado, siendo Truex Jr. el líder de ese grupo. Llegó el de Furniture Row a ponerse tercero antes de las últimas paradas del día, una tanda que abrieron Jones y Suárez en la vuelta 124. Los hermanos Busch, Chase Elliott y Logano siguieron ese camino un giro después, con Kenseth y Truex Jr. pasando en la vuelta 129. A falta de 30 vueltas solo había tres pilotos que no habían hecho esa parada decisiva, Keselowski, Ty Dillon y Stenhouse Jr.

Dillon y Stenhouse entraron en la vuelta 135, dejando el camino libre a Keselowski, que aguantó hasta la 140. Kyle Busch recuperó el liderato cíclico cuando Kasey Kahne pinchó y se fue directo al muro de la curva 1, provocando la que era tan solo la cuarta caution de la carrera. Jones puso dos neumáticos en busca de un gran resultado, mientras Blaney, Truex, Harvick y demás contendientes no se arriesgaron de más y pusieron cuatro. Lo mejor de todo es que los líderes Kyle Busch y Keselowski decidieron no pasar por boxes, prefiriendo aguantar con neumático viejo en un circuito ancho.

Tanto al de Gibbs como al de Penske se les hizo de noche muy pronto y fueron adelantados en sus opciones de victoria. Blaney pasó a Busch a falta de 10 vueltas en un movimiento agresivo en meta y aguantó los ataques finales de un Harvick que buscaba su primera victoria en 2017. Jones logró su mejor resultado en la Cup Series hasta la fecha, un tercer puesto, por delante de Kurt Busch y de un Keselowski que salvó el top 5. Peor le fue a Kyle Busch, que acabó noveno después de liderar 100 de las 160 vueltas y sigue sin ganar esta temporada, aunque tanto él como Harvick tienen una gran distancia en puntos respecto a los demás posibles candidatos al play-off.

(.............)​
 

Nicola Romeo

Deidad Alfista

Brad Keselowski gana una loca parte final en Pocono

Héctor Sagués | 14 de Junio de 2017


Pocono era uno de los circuitos que no había recibido a la Xfinity Series en tiempos recientes. El trióvalo organizó su primera carrera de la segunda categoría de stock cars en 2016, pero el evento no se corrió en su plenitud por culpa de una lluvia que arreció durante todo ese fin de semana. La segunda edición de la Pocono Green 250 sí que se ha podido disputar sin incidencias, desembocando en una batalla estratégica de la misma forma que se vio en la Cup Series al día siguiente y que la alineación de pilotos narradores explicó como bien pudo.

Kyle Benjamin salía desde la pole position en el coche all-star de Joe Gibbs Racing y mantuvo la primera posición durante casi todo el primer segmento, siendo adelantado por Brad Keselowski a tan solo tres vueltas del final. Kyle Larson y Paul Menard subían en el pelotón, a la vez que Cole Custer paraba en boxes en el mismo momento en que Keselowski pasaba a Benjamin. El circuito de Pocono tiene unas medidas tan elevadas que una parada en boxes en bandera verde no deja al piloto doblado, hecho que Custer aprovechó y que otros siguieron más tarde.

El de Stewart-Haas resalió primero en el segundo segmento, pero fue pasado por Keselowski y por Benjamin y finalizó tercero en esa parte de la carrera. Menard, Daniel Suárez, Ty Dillon y titulares de Xfinity como Elliott Sadler, William Byron y Daniel Hemric siguieron los pasos de Custer y pararon en boxes a falta de tres vueltas del final del segmento, evitando el límite de dos vueltas reglamentario y evitando ser doblados, en una variante estratégica que podría tener mayor protagonismo en Sonoma y en Watkins Glen.

Menard trompeó en la curva 1 en plena caution, quedando descartado de cara a la lucha por la victoria. Keselowski, Larson y Benjamin decidieron pasar por boxes en bandera verde, en las vueltas 65, 66 y 67 respectivamente. Suárez heredó el liderato poniendo solo 2 neumáticos pero se pasó de velocidad en el pit lane. Justin Allgaier, Brendan Gaughan y Michael Annett eran algunos de los pilotos que no habían hecho su última parada cuando Brandon Jones provocó la caution a falta de 22 giros para el final tras reventar un neumático en plena recta de meta.

Cole Custer resalía líder y se quedó encallado en el grupo, perdiendo sus opciones de victoria. Sadler empujó en exceso a Keselowski, que entró primero y salió décimo en la curva 1 para ir directo a una remontada meteórica. Larson tomaba el liderato, formando un cuarteto con Sadler, Allgaier y Keselowski. Sadler perdió posición con Allgaier y Keselowski en la vuelta 92 y la presión del de Ford tuvo efecto, ya que adelantó a Allgaier a falta de solo cuatro giros y a Larson en la última vuelta, en ambos casos al salir mejor de la inclinada curva 1. Keselowski sumó así la primera victoria del #22 desde noviembre de 2015, con Allgaier birlando la segunda posición a Larson tras irse largo el de Ganassi en la curva 2.

(.............)​
 

Nicola Romeo

Deidad Alfista

Christopher Bell vence una gran carrera con susto en Texas

Héctor Sagués | 15 de Junio de 2017


Mientras la Cup Series y la Xfinity Series disputaban dos carreras repletas de estrategia pero generalmente aburridas en Pocono, los pilotos de la Truck Series iban a Texas a hacer lo que mejor saben: dar espectáculo. La noche del pasado viernes fue tensa en el óvalo de milla y media de Fort Worth, que redujo su peralte en busca de un espectáculo que dieron tanto la categoría de pick-ups como la IndyCar Series.

Hasta diez cautions dieron emoción a la carrera texana, que empezó con un accidente de Austin Cindric y un trompo de Jordan Anderson en las primeras siete vueltas. Matt Crafton pasaba al poleman Noah Gragson, antes de verse superado por el campeón Johnny Sauter y por un ascendente Christopher Bell, que acababa segundo en la primera parte de carrera, tan solo por detrás de Sauter. Crafton, Grant Enfinger y John Hunter Nemechek completaban el top 5, con Gragson cayendo hasta el octavo puesto.

Sauter y Chase Briscoe pelearon por el liderato al comienzo del segundo segmento, a la vez que Crafton perdía más de diez posiciones tras resalir mal con problemas en su cambio. Sauter y Briscoe habían puesto 2 neumáticos en su parada bajo caution, a diferencia de los 4 de un Bell que les pasó a ambos y se acabó llevando el segmento. Le siguieron Briscoe, Sauter, Nemechek (4 neumáticos) y Kaz Grala. Gragson peleó bien al principio pero volvió a caer a la octava posición en la parte final.

El festival que se vio en la segunda mitad de carrera fue de lo más diverso. Bell puso dos neumáticos y aun así aguantó como líder los ataques de Briscoe. Los pinchazos de Stewart Friesen y Myatt Snider pararon brevemente los acontecimientos antes del accidente de Nemechek, que peleaba con Justin Haley por la tercera posición. Bell mantuvo la cabeza de carrera a pesar de que Sauter llegó a empujar a Briscoe en plena resalida, manteniendo un paralelo ante el que el de Toyota no cedió.

Ryan Truex subía puestos hasta ponerse tercero y luchar con Sauter en los momentos finales. Cody Coughlin reventó su motor a falta de 13 vueltas y dio lugar a una tensa resalida en la que Briscoe tomó el liderato en paralelo con Bell, justo antes del accidente de Snider, que recibió un empujón de Ben Rhodes y dos más de Grala en su camino hacia el muro de la curva 4. Briscoe se puso líder e intentó mantener la posición para asegurarse su paso al play-off y lo más importante, ganar por primera vez en la Camping World Truck Series.

Y ahí llegó el momento decisivo del evento, que desgraciadamente se resolvió en pocos segundos. Briscoe y Bell siguieron en paralelo en la penúltima vuelta, al final de la cual Austin Wayne Self trompeó en la temida curva 4. Timothy Peters, de regreso después del cierre de Red Horse Racing, no pudo evitar a Self y volcó en el infield, provocando una décima y última caution con la que se resolvió la carrera. Bell ganó justo delante de Briscoe, por apenas milímetros, con Enfinger, Truex y Rhodes completando el top 5 de una ronda llena de emoción, alternancia y estrategia en un circuito que promete buenas carreras en los próximos años.

(.............)​
 

Nicola Romeo

Deidad Alfista

Kyle Larson vuelve a ganar en la Cup Series

Héctor Sagués | 19 de Junio de 2017


Ser líder de la clasificación por puntos no es suficiente para Kyle Larson. Ya convertido en el principal caballo de batalla del equipo de Chip Ganassi, el californiano es el principal contendiente a las victorias en el comienzo de 2017 junto a Martin Truex Jr. pero ambos habían finalizado mal varias carreras que habían comenzado de forma prometedora. Se quitó Larson la espina en Michigan, logrando su segundo triunfo consecutivo en el circuito dónde hace diez meses obtenía su primera victoria en la Monster Energy NASCAR Cup Series.

Larson había birlado la pole position a Truex Jr. el viernes y se mantuvo al frente en los primeros giros, antes de la aparición de una bandera amarilla por una bolsa que cayó de la grada a la pista en la vuelta 7. Kevin Harvick, Jimmie Johnson, Ty Dillon y Daniel Suárez salieron en la parte trasera por cambios en sus coches y pasaron por boxes para montar neumáticos nuevos antes de la competition caution reglamentaria. El poco desgaste de Michigan permitía el uso de 2 gomas en esas primeras detenciones en el pit lane, aunque Larson seguía en cabeza.

Ryan Blaney se plantaba en la parte de arriba con su Ford a la vez que Erik Jones entraba en boxes antes de tiempo para que los mecánicos ajustasen las tuercas de sus ruedas, quedando doblado. Truex Jr. realizaba una mejor actuación con el otro Furniture Row, pasando a Larson y ganando el primer segmento. Kyle Busch presionó sin éxito al Ganassi por la segunda posición, seguidos de Denny Hamlin y Matt Kenseth. Clint Bowyer seguía por arriba después de salir tercero, mientras Johnson alcanzaba el top 10 a pesar de salir atrás.

Aprovechó Larson su mejor pit stall (fruto de su pole position) para tomar el liderato de cara a la resalida, cediendo Truex Jr. la primera posición y posteriormente la segunda ante un ofensivo Kenseth. Larson y Kenseth llegaron a luchar por el primer puesto brevemente antes de parar en bandera verde pero el #20 perdió tiempo en boxes, hecho que dejó un duelo en el que Truex Jr. pasó a Larson a falta de 5 vueltas para el final del segundo segmento. Kyle Busch también adelantó al Chevrolet y relegó a Larson a la tercera posición.


Los doce primeros clasificados no pasaron por boxes en la caution de final de segmento, siguiendo Bowyer y Harvick el ejemplo de los líderes Truex Jr., Kyle Busch, Larson y Kenseth. Larson cayó a la sexta posición en la resalida, tras Harvick y un paciente Chase Elliott. Keselowski era el mejor de los que habían parado, pero solo subía cinco puestos (de 13º a 8º). Menos de un segundo separaba a Truex Jr. y a Kyle Busch hasta que el líder tuvo un susto al esquivar el trompo de Ryan Sieg, que provocaría una nueva caution en la salida de la curva 4 a falta de 50 vueltas.

Kyle Busch, Jones, Dale Earnhardt Jr. y Blaney pusieron dos neumáticos en boxes y salieron delante de Truex Jr. y Elliott, que encabezaban el pelotón de las 4 gomas. Resalió mal el #78, que se iba de quinto a noveno, pero lo hizo bien Elliott de sexto a tercero. Kyle Busch y Blaney se escapaban, tomando el de Gibbs un segundo en cabeza. Larson mantuvo su velocidad pasando a Elliott y a Blaney para ponerse segundo después de resalir octavo.

Una nueva caution por restos en pista lo cambió todo a falta de solo 21 vueltas del final. Kyle Busch no resalió bien con dos neumáticos más viejos y fue adelantado por Larson por la parte interior, pero un accidente de Bowyer en la primera curva interrumpió la carrera de nuevo. El #42 mantuvo el liderato ante Elliott antes de un choque múltiple en la misma resalida: un 3-wide entre Blaney, Harvick y Suárez acabó con el mexicano cruzándose en el camino de Darrell Wallace Jr. y una desafortunada Danica Patrick que se fue al muro de la recta trasera.

Siguió Larson primero en lo que fue la resalida definitiva, a falta de solo 5 giros que se volvieron cómodos. Elliott acabó segundo de nuevo, aún en busca de su primera victoria en la Cup Series, mientras Logano revivió sus duelos con Hamlin adelantándole por la tercera posición en una buena fase final. Jamie McMurray acabó quinto en otra paciente actuación del otro Ganassi, por delante de los mandantes Truex Jr. y Kyle Busch, sexto y séptimo respectivamente.

(.............)​
 

Nicola Romeo

Deidad Alfista

Hamlin vence a Byron en una apretada foto finish

Héctor Sagués | 21 de Junio de 2017


Por extraño que parezca, la Xfinity Series a veces da carreras buenas. La mala fama le viene gracias a su porvenir estático, normalmente supeditado a las constantes victorias de los pilotos de la Cup Series (que se “entrenan” de cara a la ronda dominical) y a unas carreras con poca acción. No fue el caso en Michigan, dónde una cita generalmente calmada se volvió tensa con las banderas amarillas y deparó un final estrechísimo entre un veterano y una joven promesa con mucho futuro.

El primer incidente de la carrera llegó nada más comenzar, con Kyle Busch cerrando huecos y trompeando al recibir un toque involuntario de Brad Keselowski. El de Gibbs se fue atrás, mientras el de Penske tomaba la primera posición por delante de Denny Hamlin y Elliott Sadler. Esos tres primeros lugares se mantuvieron iguales hasta el final del primer segmento, delante de la lucha entre Paul Menard y William Byron. Busch remontaba después de su problema inicial y se ponía decimonoveno.

Cole Custer, Justin Allgaier y Brennan Poole tomaban los tres primeros puestos en boxes al poner dos neumáticos. La resalida vio un accidente grupal provocado por un medio trompo de Brandon Jones, que recuperó el control de su Chevrolet a la vez que Ben Kennedy trompeó al esquivarle. Michael Annett frenó lo justo para evitar chocar con Jones, hasta el punto en que J.J. Yeley se llevó puesto y le empujó contra Kennedy. Todos los implicados menos Jones tuvieron que abandonar, en un segundo segmento que se tornó en tranquilo hasta que una caution por restos en pista a falta de cuatro vueltas volvió a cambiar el orden establecido.

Keselowski, Hamlin, Custer y demás líderes pasaron por boxes, pero sus paradas se realizaron con solo dos vueltas más en el segmento. Una buena parte de la parrilla no pasó por boxes entonces y prefirió sumar los puntos de las etapas, siendo Sadler el vencedor del segundo segmento seguido de Poole, Allgaier y Brendan Gaughan. Sadler tampoco entró en boxes bajo bandera amarilla, siendo adelantado por Keselowski hasta la aparición de una nueva caution por debris (restos). La interrupción salvó a Sadler, que llegó a boxes con muy poca gasolina y puso cuatro necesitados neumáticos a diferencia de los dos de la mayoría de contendientes.

Hamlin salió líder del pit lane y se escapó aprovechando una breve pelea entre Keselowski y Ty Dillon resuelta a favor del de Ford. Dillon perdería más posiciones con Menard, Byron y un veloz Sadler. Otra caution por debris hizo su intervención a falta de 13 vueltas, dando un nuevo giro argumental a una carrera estática que se movía con las banderas amarillas. Byron empujó a Keselowski en la resalida e intentó ponerse líder en la curva 1. No lo consiguió ahí pero sí en la recta trasera gracias a un empujón de Hamlin, que se fue largo en la curva 4. Byron tomaba unos metros de ventaja mientras Hamlin pasaba a Keselowski por la segunda posición.

Daniel Hemric tocó a Matt Tifft y le hizo trompear a falta de cinco giros. La consiguiente caution se resolvió rápidamente y dio paso a dos últimas vueltas de infarto: Sadler ayudó a Byron a tomar el liderato, aunque Hamlin no se despegó del joven de Jr. Motorsports. Se pusieron en paralelo en la última vuelta, llegando Hamlin a pasar la línea interior de la recta trasera. Sadler intentó desequilibrar a Hamlin en la curva 3 para ayudar a su compañero pero el de Toyota mantuvo su empuje aerodinámico por el interior y la inercia hizo el resto. Hamlin ganó por delante de un Byron que ganó terreno con el draft lateral en la llegada a meta y perdió por solo 12 milésimas. Les siguieron Sadler (nuevo líder del campeonato), Keselowski y Kyle Busch.

[youtube]http://www.youtube.com/watch?v=G0phLWXxPlE[/youtube]

(.............)​
 

Nicola Romeo

Deidad Alfista

John Hunter Nemechek birla una victoria para mejorar su mal arranque de 2017

Héctor Sagués | 22 de Junio de 2017


Hay pocos fines de semana en los que la Camping World Truck Series no se queda junto a sus categorías superiores en un mismo circuito y ese es el caso en la popular cita de Gateway. El particular óvalo de Illinois regresó a los calendarios de NASCAR en 2014, proporcionando carreras con poco movimiento pero tensas en sus resalidas y llenas de accidentes clave. La alternancia volvió a ser constante en esta edición, con luchas emocionantes y una estrategia diversa que acabó beneficiando a un actor protagonista de la película reconvertido en secundario de lujo.

John Hunter Nemechek pasó al poleman Chase Briscoe en la primera vuelta y procedió a dejar atrás a un grupo que ocupaban Todd Gilliland, Matt Crafton, Christopher Bell y Austin Cindric. El bicampeón Crafton y el destacado Bell lograron adelantar al joven Gilliland, hijo de David, ex piloto longevo de la Cup Series. La estrecha pista dejaba poco espacio para los doblajes, como estuvo a punto de comprobar Nemechek ya que Briscoe llegó a ponerse en paralelo. Nemechek se llevó igualmente el primer segmento ante la presión de Briscoe y de un hambriento Crafton.

Nemechek optó por poner cuatro neumáticos bajo caution, perdiendo cinco posiciones con Briscoe, Crafton, Cindric, Gilliland y Johnny Sauter (todos ellos con dos gomas nuevas). Cindric se vio vendido en la curva 1 en la resalida, consiguiendo solventar un 3-wide por detrás de Nemechek y Sauter. Briscoe fue líder durante todo el segundo segmento, por delante de Crafton y de un conservador Nemechek cuyo efecto con los cuatro neumáticos se acabó difuminando. Mientras, Bell y Sauter tuvieron sus roces por la quinta posición, que se acabó adjudicando el de Toyota en lo que fue una representación física de su dura lucha por el liderato del certamen.

A pesar de la mayor duración del segmento decisivo, Bell, Ryan Truex y Gilliland pusieron dos neumáticos de cara a la segunda mitad de carrera. Briscoe tardó apenas tres vueltas en pasarlos a todos, no sin antes tocarse ligeramente con Bell en una repetición de su apasionante duelo en Texas. El mayor rendimiento de sus gomas le permitió a Briscoe sacarle un par de segundos a Bell, que a su vez tenía ventaja sobre un numeroso grupo del que consiguieron escaparse Crafton, Truex y Nemechek. Gilliland perdía posiciones y se iba junto otros chavales como Noah Gragson y Justin Haley hasta que rompió su transmisión y acabó un buen día antes de tiempo.

Crafton cazó a Bell y ambos pelearon durante vueltas por la segunda posición, permitiendo un liderato más sólido de Briscoe. Acabó Crafton pasando delante, después de un involuntario toque en la curva 2 a falta de 36 vueltas para el final. La continuidad de la bandera verde forzó a los pilotos a realizar su necesaria última parada por gasolina. Todos los punteros pusieron dos neumáticos nuevos menos Crafton, que se jugó la victoria al no cambiar ninguno. La estrategia le funcionó, ya que paró tres vueltas antes que el líder Briscoe (que tampoco cambió neumáticos) y le pasó en el regreso a pista de éste a falta de 26 giros. Ambos líderes buscaban una ansiada victoria, la primera para Briscoe y la primera en más de un año para Crafton.

Sus oportunidades seguirán esperando gracias a una caution polémica: Josh Reaume detuvo su pick-up a falta de 13 vueltas y NASCAR sacó la bandera amarilla al aparcar en mitad del pit lane. Briscoe decidió ser ofensivo y cambió sus cuatro neumáticos después de ver fallida su búsqueda de la victoria por aguante. Bell empujó tres veces a un lento Crafton sin agarre en sus neumáticos y por el interior de ambos se les coló Nemechek, que se fue directo hacia una necesaria victoria después de un comienzo de temporada con muchos accidentes. Briscoe adelantó a todos los demás rivales, chocando con Bell en la última vuelta y birlándole la segunda posición. El de Kyle Busch Motorsports acabaría sexto a pesar de presionar a Nemechek en la parte final.

(.............)​
 

Nicola Romeo

Deidad Alfista

Kevin Harvick se estrena al fin en 2017

Héctor Sagués | 26 de Junio de 2017


Sonoma es un circuito raro. El rutero con aroma y ambiente desértico es una de la citas más imprevisibles del calendario de NASCAR, dónde se suelen ver sorpresas hasta en el Victory Lane. La edición de 2017 no es una excepción, aunque más que por la victoria en sí por su protagonista. Y es que Kevin Harvick logró deshacer su mal fario particular y conseguir su primer triunfo de 2017. Es la primera victoria de Harvick con un Ford, su primera desde el pasado mes de octubre y la primera de Stewart-Haas desde la Daytona 500.

Kyle Larson lideró desde la pole position, mientras A.J. Allmendinger demostraba su favoritismo adelantando a Kyle Busch en la curva 6 y probando a pasar a Martin Truex Jr. en la salida de la última curva. Daniel Suárez paró en la tercera vuelta, en lo que fue una detención imprevista por culpa de una pasada de frenada que trituró el neumático delantero derecho del mexicano. También bloqueó su rueda Kyle Busch, que decidió pasar por boxes tras solo seis giros. Truex Jr. adelantó pronto a los dos Ganassi, quitándose primero a Jamie McMurray y después al líder Larson en la horquilla final.

Dale Earnhardt Jr. causó una prontía primera caution en la vuelta 13, al trompear intentando pasar a Danica Patrick en la horquilla. Earnhardt Jr. golpeó a Patrick al final de su trompo y también tocó ligeramente a Larson. Una gran mayoría de pilotos punteros pasaron por boxes, con Allmendinger ganándole la partida a Truex Jr. y Kevin Harvick. Pero los circuitos ruteros son los más adecuados para las estrategias variadas y hasta diez pilotos se quedaron en pista para ganar posiciones.

El líder era Chris Buescher, que aguantó los ataques de Brad Keselowski y Paul Menard en la resalida, pero no los de un revolucionado Allmendinger que subió diez posiciones en solo dos vueltas. Un trompo de Clint Bowyer fue resuelto con rapidez por el de Stewart-Haas, que no interrumpió la variedad estratégica. Harvick, Keselowski, Matt Kenseth y el ex líder Buescher fueron algunos de los que pararon y sacrificaron su posición en pista en un primer segmento que venció Truex Jr. al pasar a Allmendinger a falta de dos vueltas. Les siguieron Larson, Ryan Blaney y Denny Hamlin.

Allmendinger y Larson decidieron entrar de nuevo en boxes al final del segmento, pero pocos les siguieron en su camino al pit lane. Blaney atacó a Truex Jr. pero la tranquilidad duró dos vueltas, las que tardó Patrick en trompear en el exterior de un three-wide y golpear a Ricky Stenhouse Jr. Allmendinger intentó pasar por un carril imposible en la horquilla en la siguiente resalida, trompeando y dañando su parte trasera tras llevarse dos pequeños golpes de Larson y Bowyer. Ese trompo no provocó la caution que sí se desplegó por restos en pista.


Truex Jr. se dejó cinco posiciones en boxes, cayendo por detrás de Hamlin, Joey Logano, Blaney, Austin Dillon y Ryan Newman. Jimmie Johnson se escapó en el liderato, gracias a sus bondades en circuitos ruteros y a la pelea entre McMurray y Harvick por la segunda posición. El de Stewart-Haas acabó pasando al de Ganassi pero no llegó a reducir los dos segundos que Johnson le sacó y decidió entrar en boxes al final del segmento. El heptacampeón logró así su primera victoria en una Stage, por delante de Keselowski, Kenseth, Hamlin y Logano. Larson fue undécimo en ese segundo segmento y Truex Jr. pasó por meta 32º tras una parada lenta.

Hamlin tomó la cabeza de carrera en la segunda mitad de carrera, buscando redimirse de la derrota ante Tony Stewart en 2016. Le seguían Earnhardt Jr., recuperado después de su trompo inicial y Austin Dillon. Kyle Busch seguía en busca de su primera victoria de la temporada y demostró sus ganas al pasar a Hamlin tras ocho vueltas de bandera verde. No le duró mucho la alegría al de Gibbs, que se dejaría adelantar por los veloces Harvick y Truex Jr., que tenían unos neumáticos más frescos.

Keselowski y Logano alargaron al máximo sus paradas en boxes, en busca de unas gomas más frescas que dieran ventaja a unos necesitados Penske. Truex Jr. no subió muchas posiciones y vio su día acortado por un problema de motor, abandonando después de otra buena actuación. Keselowski se mantuvo líder en pista con un ritmo lento, hasta verse superado por Harvick a falta de 24 vueltas para el final. La parte final se tornó en una procesión de adelantamientos constantes basados en estrategia.

Bowyer se convirtió en el protagonista de esa parte final, ascendiendo hasta la segunda posición aunque siempre lejos de un cómodo Harvick que dominó en la tierra del vino. Un accidente de Kasey Kahne en la última vuelta hizo que la carrera acabara bajo una necesitada caution que llegó tarde. Harvick y Bowyer culminaron el doblete de Stewart-Haas por delante de Keselowski, Hamlin y un lento Kyle Busch. Earnhardt Jr. se llevó un meritorio sexto puesto en su penúltima carrera en un rutero, mientras Johnson acabó en una lejana 13ª posición y Larson fue 26º y doblado.

(.............)​
 
Arriba