NASCAR

Nicola Romeo

Deidad Alfista

Joey Logano regresa a la victoria en la Xfinity Series

Héctor Sagués el 14 de marzo de 2017


La Xfinity Series empezó la gira de la costa oeste que le llevará junto a su hermana mayor por tres óvalos de distintas características en Estados Unidos. Las Vegas fue el escenario de la tercera cita de la temporada, con mucho protagonismo de los pilotos de la Cup Series que se preparaban para la carrera dominical, aunque con una variedad de nombres parecida a la que se vio en Atlanta.

El primer segmento tuvo la calma habitual en estas carreras, solo rota por una tempranera caution provocada por Stephen Leitch. Kyle Busch fue el líder absoluto de la primera parte a pesar de la fuerte oposición de Kyle Larson, a quien batió por apenas 67 milésimas. Larson y Joey Logano pasarían a Busch en boxes, con el de Ganassi escapándose en solitario.

Matt Tifft trompeó en su Toyota cuando tenía un sólido top 10 al alcance al poco de empezar la segunda parte, mientras que Brendan Gaughan sufrió problemas en su motor y un trompo que le hundieron en la clasificación. Larson y Logano pararon bajo la caution de Gaughan, no así Brad Keselowski que se impuso en el segundo segmento por delante de Busch y de Justin Allgaier.

Keselowski y Busch pararon al final del segmento y buscaron una remontada que no llegó. El de Gibbs no encontró el ritmo de cabeza y perdió mucho en las resalidas, mientras que al de Penske se le soltó una tuerca. Logano tomó el liderato y no lo soltó a pesar de los constantes ataques de Larson ni de la aparición de cuatro caution, incluyendo dos trompos de Ray Black Jr. y J.J. Yeley y un toque entre Tifft y Spencer Gallagher a falta de ocho vueltas. Larson, Daniel Suárez, Allgaier y Austin Dillon completaron el top 5, Darrell Wallace Jr. sumó un sólido sexto puesto y el líder del campeonato Elliott Sadler acabó octavo.

(.............)​
 

Nicola Romeo

Deidad Alfista

La NASCAR no sancionará a los implicados en la pelea de Las Vegas

Humberto Gutiérrez el 16 de Marzo de 2017


Steve O’Donnell, vicepresidente ejecutivo y jefe de desarrollo de la NASCAR, emitió un comunicado sobre los incidentes, tanto de la carrera como en la calle de boxes, en los que se vieron involucrados los pilotos Joey Logano y Kyle Busch, quienes incluso intentaron arreglar sus diferencias a golpes durante la transmisión televisiva. Para O’Donnell, las reacciones fueron propias de pilotos apasionados que no supieron controlar sus emociones, considera que la pelea no se justifica, pero la organización no estipula sancionarlos sino llegar a un acuerdo antes de la carrera en Phoenix.

Tanto Logano como Busch iniciaron la última vuelta de la Vía | Kobalt 400 entablando una pelea por el top cinco, pero un contacto entre ambos dejó a Busch fuera, mientras Logano prosiguió su paso hasta ver la bandera a cuadros en el cuarto lugar. Busch salió iracundo de su coche y se dirigió a los boxes donde fue a encarar a Logano. Así que mientras Martin Truex Jr., Kyle Larson y Chase Elliott celebraban el top tres; Busch, Logano y varios integrantes de Team Penske y de Joe Gibbs Racing se enfrascaban en una lucha de puñetazos y empujones.

La imagen de Kyle Busch con la frente sangrante ha resultado la más difundida de la NASCAR en lo que va de semana, pero la organización, tal como lo ha dejado saber, no castigará a los implicados. Se esperará por un pronunciamiento de Kyle Busch y de Joey Logano al respecto, aunque Logano manifestó inmediatamente después de la refriega que en la NASCAR estos sucesos ocurren todo el tiempo porque los pilotos deben mostrar agresividad a la hora de luchar por las victorias, y tanto él como Busch entienden cómo funciona.

En palabras de Steve O’Donnell:

Después de una revisión completa de varios videos y de las declaraciones de los pilotos y de sus respectivos equipos de carreras, se llegó a la conclusión que el incidente post-carrera del domingo no justifica ninguna otra acción adicional. Las emociones de nuestros pilotos afloraron y Kyle Busch y Joey Logano son dos de los mejores y más apasionados y competitivos del campeonato. Nos reuniremos con ellos antes de que inicien las prácticas en Phoenix.

[youtube]http://www.youtube.com/watch?v=PZSW71o_n7A[/youtube]​

Vía | Racer
 

Nicola Romeo

Deidad Alfista

La NASCAR aprovecha la pelea de Las Vegas para recordar sus mayores líos

Eloy Entrambasaguas ( @eloy_eg ) el 16 de Marzo de 2017


Cuando digo que la NASCAR está siguiendo el camino de la WWE no me arrepiento ni un poquitín. Está claro como el agua que el certamen estadounidense ha encontrado una vía a explorar mediante dar publicidad a las rivalidades personales entre sus pilotos. Y si hay puñetazos y sangre de por medio, mejor. Al fin y al cabo con ello consiguieron este lunes abrir los noticiarios incluso en España.

Sin ir más lejos aquí está el vídeo compartido por la NASCAR esta semana, rememorando las “mejores” peleas de su historia. Ojo, como bien recuerdan, no podemos obviar que los puñetazos entre Cale Yarborough y Donnie Allison en la Daytona 500 de 1979 fueron claves en el despegue de la NASCAR como deporte nacional, como bien cuenta el gran documental ‘A perfect storm’, que ya recomendamos aquí hace un par de años.

Sin embargo no parece casualidad que a medida que avanza el vídeo se multipliquen los sucesos en los últimos años. Y decisiones como la tomada tras la pelea de Las Vegas, en la que ningún participante fue sancionado, sólo invitan a que el espectáculo siga adelante…

[youtube]http://www.youtube.com/watch?v=mq0bbzrQMS4[/youtube]​
 

Nicola Romeo

Deidad Alfista

Ryan Newman rompe su mala racha y la de Childress

Héctor Sagués el 20 de marzo de 2017


Ryan Newman ya tiene nuevos motivos para alargar su carrera deportiva. El piloto de Richard Childress Racing fue el sorpresivo vencedor de la Camping World 500, la primera cita de la Monster Energy NASCAR Cup Series en Phoenix, de la que tomó el liderato tras no parar al comienzo del decisivo Overtime. Es la decimoctava victoria de Newman en la Cup Series, la primera desde julio de 2013, y le reafirma después de un complicado 2016 en el que no formó parte del Chase por el título. También es la primera victoria de Newman con el equipo Childress, cuyo último triunfo era el de Kevin Harvick en la misma pista de Phoenix, a finales del mismo 2013.

El comienzo de los Penske fue letal. Joey Logano se escapó de Kyle Larson, que no tardaría en ser adelantado por Brad Keselowski. Ryan Blaney retrocedía respecto a sus compañeros de estructura), pero se veía ayudado por la primera caution, un reventón de Corey LaJoie en la vuelta 28. Logano mantuvo la cabeza de carrera sin demasiadas dificultades hasta las últimas diez vueltas del primer segmento, en las que los doblados le entorpercieron sobremanera. Larson, Keselowski, Chase Elliott y Jamie McMurray se presionaron sin cambiar ninguna de las posiciones, permitiendo que el #22 se llevara los primeros puntos.

No tardarían en cambiar los acontecimientos: Logano resalió mal, hasta el punto en que Elliott y Larson le pasaron por los dos costados en la recta de meta, tomando el liderato el piloto de Hendrick Motorsports. El de Penske cedió posición ante su compañero Keselowski y ante Kyle Busch, el único Toyota situado en el top 5 por entonces. Una nueva caution provocada por LaJoie, de nuevo con un pinchazo en su BK Racing, llevaba al pelotón al pit lane y permitía a Logano subir dos puestos. Sin embargo, su alegría momentánea se transformó en decepción cuando tuvo que irse a la cola por pasarse de velocidad en boxes, perdiendo el terreno ganado.

Elliott controló el resto del segundo segmento, dejando a Larson y a Kyle Busch a casi tres segundos al final del mismo. Les seguían Jimmie Johnson y Keselowski, mientras Denny Hamlin y Kevin Harvick alcanzaban el top 10 y sumaban puntos de playoff tras haber salido atrás (Hamlin desde la última fila al reventar un neumático en la sesión de clasificación, Harvick desde la 23ª posición). Entre los pilotos que intentaban mejorar estaban Martin Truex Jr., 15º tras una mala primera parada, Logano intentando ascender desde el 22º lugar y un Kurt Busch doblado tras pasar varias veces por boxes con problemas en su batería.


El dominio de Elliott no se detuvo en la segunda mitad de la carrera, llegando a obtener dos segundos de ventaja respecto a Larson. Kyle Busch siguió su ascenso en pista, pasando al de Ganassi para ponerse segundo justo antes de un espectacular golpe de Matt Kenseth contra el muro, consecuencia de un pinchazo. Irónicamente, el accidente del piloto de Joe Gibbs Racing ayudó a su compañero Busch, que salió primero del carril de boxes en la vuelta 194. Keselowski pasó a Elliott en la resalida y pronto salió una nueva caution gracias al choque entre David Ragan y Gray Gaulding, provocado por un pinchazo del #38.

Busch se escapó al frente, marcando el ritmo de constantes fugas del líder y dejando a Keselowski a tres lejanos segundos. Las más de 40 vueltas de calma se vieron interrumpidas por otro reventón en un neumático, en esa ocasión por parte de Cole Whitt en la vuelta 255. Busch se mantuvo en la primera posición, seguido de Larson y de un Harvick en remontada. Erik Jones llegaba al top 5, a la vez que Hamlin volvía al top 10 tras parar dos veces bajo caution por un posible pinchazo y Daniel Suárez alcanzaba el top 15 por primera vez esta temporada, mejorando todos ellos un discreto arranque del grupo de los Toyota.

Los últimos giros parecían encontrar la típica calma de los finales de NASCAR, con Kyle Busch distanciándose de nuevo del pelotón y ampliando su ventaja. Parecía que el piloto #18 podía lograr la victoria y enmendar su mal comienzo de temporada, pero nada más lejos de la realidad. Logano culminó una carrera irregular con un accidente a falta de apenas seis giros para el final, también por culpa de otro pinchazo. Se entraba así en el periodo de Overtime y Larson le ganaba la partida a su tocayo en boxes, en busca de la victoria definitiva tras varios intentos cercanos en este comienzo de 2017.

El problema para Larson era que no se encontraría en cabeza del pelotón. Ryan Newman, Ricky Stenhouse Jr. y Martin Truex Jr. decidieron no pasar por boxes y tomaron las tres primeras posiciones con neumáticos usados, en lo que acabaría siendo el movimiento decisivo de la carrera. Newman reaccionó mal a la bandera verde pero Stenhouse Jr. lo hizo aún peor, chocando brevemente con Larson en la curva 1. No hubo que lamentar daños, pero el de Ganassi perdió unos metros que serían decisivos y no pudo alcanzar a un Newman eufórico. Kyle Busch, Stenhouse Jr. y Keselowski completaron el top 5, mientras que Suárez y Jones consiguieron su primer top 10.

Así pues, Newman ya ha justificado parte de su renovación con Childress. En plena retirada de pilotos veteranos, parecía que el ex de Penske y Stewart-Haas alargaba su carrera deportiva por puro estátus, pero la victoria de Phoenix le permitirá entrar al Play-off salvo catástrofe y debería estimularle para seguir al frente de Childress, un equipo con el que estuvo a punto de ganar el campeonato en 2014 y en el que deberá seguir imponiendo galones si no quiere verse ensombrecido por la figura de Austin Dillon.

(..............)​
 

Nicola Romeo

Deidad Alfista

Justin Allgaier usa el desierto para acabar con su sequía

Héctor Sagués el 21 de marzo de 2017


Justin Allgaier rompió su racha negativa con una actuación digna de campeón. El piloto del Jr. Motorsports logró su cuarta victoria en la Xfinity Series, la primera desde la que consiguió en el circuito Gilles Villeneuve en verano de 2012, y regresó a la senda del Victory Lane al aguantar la pelea de varios contendientes de la Cup Series que se interpusieron en su camino en una accidentada carrera con 9 periodos de caution. La victoria le permite acceder al Play-off y llevarse 100.000 dólares del programa Dash 4 Cash.

Erik Jones asumió el liderato inicial por el exterior del poleman William Byron, con Allgaier ascendiendo del quinto al tercer puesto. Llegó pronto la primera neutralización gracias a un accidente de Daniel Suárez, que buscaba remontar una atrasada posición en parrilla al no salir a la sesión de clasificación. Allgaier y Jones pelearon por un intenso liderato que asumió el piloto de Gibbs, mientras que el de Jr. Motorsports perdió posiciones hasta acabar sexto al final del primer segmento, que Jones se adjudicó con comodidad.

Austin Dillon pasó a ser líder tras la parada en boxes y mantuvo unas vueltas dicho liderato hasta que Allgaier hizo efectiva una presión que le duró poco tiempo debido al choque entre Matt Tifft y Brendan Gaughan. Las potentes resalidas de Allgaier le mantuvieron en cabeza, pero quien lideró el segundo segmento fue Ryan Blaney, que remontó desde la 33ª posición al no salir a clasificación como también hizo Suárez. Tras Blaney y Allgaier llegaron Dillon, Elliott Sadler y un Jones incómodo con tráfico a su alrededor.

Dillon volvió a ponerse al frente con una buena detención en boxes, siendo adelantado de nuevo por Allgaier después de dos accidentes, incluyendo un toque entre David Starr y Mario Gosselin y un pequeño incendio en el coche de Joey Gase en la vuelta 157. La consiguiente caution vio diferencias estratégicas, con Dillon, Jones y Blaney poniendo 2 neumáticos y Allgaier y Sadler prefiriendo los 4 que se instalan normalmente. Jones asumió el liderato con la ayuda de su compañero Tifft, que no se había detenido e iba con ruedas mucho más viejas.

Allgaier pudo recuperar la cabeza de carrera a pesar de tomar una resalida por la sucia parte interior y ejecutó diez vueltas de constante acoso sobre Jones con éxito. Ni siquiera dos incidentes más, un trompo de Blake Koch y un accidente cuestionable entre Austin Dillon y Cole Custer a falta de 10 giros para el final, impidieron la victoria del de Jr. Motorsports cimentada en buenas resalidas y una gran velocidad en general. Blaney acabó segundo tras salir 33º, seguido de Jones, un meritorio Byron que golpeó el muro dos veces y Sadler, que mantiene el liderato del campeonato por puntos.

(..............)​
 

Nicola Romeo

Deidad Alfista

Kyle Larson se lleva una disputada carrera en Fontana

Héctor Sagués el 27 de marzo de 2017


Kyle Larson ya ha conseguido regresar al Victory Lane en NASCAR. Y lo ha hecho de la mejor manera posible, ganando las dos carreras de un mismo fin de semana. El californiano venció la Auto Club 400, celebrando la obtención de las dos pruebas disputadas en su estado local y mostrando su candidatura a grandes hechos después de un día irregular, lleno de peleas en cabeza entre rivales concretos y con dos segmentos en casi constante bandera verde antes de las alternancias en las últimas 20 vueltas del evento.

Larson asumió el liderato inicial desde la pole position, ayudado en gran medida por Martin Truex Jr. Brad Keselowski fue el gran perjudicado en el arranque, perdiendo doce posiciones al ser empujado por Ryan Newman y trompeando en la cuarta vuelta después de rozarse con Ty Dillon y Jimmie Johnson. Paul Menard y David Ragan tomaron las dos primeras plazas al no parar en boxes, pero su estrategia fue claramente errónea y pronto fueron engullidos por el grupo. Larson pasó rápidamente a comandar la carrera y a distanciarse de Truex Jr. y de Chase Elliott. Logano subió de la 35º del 7º puesto en una gran remontada, mientras Kevin Harvick se iba al muro en el 26º giro y tenía que entrar en el pit lane, siendo doblado por Larson.

Truex Jr. adelantó a Larson en la segunda ronda de pit stops, sacándole un segundo a todos sus rivales al salir de boxes en el vuelta número 36. Pero Larson recobró la primera posición al adelantar a Truex en la 48, alejándose de un pelotón al que doblaba sin piedad: Keselowski, Johnson, Newman, Kurt Busch y Harvick se encontraban entre los pilotos con vuelta perdida. Se adjudicó Larson el primer segmento, por delante de Truex Jr, Elliott, Jamie McMurray y Kyle Busch, en un liderato efímero al ser adelantado por el de Furniture Row en boxes.

Michael McDowell pinchó al comienzo de un segundo segmento que empezó encabezando Truex Jr. Apenas variaron las posiciones tras una ronda de paradas en boxes, aunque Clint Bowyer llegó a ponerse segundo en pleno ascenso del piloto de Stewart-Haas. Más adelante, Bowyer perdió posición con Larson y con Elliott en la última vuelta de una segunda parte de carrera excesivamente tranquila. Truex Jr., Larson, Elliott, Bowyer y Erik Jones ocuparon el top 5, con Kyle Busch y Logano manteniendo una distante pelea por la séptima plaza que no ayudó a mejorar el espectáculo en pista.


Larson patinó en la resalida pero una apurada muy atrevida por el interior de la primera curva le sirvió para sobrepasar a Truex Jr. Siguió el de Chip Ganassi Racing dominando la competencia hasta que perdió tiempo en una detención en boxes al comienzo del último segmento. Aunque Chase Elliott salió por delante de todos le cazaron el #78 y el #42, que pelearon por el liderato de una igualada y sin embargo sosa carrera. Se produjo así un intenso duelo entre los dos grandes protagonistas en Fontana.

Martin Truex Jr. aprovechó la lentitud de su rival con algunos doblados para ponerse en cabeza con un hábil movimiento por el interior de la curva 1 cuando quedaban 36 giros para el final. No se amilanó Kyle Larson, que le devolvió el favor poco después tomando el interior en la sección de las curvas 1 y 2 y apoyando su mayor velocidad en toda la recta trasera, dónde llegó a coger todo el interior sin ni siquiera pensar en los baches. El exceso de tedio tras la momentánea lucha se vio interrumpido a falta de 21 vueltas, cuando Gray Gaulding pinchó un neumático y chocó en la segunda curva, provocando una caution que revolucionaría al grupo.

El consiguiente paso por boxes vio a Larson de nuevo al frente, con Truex Jr. perdiendo cinco posiciones en la supuesta parada decisiva. No mejoraron las cosas para el de Furniture Row en la resalida, ya que se tocó con Matt Kenseth y envió al #20 a un fuerte impacto contra el muro exterior. Kenseth salió ileso y dejó su coche en la cuneta por tercera vez en las cinco primeras citas. Larson siguió líder sin apenas relajarse, tras una resalida de apenas un par de giros que dio paso a un accidente de Corey LaJoie. Ahí apareció un movimiento importante: Truex Jr. y Hamlin no pararon, a diferencia del resto de la parte alta con solo 6 giros en el contador. La bandera verde duró muy poco, gracias a un accidente entre Trevor Bayne y Ricky Stenhouse Jr. que dio paso al Overtime.

La clasificación no varió en el momento decisivo de la carrera. Larson voló en la resalida por el exterior, quitándose rápidamente a un Hamlin que acabó pinchando tras un choque con Austin Dillon. Larson venció por delante de Keselowski, Bowyer, Truex Jr. y Logano, consolidando el liderato de puntos después de un día dominador en Fontana en el que solo Truex Jr. logró toserle. Daniel Suárez arañó otro top 10 por delante de Kyle Busch y de nombres variados como Harvick, Kasey Kahne, Johnson y Kurt Busch, perjudicados en una cita que siguió el guion de NASCAR consistente en duración larga y acción en pista corta e intensa.

(.............)​
 

Nicola Romeo

Deidad Alfista

Kyle Larson, sólido líder de la Monster Energy NASCAR Cup Series

Héctor Sagués | 27 de marzo de 2017


Es indiscutible afirmar que Kyle Larson está en forma. El primer mes de las carreras de segmentos en la categoría reina de NASCAR ha dejado en cabeza a uno de los protegidos de Chip Ganassi, que ya comprado su billete para el Play-off después de su victoria reciente en Fontana. El estado de forma de Larson no es casualidad y responde a una constante mejora desde su entrada en la Cup Series en 2014, cuando sustituyó a un desconectado Juan Pablo Montoya tras apenas un año en la Xfinity Series.

Larson ha tenido opciones a la victoria en todas las pruebas de 2017, pero ha tenido que esperar a la quinta cita para llevarse el triunfo. Anteriormente, se quedó a un paso de ganar la Daytona 500 antes de quedarse sin gasolina en la última vuelta cuando iba líder. En las otras tres carreras acabó segundo: adelantado por Brad Keselowski en Atlanta, sin opciones de atrapar a Martin Truex Jr. en Las Vegas y quedándose sin tiempo para cazar a Ryan Newman en Phoenix. Todo fue distinto en el Auto Club Speedway, dónde lideró 110 vueltas de camino hacia su segunda victoria en la Cup Series.

Tras Larson se sitúa Chase Elliott, aún sin conseguir su primera victoria pero mostrándose fuerte en la zona alta de la parrilla. Tercero es Martin Truex Jr., líder del grupo de Toyota ante el mal comienzo de los Joe Gibbs Racing, justo por delante de los Penske de Brad Keselowski y Joey Logano. Jamie McMurray es sexto en el segundo Ganassi, seguido de Ryan Blaney con el Wood Brothers apoyado por Penske. Completan el top 10 un revitalizado Clint Bowyer y dos ex campeones irregulares como son Kevin Harvick y Kyle Busch.

Otros pilotos en zona de play-off son Ryan Newman y Kurt Busch, que han roto malas rachas con victorias en 2017, además del rookie Erik Jones y un regular Trevor Bayne. Justo detrás de Bayne se sitúan Jimmie Johnson, un Aric Almirola que ha vivido de las rentas de la Daytona 500 y un veloz Daniel Suárez que ha aprendido a dominar las resalidas en los últimos momentos para conseguir sus dos primeros top 10 y enmendar un mal comienzo. Austin Dillon, Dale Earnhardt Jr. y Matt Kenseth se encuentran entre los descolgados iniciales que deberán recuperarse, aunque están por delante de otros más apurados como Danica Patrick (un top 20) y A.J. Allmendinger (que arrastra una costosa sanción de 35 puntos).

(.............)​
 

Nicola Romeo

Deidad Alfista

Kyle Larson también gana en la Xfinity Series

Héctor Sagués | 28 de marzo de 2017


Kyle Larson fue el gran protagonista del fin de semana de NASCAR en Fontana. El piloto de Elk Grove ganó la Auto Club 400 y afianzó su liderato en la Monster Energy Cup Series, con un potente equipo Ganassi a su espalda que parece haberse convertido en una amenaza más que seria para sus rivales. Antes de eso, Larson también venció la Service King 300 puntuable para la Xfinity Series, una carrera que no dominó pero que sí le vio aparecer en cabeza en el lugar y momento oportunos.

Joey Logano se escapó en el primer segmento, llegando a obtener hasta cuatro segundos de ventaja que quedaron difuminados con el trompo de Matt Tifft a falta de cinco vueltas para el final de dicho segmento. El piloto de Penske perdió el liderato al pasarse de velocidad en el pit lane y cedió la primera posición a Kyle Busch, que ganó tanto la primera como la segunda parte de la carrera tras salir decimosexto. Logano recuperó todo el terreno perdido y llegó a situarse segundo antes de la segunda caution reglamentaria.

Mantuvieron Logano y Busch un bonito duelo en la segunda mitad del evento, alternándose el liderato en medio de un par de cautions. Cuando Erik Jones se llevó en la recta de meta a Paul Menard, la bandera amarilla dejó un contratiempo de cierta importancia: Logano perdió más de un minuto en boxes al caerse el gato que sujetaba su Ford, yéndose a la cola del pelotón por segunda vez. Solo doce vueltas después, Ryan Reed empujó a Cole Custer en curva 1 y envió al joven de Stewart-Haas al muro. Muchos de los líderes no pararon bajo la caution del incidente de Custer, hecho que sería decisivo.

Larson también tuvo sus más y sus menos en la carrera. El de Ganassi fue líder brevemente antes de ser adelantado por Kyle Busch en el segundo segmento, que acabó lejos tras una mala parada. La diferencia de estrategia le aupó de nuevo, parando en la caution de Custer en la vuelta 107 y subiendo doce puestos en la resalida. Aunque Logano y Busch estaban delante, no duraron mucho tiempo gracias al ciclón Larson, que se puso líder a falta de 11 giros tras mantener un intenso duelo con el de Penske.

Brandon Jones se accidentó con apenas 8 vueltas para el final, forzando otra resalida al límite. Pero Larson no cedió ante la presión y cerró todos los huecos a Logano para obtener la victoria. Kyle Busch, Erik Jones y William Byron (indemne tras tres pequeños toques con los muros) completaron el top 5. Elliott Sadler acabó séptimo y sigue en cabeza de la clasificación por puntos, que ahora tiene al frente al trío de Jr. Motorsports formado por Sadler, Byron y Justin Allgaier. La Xfinity se tomará su primer descanso del año y no irá a Martinsville, para regresar en dos semanas en el Texas Motor Speedway.

(.............)​
 

Nicola Romeo

Deidad Alfista

Brad Keselowski se impone a la diversidad estratégica en Martinsville

Héctor Sagués | 3 de Abril de 2017


Brad Keselowski ganó la STP 500 en un circuito de Martinsville habitualmente caótico que respondió a las expectativas. El piloto del Team Penske es el primero que repite victoria en la Monster Energy NASCAR Cup Series, dándole a Ford su primer trofeo en Martinsville desde 2002. Keselowski compensa así la sanción de 35 puntos que recibió tras no pasar la inspección post-carrera en Phoenix, un contratiempo poco efectivo al estar clasificado para el Playoff pero que el propio piloto definió como “muy importante” de cara a la preparación para la fase de postemporada.

La sesión de clasificación del viernes se anuló por lluvia, así que el orden de la parrilla lo determinó la clasificación de puntos. Kyle Larson dejó la pelea inicial para el rebelde grupo de detrás, en el que Chase Elliott perdiendo cuatro posiciones al quedarse en el lado exterior del circuito y ser adelantado por todos los que pudieron colocarse en su interior. No tardó el líder en ser cazado por Jamie McMurray y Keselowski, que se quitó de encima a los Ganassi en cuanto tuvo pista libre. Larson perdió siete puestos en treinta giros, mientras Keselowski y Joey Logano le daban un doblete a Penske hasta la aparición de la primera caution en la vuelta 70, cuando Ricky Stenhouse Jr. trompeó después de cruzarse en el camino de Paul Menard.

Los Penske caerían bajo en esa caution por distintos motivos: Keselowski se pasó de velocidad en el pit lane y los mecánicos de Logano saltaron a su pit stall antes de tiempo. Martin Truex Jr. era el nuevo líder con permiso de Denny Hamlin y Kyle Busch. Más tarde, un toque entre Ryan Blaney, Jimmie Johnson y Jamie McMurray le provocó un pinchazo al Ganassi, que acabó contra el muro en la vuelta 106. Truex Jr., Johnson, Keselowski y Ty Dillon no entraron en boxes durante esa caution. Dale Earnhardt Jr. trompeó a falta de 8 giros para el final del primer segmento pero no le añadió preocupaciones a Truex Jr., que aguantó con neumáticos viejos y ganó el segmento por delante de Hamlin (2 neumáticos), Kyle Busch (4), Keselowski (0) y Elliott (4).

Kyle Busch y Chase Elliott lideraron un pelotón de 13 coches que no pasaron por el pit lane y se intercambiaron la cabeza de carrera. Austin Dillon puso dos neumáticos y relanzó en 14ª posición, siendo el primero de los que hicieron una parada. Dillon tardó en reaccionar, al contrario que unos guerreros Keselowski y Truex Jr. que alcanzaron el top 10 en menos de 30 vueltas. Daniel Suárez se llevó un pinchazo en un choque con el grupo trasero y perdió mucho tiempo en reparaciones, quedando descolgado en su primera visita a un short track en la Cup Series. Busch y Elliott se mantuvieron al frente, buscando ambos pilotos tanto la primera victoria de la temporada para sus intereses como para sus dos potentes estructuras, Joe Gibbs Racing y Hendrick Motorsports.

La extrema calma del segundo segmento fue buena para Kyle Busch, que dobló a muchos pilotos destacados en su cabalgata solitaria. Harvick, Kurt Busch y Larson caerían en las garras del de Toyota, igual que un pinchado Logano que se dejaría un par de vueltas. Todo le sonrió hasta que se encontró con un grupo de cinco doblados cerca del final de la segunda parte. Stenhouse Jr. no se dejó pasar e incomodó a Busch, que acabó apartándole ligeramente. Pero Stenhouse devolvió el empujón en la última curva y le cedió la victoria final del segmento a Elliott, que remontó los cuatro segundos que se dejó Kyle Busch en su pelea con ese grupo. Keselowski (de 18º a 3º), Johnson y Blaney completaron el top 5.


Kyle Busch siguió al frente de la carrera en la última parte librándose de los distintos golpes de la competencia. El primer incidente significativo del tercer segmento veía a Austin Dillon trompeado por Hamlin después de intentar adelantar a Erik Jones y un choque simultáneo entre Suárez y Kurt Busch. El mayor de los hermanos de Las Vegas volvió a salir a pista solo para regresar a boxes de forma definitiva tras pinchar y chocar contra un muro que también visitaron Gray Gaulding y Reed Sorenson. Kyle Busch, Keselowski, Elliott y Johnson formaban el cuarteto de cabeza, seguidos de un inspirado Matt Kenseth que intentaba solventar un mal comienzo en 2017.

Hamlin y Stenhouse Jr. no entraron en boxes a falta de 160 vueltas y se quedaron vendidos en la consiguiente resalida, que volvió a liderar Kyle Busch. Abrió distancia el #18, manteniéndose despreocupado durante otros 60 giros hasta que Jeffrey Earnhardt chocó en la curva 2. Matt DiBenedetto abandonó en el enésimo accidente con pinchazo, en plena batalla por el liderato entre Keselowski y Kyle Busch. Incluso dio tiempo a que tuviera lugar un Big One: Hamlin y Danica Patrick chocaron, bloqueando las curvas 3 y 4 y formando una pequeña montonera que se libró de grandes daños y se saldó con la única retirada de Dale Earnhardt Jr.

Siguió el intercambio de posiciones entre Keselowski y Busch, que Martin Truex Jr. detuvo al trompear tras un toque con Matt Kenseth. 14 cautions después se escapó el piloto de Penske, que pasó a su rival de Gibbs y llegó a obtener dos segundos de ventaja en una relajada parte final que le aseguró su segunda victoria del año. Kyle Busch aguantó los ataques finales de Elliott para acabar segundo. Logano y Austin Dillon completaron el top 5 en una carrera irregular de ambos, mientras que el ascenso constante en el pelotón premió a A.J. Allmendinger, Clint Bowyer y Kenseth. Ricky Stenhouse Jr. cerró el top 10 en un día ajetreado por su parte, con Larson finalizando decimoséptimo y manteniendo el liderato de la clasificación general por apenas cuatro puntos.

(...............)​
 

Nicola Romeo

Deidad Alfista

Chase Elliott gana en Martinsville, pero no en su campeonato deseado

Héctor Sagués | 5 de Abril de 2017


Chase Elliott aún no ha conseguido la victoria en la Cup Series de NASCAR, pero al menos va dejando píldoras del talento que tiene en otras categorías. El piloto de Hendrick Motorsports apareció en la carrera de la Camping World Truck Series de Martinsville, uno de los circuitos dónde más se le ve correr, y fue uno de los protagonistas principales del evento. La victoria final dio muestras de convicción, pero la obtención del trofeo no fue nada fácil.

Elliott y el vigente campeón Johnny Sauter salieron en la primera fila, escapándose del resto de competidores en un primer segmento relativamente calmado. Apenas hicieron falta dos caution, por un accidente de Bryce Napier y por un choque entre Cody Coughlin y John Hunter Nemechek. Elliott y Sauter mandaron con autoridad, hasta el punto en que el campeón de 2016 llegó a engancharse a la parte trasera del camión de su compañero, aunque sin lograr culminar ningún adelantamiento en medio de un pelotón de doblados.

El segundo segmento fue muy distinto. Christopher Bell solo puso 2 neumáticos en su detención en boxes, intentando sorprender al dúo de GMS Racing, pero Sauter le pasó en la resalida y puso tierra de por medio. Las constantes banderas amarillas incluyeron un toque entre Noah Gragson y Chase Briscoe (de los equipos de Kyle Busch y Brad Keselowski respectivamente) y un problema mecánico de John Hunter Nemechek que le obligó a detenerse. La segunda parte de la carrera también acabó bajo caution, después de que Elliott se llevara por delante a Ross Chastain tras quedarse en la mitad del grupo buscando una estrategia diferente.

Bell pasó a Sauter en boxes, de nuevo con solo 2 neumáticos nuevos que parecieron funcionar a pesar de las interrupciones. Dos three-wide imposibles vieron dos trompos más, entre ellos el de un destacado Chase Briscoe que no pudo solventar positivamente su irregular actuación. Bell formó un grupo de cuatro camiones junto a Elliott, Gragson y Sauter. Estos dos últimos se intercambiaron las posiciones en la parte final, con el campeón de 2016 buscando sumar más puntos. Pero aún tendría que llegar el último sobresalto: Bell perdió la paciencia con un grupo de doblados e hizo trompear a Austin Cindric a falta de 16 vueltas para el final.

Los problemas de Bell le hicieron perder el liderato ante los GMS, que tuvieron su propia pelea por la victoria en los últimos giros. Elliott no dejó nada para Sauter, llegando a bloquear toda la trazada (hecho complicado en un trazado pequeño como Martinsville) para demostrar lo importante que era la victoria para él. Tras ellos llegaron Bell, Gragson y un Ty Dillon recuperado que se preparó para la Cup Series en duelo con Brett Moffitt. Y ahora regresa la Camping World Truck Series al olvido momentáneo, hasta el comienzo de su gira de primavera-verano que verá seis carreras en el mismo intervalo de pausa que se avecina antes de la cita de Kansas, a mediados del mes de mayo.

(...............)​
 

Nicola Romeo

Deidad Alfista

NASCAR y MMA en un mismo escenario

Humberto Gutiérrez el 7 de Abril de 2017


Monster Energy, patrocinador oficial de la NASCAR, organizará varias carteleras de Bellator MMA como evento previo de algunas fechas de la Cup Series. Así que por primera vez, las artes marciales mixtas y las carreras de coches compartirán escenario. Inicialmente las sedes de ambas actividades serían las pistas de Charlotte, Bristol, Talladega y Homestead-Miami.

En Estados Unidos, la popularidad tanto de la NASCAR como de las MMA es elevada y si a ello se le añade el impacto mediático de un poderoso patrocinador se obtiene un producto que seguramente atraerá un gran número de fanáticos. Mitch Covington, vicepresidente de marketing deportivo de la NASCAR, explicó que la asociación con Bellator concederá una nueva dinámica a las carreras porque se podrá disfrutar de otro espectáculo, y por lo tanto el público tendrá mayor diversión, en la misma pista de carreras, situación que según su opinión creará una nueva base de fans en ambos sectores.

Vía | Racer
 

Nicola Romeo

Deidad Alfista

Jimmie Johnson vuelve a las andadas victoriosas

Héctor Sagués | 10 de Abril de 2017


Jimmie Johnson está de vuelta en su lugar favorito de NASCAR, el Victory Lane. El piloto estrella de Hendrick Motorsports solo había conseguido un top 10 en las primeras seis carreras de la temporada, sembrando algunas dudas que debían disiparse pronto conociendo el rendimiento extraordinario del equipo #48. Y así fue en Texas, uno de los circuitos preferidos de Johnson, que optó por una estrategia de aumento de posiciones y rapidez general para obtener el triunfo. Es la 81ª victoria del californiano en la Monster Energy NASCAR Cup Series, la séptima en el trazado texano.

Austin Dillon entró en el garaje antes de comenzar la carrera y regresó a las 13 vueltas, ya con dos caution en la pista: una por debris y otra por un accidente de Jeffrey Earnhardt; también hizo acto de presencia una competition caution. Kevin Harvick y Ryan Blaney lideraron los compases iniciales hasta que el de Wood Brothers se escapó gracias a un ritmo lento del de Stewart-Haas, fruto de la aparición de tres bolsas en la parte delantera de su Ford. Blaney se adjudicó el primer segmento a pesar de los ataques de Martin Truex Jr., que alcanzó al líder con la ayuda de un pelotón de doblados. Kyle Larson y Kyle Busch alcanzaban el top 10 desde sus retrasadas posiciones de salida al ser algunos de los perjudicados por no pasar la inspección previa a la sesión de clasificación del viernes.

Truex Jr. salió líder de boxes pero no tardó en ser rebasado por Blaney, que le clavó un espectacular exterior en la renovada curva 2. El Wood Brothers pasó a someter al resto de la parrilla. Jimmie Johnson rozó el top 10 al final de la primera parte y una buena actuación en boxes le puso cuarto. El heptacampeón llegó a ser segundo, aunque no pudo alcanzar a un Blaney estratosférico. Dos caution por restos en pista, incluyendo una a falta de 7 giros para el final del segundo segmento, dieron un nuevo contexto y una variedad estratégica que no afectó a las posiciones delanteras. Blaney ganó el segmento por delante de Johnson, McMurray, Larson y Chase Elliott, todos ellos sin parar con la caution anterior.

Blaney resalió 20º al hacer su parada al final de la Stage 2, dejando en cabeza a Harvick, Brad Keselowski y Dale Earnhardt Jr. No se quedaba tranquilo el #4 sumando vueltas en cabeza, aunque los que habían parado en la caution más reciente progresaban lentamente: Larson era octavo, Elliott décimo, Johnson undécimo y el antaño dominador Blaney solo 14º tras los primeros 40 giros de la etapa decisiva. Joey Logano alargó su stint particular y lideró antes de cederle el privilegio a Truex Jr., que adelantó a Harvick en su parada a la vez que Keselowski perdía posiciones por falta de ritmo.


Truex Jr. reestableció su dominio en los circuitos de milla y media, sacando 3 segundos y medio a Harvick sin demasiados problemas. El de Furniture Row era el único Toyota en el top 10, muy por delante de un discreto Erik Jones y un grupo de Gibbs desaparecido. Una parada lenta en boxes, hizo que Truex Jr. perdiera los 3 segundos de ventaja que tenía y con ello el liderato ante Harvick. De nuevo se establecían estrategias variadas, con Logano y Ty Dillon manteniéndose en el trazado durante unas vueltas. Dio tiempo hasta a ver un choque fugaz entre Ryan Blaney y Corey LaJoie, que se saldó con el de Wood Brothers perdiendo terreno con Larson, Keselowski y Elliott.

Johnson siguió por los alrededores del top 5 y adelantó a Truex Jr. para irse a por Harvick, líder virtual ante la resistencia de Logano a parar durante 16 vueltas. Justo delante de ellos se cruzó un problemático Kasey Kahne con un coche muy inestable que hacía pensar en males mayores. Pero no fue Kahne el motivo de la siguiente caution, sino otro trozo de coche que cayó sobre la pista. La mayoría de los líderes pusieron dos neumáticos en la bandera amarilla y Logano decidió no parar, retomando el primer puesto mientras Blaney se iba a la cola por pasarse la entrada de su pit stall.

La resalida tuvo lugar a falta de 30 vueltas y Logano se mantuvo al frente con unos neumáticos no mucho más viejos. El aguante del piloto de Penske fue encomiable pero insuficiente, ya que Johnson le adelantó a 16 giros del final. Larson cazó al trío de cabeza, adelantó a Harvick y empezó a presionar a Logano, acercándose indirectamente al líder. El Ganassi culminó su adelantamiento sobre el #22 cuando solo quedaba una vuelta y media, en un esfuerzo tardío para intentar pelear por la victoria.

Ganó Johnson, que salió retrasado tras trompear en la Q2 del viernes, seguido de Larson, Logano, Harvick y Earnhardt Jr. (que obtuvo su primer top 5 desde junio de 2016). Truex Jr. y Blaney se perdieron en la parte decisiva y finalizaron octavo y duodécimo respectivamente. La Monster Energy NASCAR Cup Series encara ahora su primera pausa anual, como es habitual en Semana Santa, y volverá a los mejores óvalos dentro de dos semanas, con la disputa de la carrera primaveral del emocionante Bristol Motor Speedway.

(...............)​
 

Nicola Romeo

Deidad Alfista

Erik Jones domina en la adversidad de la diversión

Héctor Sagués | 13 de Abril de 2017


A NASCAR ya le ha salido un tiro por la culata. La pasada carrera de la Xfinity Series disputada en Texas fue diferente a todo lo que se suele ver en el stock car estadounidense: su primera mitad fue excitante y entretenida; su segunda, un completo festival de coches en círculo puro y duro, en el que ni siquiera las caution hicieron acto de presencia. Erik Jones aprovechó la situación para vencer con autoridad y afianzarse en los coches invitados de Joe Gibbs Racing del campeonato de preparación que dejó escapar en 2016.

No empezó bien el piloto de Toyota, cuya segunda posición en parrilla fue penalizada por la parte exterior de las curvas 1 y 2 del trazado texano, recientemente renovadas y rebajadas. Joey Logano se fue desde la pole position hasta que su perseguidor, Daniel Hemric, fue víctima de un trompo en la 2ª curva. Jones apenas tardó cinco vueltas en pasar a Logano tras la resalida y despegó respecto al resto de los competidores, ganando con comodidad el primer segmento por delante de Ryan Blaney y de un apagado Logano. Casey Mears dejó aceite en pista durante la caution, hecho que obligó a dirección de carrera a sacar la bandera roja para limpiar el trazado.

William Byron era el nuevo líder, pero no tardó en ser adelantado por Blaney y por Daniel Suárez. El mexicano llegó a ser el fugaz cabeza de carrera, hasta que un toque con el muro y un posterior roce de Logano le hizo trompear. Aparecieron dos caution más: un golpe grupal entre Darrell Wallace Jr, Tyler Reddick, Justin Allgaier y Brennan Poole y un trompo solitario de Garrett Smithley. Blaney, Erik Jones y otros pilotos punteros decidieron parar en boxes bajo la caution de Smithley, a falta de solo 7 vueltas para el final del segundo segmento, pero la estrategia no fue la adecuada a corto plazo. Ninguno de los que pararon subieron muchas posiciones, dejando a Byron, Elliott Sadler y Ryan Reed como los tres primeros clasificados de la segunda parte.

Por suerte, el segmento definitivo fue a favor de aquellos que decidieron sacrificar su estrategia en la segunda partición. No hubo ninguna interrupción en la segunda mitad de la carrera, que se convirtió en un desfile de coches rápidos incapaces de pelear por posición alguna. Los problemas mecánicos de Joey Logano y de Jeff Green pudieron resolverse a tiempo antes de sacar ninguna caution, dejando la victoria en manos de Erik Jones. Ryan Blaney, Kevin Harvick, Austin Dillon y Cole Custer completaron el top 5 de una olvidable tarde. William Byron fue séptimo y se acerca a solo seis puntos de Elliott Sadler, su compañero de equipo. El descanso de Semana Santa dejará a los coches de la Xfinity Series aparcados hasta la Dash 4 Cash de Bristol.

(...............)​
 

Nicola Romeo

Deidad Alfista

La All Star Race regresa a la NASCAR esta temporada

Humberto Gutiérrez el 14 de Abril de 2017


Para el próximo 21 de mayo está pautada, en el Charlotte Motor Speedway, la reedición de la All Star Race, una particular carrera que premiará al piloto ganador con un millón de dólares. Automáticamente están inscritos los campeones de la NASCAR Cup Series que permanezcan activos, los ganadores de las grandes carreras de 2016 y de 2017; y los ganadores de ediciones anteriores de la All Star Race que todavía compiten a tiempo completo. El resto de los pilotos podrá acceder si gana alguna etapa de la Monster Energy Open o a través del voto de los fanáticos.

Los organizadores del evento, que este año llevará por nombre A silver Anniversary Gold Rush, confirmaron la presencia de los pilotos Chris Buescher, Kurt Busch, Kyle Busch, Dale Earnhardt Jr., Denny Hamlin, Kevin Harvick, Jimmie Johnson, Kasey Kahne, Matt Kenseth, Brad Keselowski, Kyle Larson, Joey Logano, Jamie McMurray, Ryan Newman y Martin Truex Jr. También explicaron que se mantendrá un formato similar al aplicado en 1992, con cuatro etapas, tres de veinte vueltas y una ronda final de diez, para totalizar 70 vueltas.

Solo diez pilotos podrán participar en la final. Llegarán a esa instancia los ganadores de cada una de las tres primeras etapas, siempre y cuando mantengan el promedio de velocidad en la tercera ronda. También aquellos que, aunque no ganen algún segmento previo, registren mejores promedios en cada una de las eliminatorias. En la final, la posición de salida será establecida por la salida de los pits, así que dependerá de la rapidez del personal de los equipos ubicar a sus pilotos en la formación.

En palabras de Steve O’Donnell, vicepresidente ejecutivo de la NASCAR y jefe de carreras:

La Monster Energy All Star Race está diseñada para ser divertida para el público porque solo los mejores pilotos y equipos estarán alli. Con el esfuerzo de Goodyear, que llevará a esta carrera múltiples compuestos de neumáticos, estoy seguro de que habrá muchas emociones al ver el desarrollo de las etapas, especialmente la final con los diez mejores corriendo en modo sprint hasta la bandera a cuadros.

Vía | Racer
 

Nicola Romeo

Deidad Alfista

Penske presentó los colores que lucirá Juan Pablo Montoya en Indianápolis

Humberto Gutiérrez el 22 de Abril de 2017


Hace algunas horas, el equipo Penske anunció que el fabricante de camiones Fitzgerald será el patrocinador de sus coches, en carreras específicas, tanto en la IndyCar como en la NASCAR. En tal sentido, se informó que el apoyo involucra al piloto colombiano Juan Pablo Montoya en la presente edición de las 500 Millas de Indianápolis, de allí que se presentó su monoplaza, un coche decorado con el negro y verde que distingue a la compañía.

También se indicó que los colores de Fitzgerald estarán presente este fin de semana en el Penske número 2 del piloto Josef Newgarden, quien se encuentra en el circuito de Barber para disputar el Gran Premio de Alabama. En cuanto a la NASCAR, el apoyo será para el Ford Fusion de Brad Keselowski, en dos eventos puntuales, la carrera en Talladega el 7 de mayo y la de Richmond el 9 de septiembre. Por su parte, Roger Penske se mostró muy complacido con el acuerdo ya que además de cerrar el trato con Fitzgerald para sus pilotos en las grandes divisiones, el patrocinador también extenderá la sociedad hasta la XFINITY Series y la Camping World Truck Series.

" El equipo de Penske se enorgullece en anunciar el compromiso de trabajo con la firma Fitzgerald, de tener una compañía en sociedad en la NASCAR y ahora en la IndyCar, sin duda muestra su compromiso de su parte con el automovilismo y con nuestra organización. Esta es una gran oportunidad para que nuestro equipo y el de ellos se unan para el mayor evento automovilístico del mundo como lo es las 500 Millas de Indianápolis. Allí estaremos junto a un dos veces ganador y probado campeón Juan Pablo Montoya, definitivamente podría ser un mes especial para todos. "

Vía | Team Penske
 

Nicola Romeo

Deidad Alfista

Jimmie Johnson gana su segunda carrera consecutiva

Héctor Sagués | 24 de Abril de 2017


La carrera de lunes en Bristol vio una repetición del oportunismo de Texas de forma distinta. Jimmie Johnson logró su segunda victoria consecutiva en la Monster Energy NASCAR Cup Series, en una Food City 500 excitante en su parte final y con una pelea multitudinaria por la victoria gracias a los constantes cambios estratégicos. Es la 82ª victoria de Johnson en la Cup Series, pero tan solo la segunda en un circuito que no suele ser de los mejores para el #48. Lo importante es que el piloto de Hendrick Motorsports ya se ha asegurado su pase al Play-off y suma su octava temporada con victorias en citas consecutivas (primera desde 2014). En 4 de las 7 anteriores ganó el título…

En busca de una nueva solución para mejorar la acción en pista, los responsables del Bristol Motor Speedway introdujeron una sustancia usada en los short tracks que dio más agarre a la parte interior del trazado. La lluvia del domingo no impidió que el interior volviera a ser el mejor lugar dónde estar al comienzo de una carrera que empezó liderando Kyle Larson. Aunque el #42 tomó ese interior en la salida y lo usó para quitarse a algunos pilotos doblados, no tardó en ir a por la línea exterior que suele funcionar con su estilo de pilotaje. Kurt Busch causó la primera caution al tocarse con Trevor Bayne e irse al muro de la curva 1 en la vuelta 54. El accidente sirvió como la competition caution prevista para más tarde y el paso por boxes mantuvo el orden que había hasta entonces.

La intervención de los vehículos de limpieza y de las grúas se prolongó hasta el punto de tener que sacar una breve bandera roja. Larson resalió perfectamente, mientras Chase Elliott y Martin Truex Jr. reanudaban su pelea por la segunda posición y Jamie McMurray caía de la tercera a la novena. El gran beneficiado fue Erik Jones, que pasó de octavo a cuarto gracias al bloqueo de McMurray y adelantó a Truex Jr. y a Elliott para ponerse segundo. Ryan Blaney se quedó sin dirección asistida y pasó el resto del primer segmento intentando perder el menos número de vueltas posibles. Larson lideró todo el segmento, imponiéndose a Truex Jr., Jones, Joey Logano y Johnson. Jones había subido 11 puestos desde la salida, por detrás de los 16 de A.J. Allmendinger.

Logano empezó a acosar a Larson en la resalida y mantuvo su presión durante buena parte del segundo segmento. Larson sufrió con los doblados, hecho que aprovecharon Logano y Truex Jr. para presionarle. Se perdió el Penske en medio de una pelea de doblados y Truex Jr. le adelantó. El Ganassi y el Furniture Row se vieron durante unas vueltas hasta que el #78 se abrió paso por la zona interior y se puso líder. Pero Truex Jr. solo tuvo ocho giros de paz, ya que Kyle Busch tocó el muro en la vuelta 209 y provocó la tercera caution del día. El de Gibbs apenas rozó el top 10 hasta su golpe, que no fue a más y le permitió volver a boxes.

Dale Earnhardt Jr. chocó con el muro de la curva 3 en la misma resalida al patinar en su propio aceite. La limpieza añadida dio un respiro a Kyle Busch, que pasó por su pit stall para hacer reparaciones e intentar evitar un segundo accidente. Aric Almirola echó humo tras desdoblarse de los líderes, no por culpa de su motor sino de un roce entre chasis y neumático. Nada de esto afectó a Truex Jr., que ganó el segundo segmento por delante de Logano, Johnson, Kevin Harvick y McMurray. Larson fue séptimo después de unas complicadas resalidas.


Denny Hamlin tomó un riesgo al poner dos neumáticos en la caution del final del segmento, saliendo delante del pelotón de las cuatro gomas. Pero esa no era la principal sorpresa: Landon Cassill decidió no parar y asumió el liderato en busca de la heroicidad. El Front Row fue rápidamente adelantado por Truex Jr., Harvick y Larson, mostrando que quizá era pronto para intentar milagros, aunque estuvo en el top 10 durante unas vueltas ante la indecisión del resto de pilotos. Logano y Harvick no pudieron presionar a un Truex Jr. dominador que pretendía obtener su primera victoria en un short track. Otros sumaban problemas, entre ellos un golpe en el frontal del coche de Daniel Suárez y unas vibraciones que obligaron a Brad Keselowski a irse al garaje.

Cassill buscó mantener el top 20 ante los rivales, pero un 3-wide con David Ragan y Danica Patrick vio a esos dos pilotos trompeados en la vuelta 323. Joey Logano salió líder de boxes por delante de Martin Truex Jr. y se escapó del #78 cuando éste luchó con Larson. El Ganassi dejó atrás a los Furniture Row de Jones y Truex Jr. y se fue a por Logano a base de ritmo y algún ligero roce contra el muro. Kyle Busch culminó un mal día en la vuelta 383, provocando una nueva caution tras chocar contra el muro, pinchazo mediante.

Larson resalió lentamente, perdiendo posiciones con Johnson, Kasey Kahne y Hamlin. De hecho, Johnson pasó al #22 igual que había hecho un par de semanas antes en Texas y se puso en cabeza de carrera. Se rehízo Larson pasando a Truex Jr., Hamlin y Logano en apenas diez giros y se formó un cuarteto entre el Hendrick, el Ganassi, el Furniture Row y el Penske. La lucha a cuatro bandas no duró demasiado: Erik Jones pinchó a falta de 80 vueltas, dando pie a una nueva caution y a un doble golpe estratégico, con otra parada de dos neumáticos de Hamlin (de nuevo líder) y una penalización para Larson por pasarse de velocidad en el pit lane.

Johnson y Truex Jr. adelantaron a Hamlin y dirimieron su propia pelea por la victoria. El exterior le funcionó bien al heptacampeón en contraposición a la línea interior que usó su rival de Toyota. No acabarían ahí las interrupciones, ya que Kahne entró en boxes desde el top 10 y poco después se fue al muro de la curva 4. Paul Menard se encontró al #5, chocó con él y trompeó a falta de 40 vueltas. Larson no puso neumáticos en su parada y recuperó muchas posiciones, las que debía alcanzar Truex Jr. al pasarse de rápido en el pit lane. Harvick no paró y sacó unos metros de un liderato efímero que aguantó hasta que le pasó Johnson.

Clint Bowyer y Larson alcanzaron a Harvick, que se dejó un segundo respecto a Johnson. Esa distancia sería decisiva, con el #48 manteniendo el margen incluso con los doblados. Johnson se apuntó su segunda victoria seguida, por delante de un soberbio Bowyer que logró su mejor resultado en cuatro años. Harvick acabó tercero y aguantó con estrategia cambiada ante un constante Matt Kenseth y un apagado Logano. Las penalizaciones resultaron caras para Larson y Truex Jr., sexto y octavo respectivamente, mientras que Hamlin se coló entre los Roush Fenway para cerrar el top 10 en otra estrategia inversa.

(...............)​
 

Nicola Romeo

Deidad Alfista

Dale Earnhardt Jr. se retirará a finales de año

Héctor Sagués | 25 de Abril de 2017


La cuenta atrás de la jubilación en NASCAR sigue su curso. Si bien a principios de esta década dejaron el deporte veteranos como Mark Martin, Jeff Burton o Bobby Labonte, ahora el turno le toca a aquellos que destacaron al comienzo de la era del Chase. Carl Edwards dejó la Cup Series antes de empezar la temporada 2017 y siguió la tendencia de un productivo 2016 que vio la marcha de Jeff Gordon (sustituto en algunas carreras a pesar haberse retirado oficialmente en 2015), Tony Stewart y la retirada forzada de Greg Biffle. En 2017 será el turno de Michael Waltrip, que corrió su última Daytona 500 en febrero, y de Dale Earnhardt Jr.

El piloto más popular de NASCAR ha anunciado su retirada para finales de esta temporada, finalizando así con una lustrosa carrera deportiva que se ha alargado más de 20 años. Earnhardt Jr. fue bicampeón de la actual Xfinity Series en 1998 y 1999, en el equipo Dale Earnhardt Inc. propiedad de su famoso padre. Con ese mismo equipo subió a la Cup Series en el 2000 y logró su primera victoria en Texas, en tan solo su duodécima carrera en la máxima categoría; también estableció ahí sus mejores temporadas: tercero en 2003 tras Matt Kenseth y Jimmie Johnson, y quinto en 2004 y 2006, temporadas en las que llegó a Homestead-Miami con opciones de ganar el título.

Su paso a Hendrick Motorsports en 2008 se vio motivado por la búsqueda de un posible título y por el enfrentamiento con su madrastra sobre el control de Dale Earnhardt Inc. No empezó bien su paso por Hendrick: una victoria en los cuatro primeros años, un nefasto 2009 en el que acabó 25º, y dos conmociones cerebrales en 2012 que le dejaron fuera en dos carreras (la segunda de ellas en Talladega agravó el estado de la primera, que Earnhardt Jr. no comunicó). Recuperó la forma en un constante 2013, seguido de múltiples victorias pero malas estrategias en los Playoff de 2014 y 2015.

Un buen comienzo en 2016 se vio interrumpido por síntomas de conmoción cerebral que le impidieron participar en la segunda mitad de la temporada. No ha destacado el de Hendrick en 2017, ya que está 24º tras sumar tres abandonos en las primeras ocho carreras. Su presencia en la élite ha sido irregular, pero sería una lástima que Earnhardt Jr. no solventara sus problemas accediendo al Playoff. El hueco del piloto más popular de NASCAR será difícil de rellenar para los aficionados, aunque quizá no tanto para Hendrick, que podría ascender a Alex Bowman (sustituto de Earnhardt Jr. en algunas carreras de 2016) o a William Byron, candidato al título de la Xfinity Series.
 

Nicola Romeo

Deidad Alfista

Dale Earnhardt Jr. cree que Kyle Larson y Chase Elliott asumirán el protagonismo en la NASCAR

Humberto Gutiérrez el 27 de Abril de 2017


El sorpresivo anuncio del retiro de Dale Earnhardt Jr. ha representado un fuerte revés para la NASCAR ya que es el piloto más popular del campeonato, además las recientes deserciones de otros históricos como Tony Stewart, Jeff Gordon y Carl Edwards han contribuido a generar un vacío de ídolos y esa particularidad en la categoría más comercial de norteamérica trae de cabeza a todos los implicados. Uno de los problemas a resolver sería la empatía del público con los pilotos más destacados que permanecen en las pistas y sobre ese punto, Earnhardt Jr. cree que Kyle Larson y Chase Elliott están llamados a heredar el protagonismo de sus predecesores.

La NASCAR tendrá que reinventarse porque necesita urgente de nuevas estrellas para mantenerse en la cima en cuanto a la preferencia de los espectadores estadounidenses. Casi que por tradición, los pilotos de la NASCAR solían retirarse a muy avanzada edad, era muy raro observar a alguno de los grandes colgar el casco a los 40 años, incluso muchos postergaron su jubilaciones para poder correr contra sus hijos, pero por lo visto, en estos tiempos que corren, los más destacados de las últimas dos décadas han optado por alejarse, generando con ello una abrupta ruptura generacional. En tal sentido, Earnhardt Jr. está convencido que una docena de pilotos de la actual parrilla poseen ese pilotaje agresivo que tanto divierte al público, que puede hacer olvidar rápidamente a quienes no estarán.

El detalle está en que Earnhardt Jr. no necesitó demostrar nada para ser popular ya que su nombre y apellido le garantizó una posición privilegiada entre los fanáticos del automovilismo norteamericano. Con él desaparece un brillante legado que inició en 1953 con Ralph Earnhardt y siguió con Dale Earnhardt Sr., dos leyendas de la NASCAR. Aunque en la actual parrilla permanece Jeffrey Earnhardt, hijo de Kerry Earnhardt, no se advierte en él un compromiso serio con el campeonato ya que no compite a tiempo completo ya que prefiere dedicarse a otras actividades.

En palabras de Earnhardt Jr:

“ ”
Kyle Larson Chase Elliott, por nombrar a dos de probablemente una docena de chicos que estarán impresionando, será divertido ver a Larson porque es un verdadero talento. Siento que ellos son las frutas de la cosecha que hemos dejado, tengo mucha confianza en sus personalidades, son muy agudos e inteligentes. Saben cómo utilizar los medios de comunicación, cómo involucrar a los fans. Ves las cosas que hacen por ejemplo [Ryan] Blaney y Bubba [Wallace], también impresiona, no tienen miedo de mostrarse realmente como son. Tenemos talento y hay que exhibirlo delante de los fanáticos.

Vía | Racer
 

Nicola Romeo

Deidad Alfista

Joey Logano es el más listo de la clase en Richmond

Héctor Sagués | 1 de Mayo de 2017


Dos carreras de la Monster Energy NASCAR Cup Series en la misma semana no son un hecho extraño en caso de aplazamiento y la categoría más importante del stock car estadounidense siguió su curso en Richmond. El óvalo de Virginia vio otro tipo de acción de short track, algo más variada que en Bristol tras un comienzo aburrido. Y el encargado de romper otra mala racha fue Joey Logano, que venció por primera vez en 2017. El piloto del Team Penske logró su 18ª victoria en la Cup Series por delante de Brad Keselowski, que acabó segundo y culminó el segundo doblete del fin de semana para Penske, después del visto en la carrera de IndyCar de Phoenix.

Erik Jones provocó la primera caution tras solo 5 vueltas, después de dos impactos con los muros que le cortaron un neumático. Ryan Blaney hizo un tapón que permitió que el poleman Matt Kenseth se escapara un segundo y medio del resto para cuando Martin Truex Jr. y Kyle Busch pasaron al de Wood Brothers. Algunos pilotos pasaron por boxes con la caution de Jones y subieron rápidamente: Dale Earnhardt Jr. y Kyle Larson alcanzaron el top 10 con facilidad tras resalir más allá del top 30, mientras Joey Logano y Austin Dillon también ascendieron desde sus retrasadas posiciones de salida.

Ricky Stenhouse Jr. se fue al muro en la vuelta 65, sacando una breve caution que envió a todos los integrantes del grupo delantero a boxes. No se alteró mucho la percepción de Kenseth, que lideró con autoridad los 100 primeros giros (los primeros que lidera en toda la temporada) y venció el primer segmento. Larson le robó la segunda posición a Truex Jr. por apenas seis milésimas, con Kevin Harvick y Denny Hamlin completando el top 5. Brad Keselowski (6º), Logano (10º), y Austin Dillon (15º) subieron en el pelotón, una tarea que Kyle Busch y Earnhardt Jr. tuvieron que repetir tras pasarse de velocidad en el pit lane en la caution anterior.

Kenseth siguió en su propio mundo, un par de segundos por delante de Larson. El líder de la clasificación por puntos fue cazado por Harvick y Keselowski, que efectuaron un ascenso calmado pero metódico en la parte alta de la parrilla. El #2 adelantó a Harvick y se fue acercando poco a poco a Kenseth, que hasta entonces había disfrutado de un domingo bastante placentero. Culminó el Penske su remontada en la vuelta 163, aprovechando la indecisión del líder ante los doblados Paul Menard y Cole Whitt. Keselowski ganó la segunda etapa por delante de Kenseth, Harvick, Hamlin y Larson.


Hamlin no puso neumáticos al final de la segunda parte, saliendo líder de boxes y aguantando en cabeza hasta que le pasaron Harvick y Keselowski. El Stewart-Haas y el Penske se alternaron hasta la aparición de otra caution por restos en pista. Los mecánicos de Hamlin volvieron a hacer una gran parada y devolvieron al #11 en primera posición, en busca de su primera victoria del año (y la primera de Joe Gibbs Racing), aunque no tardó el dúo de Ford en volver a adelantar al Toyota de Hamlin. Keselowski mantuvo el liderato delante de Harvick hasta que las paradas en boxes bajo bandera verde alteraron el orden de carrera y Harvick retomó la punta.

Ryan Newman, Jimmie Johnson y Dale Earnhardt Jr. alargaron su parada hasta límites insospechados, hecho que perjudicó a los dos Hendrick de forma inusual. Johnson pasó por boxes y su ritmo superior con neumáticos nuevos le permitió alcanzar a los rivales. Pero cuando llegó a Earnhardt Jr., ambos se tocaron en un malentendido, yendo el #88 por la parte exterior de la pista y el #48 por el interior. Johnson trazó como si su compañero no estuviera y Earnhardt Jr. pinchó tras el fuerte toque. La consiguiente caution volvió a agrupar a un pelotón hambriento, que se quitó pronto con la fuga de Keselowski en la resalida.

Newman se puso segundo y aprovechó al máximo el choque entre Johnson y Earnhardt Jr., aguantando durante el poco tiempo que duró la bandera verde. Otro pinchazo de Earnhardt Jr. y uno de Kenseth avivaron la pelea en cabeza, que ganó un nuevo componente al no detenerse Keselowski y Logano. Los dos Penske intentaron ir a por el milagro a falta de 30 vueltas y lo consiguieron ejecutar bien a pesar de la aparición de otra caution, en esa ocasión por el pinchazo y accidente de Blaney. Seis pilotos decidieron no parar, entre ellos Larson y Truex Jr., pero la jugada no les funcionó: los demás sí que cambiaron neumáticos y salieron a por todas.

Logano y Keselowski fueron los primeros en salir de boxes en esa caution y los que acabaron partiendo el grupo de cabeza junto a Hamlin. El #22 pasó a Larson a falta de 17 vueltas y se llevó su primera victoria de la temporada ante su compañero de equipo. Hamlin, un Stenhouse Jr. que no paró en la última caution y Harvick fueron los otros integrantes del top 5. Matt Kenseth acabó 23º después de un pinchazo y unas resalidas dudosas en los últimos instantes. Destacables actuaciones de Aric Almirola en novena posición y de Ty Dillon, que acabó 26º pero llegó a estar en el top 10 en el segundo segmento.

(.............)
 

Nicola Romeo

Deidad Alfista

Erik Jones y Kyle Larson ganan en Xfinity, Allgaier y Hemric se llevan los Dash 4 Cash

Héctor Sagués | 4 de Mayo de 2017


La Xfinity Series sigue su curso habitual y vio en estas dos últimas semanas el regreso del sistema Dash 4 Cash. Las etapas que dividen las competiciones de NASCAR en 2017 suponen un incentivo dentro del Dash 4 Cash, ya que los dos mejores pilotos de Xfinity en cada una de las etapas se juegan la obtención de 100.000 dólares al final del evento. El mejor clasificado de esos cuatro pilotos se lleva el premio monetario y si además gana la carrera ese día se lleva el pase al play-off, como ya hizo Justin Allgaier en Phoenix. Estos apartados se vieron en las citas de Bristol y Richmond.

La Fitzgerald Glider Kits 300 de Bristol acumuló un gran retraso ante la copiosa lluvia que obligaría a aplazar la carrera de la Cup Series al día siguiente. Kyle Larson lideró una anodina primera parte inicial, que finalizó bajo caution tras un accidente de Ryan Reed. Seguiría arriba el de Ganassi en el segundo segmento a pesar de la presión de Erik Jones y del mexicano Daniel Suárez, que se motivó bastante detrás del Chevrolet #42. Pero la lluvia llegó a falta de 13 vueltas para el final de la etapa y los coches se detuvieron durante más de una hora y media con la bandera roja. La prueba se habría dado por finalizada si se hubiera acabado el segmento con las nuevas normas de las competiciones por etapas.

Sin embargo, esto nos habría dejado sin una excitante segunda mitad de carrera. Daniel Hemric fue uno de los cinco pilotos que no paró en boxes tras la reanudación, aguantando su liderato para llevarse el segundo segmento. Suárez y Ryan Blaney pelearon fugazmente por una primera posición que se apropió Larson hasta el accidente de Ray Black Jr. y David Starr a falta de 80 vueltas. A Darrell Wallace Jr. se le acabaría su racha de sextas posiciones que duraba cinco citas gracias a dos incidentes: un toque con Brendan Gaughan y un trompo en medio del gran grupo seguido de un fuerte impacto de Garrett Smithley contra el lateral del Ford #6.

Blaney y Erik Jones se quitaron a Larson en boxes y lucharon por la victoria en la parte decisiva. Jones le hizo un bump and run a Blaney en la resalida del accidente de Ross Chastain, aunque un choque entre William Byron y Allgaier dejó una nueva bandera amarilla cerca del final. El golpe entre los de Jr. Motorsports no impidió la victoria de Jones, que ganó a Blaney, Suárez, Elliott Sadler y a un hábil Hemric que logró acabar en el top 5 y adjudicarse con solvencia los 100.000 dólares del Dash 4 Cash.


El guion de la ToyotaCare 250 de Richmond fue parecido, con un comienzo demasiado tranquilo y una segunda mitad de carrera vertiginosa. Hemric salió desde la pole position y mantuvo su buena racha semanal, aunque no tardó en ser adelantado por Austin Dillon y Justin Allgaier, que ganaron el primer y el segundo segmento respectivamente. Ty Dillon, Kyle Larson y el debutante Kyle Benjamin (promesa de Joe Gibbs Racing) se situaron en la parte alta de una competición estática, en la que ni siquiera un trompo de Dakoda Armstrong propició estrategias distintas al disponer los equipos de tan solo 3 juegos de neumáticos nuevos para todo el evento.

Allgaier se mostró cómodo en Richmond, liderando 157 vueltas y demostrando su legítima candidatura al título de la Xfinity Series. Las estrategias se le giraron en su contra dos veces, aunque aguantó la primera. J.J. Yeley rompió el motor de su Toyota a falta de 70 giros y algunos valientes decidieron poner neumáticos nuevos, jugándosela a la no intervención de las banderas amarillas. Entre los que se arriesgaron estaba Elliott Sadler, que resalió 17º y llegó a ser segundo, presionando al máximo a su compañero Allgaier tras una paciente e imparable remontada. La jugada de Sadler y el aguante de Allgaier no culminaron debido al reventón de motor de B.J. McLeod a 11 vueltas del final.

Ty Dillon salió líder de boxes al poner solo 2 neumáticos en lugar de 4, pero el de Childress se saltó la resalida y no estuvo en paralelo con Allgaier, hecho que le acarrearía una penalización. A la vez, William Byron se llevó por delante a Daniel Suárez y originó un Big One que detuvo la carrera. La infracción de Dillon le mandó a la cola de un pelotón que se preparó para un Overtime inútil: Larson se puso en cabeza tras la sanción de Dillon y mantuvo a raya a Allgaier durante apenas media vuelta, lo que tardaron Cole Custer y Ryan Reed en chocar y dar por finalizada la prueba bajo caution. Larson lideró los últimos diez giros para imponerse a Allgaier (ganador de los 100.000 dólares del Dash 4 Cash), Hemric, Austin Dillon y Blaney.

(.............)​
 
Arriba