Alberto Hevia y Alberto Pin ganan el Campeonato de España de Rallys 2010

Doctor Hackenbush

"No te tomes tan en serio. Nadie más lo hace"

[size=16pt]Alberto Hevia reina en casa



Alberto Hevia y Alberto Pin (Skoda Fabia) ayer en el tramo de Arriondas-Carmen.
Luis Manuel Reyes


03/10/2010 00:00 / Manolo Calleja Llanes

A lo grande. Así logró el asturiano Alberto Hevia y su copiloto Alberto Iglesias el Campeonato de España de Rallys 2010 con su Skoda Fabia. Ayer se adjudicaron una nueva victoria sin paliativos en una prueba del Campeonato de España y lo hicieron en la 34 edición del Rally Villa de Llanes, carrera que ya habían ganado el pasado año. Sólo que en esta edición el premio fue mayor, puesto que el botín es nada más y nada menos que el título nacional de rallys, trofeo que Berti ya tenía en sus vitrinas desde el año 2004, cuando pilotaba un Clío Sport .

Ayer Hevia dominó a placer la carrera, no con la tranquilidad que lo hizo en el Príncipe, pero ya desde el primer tramo, se colocó al frente de la clasificación no dando opción a sus más directos rivales. Fuster luchó lo indecible en el terreno que le era propicio al Porsche, mientras que Enrique García Ojeda trataba de adaptarse cuento antes a su Skoda Fabia. El piloto de Pola de Siero les daba el primer aviso haciendo el mejor crono en la primera especial, La Tornería, aventajando en 1.6 segundos de Fuster y en 7.2 segundos a Ojeda. El cántabro da la réplica en el complicado y por zonas resbaladizo tramo de Arriondas-Carmen, realizando el mejor registro, aunque por sólo seis centésimas sobre Hevia pero aventajando en casi 13 segundos a Fuster. Todo un lastre para el alicantino. En la repetición de estas dos pasadas Fuster y Hevia se repartían los scratchs , llegando a la neutralización con Hevia líder y empatados Fuster y Ojeda a 14,4 segundos.

Pero el tramo decisivo sería la primera pasada por el temible tramo de Labra. Allí Hevia le saca 4,2 segundos a Ojeda y 12.1 segundos a Fuster. Ahí se acabaron las aspiraciones del piloto del Porsche. Hevia respiró tranquilo viendo que el campeonato ya era suyo, salvo un inesperado abandono, que no se produjo. Se presentó en la meta de Llanes con una diferencia de 18.1 segundos sobre Ojeda y con 27.2 segundos sobre Fuster. Una victoria que vale todo un campeonato. El cuarto puesto fue para Pedro Burgo con su Mitsubishi EVO Plus a 2.32 minutos , seguido del Fiesta Super 2000 de Lujua . Los asturianos Jonathaan Pérez, con el Peugeot, y José Antonio Suárez, con el Renault Clío, ocuparon la sexta y séptima plaza, mientras que Fran Cima fue décimo, después de muchos problemas en su Mitsubishi
[/size]
 
Arriba