GP Azerbaiyán 2019

Nicola Romeo

Deidad Alfista

Cuatro de cuatro y Ferrari contra las cuerdas. Crónica del GP de Azerbaiyán 201

Eloy Entrambasaguas | @eloy_eg | 28 de abril de 2019


Cuarta carrera de la temporada y Ferrari sigue sin tener poder de reacción. Tras el varapalo de la jornada del sábado quedaba la esperanza de ver un mayor ritmo de carrera por parte de Sebastian Vettel o de que la estrategia alternativa de Charles Leclerc surtiera efecto. Pero ni lo uno, ni lo otro: Mercedes volvió a ejecutar una carrera perfecta que recompensa además el buen inicio de temporada de Valtteri Bottas, vencedor en Bakú y nuevo líder del campeonato por sólo un punto de diferencia sobre Lewis Hamilton.

Que la partida se juega aún por equipos quedó claro en la primera vuelta. Los Mercedes arrancaron muy bien y entre Bottas y Hamilton hubo lucha pero con mucho respeto de por medio, lejos de los habituales encontronazos en las primeras curvas del trazado azerí. Así, pese a rodar en paralelo Bottas nunca se vio excesivamente presionado y mantuvo la cabeza para posteriormente abrir un pequeño hueco. Lewis Hamilton ahogó pero jamás apretó a su compañero.

Sebastian Vettel jamás pareció en disposición de inquietar a los Ferrari pese a no tener que preocuparse de Max Verstappen, adelantado en la salida por un excelso Sergio Pérez que aguantó lo que pudo con su Racing Point en cuarta posición y posteriormente rondó los puestos de cabeza tanto como le dejaron los tres equipos grandes. Pero el foco de atención estaba puesto sobre Charles Leclerc. Su monta de neumáticos justificó de sobra una discretísima salida, pero pronto puso velocidad de crucero para superar a Kvyat, los McLaren, Pérez o Verstappen hasta alcanzar a Vettel, momento en el que Ferrari optó por llamar al alemán a boxes e iniciar el baile de paradas.

En ese momento y con teórica ventaja de neumáticos más avanzada la carrera parecía de veras que Leclerc tendría opciones a algo más. Pero Ferrari le mantuvo demasiado en pista, sin que quedara claro si el propósito era reagrupar a los hombres de cabeza para dar opciones a Vettel o esperar a que cayera un Safety Car que nunca llegó. El caso es que la estrategia fue fallida por ambos lados, viéndose obligado el monegasco a parar en boxes y conformarse con un puesto lejos del ritmo demostrado.

Leclerc debió pelear con Pierre Gasly, que en posiblemente su mejor carrera desde que milita en Red Bull vio cómo el motor Honda le privaba de acabar la prueba, mientras que Max Verstappen logró inquietar a Sebastian Vettel antes de que un Safety Car Virtual por el absurdo incidente protagonizado por Daniil Kvyat y Daniel Ricciardo (tres puestos de sanción en España para el desdibujadísimo australiano) cortara su progresión. Así, con la carrera asentada se abrió la lucha por la vuelta rápida, que se adjudicó Leclerc con una parada “gratis”.

De Bakú la Fórmula 1 sale como salió de Melbourne, de Sakhir y de Shanghái. Ferrari ha sido una vez más derrotada y casi humillada tras creerse que al fin su dominio en libres tendría recompensa. Y además sigue sin aclararse a la hora de jugar sus cartas en carrera. Cierto es que Leclerc falló (ayudado por la locura de montar neumáticos medios en Q2) y que en carrera siempre debía intentar algo distinto para recuperar la posición perdida. Pero entramos ya en terreno muy peligroso, con los dos pilotos de Mercedes bien situados (Vettel se encuentra a 35 puntos de Bottas) y la casa alemana destacada. Además de Max Verstappen arrebatándoles puntos carrera tras carrera.

Mucho más impredecible es el grupo medio. El idilio de Sergio Pérez con Bakú (6º) pudo con una McLaren que demostró estar capacitada para llevarse el codicado cuarto puesto. Además Carlos Sainz dio muestras de tener por el momento un punto más que Lando Norris, si bien los problemas del británico en la segunda mitad de carrera no quedaron reflejados en el resultado final (7º y 8º). En todo caso pescarán muchos resultados de este corte si en Haas y Renault siguen acumulando errores (mencionamos anteriormente el de Ricciardo, pero Grosjean también se fue largo), como ya le está ocurriendo a Kimi Räikkönen y Sauber: aquí rascaron el último punto tras Lance Stroll pese a salir desde el pitlane, logrando un cuarto ‘top ten’ en cuatro carreras.

Foto | Daimler
 

Nicola Romeo

Deidad Alfista

Diario de Bakú: domingo tranquilo, de tensión provisional y expectativas bajas

Héctor Sagués | 28 de abril de 2019


El último día de actividad en Bakú es el más importante e irónicamente, el menos cargante para los periodistas de escritos. El programa del domingo solo tiene dos sesiones, que sin embargo son dos de las importantes: la carrera sprint de la Fórmula 2 y el Gran Premio de Fórmula 1. Despertarse en una ciudad grande como ésta suele ser sinónimo de escándalo, aunque no demasiado si se duerme en las calles adyacentes a las avenidas principales. Se nota es día de carreras porque aparecen más vestimentas diversas relacionadas con la competición, entre ellas de Ferrari, Max Verstappen, Honda o la ya extinta asociación McLaren-Mercedes.

Como siempre, el paddock está lleno de vida y con aún más calma a media mañana ya que la carrera no empieza hasta las cuatro de la tarde. William Storey se deja ver con su eterna barba por el hospitality de Haas, Jean Alesi toma el café en Ferrari junto al adorado Gino Rosato, hombre multiusos con más de 20 años en la marca del Cavallino y amigo personal de Kimi Räikkönen. Lewis Hamilton llega en patinete y los demás pilotos van más tranquilos, como hace por obligación Bernie Ecclestone. El ex jefe de la F1 visita el paddock de su última creación al mando a sus envidiables 88 años, aunque relativamente solo, como contraste a sus compañías cuando mandaba.

Olav Mol me saluda con un “Hola, buenas” que oficializa el fin de semana (habla español porque dice tener una casa en Calpe) y no tarda en dar comienzo la carrera de F2, que repite el caso del día anterior: otros tres Safety Cars, accidentes extraños en las resalidas sin llegar a malentendidos como el del sábado y un malestar general que vuelve a a acabar por tiempo antes de llegar a las vueltas indicadas. Nicholas Latifi gana y abre un primer hueco al frente del campeonato, con cuatro perseguidores a un fin de semana de distancia. Mick Schumacher realizar una buena actuación esquivando choques y llega a pasar a su compañero Sean Gelael, que finaliza octavo tras ponerse líder en la salida.



En la hora y media disponible entre el final de la rueda de prensa de F2 y el comienzo del GP, los pilotos saludan desde el camión, los aficionados disfrutan en la medida de lo posible y la mecánica habitual se va poniendo poco a poco en su sitio. Valtteri Bottas y Lewis Hamilton se marcan duramente todo el Gran Premio, incluyendo en un paralelo en las dos primeras curvas y en cierta medida haciendo efecto acordeón. El finés consigue el triunfo a pesar de una presión final del pentacampeón, que llegó a situarse en zona de DRS en la penúltima vuelta. Sebastian Vettel se va sin opciones de atacar pero con un podio nada despreciable.

Verstappen ha quedado en un útil cuarto puesto sin voluntad de poder atacar, todo lo contrario que su roto compañero Pierre Gasly. Charles Leclerc se ha llevado el quinto puesto y el punto de la vuelta rápida, en una remontada sólida y extraña al mismo tiempo. Racing Point y McLaren han asaltado el liderato de la zona media con sus dos coches en posiciones de puntos, las que ha alcanzado Kimi Räikkönen desde el pit lane. El paso de las horas nos permite ver el acoso de los fans a Bottas en un breve espacio y la caída de la noche, que cierra el fin de semana de carreras pero no el viaje a esta sorprendente ciudad.

 

Nicola Romeo

Deidad Alfista

Epílogo del Diario de Bakú: un paseo por el estrambótico trazado como cierre

Héctor Sagués | Epílogo del Diario de Bakú: un paseo por el estrambótico trazado como cierre


En un inexcusable cierre de viaje tardío por mi parte, finalizo mi actuación de Bakú con este escrito realizado desde mi casa y no desde el confortable albergue en el que me he hospedado durante una semana. Después de usar el avión en martes, visitar los alrededores del circuito en miércoles, ver de nuevo a los pocos conocidos que tengo en el paddock el jueves, documentar alcantarillas el viernes, apreciar las reparaciones de los muros en sábado y comprobar el nivel de voluntad de los aficionados el domingo, el pasado lunes pude cumplir uno de los objetivos del viaje y pasear por el circuito urbano. Las fotografías y estrecheces no tienen desperdicio.

Es el día posterior a la carrera y los materiales empiezan a desmontarse durante el mismo domingo. Cuando llego el lunes, la mayoría de carpas del paddock de Fórmula 2 están levantadas o en proceso de desmontado y una buena parte de las lonas que impiden la visión desde fuera están apartadas en la escapatoria de la segunda curva. La recta trasera es larga y el paso por la alcantarilla levantada el viernes no impide encontrar bancos, tiendas de ropa, de comida rápida y hasta sedes de partidos políticos en el primer sector, que cierra una tienda de Armani.

El cruce de la avenida Neftchilar es una verdadera obra de ingeniería llena de muros, que aguarda la obra de arte que es la subida al castillo. Su estrechez sobrepasa los límites del espacio de un Fórmula 1 y no permite margen de error, como pudieron comprobar Robert Kubica y Charles Leclerc en la sesión de clasificación. Un par de altibajos permiten ver varios edificios gubernamentales y la ciudad antigua, construida alrededor del mismo castillo (en el siglo XII) y cuya conservación es reseñable, generando así un contraste entre su tradición y la tecnología de los coches de F1.

La parte final del trazado es muy rápida y quizá la mayor sorpresa está en ver que la escapatoria de la curva 15 es en subida, a diferencia de la bajada desde la que llega. En pocos metros se regresa a la avenida Neftchilar, de amplios carriles y buenas oportunidades de adelantamiento con y sin DRS. No podremos completar el recorrido al ver a unos operarios establecer unas barricadas improvisadas con unos muros con publicidad de Rolex, primera vez en que una marca comercial me impide el paso a un sitio. Pero el regreso a la tierra prometida del centro de operaciones concluye un viaje épico y esperemos que repetible.


 

Nicola Romeo

Deidad Alfista

El Circuito de Bakú otorgará compensación monetaria a Williams por daños causados

Humberto Gutiérrez | @X3Humberto | 5 de mayo de 2019



Arif Rahimov, principal promotor del Gran Premio de Azerbaiyán, asumió la responsabilidad y las consecuencias del incidente protagonizado por George Russell durante la primera práctica libre del evento, cuando una tapa de alcantarilla se levantó y dañó su monoplaza. Por tal razón indicó que el área administrativa de la organización de la carrera y una empresa aseguradora se encargarán de compensar económicamente a la escudería Williams tanto por los daños como por los gastos del equipo para poder reparar el coche de Russell y tenerlo apto para la carrera.

En su debido momento, Claire Williams informó que el incidente, además de poner en riesgo la integridad física de Russell, se tradujo en gastos no previstos por el orden de unos 500 mil euros puesto que el monoplaza sufrió un gran daño en la zona inferior y el chasis afectado se devolvió a Grove para someterlo a diversos análisis. Por otra parte, en vista del percance, durante la pausa entre la primera y la segunda práctica libre, el personal del circuito tuvo que soldar el resto de las tapas de alcantarilla que se encuentran dentro de la pista, otra situación imprevista que requirió recursos adicionales.

Lo sucedido en Bakú no es algo nuevo en la Fórmula 1 puesto que existen varios precedentes como el de Romain Grosjean durante las prácticas libres del Gran Premio de Malasia 2017, allí el piloto de Haas F1 colisionó contra una tapa de desagüe y rompió parte de la zona trasera derecha de su monoplaza. En esa ocasión, la escudería Haas F1 también fue compensada, pero un año después de lo sucedido, situación que tanto Rahimov como Williams desean evitar en su caso para no perjudicar a la organización del Gran Premio de Azerbaiyán, cuyo contrato se extendió hasta el 2023.

En palabras de Arif Rahimov:

Obviamente es culpa nuestra, lo admitimos. Es algo que nosotros, como circuito, no deberíamos haber permitido. Hemos revisado nuevamente nuestra póliza de seguro y está completamente cubierto. Nuestro departamento legal está hablando con el departamento legal de Williams y serán reembolsados en su totalidad. Obviamente no hay rencores ya que ambas partes entendemos que nunca debió suceder y definitivamente no fue a propósito.

Vía | The Checkered Flag
 
Arriba