Devel Motors

Nicola Romeo

Titán Alfista

 
Última edición:

Nicola Romeo

Titán Alfista

La última locura de Dubai se llama Devel Sixteen, tiene 5.000 CV y supera los 500 km/h

Sergio Álvarez | @sergioalvarez88 | 6 de noviembre de 2013


O al menos, eso es lo que dicen sus creadores. Personalmente, no creo que esas prestaciones sean ciertas y el proyecto tiene un aspecto bastante oscuro. Pero antes de llegar a las conclusiones vamos a conocer a la última locura de Dubai, un hiperdeportivo – el término superdeportivo se queda corto – con un motor V16 que anuncia una potencia final de nada menos que 5.000 CV. Para hacernos a la idea, cinco Bugatti Veyron concentrados en un sólo coche. Más potencia que algunos dragsters americanos, diseñados para machacar el cuarto de milla.

El Devel Sixteen ha sido presentado en el Salón del Automóvil de Dubai, causando gran revuelo. ¿Qué tiene el Devel Sixteen que agita a cientos de jeques millonarios? Su desorbitada potencia se deriva de un motor V16 de orígen desconocido, con 7.2 litros de cilindrada y sobrealimentado por cuatro turbocompresores, imagino que del tamaño de ollas. La empresa – llamada Defining Extreme Vehicles Car Industry L.L.C. – hace énfasis en que es una máquina desarrollada al 100% en los Emiratos Árabes Unidos.



_

Hasta que no lo vea no seré capaz de creerme un 0 a 100 km/h de 1,8 segundos y una velocidad punta anunciada de 560 km/h
_

El diseño parece un cruce entre un Lamborghini Veneno y un caza de combate, con spoiler, difusores y tomas de aire que desafían a la lógica, al igual que sus prestaciones. En la zaga hay dos enormes salidas de escape, que parecen turbinas. La inspiración en el Tumbler del Batman de Christopher Nolan parece clara. Según el fabricante, acelera de 0 a 100 km/h en 1,8 segundos, una cifra que supera con creces a la de cualquier coche de producción y se adentra en territorio dragster.

En cuanto a la velocidad máxima, se anuncia una punta de 560 km/h. Lo habéis leído bien, no es una errata. Personalmente, hasta que no lo prueben no me creeré absolutamente nada. La aerodinámica está trabajada, pero 5.000 CV requieren una aerodinámica más que trabajada: es un avión de cuatro ruedas. Un detalle que no me gusta es el ridículo diámetro de los discos de freno, más propios de un compacto deportivo que de un hiperdeportivo al que no le vendría mal un paracaídas para frenar.



Unos frenos carbonocerámicos gigantescos y aerodinámica activa serían como poco necesarios. Los neumáticos parecen de altas prestaciones, pero con una velocidad máxima así haría falta un compuesto específico de altísima dureza. El motor no se ve al abrir el capó trasero. El vano motor está recubierto con lo que parece pan de oro. Llevo casi seis años escribiendo sobre coches en internet, y he visto muchos vehículos que prometen la Luna, y jamás llegan siquiera a materializarse. Estamos ante un ejemplo de libro.

Un proyecto utópico y grandilocuente, que por mucho que guste a los jeques dubaitíes parece completamente irrealizable, con unas credenciales a todas luces insuficientes: ni siquiera se ha dicho qué tipo de tracción o caja de cambios lleva. La tecnología necesaria para producir un coche de calle capaz de acercarse a los 600 km/h no existe. Mejor dicho, existe, pero sería un proyecto tan caro y extremadamente difícil que ningún fabricante en su sano juicio se embarcaría en dicha aventura.



El precio de venta anunciado es de 5,5 millones de dirhams, poco más de un millón de euros. Una cifra a tenor demasiado baja. El Bugatti Veyron se vende por 1,5 millones de euros, y Volkswagen pierde 5 millones más por cada unidad vendida. No diré más: es mejor que gasten el dinero en comprar superdeportivos reales para el cuerpo de policía.

Fuente: WCF
 
Arriba