Curiosidades F1

Nicola Romeo

Deidad Alfista

Curiosidades F1: Un Cooper con motor de Ferrari 250 GTO

Àlex Garcia ( @alexgarciagv27 ) el 12 de diciembre de 2016


La marca Ferrari es seguramente la más conocida dentro de la historia de la Fórmula 1 pero incluso ellos tienen historias menos comentadas y más sorprendentes. Una de las más curiosas es la presencia de un Cooper con motor Ferrari en dos carreras puntuables en la temporada de 1966 además de un evento no puntuable en el Reino Unido. Pero lo curioso de verdad es el origen del propulsor italiano… un Ferrari 250 GTO.


La Fórmula 1 estrenó normativa técnica en 1966 y de los motores de 1.500 centímetros cúbicos del año anterior se pasó a permitir el doble de cilindrada. La decisión llegó tarde y esto dejó a muchos equipos con motores pequeños preparados para dar una cilindrada mayor mientras se preparaban los nuevos propulsores. Para el equipo J.A. Pearce Engineering, esa era una oportunidad que no podía dejarse escapar.

La solución para la escuadra con la que competiría Chris Lawrence fue tomar prestado un motor de Ferrari 250 GTO, un V12 de 3.000 centímetros cúbicos que habría podido darles una inesperada ventaja… pero no fue así. El motor estaba preparado para la calle y la resistencia y apenas superaba los 300 caballos de potencia, siendo demasiado pesado y falto de fiabilidad al adaptarse para la Fórmula 1. Un undécimo puesto en Brands Hatch antes de un abandono en Nürburgring no fue un buen balance. Una buena idea pero un resultado desastroso.
 

Nicola Romeo

Deidad Alfista

Curiosidades F1: Bernie Ecclestone, piloto de Fórmula 1

Àlex Garcia ( @alexgarciagv27 ) el 13 de diciembre de 2016


Cualquier aficionado a la Fórmula 1 conoce a Bernie Ecclestone por su faceta de hombre de negocios y figura dominante del campeonato del mundo, propietario de los derechos y esencialmente, “el jefe del cotarro”. Pero no son tantos, quienes saben que el británico entró en el mundo de las carreras como tantos otros jóvenes, siendo piloto e incluso llegando a participar en un fin de semana de una prueba de Fórmula 1.

Sucedió en el Gran Premio de Mónaco de 1958, años después de la retirada de Ecclestone tras haber llegado a competir en Fórmula 3 en Gran Bretaña entre 1949 y 1951. Por aquel entonces Ecclestone era jefe de su propio equipo, usando antiguos Connaught con motor Alta. Los coches no eran demasiado competitivos y en el debut en Mónaco tanto Bruce Kessler como Paul Emery fueron demasiado lentos como para clasificarse.

Fue entonces, cuando Ecclestone -entonces mánager de Stuart Lewis-Evans, piloto de Vanwall- decidió bajar a Kessler y probar suerte él mismo. Algunas historias cuentan que el futuro ‘capo’ de la Fórmula 1 lo dio todo y no fue capaz de clasificarse, mientras que en otras el propio Ecclestone afirma que solo quería darse un paseo con su propio coche. El caso es que no se clasificó para la carrera y no tomó la salida. Meses más tarde quedó inscrito como reserva de su equipo en Silverstone pero no llegó a rodar. ¡Quien le ha visto y quien le ve!
 

Nicola Romeo

Deidad Alfista

Curiosidades F1: Chris Amon y la mentira verdadera

Àlex Garcia ( @alexgarciagv27 ) el 14 de diciembre de 2016


Cuando se habla de la Fórmula 1 y la mala suerte, una de las menciones más repetidas es la del neozelandés Chris Amon, quien a pesar de sentirse muy afortunado por sobrevivir en una época increiblemente peligrosa del automovilismo jamás ganó una carrera de la categoría reina… aunque la historia es en realidad distinta, habiendo perpetuado una mentira muy real sobre su falta de victorias.

Lo cierto es que Chris Amon jamás ganó un gran premio de Fórmula 1 puntuable para el mundial. Pero sí ganó dos eventos de Fórmula 1, siendo uno de ellos incluso un gran premio. Lo que sí es cierto es que ninguna de las dos era una carrera puntuable para el campeonato del mundo, con lo que no tenían validez dentro de los récords y los registros históricos del campeonato en general.

Su primera victoria llegó en Silverstone, en el BRDC International Trophy de 1970, donde se impuso a Jackie Stewart pilotando ambos un March 701 con motor Ford. La carrera contó con Graham Hill, Jack Brabham y Jochen Rindt entre otros pero esta vez la suerte estuvo del lado de Amon. Al año siguiente, el neozelandés se impuso en el Gran Premio de Argentina a bordo de un Matra MS120 por delante de Henri Pescarolo y un joven Carlos Reutemann. Puede que Amon no ganara carreras del mundial ¡pero sí ganó carreras de Fórmula 1!
 

Nicola Romeo

Deidad Alfista

Curiosidades F1: Cuarenta años de Michael Schumacher

Àlex Garcia ( @alexgarciagv27 ) el 15 de diciembre de 2016


A lo largo de sus diecinueve temporadas en la Fórmula 1, Michael Schumacher tuvo a muchos compañeros de equipo -once, para ser precisos- camino a convertirse en el piloto más laureado de todos los tiempos. Un registro poco conocido del alemán es ser el piloto cuya ‘huella’ había durado más tiempo en el mundial de Fórmula 1. ¿A qué nos referimos? Pues a un registro que se romperá en 2017 tras cuarenta años.

Parece mentira que Schumacher pueda tener algún tipo de importancia más de una década antes de debutar en la categoría reina pero es posible a través de sus compañeros de equipo. De hecho, 2017 será la primera temporada desde 1976 que no tiene en algún momento en parrilla a un piloto que llegara a ser compañero de equipo de Michael Schumacher en la Fórmula 1… refiriéndonos a posiciones como pilotos titulares.

Ello se debe a que Riccardo Patrese y Nelson Piquet, protagonistas de la década de los 80 debutaron a finales de los 70, fueron ambos compañeros del alemán en su época de Benetton. Con la ya esperada retirada de Felipe Massa y la sorprendente de Nico Rosberg, la ‘huella’ del heptacampeón llega a su fin… a menos que alguno de los dos acabe disputando algún gran premio en 2017 por el motivo que sea, claro está.

Como apéndice a este curioso dato, hay que recordar que Schumacher compartió presencia en el mundial de resistencia con Jochen Mass -debutó en Fórmula 1 en 1973- y compitió en la Race Of Champions como compañero de Sebastian Vettel en el equipo alemán así que si a alguien le apetece mantener la presencia del Kaiser, aún puede encontrar alguna excusa para expandirla aún más.
 

Nicola Romeo

Deidad Alfista

Curiosidades F1: Jochen Rindt, de Austria a Austria en seis años

Àlex Garcia ( @alexgarciagv27 ) el 16 de diciembre de 2016


Aunque dentro del automovilismo austríaco el piloto más conocido es Niki Lauda, no fue el primero en ganar un campeonato del mundo. Ese honor fue -de forma póstuma- para Jochen Rindt, piloto que de hecho nació en Alemania pero pasó toda su infancia en Graz con sus abuelos tras morir su padres en un bombardeo en Hamburgo. Curiosamente su historia en la Fórmula 1 comenzó y terminó en Austria.

El debut de Rindt se produjo en el Gran Premio de Austria de 1964 en Zeltweg, disputando su primera carrera de Fórmula 1 en un Brabham BT11 alquilado a Rob Walker. Su primera experiencia no fue demasiado exitosa puesto que a pesar de clasificar en duodécima posición -sobre veinte pilotos- en los entrenamientos, no pudo terminar la carrera al sufrir problemas con la dirección en la vuelta 58 de 105. En 1965 pasó a ser piloto oficial de Cooper.

Tras tres años en la escuadra británica siendo tercero en la general de 1966, recaló en Brabham. Allí se mostró como un piloto extremadamente veloz y obtuvo siete poles y una victoria que le valió el paso a Lotus en 1970. A bordo del formidable Lotus 72C obtuvo tres poles y cuatro victorias junto a una más con el 49C. Su última carrera fue en su Austria natal, en Österreichring, donde partió desde la primera posición pero abandonó por rotura del motor.

No llegó a disputar otro gran premio ya que falleció en los entrenamientos del Gran Premio de Italia, siguiente prueba del campeonato de 1970. Los puntos obtenidos a lo largo del año fueron suficientes como para asegurarse un título que no pudo disfrutar. Curiosamente, su mujer Nina se convirtió en la primera persona finlandesa en recibir el trofeo de campeón del mundo de Fórmula 1… aunque no fuera ganado por ella misma.
 

Nicola Romeo

Deidad Alfista

Curiosidades F1: Max Mosley, el piloto frustrado

Àlex Garcia ( @alexgarciagv27 ) el 17 de diciembre de 2016


La mayor parte de las referencias vivenciales de Max Mosley se centran en su tiempo como presidente de la FIA, su implicación con March o el relativamente reciente escándalo sexual, además de la identidad de su padre, Oswald Mosley. Raramente se recuerda que el británico también hizo sus pinitos en el mundo de las carreras como piloto, llegando hasta la Fórmula 2.

A Mosley le atrajo el hecho que el mundillo de las carreras desconocía quien era Oswald Mosley, su padre, fundador de la Unión Británica de Fascistas y amigo personal de Adolf Hitler. Esto le atrajo, puesto que su familia dejó de ser algo que le trajera problemas. Se metió de lleno y cuando sus negocios empezaron a complicarse, decidió tomar el volante él mismo, fundando el London Racing Team junto a Chris Lambert, otro piloto británico.

Con unos coches que estaban preparados por la escuadra de Frank Williams, llegaron a competir en el campeonato europeo de Fórmula 2, debutando Mosley en la carrera en la que falleció Jim Clark, en Hockenheim en 1968. Pero sus resultados nunca llegaron a despegar y tras un par de fuertes accidentes fuertes por problemas técnicos y con la muerte de Lambert en otro accidente, Mosley decidió centrarse en otros asuntos. Brian Hart habló de Mosley como un piloto cerebral, no especialmente talentoso pero sí inteligente. Como Bernie Ecclestone, otro que lo intentó…

 

Nicola Romeo

Deidad Alfista

Curiosidades F1: Una huelga por hambre

Àlex Garcia ( @alexgarciagv27 ) el 18 de diciembre de 2016


En 2018 el Gran Premio de Francia volverá al calendario del Campeonato del Mundo de Fórmula 1. Lo hará en el circuito de Paul Ricard, sede de la carrera gala en varias ocasiones a lo largo de los años 70 y 80 además de la edición de 1990. Precisamente el primer año tras la marcha de este circuito trajo una de las anécdotas más curiosas de la historia de la Fórmula 1… por evitar pasar hambre.

Cuando llegó la hora de comenzar los primeros entrenamientos libres del primer Gran Premio de Francia en Magny-Cours, hubo un importante retraso que obligó a cambiar los horarios de la jornada. El motivo no fue otro que una huelga del personal médico presente en el circuito. La organización interna del trazado había cometido un error en los repartos de comida y los medicos no habían almorzado, con lo que se negaron a trabajar sin haber comido antes.

La situación se resolvió finalmente y con los estómagos llenos, la acción en Magny-Cours pudo empezar con normalidad -aunque con el evidente retraso-. Afortunadamente, a lo largo de los años siguientes no hubo que lamentar ningún episodio similar y la carrera se mantuvo allí dieciocho años antes de que el Gran Premio de Francia cayera temporalmente. Que ocurriera algo así hoy sería impensable… ¿o no?
 

Nicola Romeo

Deidad Alfista

Curiosidades F1: Dos primos hermanos entre cielo y mar

Àlex Garcia ( @alexgarciagv27 ) el 19 de diciembre de 2016


La historia de Didier Pironi como piloto de Fórmula 1 está más que documentada, sobre todo en lo que se refiere a su paso por Ligier, Tyrrell y Ferrari así como su etapa posterior al grave accidente en Hockenheim en 1982. Lo que está menos documentado es el hecho que tuvo un hermanastro, José Dolhem, que también llegó a la categoría reina -y que de hecho le ayudó en su propia carrera deportiva-.

La historia entre los medios hermanos va más allá de lo habitual ya que además de estar muy unidos eran también primos puesto que compartían padre y sus madres eran hermanas -interesantes debían ser sus cenas familiares-. Curiosamente, Pironi y Dolhem tienen el extraño récord de ser los únicos pilotos de Fórmula 1 en estar enterrados en la misma tumba, en Grimaud.

Tras fallecer Didier Pironi en un accidente de Powerboat el 23 de agosto de 1987, José Dolhem sufrió ocho meses después un accidente de aviación que terminó con su vida. En su tumba reza la inscripción “Entre ciel et mer”. Entre el cielo y el mar, seguramente allí donde más alegrías y emociones experimentaron a lo largo de sus vidas… en los circuitos.
 

Nicola Romeo

Deidad Alfista

Curiosidades F1: Colin Chapman y el fallido intento de disputar un Gran Premio

Àlex Garcia ( @alexgarciagv27 ) el 20 de diciembre de 2016


La leyenda de Colin Chapman se extiende por el mundo de la Fórmula 1. Recordado como el gran innovador que era, su Lotus brilló gracias a su inventiva y sus ganas de seguir empujando y buscar revolucionar el automovilismo. Pero todos tienen sus años mozos y en el caso de Chapman, eso le llevó a pilotar en varias competiciones e incluso a inscribirse para el Gran Premio de Francia de 1956 en Reims, aunque no llegó a tomar la salida.

En esa época el británico era uno de los principales ingenieros del equipo Vanwall de Fórmula 1 y como parte del programa de pruebas, sabiendo que Chapman había sido piloto, se inscribió un coche para él en Francia. Obtuvo el quinto mejor tiempo, justo por detrás de Harry Schell y justo por delante de Mike Hawthorn, ambos compañeros de Chapman en Vanwall. Desafortunadamente para él, hubo algo que le impidió tomar parte en la carrera.

En una de las sesiones de entrenamientos, Chapman golpeó el coche de Hawthorn, dañando su máquina y lesionándose. Este fue el canto del cisne de su carrera como piloto. Pero a nadie debería dejar indiferente que Chapman consiguiera clasificar en una carrera suelta por delante de todo un futuro campeón del mundo como Mike Hawthorn aunque fuera antes de estar luchando por ganar el título -curiosamente contra Stirling Moss con Vanwall-.
 

Nicola Romeo

Deidad Alfista

Curiosidades F1: Un rey y un piloto de Fórmula 1

Àlex Garcia ( @alexgarciagv27 ) el 21 de diciembre de 2016


El circuito de Chang en Buriram es uno de esos trazados que aparece casi de la nada y poco a poco gana en popularidad en varias categorías de alto nivel. Competiciones como el Super GT, la Asian Le Mans Series, el TCR Internacional o incluso el WTCC han pasado por allí. A muchos les llamó la atención el famoso cartel en el que se leía la inscripción “Long Live the King” junto con una foto del rey de Tailandia. Pero ¿qué tiene que ver con la Fórmula 1?

Lo cierto es que el ya anterior rey de Tailandia -falleció el 13 de octubre de 2016-, Bhumibol Adulyadej -más conocido como Rama IX- es familiar del único piloto de Fórmula 1 que su país ha tenido en toda la historia de la competición. Birabongse Bhanudej Bhanubandh “Bira” compitió en la categoría reina entre 1950 y 1954, obteniendo como mejor resultado tres cuartos puestos siempre a bordo de un Maserati.

La relación entre el Príncipe Bira y Rama IX no es difícil de entender aunque los parentescos a menudo causan ciertas confusiones. El padre de quien reinaba en Tailandia hasta el pasado octubre era primo del piloto de Fórmula 1, de manera que su relación sería de tío y sobrino segundos respectivamente. Curiosa relación entre el que fuera pionero del mundo de las carreras en su país y el monarca cuya efigie apareció en el circuito más importante que han tenido.
 

Nicola Romeo

Deidad Alfista

Curiosidades F1: Venturi, granadas y tiroteos

Àlex Garcia ( @alexgarciagv27 ) el 22 de diciembre de 2016


La posición de jefe de equipo de Fórmula 1 se presta a todo tipo de rumores y situaciones descabelladas. Las habladurías sobre las posibles participaciones de personajes como Bernie Ecclestone o Flavio Briatore en negocios truculentos están a la orden del día. Pero pocas veces alguno de ellos acaba siendo destapado de forma tan sorprendente como lo fue el copropietario del equipo Venturi de Fórmula 1 en 1992.

Decididos a comprar el equipo Larrousse de Fórmula 1 pero faltos de fondos, la marca francesa Venturi decidió recurrir a un hombre de negocios alemán, Rainer Walldorf y su firma Comstock. Las cosas parecían ir bien salvo alguna desaparición ocasional de Walldorf… que finalmente dejó de aparecer por el paddock de la categoría reina tras saberse que la policía francesa había estado en su casa para intentar detenerle.

Walldorf era en realidad un criminal llamado Klaus Walz, buscando por estar presuntamente involucrado en cuatro asesinatos. Cuando la policía francesa intentó detenerle, pidió recoger unos documentos de su casa. Los gendarmes accedieron pero resultó que los documentos que Walz quería eran en realidad una granada de mano. Amenazó con atacarles con ella si no le dejaban escapar y de esta forma consiguió huir de la justicia.

Finalmente, la policía alemana le localizó en un hotel y tras nueve horas de ‘asedio’ la captura concluyó con la muerte del criminal. Habiendo experimentado una parte extraña de la Fórmula 1, vendieron su parte a finales de temporada y no volvieron a aparecer por allí. El equipo de Gérard Larrousse, por su parte, aún sobrevivió dos años más incluso con puntos obtenidos en su último año pero cayeron para 1995.
 

Nicola Romeo

Deidad Alfista

Curiosidades F1: El primer campeón de Fórmula 1 español

Àlex Garcia ( @alexgarciagv27 ) el 23 de diciembre de 2016


Los títulos de campeón del mundo de Fernando Alonso están aún frescos en la memoria colectiva y demasiado a menudo son referenciados como los primeros títulos de Fórmula 1 para un piloto español. La realidad es que la clave de la frase está en especificar que se trata de dos títulos mundiales, porque de hecho España ya tenía a un campeón de Fórmula 1 antes de que el piloto asturiano hubiera nacido.

Se trata de Emilio de Villota, uno de los pioneros dentro de la participación de pilotos españoles en el Campeonato del mundo de Fórmula 1. Tras varios años intentando disputar carreras a nivel mundial, el madrileño se pasó a la conocida como Fórmula Aurora, en realidad el campeonato británico de Fórmula 1. Allí vivió algunos de los mejores momentos de su carrera deportiva, siendo tercero en los campeonatos de 1978 y 1979 antes de su gran momento en 1980.

En la tercera edición de este certamen tan particular en el que también llegaron a participar Desirée Wilson y el as motociclista Giacomo Agostini, Emilio de Villota dominó a la oposición. A bordo de su Williams -aunque en una cita compitió con un Fittipaldi-, obtuvo con cinco victorias y un total de nueve podios sobre doce carreras. Todo ello fue suficiente como para proclamarse campeón de Fórmula 1 a nivel británico. ¡El primer campeón español de Fórmula 1!
 

Nicola Romeo

Deidad Alfista

Curiosidades F1: Una espera de diez años

Àlex Garcia ( @alexgarciagv27 ) el 24 de diciembre de 2016


La Fórmula 1 tiene todo tipo de registros, con pilotos que cuentan con más de 300 grandes premios disputados o incluso tomando parte en carreras a lo largo de tres décadas distintas. Pero un récord curioso es el de Jan Lammers, un piloto holandés que tras debutar en 1979 con Shadow e inscribirse para 39 carreras -disputó 21 en total-, dejó de lado la Fórmula 1… temporalmente.

Lammers pasó a competir en varias categorías, tomando parte en las 24 horas de Le Mans -ganó en 1988-, IndyCar y Fórmula 3000. También ganó en varias ocasiones las 24 horas de Daytona, demostrando su capacidad como piloto versátil. El récord remarcable del holandés en la Fórmula 1 es el que marca su retorno a la categoría reina en las últimas carreras de 1992, puesto que entre medio hubo una espera de diez años.

La vuelta a la Fórmula 1 se produjo con el equipo March, reemplazando a un Karl Wendlinger que tenía gracias a Mercedes un sitio en la categoría reina con el equipo Sauber de cara a 1993. Esto permitió a Lammers disputar los grandes premios de Japón y Australia en 1992. En la primera no pudo llegar a ver la bandera de cuadros pero en la segunda -su última carrera de Fórmula 1- logró terminar duodécimo.
 

Nicola Romeo

Deidad Alfista

Curiosidades F1: Un Lotus en Rosso Corsa de película

Àlex Garcia ( @alexgarciagv27 ) el 25 de diciembre de 2016


Que un equipo se mantenga fiel a unos colores muy particulares es algo que pasa poco en la historia del automovilismo y en todo caso suele ir ligado a la presencia de un patrocinador. Aún así y a pesar de su historia con el verde y amarillo por una parte y el negro y dorado por otra, Lotus ha tenido presencia del color rojo en varias ocasiones. Pero hubo una en la que uno de sus coches compitió pintado en Rosso Corsa.

Corría el año 1966 y el circo de la Fórmula 1 se encontraba en una temporada apasionante no sólo por los cambios de normativas, las luchas en casi cada carrera y la sonada marcha de John Surtees de Ferrari a Cooper a media campaña, sino también por la grabación de la película Grand Prix de John Frankenheimer. Un proyecto de un tamaño considerable y con una logística difícil por tener que adaptarse a los eventos del Campeonato del mundo.

Cuando llegó el Gran Premio de Gran Bretaña que se disputaría en Brands Hatch, lo hizo sin una Ferrari que apoyó una huelga de la metalurgia en Italia y no se desplazó al Reino Unido. Esto dejó la carrera sin los Ferrari, algo que para la película era un problema al ser los coches rojos protagonistas. Los vehículos usados para sus propias grabaciones no tendrían ningún problema pero las tomas globales -grabaciones de la carrera real- podrían resentirse.

Desde la dirección de la película se decidió recurrir al equipo de Reg Parnell y les pidieron si era posible hacer cambios a la decoración del coche de su piloto, Mike Spence. Por una determinada suma de dinero accedieron a alterar el color del Lotus 25 con motor BRM del británico y todo el fin de semana se le vio luciendo el tradicional Rosso Corsa de la Scuderia Ferrari. No solo era el color rojo sino que era incluso el mismo tono usado por los coches italianos. Así se mantenía una mancha roja en las grabaciones para más realismo… y Lotus llegó a convertirse en la “Ferrari inglesa” de verdad, por unos pocos días.

 

Nicola Romeo

Deidad Alfista

Curiosidades F1: Niki Lauda, el desertor

Àlex Garcia ( @alexgarciagv27 ) el 26 de diciembre de 2016


Niki Lauda es conocido por su escalada hacia el éxito, su accidente en Nürburgring en 1976 y milagrosa recuperación posterior además de sus tres títulos en la Fórmula 1. También se le reconocen méritos colaborando con Ferrari en los años 90 y recientemente su presencia en Mercedes. Menos memorable es su tiempo en Brabham y sobre todo su deserción del equipo y la categoría reina.

En 1979 el austríaco era piloto del equipo que dirigía Bernie Ecclestone. El británico quería pasar a los motores Cosworth V8 más compactos mientras su piloto se mantenía firme en su decisión de apoyar los propulsores Alfa Romeo V12, habituado a los doce cilindros de su época en Ferrari y BRM. Ecclestone siguió sus propios deseos y en el Gran Premio de Canadá, penúltima prueba del mundial, se presentó con los coches montando motores Cosworth.

Lauda no se negó inicialmente a pilotar y salió a dar unas vueltas pero tras constatar que el coche no se comportaba como él quería, dejó el equipo con efecto inmediato. Ecclestone tuvo que buscar una solución alternativa y el gran beneficiado fue Ricardo Zunino, piloto argentino que competía en la Fórmula 1 británica y que había probado recientemente con Brabham.

Zunino acudía al Gran Premio de Canadá como espectador pero no era una casualidad tal y como dice la leyenda. El argentino iba invitado por Ecclestone ya que la relación con Lauda era tensa y más que preguntarse si la cuerda se rompería, la pregunta era cuando lo haría. Zunino tuvo que pilotar el viernes con el casco y mono de Lauda, dando una imagen extraña que se remedió para el sábado.

El fin de semana no fue para tirar cohetes pero el séptimo puesto le valió un contrato para 1980 -que se interrumpió a mediados de temporada por falta de resultados-. Mientras tanto, Nelson Piquet confirmaba que la decisión de Ecclestone de pasarse a Cosworth había sido la correcta, luchando por el título. En cuanto a Lauda, se retiraba de la Fórmula 1 pero pronto volvió al redil…
 

Nicola Romeo

Deidad Alfista

Curiosidades F1: Una dama y un Williams accidentado

Àlex Garcia ( @alexgarciagv27 ) el 27 de diciembre de 2016


Cuando uno piensa en las mujeres y la Fórmula 1, no suele pensar en pilotos capacitadas y lo suficientemente duras para estar en un Gran Premio por derecho propio. Pero lo cierto es que las hubo y una de ellas, Desiré Wilson, lo había tenido todo de cara para destacar pero un Williams accidentado echó al traste sus opciones. Tras lograr ganar una carrera del campeonato británico de Fórmula 1 en Brands Hatch en 1980, se empezó a gestar una llegada al mundial.

La surafricana era claramente rápida, como lo atestiguan sus victorias en carreras del WEC, su participación en la IndyCar en los años 80 y sus resultados en varias categorías mundiales. En un test de neumáticos previo al Gran Premio de Gran Bretaña, Wilson logró con un Williams FW07 con efecto suelo el décimo mejor tiempo de los 21 participantes, todos ellos regulares en la Fórmula 1. A diferencia del mundial, en el campeonato británico se usaban coches sin faldas y había que habituarse.

Para Wilson, el proceso fue bien y en el coche del equipo Brands Hatch Racing de John Macdonald la progresión era clara. Lo tenía todo listo para tomar parte en el Gran Premio de Gran Bretaña de 1980… y habría logrado clasificarse de no ser porque se le cambió el chasis para el gran fin de semana. En lugar de pilotar uno de los FW07 diseñados con las faldas integradas, era un modelo anterior adaptado.

Adicionalmente, el coche había sido pilotado por Eliseo Salazar en Monza en una carrera del británico, accidentándose. El chasis había quedado dañado y Desiré Wilson fue dos segundos más lenta con esta unidad que el día de test. En lugar de mejorar, quedó mucho más atrás y no se metió en la parrilla por nueve décimas. Acabaría disputando un Gran Premio de Sudáfrica en 1981 pero no era parte del mundial. Lo que pudo haber sido…
 

Nicola Romeo

Deidad Alfista

Curiosidades F1: El otro Brambilla

Àlex Garcia ( @alexgarciagv27 ) el 28 de diciembre de 2016


La victoria de Vittorio Brambilla en el Gran Premio de Austria de 1975 es uno de esos momentos inolvidables de la historia de la Fórmula 1. Pero no tantos se acuerdan que la categoría reina tuvo a otro Brambilla. Se trata de Ernesto “Tino” Brambilla, hermano mayor de Vittorio y con mucho menos éxito en el mundo del automovilismo. El primero de los cuatro hermanos intentó sin éxito competir en dos grandes premios de Fórmula 1.

En realidad, la historia de Tino el mundo de las carreras empezó con la mitad de ruedas. Sus primeros éxitos llegaron en el motociclismo, ganando campeonatos júnior italianos antes de debutar en el Campeonato del mundo de motociclismo. Lo hizo de la mano de MV Agusta con un podio en el Gran Premio de Alemania de 350cc en 1959. Con el tiempo y tras pasarse a Bianchi y ganar el campeonato italiano de 500cc, se pasó al automovilismo.

Su primer intento en la Fórmula 1 llegó en el Gran Premio de Italia de 1963 con un Cooper de la Scuderia Centro Sud pero no consiguió clasificarse. Luego dio los pasos correctos a través de la Fórmula Junior y luego Fórmula 2 con Ferrari. Esto le llevó a ganarse un puesto en el equipo de Fórmula 1 para el Gran Premio de Italia de 1969 pero su pasado le acabó pasando factura en lo que debería haber sido un sueño para el italiano.

Tras los primeros entrenamientos libres, resultó evidente que Brambilla no tenía la fortaleza física para aguantar la moderna Fórmula 1 con tanta aerodinámica. Su cuerpo, dañado por un antiguo accidente en su época motociclista, no estaba para pilotar coches tan veloces y se vio obligado a ceder el coche a Pedro Rodríguez. Así terminó su carrera en la Fórmula 1, compitiendo solo en categorías de menor nivel antes de dedicarse a trabajar con Pirelli en años sucesivos.
 

Nicola Romeo

Deidad Alfista

Curiosidades F1: El último campeón del mundo en venir del motociclismo

Àlex Garcia ( @alexgarciagv27 ) el 29 de diciembre de 2016


John Surtees, Mike Hailwood o Jean-Pierre Beltoise son algunos de los nombres que estuvieron en el Campeonato del mundo de motociclismo antes de pasarse a la Fórmula 1. Otros pilotos empezaron en las dos ruedas y desde un nivel menor pasaron al automovilismo. Damon Hill es el último campeón del mundo en hacer esta transición, comenzando en el motociclismo antes de pasarse a las cuatro ruedas.

La carrera deportiva de Hill en las motos no fue demasiado extensa, comenzando en 1981. Luciendo el mismo diseño de casco que su padre e incluso aplicándolo en el mono como señal identificativa adelantándose a su tiempo, el británico trabajó duro para ganar el dinero necesario para competir. En el Reino Unido existe aún hoy en día -más incluso en esa época- una cultura de carreras de club, menos profesionales.

Aunque popular a nivel de automovilismo, también el motociclismo tenía su sitio y de esta forma Damon Hill comenzó a competir en varios circuitos ingleses mientras intentaba labrarse una carrera deportiva. Desafortunadamente para él, no había un gran presupuesto detrás y su talento no parecía estar a la altura y a pesar de algunas victorias en carreras de 350 centímetros cúbicos, no progresó demasiado. Su madre le sugirió probar un cursillo de automovilismo en 1983 por seguridad y lo demás es historia.

 

Nicola Romeo

Deidad Alfista

Curiosidades F1: El falso éxito de un tracción integral

Àlex Garcia ( @alexgarciagv27 ) el 30 de diciembre de 2016


La Fórmula 1 ha vivido siempre de las innovaciones tecnológicas que han ido apareciento a lo largo de los años. Si hoy en día la mayoría se centran en la gestión del flujo del aire, ello se debe a que las innovaciones técnicas han alcanzado un nivel avanzado que se considera difícil de superar a día de hoy. Pero no todo acaba cuajando y uno de los fracasos más sonados de la categoría reina es el de la tracción a las cuatro ruedas.

Empezando a trabajarse entre los años 50 y 60 como concepto generalista, la tracción integral encontró en la Fórmula 1 un buen lugar de promoción y un posible hueco para desarrollar coches ganadores. Tanto Lotus como McLaren y Matra desarrollaron sus propios coches con estos sistemas y hasta Cosworth lo intentó también aunque sin llegar a debutar en competición. De entre todos estos, el único coche que logró puntuar fue el Matra MS84.

Pero incluso en este caso, la realidad es que el único coche con el sistema de tracción integral instalado que logró puntuar -un sexto puesto de Johnny Servoz-Gavin en el Gran Premio de Canadá de 1969- lo hizo en realidad sin dicho sistema en funcionamiento. De esta forma, el MS84 del piloto francés usó en ese gran premio solo la tracción trasera, transformándolo básicamente en un pesado MS80 con frenos delanteros.

Pero con la llegada de los alerones traseros, el agarre adicional que se ganaba con la tracción integral se vio neutralizado. Todo aquello que habría podido ser una ventaja cinco o seis años antes quedaba obsoleto al ser inmediatamente superado por un sistema superior. En todo caso, la tracción integral habría pasado a ser útil solamente en condiciones de lluvia pero con los inconvenientes del momento… el riesgo de montar el sistema jamás habría valido la pena.
 

Nicola Romeo

Deidad Alfista

Curiosidades F1: La magia del Fórmula 2 volador

Àlex Garcia ( @alexgarciagv27 ) el 31 de diciembre de 2016


La Fórmula 1 es el pináculo del mundo de la competición automovilística. Salvo en contadas ocasiones como las temporadas de 1952 y 1953 -cuando el Campeonato del mundo se compitió bajo normativa de Fórmula 2-, han sido los coches tecnológicamente más avanzados y han hecho las delicias de los aficionados e incluso los pilotos que allí han competido. Pero a veces ocurren milagros -o casi- y gente como Jacky Ickx hace volar un Fórmula 2 de forma mágica.

En el Gran Premio de Alemania de 1967 ocurrió algo inesperado con el joven piloto belga despuntando de una forma increible. Puesto que la carrera se disputaba en el Nordschleife, la organización ponía en la misma parrilla a los coches de Fórmula 1 y Fórmula 2 para dar más valor al evento. De esta forma, los coches de F1 partían delante en parrilla y los de F2 detrás, sin importar los tiempos en las sesiones clasificatorias. Jacky Ickx ya sorprendió al obtener el tercer mejor tiempo con el pequeño monoplaza.

Solo Jim Clark y Denny Hulme habían sido más rápidos pero aún así Ickx partió detrás de todos los Fórmula 1. En carrera, poco a poco fue adelantando a coches de la categoría reina y llegó a luchar con Chris Amon por el tercer puesto pero una rotura de suspensión terminó con sus esperanzas. Para llegar a ese punto había tenido que adelantar a quince coches, todos ellos con un motor con el doble de cilindrada y muchísima más potencia. El tiempo diría que Ickx era un especialista en el Nordschleife pero esa actuación fue algo mágico.
 
Arriba