Grandes Premios con histoira

Nicola Romeo

Deidad Alfista

Gran Premio de Malasia 2007: La primera victoria de Fernando Alonso con McLaren

[size=8pt]Àlex Garcia | @alexgarciagv27 | 26 de marzo de 2015



Colores conocidos, historias distintas. Esto es lo que tiene la Fórmula 1, que las casualidades y las coincidencias se entrelazan y bailan de las formas más imprevisibles que nos pudiéramos imaginar. En 2007, Fernando Alonso se estrenó con McLaren en Australia y obtuvo su primera victoria en el equipo en Malasia. Ocho años más tarde no compite en Australia y “debutará” en Malasia. Cómo cambian las cosas…

Algunos dirán que otros tiempos fueron siempre mejores. Sea cierto o no, la realidad es que Alonso llegó a un equipo McLaren que se estaba reorganizando para convertirse en una escuadra vencedora y poder desafiar a la “todopoderossa” -espero que la broma no chirríe demasiado- Ferrari. En Australia quedó claro que la lucha iba a estar entre estos dos equipos y que Renault ya no tenía la capacidad para estar arriba sin el bicampeón asturiano.

La primera victoria había sido para Ferrari, así como la pole position del Gran Premio de Malasia. Felipe Massa fue el más rápido el sábado en medio de la polémica de los fondos planos móviles del equipo italiano y BMW. McLaren se había quejado sobre estos elementos y tras el cambio, los italianos demostraron que ni ganaban ni perdían rendimiento con esta solución aunque la carrera contaría una historia distinta.


El domingo se levantó con el cielo despejado y la pista seca a diferencia de la mayoría del fin de semana. Gracias a este hecho y a la elección del neumático blando por parte de la mayoría de pilotos, en la salida pudimos ver por vez primera las gomas con línea blanca que marcaban el compuesto blando para diferenciarlo del duro. En esta salida, los McLaren rindieron mucho mejor y tras apenas unas curvas, ocupaban ya las dos primeras plazas.

Por detrás, Massa presionaba a Lewis Hamilton, segundo clasificado, mientras Kimi Räikkönen se mantenía en cuarta plaza. En la zona baja hubo algunos toques e intercambios de carbono mientras el piloto brasileño de Ferrari intentaba desesperadamente adelantar al debutante de McLaren. Parecía que lo conseguía pero una pasada de frenada le mandó a la hierba y perdió dos posiciones. Con el baile de las paradas a boxes, Alonso expandió su liderato.

Por detrás, Massa no pudo adelantar a Nick Heidfeld, cuarto con su BMW Sauber. El otro Ferrari no tenía mejor fortuna y tras encontrarse con el Renault de Giancarlo Fisichella al salir de boxes -el italiano aún tenía que parar-, perdió un tiempo muy valioso con respecto a Hamilton que le costaría al final de carrera. El líder de carrera seguía a lo suyo. Firme, rápido, sólido y sin errores. El coche estaba en su sitio y el piloto también. La primera victoria con McLaren se acercaba.


Finalmente, Alonso cruzó la línea de meta con diecisiete segundos de ventaja sobre su compañero de equipo, que había bajado el ritmo en los compases finales y se había visto presionado por Räikkönen. Quien sabe si habría podido adelantarle sin los problemas con Fisichella. Heidfeld completó una muy buena carrera con un cuarto puesto tras aguantar a Felipe Massa, quinto.

Fisichella terminó en sexta posición y la zona de puntos la cerraron Jarno Trulli con el Toyota y Heikki Kovalainen con el otro Renault, estrenando casillero en la categoría reina. La victoria de Alonso fue la primera del equipo británico desde el triunfo de Räikkönen en el Gran Premio de Japón de 2005, con lo que fue celebrada a lo grande por los chicos de Woking.

Quedaban muchos éxitos por llegar en 2007… aunque también polémicas y batallas dentro del equipo. Pero ese día todo eran sonrisas en McLaren. Un doblete, una primera victoria en mucho tiempo conseguida por el bicampeón que tenía que devolverles los éxitos de Mika Häkkinen… Seguramente, lo único parecido que veremos este fin de semana es a Hamilton en el podio. Bueno, y un doblete de motores Mercedes.

 

Nicola Romeo

Deidad Alfista

Gran Premio de China 2009: Red Bull estrena casillero con Sebastian Vettel

[size=8pt]Àlex Garcia | @alexgarciagv27 | 9 de abril de 2015



En el pasado Gran Premio de Malasia, Sebastian Vettel obtuvo su primera victoria con Ferrari en su segunda carrera con el equipo. Hace seis años, el piloto alemán disputó su primera temporada con el que hasta 2014 fue su equipo; Red Bull. Fue precisamente en el Gran Premio de China, tercera carrera de la temporada 2009, donde Vettel se impuso por primera vez con Red Bull, dándole al equipo austríaco su primera victoria en la Fórmula 1.

Vettel era por aquel entonces un joven prometedor que venía de haber ganado un gran premio con Toro Rosso el año anterior, en Monza. Se esperaba que con un Red Bull y con el cambio de normativas, los resultados llegaran. El equipo podría haber arrasado ya en 2009 pero la salvación in extremis de Brawn GP les trajo un rival formidable que empezó ganando y terminó con ambos títulos. Cuando la Fórmula 1 llegó a China, Jenson Button traía ya dos triunfos.

Por eso resultó sorprendente que en la sesión clasificatoria, Vettel se llevara la pole position delante de un particularmente inspirado Fernando Alonso con el poco competitivo Renault R29. Tras él, Mark Webber con el otro Red Bull y había que esperar hasta el cuarto puesto para encontrar al primer Brawn, el de Rubens Barrichello -Jenson Button era quinto-. Era un año distinto a lo habitual con los nuevos sistemas KERS, los difusores dobles y una nueva normativa aerodinámica.


La salida se produjo detrás del coche de seguridad por la gran cantidad de agua que había en pista y no fue hasta pasadas ocho vueltas, que se consideró que la carrera podía dar comienzo de verdad. Algunos pilotos -entre ellos Alonso- decidieron realizar sus primeras paradas a boxes durante el periodo de coche de seguridad, yendo a parar a la cola de la clasificación. Pocas vueltas después, un toque entre Robert Kubica y Jarno Trulli causó la salida del coche de seguridad para permitir limpiar la pista.

Fue entonces, mientras el italiano se dirigía hacia los boxes a velocidad reducida, que Vettel colisionó con Sébastien Buemi al intentar esquivar el Toyota. Afortunadamente para el líder de la carrera, el coche no quedó dañado y pudo seguir. Tras la resalida -con algunos problemas de distinta importancia como el abandono de Felipe Massa o el trompo de Sébastien Bourdais-, la atención se centraba en la lucha por la segunda posición. Webber y Button intentaban evitar errores y al final fue el australiano quien terminó por delante.

La primera posición no tuvo discusión alguna y Sebastian Vettel siguió liderando con firmeza aunque sin forzar hasta pasar por debajo de la bandera de cuadros antes que nadie. Era la primera victoria de Red Bull y la segunda de Vettel. La segunda posición de Webber completaba el gran día del equipo austríaco con un doblete sensacional. El podio lo completó el líder del campeonato, Jenson Button, que encadenaba así su tercer podio en tres carreras.


Por detrás, Rubens Barrichello terminó en una correcta cuarta posición aunque con relativamente poca ventaja sobre el quinto, Heikki Kovalainen. El finlandés terminó por delante de un Lewis Hamilton que a pesar de haber tenido momentos de lucidez, había cometido multitud de errores. El campeón en título lo estaba pasando mal con un coche poco competitivo a pesar de lucir el número 1 con orgullo.

La zona de puntos la completaron Timo Glock con el Toyota superviviente y Sébastien Buemi, octavo en su segunda carrera en los puntos después del séptimo de Australia. No volvería a puntuar hasta el Gran Premio de Brasil en los compases finales de temporada. En cuanto al Gran Premio de China de 2009, aún tendría una anécdota curiosa durante la ceremonia del podio.

Tras sonar el himno alemán en el podio en honor a Sebastian Vettel, lo normal habría sido escuchar -como nos acostumbramos en las últimas temporadas- el himno austríaco. A causa de una confusión del encargado de los himnos, el que se escuchó fue el “God Save the Queen” británico. El origen de dicha confusión fue el hecho que Red Bull tiene su base en Milton Keynes… aunque el propietario es austríaco y corre con licencia de ese país. La siguiente victoria -curiosamente en el Reino Unido- ya tuvo el himno adecuado…

 
Arriba