155 GTA Stradale

Nicola Romeo

Deidad Alfista


Por qué necesitas comprar el único Alfa Romeo 155 GTA Stradale de la historia
___
El antecesor menos conocido del Giulia Quadrifoglio puede ser tuyo si pujas por él unos cuantos euros...

Javier Leceta | 09 Oct 2018



Aquí tienes el Alfa Romeo 155 GTA Stradale. Seguramente no lo conozcas, pero es un coche único en la historia del automovilismo por varios aspectos. Este lustroso antecesor del Alfa Romeo Giulia Quadrifoglio actual fue en realidad un prototipo que nunca llegó a producirse. Será puesto a la venta por la casa de subastas Bonhams en Padua (Italia) el próximo 27 de octubre. Las previsiones apuntan a que su precio podría llegar a los 230.000 euros. Pero, ¿por qué una berlina deportiva Alfa Romeo de 1993 vale tanto como un Ferrari 488 GTB? Sigue leyendo y lo sabrás...

Tiene pedigrí del mundo de las carreras



El GTA Stradale se construyó como un prototipo, como un adelanto de un coche de producción que pretendía celebrar el éxito de Alfa Romeo en los campeonatos de turismos de aquellos años. Y es que el Alfa Romeo 155 fue una verdadera estrella en el motorsport de la época: ganó el Campeonato de Superturismo en Italia, el DTM alemán y los campeonatos de turismos en España y Gran Bretaña. Este último con un tal Gabriele Tarquini al volante.

Comprensiblemente, Alfa quería celebrar estos éxitos con un coche de calle, uno que llegara para hacer frente a los admirados Mercedes 190E 2.5 16V y BMW M3 E30.

Hay un Delta Integrale debajo


Para construir un coche nuevo con ADN de carreras hacen falta conocimientos del mundo de la competición, algo que proporcionó el jefe de Desarrollo, Sergio Limone, en cuyo currículum se incluye el Lancia 037.

El Alfa Romeo 155 GTA Stradale usó el Alfa 155 Q4 como base, un 155 de producción con un sistema de tracción integral evolucionado a partir del Lancia Delta Integrale y con un pesado diferencial trasero de hierro fundido que se usaba para variar un poco la distribución de pesos. Básicamente, un arma para combatir mejor el subviraje. Lo que significa, en las manos adecuadas, más sobreviraje. ¡Hurra!

La suspensión del Integrale también se trasplantó al GTA. Mientras, el interior fue despojado de algunas chucherías y el exterior recibió un cambio de imagen con paragolpes y aletas más prominentes, y un gran alerón trasero. Bien, ¿no?

Un motor de seis cilindros podría haberle ayudado a convertirse en un coche de producción


El motor era un cuatro cilindros turbo de 2.0 litros que rondaba los 190 CV. Una cifra que, en aquellos años de la Prehistoria, era más que suficiente para que este 155 diera guerra a los 190E (197 CV) y M3 (217 CV). Por desgracia, el proyecto asustó a los financieros de Fiat, que estimaron que un coche como este necesitaba un motor seis cilindros con un sonido más premium. Algo que no encajaba con lo que podía ofrecer el Delta Integrale.

Este impedimento, junto con el elevado coste de crear una nueva línea de producción a medida para el Alfa Romeo 155 GTA Stradale, hizo que el proyecto acabara cancelándose.

Aún así siguió dando guerra


Pero el GTA Stradale no desapareció del mapa sin antes hacer bastante más ruido. Además de estar presente en el Salón del Automóvil de Bolonia, actuó como coche médico del doctor Sid Watkins en el Gran Premio de Monza de 1994.

Precisamente, 1994 resultó un año crucial en la historia de la Fórmula 1. Sid era un conocido amigo de Ayrton Senna, que había fallecido cinco meses antes en el Gran Premio de Imola.

El lado sensible de su historia es fuerte, también


Después de su momento de éxito, el automóvil pasó a manos privadas. Se registró en Alemania en 1998 y regresó a Italia un año después para unirse a la colección privada de un especialista en motores Alfa, donde permaneció hasta hace muy poco.

Un buen sitio para pasar la mayor parte de su vida… que tampoco ha sido muy movida, ya que su marcador acum
ula sólo 40.000 kilómetros.

Fue una oportunidad perdida


La buena noticia si te animas a pagar los entre 182.000 y 215.000 euros en los que está previsto que se cierre su puja es que el coche incluye varios documentos que certifican su autenticidad, incluida uno del jefe de Desarrollo, Sergio Limone.

Recientemente declaró a una revista italiana de coches clásicos que el GTA fue "una oportunidad perdida", un coche que realmente debería haberse producido. No podríamos estar más de acuerdo. Si terminas comprando esto, el único 155 GTA Stradale que existe, háznoslo saber. Comenzaremos a buscar un 190E y un M3…
 
Arriba