IndyCar

Nicola Romeo

Deidad Alfista

McLaren tanteó todos los equipos acerca de su posible proyecto en las IndyCar Series

Iván Fernández | @fernischumi | 19 de mayo de 2019


A solo unos minutos de jugarse todas las opciones (si la lluvia lo permite) de estar el próximo domingo en las 500 Millas de Indianápolis, McLaren puede tener serias dudas de si es conveniente o no competir a tiempo completo en las IndyCar Series. Los de Woking iban a valorar su actuación en la Indy500 antes de tomar una decisión sobre dicho programa, algo que por ahora no está dando unos resultados demasiados brillantes a tenor de los problemas experimentados durante la última semana por la estructura liderada por Zak Brown en la que milita Fernando Alonso.

Aunque habrá que esperar qué sucede hoy, los contactos de los hombres de McLaren han venido desarrollándose durante los últimos meses, hasta tal punto de haber sondeado la disponibilidad de prácticamente todos los equipos que conforman las series norteamericanas con vistas a un proyecto a tiempo completo. Estas informaciones han sido confirmadas por Sam Schmidt, copropietario del equipo Schmidt Peterson Motorsport, el cual ha querido cortar por completo los rumores que los relacionaban con la estructura británica asegurando que no están en venta.

Creo que desde junio hasta el pasado diciembre, han hablado con todos en el paddock acerca de todo, desde asociaciones hasta compra y lo que sea. No, no estamos a la venta. Ric [Peterson, copropietario] y yo finalmente conseguimos sacar nuestras cabezas fuera del agua. Tenemos la cabeza baja, buen programa aquí, contrato de cinco años con Arrow. Creo que si hubiera un acuerdo así con [McLaren], probablemente estarían con nosotros este mes. Pero no lo están. Lo hacen por su cuenta, y ahora han comprado todo su equipo. Es tan simple como esto. Encontramos un montón de negocios con McLaren Automotive e hicimos un trato para que Arrow patrocinara al equipo de Fórmula 1. Y eso es realmente tan lejos como se ha ido. Literalmente, eso es todo lo que ha pasado … Estamos contentos con la forma en que van las cosas.

Precisamente el piloto de SPM, James Hinchcliffe será uno de los rivales a los que se enfrente Fernando Alonso para encontrar su pase a la Indy500 2019 en la repesca.

Vía | Indianapolis Star
 

Nicola Romeo

Deidad Alfista

Billy Monger vuelve a hacer historia con su victoria en el Gran Premio de Pau

Iván Fernández | @fernischumi | 19 de mayo de 2019


Es un día que quedará marcado sin duda en una de las carreras clásicas del automovilismo. Mientras que McLaren está peleando con Carlin para estar en la parrilla de salida de las próximas 500 Millas de Indianápolis, otro británico ha hecho historia con la formación de las islas. Billy Monger le ha sabido dar la vuelta a la segunda carrera del Gran Premio de Pau para conseguir su primera victoria en la EuroFormula Open.

No lo tuvo nada sencillo Monger tras clasificar en la 11ª posición. Las condiciones meteorológicas cambiantes le ayudaron a aumentar las opciones de escalar posiciones, con una gran estrategia como aliada que le hizo montar los neumáticos de lluvia en el momento oportuno, justo después de la vuelta de calentamiento, mientras que el resto de los equipos decidía seguir en pista con los lisos. Después de llegar a rodar en la 13ª plaza, Billy consiguió recuperar posiciones hasta escalar al tercer escalón del podio provisional, incluso achuchando a los primeros clasificados.

Fue en ese momento cuando los dos compañeros de equipo en el Team Motopark se involucraron en una lucha fratricida en la que Liam Lawson se llevó por delante a Julian Hansen, el cual había sido líder hasta la 14ª vuelta. Tras la resalida después de la aparición del Safety Car, Monger consiguió frenar cualquier ataque y sumar su primer triunfo como piloto de monoplazas, en este caso por delante de Nicolai Kjaergaard (Carlin) y Yuki Tsunoda (Team Motopark).


He intentado adelantarlos de uno en uno. Simplemente no creí hace dos años que estaría ganando carreras. No puedo creerlo, estuve muerto después de la primera vuelta cuando me detuve en boxes. Yo y mi ingeniero estábamos peleando por la radio, él estaba diciendo que nos quedáramos slicks. Estaba tan resbaladizo que entré y fue la decisión correcta.

Precisamente la carrera de hoy de Billy Monger es un buen resumen de la montaña rusa en la que se convirtió su vida desde el accidente sufrido hace dos años. Desde entonces, el británico nunca se cansó de pelear, de aprender y de adaptarse. Solo un año después de aquel terrible choque, Monger volvía a estar sentado en un coche de competición. Por el camino ha podido cumplir el sueño de subirse a un Fórmula 1, de aprender a dominar un turismo solo con la ayuda de sus manos e incluso de conocer de nuevo cuáles son sus puntos fuertes y cuáles lo débiles.

 

Nicola Romeo

Deidad Alfista

Fiasco de McLaren y Fernando Alonso: no se clasifican para la Indy 500 2019

Eloy Entrambasaguas | @eloy_eg | 19 de mayo de 2019


Con una tensión inimaginable y suspense debido al día lluvioso en Indianápolis, finalmente a las 22:30 hora peninsular española tuvo lugar la repesca final para determinar los tres últimos clasificados para las 500 Millas de Indianápolis 2019. Y a McLaren y Fernando Alonso les salió cruz. Tras no poder probar en libres por rozar su coche en curvas y empezar a llover, el asturiano sólo marcó una media de 227.353 mph. Se quedó tras James Hinchcliffe, Sage Karam le superó justo después y Kyle Kaiser tras el monumental esfuerzo de Juncos Racing les dejó fuera.

La jornada del domingo para los de Woking y el asturiano fue en la línea de toda la semana. Tras rumores de todo tipo sobre negociaciones de Zak Brown y Gil de Ferran con varios equipos en busca de asesoramiento técnico de última hora, cuando llegó la hora de la breve sesión de libres el coche no estaba listo a tiempo, cuando salió rozaba los bajos en curva y encima empezó a llover. A Alonso le tocaría clasificar con reglajes totalmente desconocidos.

Y a pesar de que el monoplaza de McLaren se mostró mucho más estable que durante toda la jornada del sábado, su velocidad fue insuficiente para batir a James Hinchcliffe, Sage Karam destrozó el cronómetro para ponerse en lo más alto y por estrecho margen (0,02 millas por hora de media) Kyle Kaiser premió el enorme trabajo de la estructura de Ricardo Juncos, que ya había sido extremadamente competitiva durante la semana y fue capaz de montar un nuevo coche a tiempo para clasificarse para la gran cita.

Más allá del fracaso enorme de McLaren (por haber llegado muy verdes) y Fernando Alonso (que tropieza en su objetivo de conquistar la Triple Corona y al fin y al cabo protagonizó el accidente que terminó de torcer la semana), esta repesca fue sobre todo un hundimiento de Carlin. Además del equipo asociado a ellos, los hombres de Trevor Carlin vieron caer también a Patricio O’Ward y Max Chilton, recordemos que hijo del principal soporte del equipo británico.

Ahora queda la duda de si McLaren recurrirá a la compra de un coche ya clasificado para participar así el próximo domingo en las 500 Millas de Indianápolis 2019. Un recurso mal visto pero habitual en esta cita donde se clasifica el coche, no el piloto.

Foto | IndyCar Series
 

Nicola Romeo

Deidad Alfista

Simon Pagenaud prosigue con su mes fantástico y se lleva la pole en Indianápolis

Eloy Entrambasaguas | @eloy_eg | 19 de mayo de 2019


Vencedor de forma espectacular de la cita en el trazado rutero de Indianápolis y ahora también poleman de las 500 Millas. Si el futuro de Simon Pagenaud en Penske estaba en entredicho, el francés se ha encargado de despejar todas las dudas con un mes de mayo soberbio. Pagenaud fue el único capaz de batir a los monoplazas de Ed Carpenter Racing en la lucha por la pole, disputada justo depués del desastre de Fernando Alonso y McLaren en el Brickyard.

Cuando parecía que las 229.889 mph de Ed Carpenter le valdrían una cuarta pole en Indianápolis, Simon Pagenaud le arrebató el mejor registro contra todo pronóstico. Y es que el galo fue muy superior a sus compañeros en Penske Will Power (6º) y Josef Newgarden (8º). El dominio a cuatro vueltas de Ed Carpenter fue tal que tras Pagenaud quedaron los tres coches del equipo, con Pigot y Jones escoltando al jefe de filas. Pero se les escapó la oportunidad de copar la primera fila. La pole se quedó a las puertas de las 230 millas por hora: 229.992 de media.

Este Fast Nine fue también un triunfo rotundo de Chevrolet, que copó los cuatro primeros puestos de la parrilla tal y como ya hiciera la temporada pasada. El mejor de los Honda en parrilla finalmente será el del debutante Colton Herta, que sigue sorprendiendo a propios y extraños con un rendimiento superior al de los coches de Andretti, teóricamente soporte en el que se apoya Harding-Steinbrenner Racing. Alexander Rossi, único de sus representantes, fue noveno.


Artículo en redacción.

Foto | IndyCar Series
 

Nicola Romeo

Deidad Alfista

Juncos Racing protagoniza la hazaña del día

Humberto Gutiérrez | @X3Humberto | 20 de mayo de 2019



Si ayer Pippa Mann y el equipo Clauson-Marshall Racing fueron los que se llevaron el mayor reconocimiento de la jornada, hoy tal honor recayó en Kyle Kayser y Ricardo Juncos, ya que protagonizaron otro resultado memorable, que parece extraído de la ficción. Sin recursos, sin patrocinador y con el único coche del equipo destruido el viernes, se las arreglaron para ensamblar un nuevo monoplaza, el cual fue construido durante 42 horas consecutivas, que además no logró superar la clasificación directa y que luego no pudo participar en las prácticas previas al Last Row Shootout. Cuando todos los presentes pensaban que Juncos Racing no saldría a pista, Kayser se presentó a correr con la certeza de que Sage Karam y James Hinchcliffe habían asegurado dos de los tres puestos disponibles, y logró la proeza, alcanzó el último boleto disponible para disputar las 500 Millas de Indianápolis.

El argentino Ricardo Juncos, propietario del equipo, es el principal responsable de esta hazaña ya que fue su iniciativa competir en la cita a pesar de una serie de adversidades que se fueron presentando en el camino. Su perseverancia bien podría ser catalogada de sorprendente porque no resultó nada sencilla la tarea de ensamblar un coche de repuesto en tan poco tiempo y sin mayores recursos, y que además pudiera ser tan bueno como el accidentado, para así tener opciones de establecer un registro que le permitiera unirse al resto de clasificados. El perderse las prácticas fue un riesgo queasumió Juncos para apostar todo el esfuerzo a las cuatro vueltas de Kyle Kayser en su único intento.

Cuando el Dallara Chevrolet número 32 apareció en pista y encadenó sus cuatro vueltas en un tiempo de 2:38:331, a una velocidad de 227.372 mph, eliminando a Fernando Alonso, Patricio O’Ward y Max Chilton, el equipo Juncos estalló en alegría. Las 42 horas de trabajo y sacrificio de Ricardo Juncos y su gente se tradujeron en una milagrosa clasificación, una victoria simbólica antes de iniciar la carrera, que quedará para la historia como otra muestra de heroísmo que suele dejar cada edición de las 500 Millas de Indianápolis.

En palabras de Ricardo Juncos:

No tuvimos la oportunidad [de practicar] porque el coche no estaba listo. Anoche, después de [trabajar] 42 horas seguidas tuvimos que parar porque podíamos cometer algún error. Estábamos tan cansados que fuimos a dormir. Luego, esta mañana, comenzamos temprano, pero decidimos no practicar. La lluvia ayudó un poco porque las últimas dos o tres horas seguimos buscando detalles y encontrando cosas. Probablemente no estaríamos aquí si no fuera por el tiempo extra de trabajo que hicimos. Estoy muy feliz por el grupo de personas que tengo; no hay palabras para describir todo esto. Estoy celebrando junto a mi equipo.

Vía | Racer
 

Nicola Romeo

Deidad Alfista

McLaren confirma que no comprará un lugar para Fernando Alonso en la Indy500

Iván Fernández | @fernischumi | 20 de mayo de 2019


No era ni mucho menos la opción más fácil, ni la más admirable. Después de caer en el 34º puesto en la sesión de clasificación, McLaren y los patrocinadores de Fernando Alonso todavía tenían la oportunidad de asegurar la presencia del asturiano fuera del asfalto del circuito, concretamente negociando con otro equipo la compra del asiento. Este movimiento, completamente legal en la competición estadounidense, permite que un piloto pueda salir último a pesar de no haber clasificado después de adquirir la opción de participar a un coche que sí ha clasificado.

Es una cuestión de dinero, como suele ser habitual, y no es la primera vez que sucede en la historia que un piloto que ha conseguido estar en la parrilla de la Indy500 roza el triunfo después de haber comprado su opción de estar en dicha gran final. Obviamente,con Patricio O’Ward cayendo junto a Fernando Alonso en el Last Row Shootout (tres Carlin juntos fueron los eliminados), a muchos se les encendió la bombilla pensando en que el coche del modesto equipo, Juncos Racing, pilotado por Kyle Kaiser podría ser una gran alternativa. Incluso se podría llegar a pensar en retirar el monoplaza comprado para que así el McLaren #66, clasificado en 34º lugar, pudiera ser uno de los 33 participantes.

Aunque Ricardo Juncos desechaba cualquier opción a ello, asegurando que estarían con el estadounidense el próximo domingo, la pregunta se le realizó también a Gil de Ferran, director deportivo de una McLaren que ya había anunciado que regresaba a Europa a ‘lamerse las heridas’. El expiloto era muy conciso al responder a la delicada pegunta con un “no haremos eso. Queremos ganarnos nuestro lugar en la parrilla”.

Tal y como dijo Fernando Alonso tras la primera parte de la clasificación del sábado: “si no lo conseguimos es que simplemente no nos lo merecíamos”. El bicampeón del Mundo de la Fórmula 1 y ganador de las 24 Horas de Le Mans 2018 no estará por tanto peleando por la tercera parte de su triple corona, después de que el equipo haya mostrado claramente que no estaban listos para afrontar el reto este año. Tal y como aseguraba en redes sociales el piloto ovetense, “es hora de fijarse en los próximos retos”.
 

Nicola Romeo

Deidad Alfista

McLaren se disculpa con Fernando Alonso tras «una de las experiencias más dolorosas»

Iván Fernández | @fernischumi | 20 de mayo de 2019


Llegaron incluso a recurrir a medidas desesperadas, a contar con la experiencia de Andretti Autosport para recibir consejos hacia cómo reglar el coche de cara al Shootoutfinal. Sin embargo, no fue suficiente. McLaren cayó con estrepito en la clasificación de las 500 Millas de Indianápolis por apenas 0,019 mph en una tanda memorable por parte del piloto californiano de Juncos Racing, Kyle Kaiser. Tras haber tonteado durante días con la decepción, el fracaso del proyecto de los de Woking había quedado constatado.

El propio Fernando Alonso era uno de los primeros en hacer públicas sus reflexiones, en su caso a través de un escueto comunicado en redes sociales en el que resumía brevemente los problemas que habían tenido que afrontar durante la última semana. Lo intentaron hasta el final, pero sin duda el jueves perdido tras el accidente fue un golpe muy duro para sus aspiraciones, dejándoles sin unas vueltas que finalmente se tornaron más que necesarias para encontrar los mejores reglajes de cara a dar con esa velocidad.

Ha sido una semana difícil, sin duda. Hemos intentado todo, incluso hoy con un acercamiento diferente a los reglajes del coche. Hemos dado cuatro vueltas al máximo, pero no fuimos suficientemente rápidos. Nunca es sencillo girar a más de 227 millas por hora y desear más velocidad. Hemos dado lo mejor de nosotros, hemos sido valientes, pero ha habido gente que lo ha hecho un mejor trabajo que el nuestro. El éxito o el fracaso sólo vienen cuando asumes grandes retos y nosotros lo aceptamos. Gracias por el gran apoyo que hemos aquí y en casa. Ahora, nos centraremos en nuestro siguiente objetivo – Fernando Alonso

Aun así, el asturiano trataba de respaldar el proyecto del equipo de Woking, asegurando que este tipo de decepciones solo se dan cuanto se afrontan retos de esta magnitud, valorando que McLaren es el único fabricante que ha sido capaz de ganar en pruebas tan distintas, completando su particular Triple Corona. Después de la perfecta adaptación de Alonso en 2017, quedaba patente que en el proyecto de 2019 habían fallado numerosos elementos.



No conseguimos que el coche fuera rápido ayer y yo he intentado todo lo que he podido. He ido con el coche roto y no he levantado, he tenido subviraje y no he levantado y con el pinchazo tuve que levantar. Siempre hay cosas de las que aprendes de cara a otros retos. Aún me siento decepcionado. Los siguientes días serán muy duros para McLaren y me sentiría mal si esto es así. Ahora mismo, McLaren es el único equipo que ha ganado Le Mans, Indianápolis y Fórmula 1. Eso solo se consigue si se afrontan retos – Fernando Alonso

Por su parte, el tono de Gil de Ferran se mostraba mucho más amargo después de la que según él había sido “la experiencia más dolorosa” en competición. Según el director deportivo de McLaren, no se había subestimado el reto, conscientes de que están en un deporte muy complicado y que en el pasado habían caído “otras personas increíbles” en su intención de conseguir un lugar para la carrera. La rueda de prensa se tornó prácticamente en una disculpa, con de Ferran dedicándole unas palabras a Fernando Alonso que escuchaba sentado justo al lado.

Por último, pero no por eso menos importante, quiero agradecer a este hombre que está aquí a mi izquierda, al que también quiero pedirle disculpas, porque no le dimos un automóvil lo suficientemente rápido. Pilotaste como el campeón que sabemos que eres. Particularmente, estos últimos tres días han sido increíblemente tensos y muy difíciles, y no podríamos haberte pedido nada más, Fernando. Así que lo siento, hombre. Eres un conductor increíble. En mis 35 años de carrera, en realidad algunos más, esta es la experiencia más dolorosa que he tenido. Hay una mezcla de emociones dentro de mí, pero somos corredores. Respetamos este lugar. Este es uno de los desafíos más difíciles en las carreras. Quiero volver mañana. Quiero pelear. Quiero volver mañana y luchar. Esto es increíblemente doloroso – Gil de Ferran

 

Nicola Romeo

Deidad Alfista

Bob Fernley se despide de McLaren tras las desastrosas 500 Millas de Indianápolis

Iván Fernández | @fernischumi | 20 de mayo de 2019


Reclutado por McLaren para encabezar el proyecto de la Indy500, estaba claro que Bob Fernley iba a ser uno de los primeros que tendrían que rendir cuentas después de que el proyecto de los de Woking en la carrera estadounidense no llegara ni a clasificarse entre uno de los 33 coches que tienen derecho a competir el próximo domingo 26 de mayo. Fernley llegaba con experiencia en la carrera y después de abandonar solo unos meses antes de su fichaje por los británicos la estructura Force India, ahora conocida como Racing Point F1 Team.

El contrato de Fernley cubría la participación en las 500 Millas de Indianápolis, por lo que el no haber conseguido superar el corte durante el domingo le dejaba oficialmente de nuevo sin empleo y con pocas opciones de llegar a formar parte en el futuro de un hipotético regreso de McLaren a las IndyCar Series. Sin duda, un día después del fracaso parece complicado que pueda reactivarse la idea de buscar un programa completo en la categoría con una sensación tan amarga todavía reciente.


De forma anecdótica, Bob apenas ha ejercido de forma pública como responsable de este asalto a la Indy500 2019, con Zak Brown y Gil de Ferran siendo las caras visibles del papelón realizado por el equipo británico. El ingeniero/aerodinamista Andy Brown, ganador de Indy, se encargó de una parte técnica que finalmente no estuvo a la altura, adoleciendo de una falta de velocidad que podría haber cambiado de no haberse perdido esa jornada de pruebas completa tras el accidente en la segunda Free Practice.

Según su exrival en el Mundial de Fórmula 1, Sébastien Bourdais: «todo depende del coche y las personas que trabajan en él, Ellos no tenían a gente habitual del campeonato, por lo que realmente no me sorprendió que se quedaran fuera. No fue culpa de Fernando, él lo dio todo, eso es todo lo que puede pedir aquí«. El francés, preguntado acerca de si le daba pena que el asturiano se hubiera quedado fuera tras el Last Row era demoledor: «no, creo que se sentirá aliviado. No le hubiera gustado salir desde la última fila en un coche en el que no tenía opciones de ganar«. No era el único que ha expresado este sentir, incluso su amigo Antonio García le daba ánimos con una frase parecida:

 

Nicola Romeo

Deidad Alfista

Simon Pagenaud lidera también los primeros libres en Indianápolis de cara a carrera

Eloy Entrambasaguas | @eloy_eg | 20 de mayo de 2019


Después de la intensa jornada del domingo, en la que quedaron apeados de la 103ª edición de las 500 Millas de Indianápolis Fernando Alonso y McLaren, los 33 coches clasificados para la carrera volvieron a ponerse en marcha este lunes para una sesión de entrenamientos libres de un par de horas. Y en ella volvimos a ver en lo más alto al hombre que horas antes había firmado la pole: Simon Pagenaud.

Como es lógico con todo el mundo ya centrado en buscar recrear condiciones de carrera, estos entrenamientos libres del lunes ofrecieron una buena dosis de tráfico, adelantamientos y monoplazas rodando en paralelo, jugando alguna que otra mala pasada. Por ejemplo Marcus Ericsson se fue al muro, aunque sin grandes consecuencias, en una nueva demostración de lo complicado que es para pilotos con poca experiencia en el Brickyard gestionar el aire sucio en curva.


Pagenaud, en claro estado de gracia este mes de mayo, se aupó a lo más alto de la tabla de tiempos en el último momento. Pero el hecho de que tras él quedara también su compañero Josef Newgarden deja a las claras que Penske dispone de maquinaria extremadamente competitiva en Indianápolis como para poder aspirar a revalidar título. En todo caso ver a James Hinchcliffe, Scott Dixon y Alexander Rossi justo tras ellos hace pensar que Honda tiene mejores cartas para carrera que en clasificación.

Oriol Servià fue 27º en esta sesión de lunes, aunque el gran resultado de Hinchcliffe tras su sufrimiento en clasificación no puede ser mejor presagio en cuanto al rendimiento de Sam Schmidt Peterson el próximo domingo.

Foto | IndyCar Series.
 

Nicola Romeo

Deidad Alfista

Sin volante en el primer test: Zak Brown desvela la esperpéntica preparación de McLaren para Indianápolis

Eloy Entrambasaguas | @eloy_eg | 20 de mayo de 2019


Ni 24 horas hemos tardado en ver implosionar el proyecto de McLaren en IndyCar.Primero nos hemos enterado de la caída en desgracia de Bob Fernley, encargado hace meses de supervisar el programa al otro lado del charco. Y ahora Zak Brown ha contado con todo detalle a Associated Press la cadena de errores ridículos que llevó a los de Woking a ser tan poco competitivos y quedar fuera de la 103ª edición de las 500 Millas de Indianápolis.

El artículo original tiene poco desperdicio, pero por enumerar: no tenían volante para el test que tuvo lugar en Texas Motor Speedway, que el propio Zak Brown encargó pocos días antes a Cosworth; el chasis montado por Carlin no estaba pintado de naranja papaya y se encontraba en proceso de pintado cuando Fernando Alonso se accidentó en Indianápolis; McLaren no detectó el pinchazo con el que Alonso salió a clasificar el sábado porque disponían de sensores erróneos; el domingo el coche rozaba porque fallaron al convertir la altura de sistema imperial a decimal. Y la guinda del pastel fue que según Brown «teníamos un coche para hacer 229 mph pero nuestra relación de cambio era para 227,5 mph, así que volvimos a conseguir derrotarnos cuando casi lo teníamos hecho»… pero no se dieron cuenta hasta después de la repesca.

Zak Brown lo resume fácil: debió supervisar antes el proyecto y debió dar antes la riendas del mismo a Gil de Ferran, pero con la prioridad puesta en el equipo de Fórmula 1, se dio cuenta tarde. Y aunque debieron seguir intentándolo durante toda la semana pasada, el proyecto se fue a pique el día en que llegaron a Texas sin estar listos. Y con todo el estadounidense asegura que «hubo auténtico heroismo en todo esto. No quiero que el mundo piense que McLaren es un puñado de idiotas porque mientras hacíamos todo esto teníamos entre nosotros algunas estrellas de verdad». Eso sí, «habrá consecuencias para quienes no merecen trabajar para un gran equipo como McLaren».

Via | AP
Foto | IndyCar Series
 

Nicola Romeo

Deidad Alfista

Fernando Alonso rechazó la opción de que McLaren le comprara un asiento para la Indy500

Iván Fernández | @fernischumi | 20 de mayo de 2019


No ocurrió, pero no porque McLaren no quisiera. Tras caer eliminados en el Last Row Shootout, el equipo con sede en Woking exploró las opciones que le restaban para poder estar en la carrera el próximo domingo 26 de mayo. Obviamente la más clara era la de comprar su puesto a otro equipo ya clasificado para la Indy500 2019, ya fuera para competir con ese chasis o simplemente para retirarlo y entrar con el McLaren-Chevrolet #66.

Solo unas horas más tarde, desde el propio equipo aclararon que no iban a comprar ningún asiento, sin embargo, tal y como había confirmado el propio Zak Brown a la periodista Jenna Fryer, el equipo había empezado a buscar las alternativas para que Alonso pudiera competir. Con O’Ward fuera de los 33 clasificados y con el equipo Juncos Racing rechazando la posibilidad de ceder su asiento, la opción más plausible era la de que Oriol Servià cayera debido a que el piloto catalán forma parte de Arrow Schmidt Peterson Motorsports, equipo muy ligado a McLaren y cuyo patrocinador forma parte de la estructura de Woking en el Mundial de Fórmula 1.


En un principio y según las informaciones de la periodista estadounidense, Fernando apoyó a McLaren en la búsqueda de una alternativa para estar en la carrera si esto contentaba a los patrocinadores, tanto del equipo como personales, sin embargo, después de enterarse que esto perjudicaría a otro piloto que sí había logrado la clasificación prefirió desechar la idea. Las palabras de Zak Brown a Associated Press así lo confirmaban:

Fernando no ha hecho nada malo, necesita estar en la carrera y debe estar en la carrera y tenemos muchos compañeros a quienes les gustaría estar en la carrera. ¿Le compramos un asiento? Bueno, dijo: ‘Sé lo que se necesita para entrar en esta carrera, no me parece correcto sacar a otro piloto que se lo haya ganado porque mi equipo ha comprado el asiento’. Hay mucho orgullo dentro de Fernando y McLaren.

 

Nicola Romeo

Deidad Alfista

Marcus Ericsson entusiasma a Schmidt Peterson Motorsports

Humberto Gutiérrez | @X3Humberto | 21 de mayo de 2019



A pesar de su experiencia en la Fórmula 1, el piloto Marcus Ericsson es un novato en la IndyCar, así que la presente edición será su primera experiencia en las 500 Millas de Indianápolis, y por lo tanto también en un circuito oval. Ericsson inició de la manera más promisoria al clasificar en el puesto 13, así que saldrá entre Helio Castroneves y Takuma Sato, dos ganadores de la carrera. La destacada clasificación de Ericsson ha llenado de optimismo y satisfacción a Schmidt Peterson Motorsports puesto que el piloto se ha sentido cómodo en el monoplaza ajustado por el personal del equipo y de allí el destacado desempeño del sueco.

Ericsson conforma un selecto grupo de pilotos que han pasado por la Fórmula 1 y están en la IndyCar, allí figuran Sébastien Bourdais, Alexander Rossi y Takuma Sato; la diferencia en este caso es que el sueco es un recién llegado en tanto los demás son veteranos establecidos en la categoría norteamericana. Según explicó Ericsson, existe mucho paralelismo entre el Sauber Ferrari con el que compitió el año pasado y el Dallara Honda que ahora tiene asignado, por tal razón no le ha resultado tan complicado ser competitivo sin tener experiencia en circuitos ovales, inclusive logró una actuación más destacada que la de su compañero James Hichcliffe, quien ganó su clasificación a la carrera en el Last Row Shootout.

Ericsson confesó que no tenía idea de lo que le esperaría puesto que su temporada ha sido muy irregular, solamente ha podido sumar puntos en el Gran Premio de Alabama al llegar séptimo. Sin embargo, en la sesión de clasificación para la Indy500 estableció un promedio de 228.511 mph y se observó muy seguro en sus vueltas. En tal sentido, el mismo piloto manifestó que estar con un equipo tan profesional le ha facilitado mucho las cosas ya que todo lo que le han dicho acerca de correr en Indianápolis le ha ayudado mucho para afrontar este compromiso a la altura que requiere Schmidt Peterson Motorsports.

En palabras de Marcus Ericksson:

No sabía qué esperar de este mes, pero me he sentido cómodo toda la semana. Nunca he pilotado en un óvalo, pero tengo que dar mucho crédito a mi equipo porque han hecho un gran trabajo, sobre todo en la parte mecánica y en la mental puesto que ha sido muy importante decirme lo que debo hacer paso a paso. Cada día, con cada vuelta, mi confianza ha ido creciendo, eso significa que podemos correr por buenos resultados. Simplemente he tenido mucha suerte de contar con un equipo tan bueno detrás de mí.

Vía | Racer
 

Nicola Romeo

Deidad Alfista

Tras participar en las 24 Horas de Le Mans, DragonSpeed dejará los LMP1 para centrarse en la IndyCar y la ELMS

Humberto Gutiérrez | @X3Humberto | 22 de mayo de 2019


Elton Julian, propietario del equipo DragonSpeed informó que después de correr las 24 Horas de Le Mans de este año, no volverá a inscribir su Dallara BR1 Gibson en ningún otro evento del Campeonato Mundial de Resistencia en la clase LMP1 puesto que no le ha resultado un buen negocio. Por otra parte, la participación del Oreca 07-Gibson del equipo en la división LMP2 seguirá adelante, pero hizo la aclaratoria que reducirá el presupuesto porque tomó la decisión de incursionar con fuerza en la IndyCar. Julian se convenció de establecerse en la categoría americana tras debutar en la clasificación para disputar las 500 Millas de Indianápolis y alcanzar el puesto 27 con su piloto Ben Hanley.

A finales del año pasado se informó que DragonSpeed intentaría correr las 500 Millas de Indianápolis y por tal razón anunciaron la participación parcial de Ben Hanley en la presente temporada de la IndyCar Series. De las cinco fechas que se han disputado hasta ahora, el piloto británico solamente ha visto acción en San Petersburgo y en Alabama, donde finalizó en el puesto 18 y 21 respectivamente. Si bien tales resultados no parecen un buen aliciente para motivarse, Julian considera que en la serie norteamericana hay más posibilidades de destacar que en la clase LMP1 del WECdonde les ha costado hacer algo relevante tras ganar la European Le Mans Series junto a G-Drive Racing en 2017.

Con respecto a la ELMS, DragonSpeed continuará su participación allí ya que Julian considera a ese campeonato como el mejor para coches deportivos, allí el equipo es representado por un Oreca 07 tripulado por James Allen, Ben Hanley y Henrik Hedman. El año pasado finalizaron en la quinta posición en la general y este año marchan tercero tras imponerse en las 4 Horas de Le Castellet y clasificar décimos en las 4 Horas de Monza.

En palabras de Elton Julian:

Las próximas 24 horas de Le Mans será nuestra última asistencia regular al WEC. No estamos dejando el WEC por completo, pero estamos planeando usar nuestro Oreca LMP2 en carreras seleccionadas, incluyendo Spa, Brasil y Le Mans, esta última, por supuesto, con la condición de que recibamos una invitación.

Vía | Motorsport Total
 

Nicola Romeo

Deidad Alfista

Fernando Alonso y McLaren, un divorcio no tan evidente como parece

Eloy Entrambasaguas | @eloy_eg | 22 de mayo de 2019


Al calor del desastre de Indianápolis no han faltado voces preguntándose por qué Fernando Alonso sigue en McLaren, por qué el asturiano mantiene su confianza en Zak Brown o directamente criticándole por preferir la comodidad y un teóricamente lucrativo contrato a competir en las mejores condiciones posibles. Sin embargo son reflexiones sesgadas fruto del cabreo generalizado por el ridículo protagonizado en el Brickyard. Lo cierto es que hablamos de una relación beneficiosa y que no es tan sencilla de romper como pudiera parecer.

Siendo críticos el balance es claro, Fernando Alonso y McLaren no han ganado nada juntos. Es más, han coleccionado fracasos. Pero Fernando Alonso sí ha ganado con McLaren. Difícilmente otro proyecto le hubiera permitido a estas alturas de su carrera deportiva presumir de un triunfo en las 24 Horas de Le Mans, otro en las 24 Horas de Daytona y acariciar un Mundial de Resistencia. Aún teniendo en cuenta todos los peros que le puedan poner sus detractores por fin ha aumentado un palmarés que era muy complicado ampliar en Fórmula 1 y lo ha hecho siendo protagonista.

Y el responsable principal de todo ello es Zak Brown. Fue él quien le ofreció el caramelo de Indianápolis en 2017, fue él quien permitió que compaginara Fórmula 1 y resistencia en 2018, o quien puso un volante en su equipo (United Autosports) para que realizara un test con cámaras en las 24 Horas de Daytona de 2018 para así familiarizarse con al resistencia. Sin Brown posiblemente no hubieramos visto a Fernando Alonso reenfocar con tanto acierto su carrera post-F1. De ahí que exista una lealtad, posiblemente a prueba de la bomba que supone lo sucedido en Indianápolis el pasado fin de semana.

Brown ha dado a Alonso una nueva orientación de su carrera deportiva y también un lavado de imagen (fuera de España) gracias a su influencia en medios especializados y su dilatada trayectoria en marketing. En otras palabras, ha hecho con él como muchos deportistas en EEUU hacen en los últimos años de carrera deportiva, buscar una franquicia que le permita encarar una nueva etapa (véase la mudanza de LeBron James a Los Ángeles…). Ha sido el «mánager» que el español ha echado en falta durante tanto tiempo y el jefe con el que más cómodo se ha sentido desde tiempos de Flavio Briatore en Renault. Y de momento no cuenta con tantos cadáveres en el armario como el italiano. ¿Por qué iba a traicionarle diciendo adiós a McLaren sin antes tener claros los planes de los de Woking? Por muy superficiales que puedan sonar todos estos argumentos a un aficionado a las carreras sin ellos no se puede juzgar la fotografía al completo.

Por otra parte es absurdo reducirlo todo a un tema de sintonía personal entre Alonso y el estadounidense. Para McLaren también ha sido una relación provechosa. Quizá no en lo deportivo, pero sí en cuanto a exposición y atractivo. La casa británica ha permanecido en el candelero mucho más de lo que lo merecían sus resultados en pista y en este negocio ser irrelevante cuando no ganas es el equivalente a echar sal en una herida abierta. Las aventuras de Fernando Alonso fuera del Mundial de F1 les han permitido vender buenas nuevas pese a la mala salud de su equipo. Indianápolis, incluso a pesar del chasco de la edición 103ª, ha abierto una ventana a nuevos patrocinadores no tan familiarizados con la Fórmula 1. Recordemos igualmente que hoy McLaren ya no es sólo un equipo de Fórmula 1, cobrando tanta importancia sus divisiones Applied Technologies y Automotive como la división de competición Racing. Es una empresa rentable y bajo la batuta de Zak Brown McLaren Racing puede presumir ya de brotes verdes en F1.

Ahora le tocará a los accionistas de McLaren analizar y ver si les compensa mantener a Zak Brown y Fernando Alonso a bordo, pero quien crea que es una decisión fácil sólo se deja llevar por la reciente decepción o la antipatía personal hacia cualquiera de ellos. Y si es Fernando Alonso quien debe escoger, con independencia de los planes de futuro que creamos oportunos para el piloto asturiano, no me cabe duda de que aguantará hasta conocer qué pretende hacer McLaren con los cimientos puestos en Estados Unidos.

Foto | IndyCar Series
 

Nicola Romeo

Deidad Alfista

Oriol Servià tiene la opción sobre la mesa de seguir corriendo en las IndyCar Series

Iván Fernández | @fernischumi | 23 de mayo de 2019


Una clasificación que le puede valer un programa en las IndyCar Series en 2019. Oriol Servià pasó de no tener asiento a estar clasificado 19º con el monoplaza deMotoGator Team Stange Racing de motor Honda que cuenta con la colaboración de Arrow SPM, el mismo que podría haber servido de hilo conductor en el caso de que McLaren y Fernando Alonso hubieran buscado finalmente comprar un asiento para estar en la Indy500 el próximo domingo. Ahora, el piloto catalán está un paso más cerca de completar otras 500 Millas, su 12ª participación, sino que también puede encontrar más pruebas para las próximas campañas

Según RACER, el acuerdo que se firmó el pasado lunes que permitirá a Servià correr la icónica prueba estadounidense podría tener continuidad con un programa muy serio que incluiría seis pruebas la próxima temporada y que llevaría a Oriol de nuevo a disputar una campaña al completo en 2021. Fue el propio propietario del equipo John Stange Jr. el encargado de confirmar este deseo de contar con el de Pals para futuros proyectos, mientras que Oriol lo habló con el medio norteamericano de forma distendida:

Sí, no creo que me haya pasado en mi carrera. Se siente bien. Escucha, conozco a John desde 2004, él era un patrocinador de Coyne cuando estuve allí y siempre hemos mantenido el contacto. Es un chico que siempre ha estado en las carreras. Él no es uno de estos tipos que acaba de aterrizar como patrocinador y nunca ha estado en la pista, incluso su padre estaba en las carreras. Él sabe de lo que estamos hablando, él sabe lo que es la IndyCar. Y queremos hacer crecer la marca: MotoGator. Es el momento perfecto, es solo una nueva marca, y él quiere estar en IndyCar; les encanta la IndyCar. Entonces, sí, queremos comenzar con el pie derecho la 26ª, darles una gran experiencia, ganar esta carrera, y eso definitivamente ayudará a aumentar el presupuesto para el próximo año.


En la actualidad, Arrow Schmidt Peterson Motorsports compite a tiempo completo en las series con nombres de la relevancia de Marcus o James Hinchliffe. La intención es que MotoGator Stange Racing Honda amplíe su programa con ellos de cara a 2020.



Vía | Racer.com

Foto | Rick McIntyre/MotoGator
 

Nicola Romeo

Deidad Alfista

Zak Brown asume la responsabilidad del fracaso de McLaren en Indianápolis y deja entrever un futuro en Le Mans

Iván Fernández | @fernischumi | 23 de mayo de 2019


Borrón y cuenta nueva. Zak Brown tiene suficientes preocupaciones en suelo monegasco como para seguir pensando en lo que pudo ser y no fue en Indianápolis, sin embargo, el CEO de McLaren Racing no se ha librado de dar más respuestas a la prensa europea acerca del nefasto desempeño de su equipo durante la clasificación para las 500 Millas de Indianápolis en la que no lograron el pase para ser uno de los 33 competidores este domingo cuando la bandera verde caiga y dé inicio a una nueva edición de la Indy500.

Quizás las partes más interesantes es que ha sido el propio Brown el que ha querido asumir la culpa de este fracaso, aunque obviamente el gran señalado es el que precisamente ya no está dentro de la estructura Robert Fernley. Especialmente cuando el propio Brown confirma que la llegada de Gil de Ferran fue demasiado tarde: “No culpo a Bob, el responsable final soy yo. Gil de Ferran tuvo un gran impacto, pero le llevé demasiado tarde. Una de las promesas que nos hicimos a nosotros mismos es que no comprometemos nuestro programa de Fórmula 1, y creo que estamos avanzando“.

Precisamente de Ferran sería el hombre clave en el caso de que McLaren decida volver a las IndyCar Series. Con la estructura ya reorganizada tras las llegadas de Seidl y Key, Gil ya no soporta la misma carga de trabajo, por lo que puede emprender nuevos proyectos que compaginará con la Extreme E: “Todas las razones por las que seguimos pensando que McLaren debe estar en Indy permanecen. Es un gran mercado, los patrocinadores quieren estar, nuestro negocio es fuerte allí. Y nada de eso ha cambiado, ahora con Seidl y Key en la Fórmula 1 se podrá tener a alguien como Gil dirigiendo el programa desde el primer día”.



Nos equivocamos y pensé que era importante ser transparente y abierto tanto como que a veces la verdad duele. Creo que la industria no es necesariamente tan abierta. Y lo entendimos mal y soy responsable de eso. Sentí que necesitaba compartir con todos. Por supuesto, hay pequeñas historias detrás de cada uno de esos problemas individuales y cómo se produjeron, pero ya sabes, no los resolvimos y, por lo tanto, no nos clasificamos para la Indy500. Ya les sucedió a los mejores y aprendimos mucho. Estuve viendo esta mañana, un pequeño homenaje a Niki y, cuando se llevó su premio Laureus, habló sobre cómo aprendió más de perder. que es lo que lo hizo un ganador. Fue un gran fracaso público. Quería comunicar lo que pasó. Sí, es vergonzoso. No es para el estándar de McLaren. No es aceptable, pero sucedió y vamos a aprender de ello y volveremos más fuertes.

En cuanto a la relación con Fernando Alonso, Zak Brown ha dejado algunas pistas, aunque en este caso con el compromiso de McLaren Racing con Le Mans. El estadounidense ha confirmado casi sin quererlo que estará presente en la edición de este año y, allí, hablará con el asturiano acerca del futuro y de los posibles proyectos junto a él, uno de ello puede concretarse si finalmente los de Woking deciden regresar a Le Mans con la llegada del nuevo reglamento.

Nuestra relación con Fernando nunca ha sido más fuerte. Obviamente estaba muy decepcionado. Lo decepcionamos, se merecía estar en la carrera, fue una estrella absoluta como siempre lo ha sido cuando corrió con nosotros, y mi relación personal es trabajar con él. Lo que haga después de Le Mans depende de Fernando. Tenemos un contrato con él para algunas actividades de McLaren. Creo que cuando termine un emocionante fin de semana como ese, querrá tomarse un tiempo para reflexionar y ver qué quiere hacer en el futuro y si eso se alinea con algunas de las actividades de McLaren, eso sería genial, pero al igual que ha estado conduciendo con Toyota, creo que aún está un poco indeciso sobre lo que quiere hacer, así que retomaremos esas conversaciones cuando lo vea en Le Mans.

 

Nicola Romeo

Deidad Alfista

Rasmus Lindh y Braden Eves suman dos dobletes de liderato en el Road to Indy

Héctor Sagués | 24 de mayo de 2019


Después de dos meses de tranquilidad, test y tiempo para afrontar los nuevos desafíos,Indy Pro 2000 y U.S. F2000 regresaron a la acción en el Indianápolis rutero, ese circuito parecido al que usó la Fórmula 1 entre 2000 y 2007 y que IMSA e IndyCar recuperaron. Rasmus Lindh se apuntó el doblete tras no ganar el año pasado a pesar de ser subcampeón en U.S. F2000, categoría dominada por Braden Eves. Ambos sumaron una victoria peleada y otra contundente y se sitúan al frente de sus respectivos campeonatos con cierta holgura.

Kyle Kirkwood se saltó la salida de la primera carrera de Indy Pro 2000 y cortó dos salidas: la que se anticipó y una segunda en la que intentó retomar su lugar en la primera fila. Phillippe Denes, Moisés de la Vara, Ian Rodriguez se encontraron en la primera curva, trompeando y relanzando De la Vara. Kirkwood ya era séptimo tras el choque inicial y tardó dos vueltas en situarse tercero, solo por detrás de Lindh y Danial Frost, al que pasó a falta de cinco giros. Kirkwood recortó medio segundo por vuelta a todos sus rivales y aun así se quedó sin tiempo para cazar a Lindh, que obtuvo así su primer triunfo en monoplazas.

Lindh y Sting Ray Robb encabezaron el doblete de Juncos en la segunda cita con cierta comodidad, yendo calmados en todo momento al frente (siempre con el sueco por delante). Frost presionó a Robb y cerró el podio, siendo Nikita Lastochkin cuarto y Parker Thompson quinto. Thompson sacó un par de quintas posiciones de un mal fin de semana por culpa de malas qualys y pierde un poco de distancia en la clasificación tras conseguir el doblete en St. Petersburg. Sin embargo le fue peor a Kirkwood, 13º y penúltimo después de partir su alerón delantero en los primeros metros.

Clasificación Indy Pro 2000 tras Indy GP

PosiciónPilotoEquipoPuntos
1Rasmus LindhJuncos Racing109
2Parker ThompsonAbel Motorsports98
3Danial FrostExclusive Autosport85
4Sting Ray RobbJuncos Racing83
5Kyle KirkwoodRP Motorsport Racing68


Braden Eves fue de nuevo el protagonista principal en U.S. F2000, liderando la primera carrera desde una pole position sólida. Darren Keane y Manuel Cabrera chocaron en la primera curva desde las primeras filas pero pudieron relanzar sus coches y remontar hasta la 6ª y 9ª posición respectivamente. Eves controló a Hunter McElrea hasta que el piloto apoyado por Mazda le alcanzó y le adelantó por el exterior de la primera curva al comienzo de la última vuelta. El poleman atacó y recuperó el liderato en el infield, imponiéndose a un valiente McElrea y a Manuel Sulaimán.

Sobrevivieron los pilotos a la enlazada inicial en la segunda ronda y se las arreglaron para generar tres cautions en la acortada carrera: Matt Round-Garrido trompeó, Jack William Miller se fue al muro exterior de la primera curva al intentar evitar una colisión con Anthony Famularo y Cameron Shields y Sulaimán chocaron en la misma primera curva. Eves controló el doblete con más autoridad, dejando a Keane y a McElrea alternarse el segundo puesto en distintas resalidas. Dakota Dickerson (vigente campeón de la F4 estadounidense con experiencia previa en U.S. F2000) remontó hacia el top 10 junto a Alex Baron, Christian Rasmussen y Eduardo Barrichello.

Lindh rompió su sequía en monoplazas y consolidó el talento que le presuponen desde el karting, aunque no deberá dormirse gracias al ritmo de un Kirkwood irregular en equipo debutante y un Thompson también con estructura novedosa. Frost y Robb pueden ser buenos jueces en la lucha de Indy Pro 2000. Por su parte, Eves ha arrancado la temporada de forma imperial y los dos accidentes en los que se ha visto su compañero Keane deberían allanarle el camino hacia el título, siempre con permiso del cazador McElrea. El Lucas Oil Raceway les espera para poner a prueba su instinto en una de las pocas rondas ovales del calendario.

Clasificación U.S. F2000 tras Indy GP

PosiciónPilotoEquipoPuntos
1Braden EvesCape Motorsports127
2Hunter McElreaPabst Racing Services94
3Manuel SulaimánDEForce Racing65
4Darren KeaneCape Motorsports65
5Zach HoldenBN Racing54
 

Nicola Romeo

Deidad Alfista

500 Millas de Indianápolis 2019: una edición de lo más abierta

Eloy Entrambasaguas | @eloy_eg | 24 de mayo de 2019


Con el desastre de McLaren y Fernando Alonso alejándose cada vez más en el retrovisor el Indianapolis Motor Speedway se aproxima a su gran día. Este domingo 26 a las 18:45 hora peninsular española tendrá lugar la 103ª edición de la gran cita de las IndyCar Series… siempre y cuando la lluvia lo permita, pues se preven chubascos durante toda la jornada del domingo y ello puede influir decisivamente en el devenir de la prueba.

Ante tales circunstancias el Indianapolis Motor Speedway ya explicó en la jornada del jueves que tienen margen hasta las 18:00 locales (medianoche en España) para dar inicio a la carrera, con el anochecer previsto para las 21:02 de Indianápolis. Hay que recordar que mientras no se llegue al ecuador de la prueba (100 vueltas) la prueba puede ser interrumpida y reiniciada al día siguiente. Pero es lógico pensar que haya quien apueste a la llegada de la lluvia pasadas esas cien vueltas para anotarse el triunfo tal y como ocurrió con Dario Franchitti en 2007.

Con o sin lotería de la lluvia va a resultar muy complicado predecir el ganador de estas 500 Millas de Indianápolis. La confección de la parrilla dejó claro que estamos ante una de las carreras más igualadas o con más aspirantes de la historia de la prueba y aunque es probable que no todos demuestren la misma velocidad en ritmo de carrera que en clasificación, no parece que ninguno vaya a quedar descolgado de primeras. Será la estrategia y los incidentes lo que ponga a cada uno en su sitio.


Inevitablemente hay que hablar también de la incidencia del coche actual. En la edición 2018, la del estreno del actual aerokit universal, observamos que es complicado adelantar con él y además sigue siendo por lo visto en clasificación muy delicado en cuanto aumenta la temperatura de la pista o se rueda en aire sucio. Quien haya logrado adaptarse a esas circunstancias tendrá mucho ganado y en entrenamientos libres se vio muy cómodos a los coches de Andretti, quizá penalizados en velocidad pura y dura por las prestaciones de Honda frente a Chevrolet.

En todo caso los resultados de los entrenamientos llevados a cabo desde el pasado 14 de mayo no engañan. Ed Carpenter Racing, Penske y Andretti Autosport parecen un paso por delante de sus rivales y disponen de suficientes coches como para dividir estrategias y cubrir los diferentes escenarios que se planteen. El mes fantástico de Simon Pagenaud en Indianápolis (victoria en el GP y pole para las 500) le hace destacar frente al vigente campeón Will Power, Josef Newgarden o la leyenda Helio Castroneves en Penske, mientras que Ed Carpenter es el claro jefe de filas de su propio equipo y Alexander Rossi parece un peldaño por encima de sus compañeros en Andretti, aunque con enorme curiosidad por lo que sean capaces de hacer Colton Herta y Harding-Steinbrenner Racing más que por Marco Andretti, Conor Daly, Ryan Hunter-Reay o Zach Veach.

En ese trío de equipos de punta posiblemente se eche en falta a Ganassi. El discreto registro de Scott Dixon (18º), el accidente de Felix Rosenqvist o sus tiempos en clasificación no invitan a pensar que puedan disputar la carrera por puro ritmo, pero en cuanto entre la estrategia en juego habrá que tener en cuenta a Dixon, pues si por algo es conocido el neozelandés es por gestionar como nadie el consumo. Las otras bazas de Honda serán Sébastien Bourdais como hombre destacado de Dale Coyne, los coches de Rahal Letterman Lanigan en manos de Takuma Sato y Graham Rahal o la esperanza de que Sam Schmidt Peterson confirme en carrera el buen ritmo demostrado en los libres del lunes. Más positivo no se ha podido mostrar Oriol Servià en sus últimas entrevistas pese a partir 19º…

Del lado de Chevrolet aunque las bazas ya mencionadas son favoritas, el nivel medio no es tan alto. Los coches de A.J. Foyt (Tony Kanaan y Matheus Leist) están muy lejos del rendimiento exhibido el año pasado, mientras que para el Carlin de Charlie Kimball, los Dreyer & Reinbold, Clauson-Marshall, DragonSpeed y Juncos Racing el mero hecho de participar en esta carrera ya es un logro.

Lo único asegurado parece que disfrutaremos de un gran espectáculo.

Foto | IndyCar Series
 

Nicola Romeo

Deidad Alfista

Red Bull coloca su ‘aeroscreen’ en IndyCar: debutará en 2020

Eloy Entrambasaguas | @eloy_eg | 24 de mayo de 2019


Después de probar y desarrollar su propio parabrisas, además de implementar este mismo mes de mayo un sistema de ‘protección frontal avanzada’, la IndyCar finalmente se ha aliado con Red Bull Advanced Technologies para introducir a partir de su temporada 2020 un parabrisas prácticamente integral que parte de los conocimientos acumulados por Red Bull allá por 2016 y se asemeja a una evolución del halo finalmente adoptado por las competiciones FIA.

Hay que recordar que en 2016 la FIA se encontró con varias soluciones para proteger los habitáculos de los monoplazas de Fórmula 1 y Red Bull apostó fuerte por su ‘aeroscreen’, llegando a probarlo en entrenamientos libres. Sin embargo la federación internacional se decantó por el halo, aparentemente con menores inconvenientes y más sencillo de implementar y Red Bull paralizó el desarrollo de su instrumento. Pero la IndyCar, que siguió un camino similar al de la casa de Milton Keynes, ha terminado encontrando salida a este parabrisas.

Según explica Red Bull en su nota de prensa, será capaz de aguantar impactos de hasta 150 kiloNewtons, equivalentes a la resistencia actual del halo en Fórmula 1. Además se aportan soluciones a algunos de los principales retos encontrados por la IndyCar en el desarrollo de su propio parabrisas, como los reflejos o el empañamiento. La firme intención es seguir refinando el proyecto en colaboración con Dallara para su entrada en funcionamiento la próxima temporada.

___________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________


___________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________
 

Nicola Romeo

Deidad Alfista

Tony Kanaan resucita en el Carb Day, última práctica antes de las 500 Millas de Indianápolis 2019

Eloy Entrambasaguas | @eloy_eg | 24 de mayo de 2019


De aquí a carrera. Los 33 participantes en la edición número 103 de las 500 Millas de Indianápolis disfrutaron este viernes de su última oportunidad de rodar y probar en el Indianapolis Motor Speedway antes del próximo domingo. Y aunque las tormentas que acecharon el estado de Indiana en la mañana del viernes obligaron a recortar y retrasar ligeramente la sesión, finalmente disfrutaron de hora y veinte minutos de rebufos y adelantamientos que dejaron a Tony Kanaan en lo más alto de la tabla.

Si en nuestra previa de las 500 Millas comentábamos que A.J. Foyt Enterprises no había mostrado hasta ahora el buen ritmo del año pasado, hoy se empeñaron en desmentirnos. Durante la mayor parte de la sesión Kanaan se mantuvo al frente de la clasificación. El brasileño, vencedor en 2013, declaró además a NBC que no se sentía desde aquella victoria tan a gusto en Indianápolis. Eso sí, le tocará remontar desde el 16º puesto en parrilla.

Kanaan fue el único Chevrolet entre los siete primeros, seguido de seis pilotos propulsados por Honda (Ferrucci, Sato, King, Davison, Bourdais y Rossi). Fue especialmente interesante ver a Rossi entrar y salir en múltiples ocasiones de boxes, realizando todo tipo de ajustes al no estar plenamente convencido del equilibrio de su monoplaza en tráfico. Y es que esa será una clave de cara al domingo. Si las temperaturas de la pista siguen bajas, algo posible ante la amenaza de lluvia, se va a poder adelantar mucho más que en 2018.

De hecho esta sesión de Carb Day fue por momentos una orgía de adelantamientos,sufriéndolos en sus carnes por ejemplo Oriol Servià, quien en los últimos minutos de la sesión fue víctima de una maniobra tardía por parte de Tony Kanaan y, afectado por el aire sucio, ya se convirtió en presa fácil para todos sus perseguidores. El piloto del Team Stange y Sam Schmidt Peterson finalizó la sesión 27º.





 
Arriba